sábado, 28 de febrero de 2009

Perdidos; de la A a la Z

Buenos días, estamos a sábado, el día en que no se puede trabajar, pero en PcP como sólo obedecemos órdenes del líder de la banda de gamusinos que vive en nuestro sótano, de Albert, y del primo de Zumosol, con lo que, sólo por llevarle la contradicción al tontolapolla que dijo semejante sandez vamos a ponernos a currar.

Hoy volvemos a la carga con uno de esos posts kilométricos en los que pasamos a analizar algo que mola de la A a la Z, y hoy es el turno de la serie de televisión más tramposa y liosa de la historia (después de Barrio Sésamo). Hablamos de Perdidos, pero claro, eso ya lo sabíais porque habéis leído el título del post, y los que no sabéis leer habréis entrevisto la afoto que ponemos debajo de estas líneas.



Accidente: si os comentamos que la cosa empieza con un accidente de avión no os destripamos demasiado, verdad, pues eso, que un avión se parte por la mitad en pleno vuelo y los supervivientes terminan por comerse un islote en medio de la nada.

Barbas y bigotes: ... ni las barbas, ni los bigotes, ni los cañotos en las piernas. Las mujeres nunca necesitan depilarse ni los hombres afeitarse... ¿o lo harán a escondidas? ¿Se ha convertido el depilarse en algo tabú, como el cagar, algo que se sabe que pasa pero no se filma? ¿Está la sociedad preparada para esto?

Comics: hay un cómic en la isla, y es de DC, un Linterna Verde y Flash.



Destino: a los que, como nosotros, sólo les preocupe qué se van a meter entre pecho y espalda en la siguiente comida, les va a resultar harto difícil lidiar con gran parte de la parafernalia mística de la serie.

Embarcación: al principio hasta parecía una buena idea lo de escaparse en una barcaza improvisada...

Friki: porque aunque os parezca raro, ser friki está de moda, por lo que toda serie que pretenda tener un mínimo de éxito que se precie debe tener un personaje que sea un frikazo de la virgen. En Heroes es Hiro Nakamura, en Dexter tenemos a Vincent Masuka... el friki de Perdidos es Hurley, la prueba viviente de que en una isla desierta no se puede comer tan mal.



Guarreridas: si estábais esperando que fuese una de esas series donde las marranadas eróticofestivas estuviesen a la orden del día, deberíais haberos quedao sentados y comenzar a descargar Nikita, Dark Angel, Alias, o las últimas temporadas de Xena, que son todas una mierda, pero se intuyen bastantes teturcias.

Hormonas: de esto hay mogollón, principalmente testosterona, todos los tíos rebosan de esto, no paran de ofrecerse unas hostias entre ellos, y si luego se las dan ¡no pasa nada! Para vosotros, panda de tarados sin habilidades físicas sería un horror.

Imposibles giros argumentales: si por algo se caracteriza Perdidos es por la inverosimilitud de sus giros argumentales. Vamos, que llega un punto en que hacer apuestas sobre lo que va a suceder durante los dos siguientes minutos es perder seguro. De aquí la expresión: "estás más perdido que los guionistas de Perdidos".

Para ilustrároslo, el operador de campo avanzado de PcP ha colado una serie de cámaras en su centro creativo:



Jamelgas: la verdad es que la serie está un poco huérfana de tías buenas, pero tal y como va siendo el guión, no nos sorprendería en demasía que se topasen con Hugh Heffner y la mansión playboy a todo meter en el puto medio y medio de la isla... ¡sería lo más!

Karma: no, esto es del Fallout, pero vamos, que podrías calcular el de los diferentes personajes de cualquier obra que leas si has llegado al nivel de enganche al puto juego al que hemos llegado nosotros. Una vez hecho esto, podrás separar a los buenos de los malos, sumar dos y dos, y descubrir alguna cosilla sobre lo que está pasando. Tiruriruriruriru...

Lotería: lo hemos hecho, tenemos pruebas, listillos.



Monstruo: Joder, pues eso, que en la Isla hay un monstruo (no sabemos si es un monstruo de humo o que cojones es), el que se come a Parkman cuando llegan a la isla. Según los capítulos se van sucediendo, el espectador medio va asimilando que, quizás, no se trate de un pedazo de tiranosaurio con más dientes que una sierra eléctrica... nosotros aún no hemos perdido la esperanza de ver algo así...

¡Nada tiene sentido!: Si nos dieran veinte duros por cada vez que hemos dicho esto viéndola...

