domingo, 27 de diciembre de 2009

¡Son los Gatos Samurais!

Kyattou Ninden Teyande


No. No nos referíamos a eso. Nos referimos a la famosa serie de anime que fue emitida en nuestro país a principios de los noventa. Como siempre, desde PcP queremos dejar claro que este post responde al componente nostálgico de esta serie, y no a que sea un producto manga animado, ya que como siempre decimos, el manga animado no mola a no ser que salgan monstruos lovecraftianos que abusen de colegialas inocentes.

Venga, arrando que es gerundio. Para empezar os vamos a cascar la intro, para que comencéis a activar vuestras neuronas.



Por si no lo recordais, la acción se desarrollaba en Pequeño Tokio, que era una versión alternativa de la capital nipona poblada por animales domésticos cuyos desaprensivos dueños parecían haber enviado al taller en lugar de al veterinario, por aquello de que tenían más partes cibernéticas que Johnny 5.

El Emperador Fred es el monarca natural de pequeño tokio, sin embargo, debido a la demencia que desarrolló tras perder sus dientes, la responsabilidad recae en su parienta y en el consejo. Al frente de este último se encuentra, cual Palpatine en el senado galáctico, el primer ministro "El Gran Quesote", cuyos planes para derrocar al emperador se hacían patentes episodio tras episodio (habitualmente con desastrosos resultados).



El Gran Quesote es el villano de la serie, el malo, vamos. Nadie llega nunca a saber si es un gato con disfraz de zorro, un zorro con problemas de pigmentación, o una rata albina... Por saber, no se sabe si es macho o hembra, ya que es un tipo con un vestuario bastante amplio (desde luego más amplio que el tuyo... agh... esa camiseta de Homer Simpson tiene ya por lo menos fluídos de seis composiciones diferentes), que juguetea con la fina barrera que separa el travestismo de la homosexualidad, que acostubra a coquetear con sus secuaces y que adolece de un marcado trastorno bipolar. A los lectores más cultos les recordará al Cardenal Richelieu, pero el hecho de que no tengamos lectores ni mínimamente cultos os llevará a la mayoría a recordar a vuestras mascotas (debimos enviar currículums a La Carcel de Papel... tendríamos un público más leído...).

Pero claro, la serie no se titula "El Gran Quesote", sino que su título es Kyattou Ninden Teyande, lo que en lengua cervantina fue traducido como "Los Gatos Samurais". Los protagonistas serán pues un trío de felinos aficionados a las artes marciales que han sido adiestrados con el único propósito de frustrar los planes del Gran Quesote y perpetuar al emperador en el poder. La tapadera: una pizzería regentada por Francine (lo que nos lleva a preguntarnos: ¿por qué todos los animales antropomorfos tienen algo que ver con las pizzas...?), quien es la encargada de convocar a los gatos cuando tienen una misión y de lanzarlos al combate a través de un pistolón (parodia de la película japonesa Mirai Ninja, también conocida como Cyber Ninja, la cual analizaremos en profundidad en otra ocasión) situado en el tejado del establecimiento.



Y ahora, a la pomada, los tres gatos samurais son los que siguen:

Speedy Ceviche


Speedy: Rápido.
Ceviche: Plato típico de Ecuador y Perú, hecho a base de pescado y marisco crudo con limón.

Speedy es el líder del grupo, su arma, una espada la hostia de chula llamada Ginzu, de estas que siempre finiquitan al enemigo con un ataque especial lleno de rayos y otras historias de colores... dejando al bueno del gato en alguna pose chula desde la que los paparazzis puedan fotografiarle.


Poly Esther


De largo la que más mala hostia tiene del grupo, la que con mayor facilidad se irrita y la que más habla del amor. Sabemos que casi ninguno de vosotros tiene relaciones con el sexo opuesto más allá de las órdenes de alejamiento, pero si las tuviéseis encontraríais más gracioso el personaje de Poly Esther. Esta gata es la única hembra del grupo y también la propietaria del restaurante.


Guido Anchoa


Guido es el tronchamozas del grupo, el que siempre intenta meterla en adobo y casi nunca lo consigue. Si estuvieseis, como nosotros, versados en la obra de Alejandro Dumas le encontraríais cierto parecido con Aramis, pero ya comprobamos antes de que si os quitamos de Perdidos no conocéis a nadie, así que no os daremos la lata demasiado con eso. Su arma es una sombrilla japonesa que tiene más usos que una navaja suiza: puede lanzar aros de fuego, hipnotizar a sus enemigos, o abrirles el cráneo cuando está cerrada.

Del lado de nuestros héroes tenemos un elenco de secundarios nada despreciable. Por un lado está "El equipo de rescate", que son otro grupo de cuatro gatos dirigidos por el General Gatton, a quienes se recurre en Pequeño Tokio cuando los protagonistas están metidos hasta el cuello en algo que les supera. Tenemos también al venerable maestro Guru Lou, quien aconseja con extrañas ambigüedades a los protagonistas cuando están en apuros; y a la mamá y al hijo mapaches, quienes presencian capítulo tras capítulo cómo los Gatos Samurais son disparados desde la pizzería.

Como curiosidad debemos recordar que en el capítulo en que los Gatos Samurais viajan a Nueva York conocen a sus homólogos neoyorkinos: Michael, Madonna y Prince.



¿Y los villanos? Pues aparte del sexualmente dudoso primer ministro tenemos a un ejército sin igual de cuervos ninja (villano standard y sacrificable, de esos que atacan en grupos de veinte y duran en pantalla un par de fotogramas), liderados por Jerry Atric, un auténtico hijo de perra sin corazón que vela por los intereses de su amo, el Gran Quesote.

Pues eso, que era una de esas series nostálgicas y olcvidadas por todos, y desde PcP ya hemos hecho todo lo necesario para que vuestra memoria se active y recuerde a sus tres protagonistas. Y ahora nos vamos, pero ya que empezamos con la intro, ahora os dejamos esos cuarenta segundos con los que terminaba cada capítulo.



Hasta mañana, freacs.

5 comentarios:

monares@terra.es dijo...

que recuerdos...

novAmaz dijo...

sí... ya ni me acordaba de esta serie!

Denis dijo...

Joderse, y yo que creia que era el único que los recuerda. Gran serie

Marisol dijo...

Recuerdo la hora de comer con Canal + llenito de niebla en la pantalla viendo "Los gatos samurai"... Nunca me terminaba el puré de verduras (arg)

Anónimo dijo...

nuinca vi el capitulo de nueva york, pero que yo recuerde la emision era uen abierto.