Otros: si hay una palabra que signifique miedo en esta serie, es "otros". "Otros". No te jode, partiendo de que sois más de cuarenta gañanes, de los cuales la mitad son extras sin frase que sólo hacen bulto y a quienes se ve venir que son puñetera carne de cañón (si en algún momento un extra parece cobrar algo de protagonismo, preparaos, porque la va a diñar en breve), ¿son ellos los otros? Y si hubiese más supervivientes... ¿serían ellos los otros? Y si en la isla hubiese otros habitantes ¿serían los otros? Y si al final resulta que todo transcurre en una isla tropical y realmente están todos muertos y la gente sigue su vida entre daikiris y teturcias... ¿serían ellos mismos los otros?

Perdidos: ¿cómo? ¿que esto es trampa? ¿pero os esperábais un post sobre Perdidos sin trampa?

Quimera: No os preocupéis, eso no va a pasar, ya sería demasiado. La única quimera que hay en esta serie es que pueda tener un final mínimamente decente.

Retrospectivas: lo que los frikis como vosotros llamáis flashbacks, digamos que en la serie abusan de ellos. ¿Se debe a que la Isla no da para todo? Hombre, la isla mutante esa en la que pasan mil cosas y no te enteras de la misa la mitad da para mucho, no os vamos a engañar, pero el tema de los flashbacks contribuye a que no odies a todos los personajes, sólo al plasta de Charlie.

Sangre: es particularmente curioso que, en una serie en la que todos los personajes se llevan unas hostias como ruedas de molino, todas directas en la jeta, se en la tocha o en los dientes, nadie se produzca ninguna lesión considerable. Ni un morao, ni una nariz rota, ni nada de nada.

Timados: así nos sentimos a menudo quienes seguimos la serie.

Ultramar: se ha intentado, pero se sigue sin saber a qué distancia hay algo más allá de la costa. Con la cantidad de cosas que pasan en la puta isla no sabemos para qué carajo quieren saber lo que hay más allá.

Visiones: un argumento recurrente que tienen en la serie para colarte detalles desconcertantes que no vienen al caso es que los personajes pueden estar teniendo visiones, al fin y al cabo, ni comen, ni duermen y están en una isla en el medio de la nada. Las visiones hacen llorar al niño Jesús.

Xeno Tactic: ahora que habéis terminado los exámenes no tenéis excusa... ¡ya, no viene a nada, pero lo que vicia el juego este eh, lo que vicia!

¿Y a mí que me importa?: otra frase que se sitúa en la cabeza de los espectadores cuando el flashback nos cuenta una historia sobre alguno de los personajes que no molan, como la plasta de Kate, o Charlie...

Zoológico: un monstruo más que curioso, jabalíes, osos polares y caballos amenizan los días de supervivencia de los chicos de la isla.

----------


Hala, pues nada, ahora que ya os han dao bocata nos podemos ir a hacer lo que hacemos los frikis los fines de semana: encerrarnos en nuestro cuarto y fantasear con lo cojonda que sería la vida si no fuésemos unos subseres incapaces de hilar dos palabras seguidas sin tartamudear.

viernes, 27 de febrero de 2009

Pelis que hay que ver para ser lector de PcP; 1997

Buenas, en 1996 la película más molona según nuestros lectores fue La Roca, una película cargada de escenas que hacen que al friki medio se le ericen los pelos del culo.

El año 1997 dio no pocas películas, de las cuales, para ser lector de Paranoia con Patatas habrá que haber visto por lo menos las seis siguientes:

El Quinto Elemento



Peliculón de Luc Besson en el que Corben Dallas, un ex militar convertido en taxista debe salvar el mundo por enésima vez. Para ello deberá proteger al quinto elemento y alinearlo en torno a los otros cuatro con el fin de alejar el mal que amenaza la tierra cada cinco mil años. Tiroteos, extraterrestres, armas definitivas, un planeta que va creciendo y acercándose a la Tierra, un crucero intergaláctico de lujo, sistemas de autolavado, sacerdotes, concursos amañados, negociaciones, y Gary Oldman encarnando a un villano excepcional: el temible Jean Baptiste Emmanuel Zorg.

Con Air



Con el título de "Convictos en el Aire" tuvo lugar la segunda película consecutiva de Nicolas Cage interpretando a un héroe de acción. En este caso, Cameron Poe era un marine condenado a prisión tras matar con sus propias manos a un hombre que pretendían violar a su novia. Una vez cumplida su condena se le incluye en un vuelo de traslado de presos: mientras que él se reencontrará con su familia, el resto del pasaje irá directo a una prisión de máxima seguridad. El resto ya os lo sabéis. Cyrus "El Virus" (John Malkovich), Perro Diamante (Ving Rhames), Johnny 23 (Danny Trejo) y el temible psicópata Garland Green (Steve Buscemi) completan la lista de convictos en el aire.

Horizonte Final



Año 2047. Una nave espacial desaparecida siete años antes reaparece súbitamente con alguien en su interior pidiendo ayuda. Los yankis movilizan a un comando liderado por el capitán Miller y acompañado por el doctor Weir con el fin de salvar la valiosa nave. Pero cuando llegan allí se encuentran con toda la pesca: la nave está poseída por una fuerza chunga como pocas, con una mezcla entre los relatos de Lovecraft y la película de El Resplandor, una fuerza que irá volviendo locos a quienes se adentran en ella y dará lugar a suficientes escenas gore como para hacer las delicias de inadaptados como vosotros y hacer vomitar a espectadores normales.

Austin Powers



La comedia revelación de 1997 fue Austin Powers, la primera aventura del misterioso agente secreto internacional que era envidiado por los hombres y deseado por las mujeres que debía ser despertado de la criogenización a la que voluntariamente se había sometido con el único fin de frustrar los planes del Doctor Maligno.

Se agradece sobremanera que en esta primera entrega no tuviésemos que aguantar al plasta de Florentino Fernández haciendo los doblajes, porque mira que es un tío que harta el condenao.

La Salchicha Peleona



La historia del ninja blanco también debe ser rescatada cuando recordamos lo sucedido en 1997. Chris Farley, ese gordo tan simpático que murió de una sobredosis un par de años después, interpretaba a una figura legandaria, Haru, el joven que fue criado por un clan ninja, pero que nunca llegó a sacarse el módulo de FP de ninjutsu. Sus ansias de folleque le harán seguir a una estadounidense que pretende contratar a uno de los legendarios guerreros de la sombra para que se desplace a Beverly Hills y vigile a su marido.

Men In Black



Tras presentarse a una entrevista de trabajo, el agente de policía James Edwards entra a formar parte de los hombres de negro, una agencia gubernamental que se dedica a gestionar el tránsito de extraterrestres en nuestro planeta. Acompañado por el agente K, el recién incorporado agente J hará frente a una amenaza de otro mundo que pretende apoderarse de una galaxia sita en el Cinturón de Orión. Una película que siguió a Independence Day en esa fiebre de películas intergalácticas que tanto se estilaba a finales de los noventa (justo después de esa generación de películas catastróficas) y que moló un pegote.

----------


¿Cuál fue la peli que más moló de 1997, freaks?

jueves, 26 de febrero de 2009

Un nuevo post para lectoras de PcP

Según nuestra cuenta de facebook, nuestro público está compuesto al 50% de lectores masculinos (¡ja!) y otro 50% de lectoras. Sí, al principio tampoco nos lo creíamos nosotros, pero resultó ser que sí.

Tras ser conscientes de tal revelación hemos pensado, ¡qué coño, vamos a hacer un post para que se vayan contentas para casa! Y dicho y hecho. Este es un nuevo post para lectoras de Paranoia con Patatas. Agarraos la gomilla de las bragas, chicas, porque hoy os traemos un nuevo top ten... ¡de torsos peludos! Tíos que molan, que se llevan a alas jamelgas de calle y que no han caído en los traicioneros brazos de la metrosexualidad.

Top Ten: Torsos peludos

10. Kesley Grammer



"¿Qué cojones pinta Frasier aquí?", pensará nuestro lector masculino medio... Pues resulta que el Frasier este, ahí donde lo véis, con su hermano mojigato, su padre cojo, y su perro hijo de puta, es un sexsymbol que te cagas en yankilandia. Se rumorea que para interpretar a La Bestia se limitaron a recubrirle la cara y las manos, el resto era todo pelo.

9. Tom Jones



Si hay un tipo que haya sido un auténtico abanderado de la masculinidad ese es Tom Jones, un tipo que firmó tetas hasta hartarse, se secó con bragas en multitud de ocasiones, visitó oníricamente a Carlton Banks y evitó una invasión alienígena utilizando su voz como única arma. Y lo hizo todo con un felpudo en el pecho, sin el cual, quien sabe si lo habría conseguido.

8. Sean Connery



Es verdad, eran otros tiempos, donde el depilarse podía ser visto como algo afeminado, y donde se decía que el hombre como el oso cuanto más vello más hermoso... sin duda eran tiempos mejores para los tipos normales (como nosotros o como Lenny) y, qué diablos, Sean Connery era el puto amo... y sigue siéndolo.

7. Pierce Brosnan



No sólo siguió la estela de Connery en lo relativo al agente 007, sino que Brosnan ha demostrado también que, el tener un pecho más peludo que Alf y Mr. Floppy juntos no es óbice, en ningún caso, para ser un fucker de primera.

6. Matthew Fox



Más conocido como Jack, el intrépido protagonista de Perdidos, Matthew Fox de los pocos que, aún estando aislados en una isla en medio de dios sabe donde se ha mantenido firme frente a la cera.

5. Shawn Michaels



El chico rompecorazones no podía faltar en este ranking, el torso peludo de la WWE que todas queríais ver.

4. Hugh Jackman



La revista People ha dicho que High Jackman es el mayor tronchamozas del mundo en 2008. No sabemos qué opina Bruce Campbell de esto, nosotros no diremos nada al respecto, no sea que pase por nuestras casas y nos pegue una manita de hostias, que el tío, tras comprarse el abdomineiser y varios kilos de pastillacas se ha ido poniendo de un berraco que mete miedo.

3. David Hasselhoff



The Hoff, uno de los iconos sexuales de una época, mito entre mitos. Ha domado a Kitt, el Coche Fantástico, y ha vigilado con gran eficacia las costas de California (algo complicado si recordamos que California es el disparate de los melones y que si estás en la playa miras para todas partes menos para el agua). No podía faltar en un ránking como este, debiendo estar entre los tres mejores.

2. Chuck Norris



El puto amo. Si nos daba miedo hablar mal de Jackman, hasta tememos pensar mal de Chuck Norris, pues es por todo sabido que huele los malos pensamientos. Ese pechámen, ahí donde lo ves, ha servido de eje para lanzar patadas y puñetazos contra algunos de los más peligrosos mafiosetes y caciquillos del cine, amén de al plasta de Bruce Lee.

1. Bruce Campbell



El oro no podía ser para otro que para vuestro Dios, Bruce Campbell, quien ya lo fue en nuestro post sobre tronchamozas definitivos, el cual también os dedicamos, chicas. El intrépido Ash J. Williams era uno de esos héroes como ya no se hacen: con un palo de fuego, una motosierra en su brazo derecho, y un torso con más pelo que la bañera de Chewacca.

----------


Estos hombres han luchado contra el metrosexualismo, esa plaga que tanto daño está haciendo al heterosexual medio, y han triunfado en su lucha. Si eres un lector de PcP, esperamos que no te hayas tocado lo del pis durante tu lectura y haberte mostrado el camino y a quienes tomar como ejemplo. Si eres mujer estarás de acuerdo con nosotros cuál es el estereotipo que hay que potenciar. Nosotros nos vamos, pero mañana volveremos. A la misma Bat-Hora, en el mismo Bat-Canal.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Mitos de la farándula: Jim "Dragón" Kelly

Hola, sucios freaks que acudís a PcP en busca de algo de comprensión y, pa que negarlo, para ver si ponemos fotos de nuestra musa, Pilar Rubio. ¿Cómo os va?

Pues hoy no vamos a hablar de tetas, ni de culos, ni de manga guarrete, desgraciaos. Hoy es un día para hablar de uno de esos personajes recurrentes a quienes, en el fondo, adorais, lo que sucede es que no os habéis tomado vuestro tiempo para conocerle a fondo. Hoy es un día para recuperar a uno de esos putos amos de las tollinas cuyas películas tienen todo lo que hay que tener para molar: hostias como panes, jamelgas a las que el bueno se lleva al catre sin demasiados problemas, y música estridente. Hoy vamos a hablar de Jim Kelly, el negro de las patadas ¿os hace?

Everybody is kung fu fighting...


Jim Kelly nació en 1946 en Kentucky (como los pollos), pero como aquello eiba a ser como un paseo para un tipo como Jim, terminó por criarse en Harlem, donde pasó sus primeros años metido en líos chungos con tipos más grandes y más cabrones que él. Como tantos jóvenes de barrios marginales, y al igual que el tres veces bendito Danny Trejo, inició su recuperación personal de mano del boxeo, llegando a convertirse en campeón amateur. Sin embargo lo de las hostiacas así directas no terminaba de convencerle, así que comenzó a comprarse revistas de artes marciales y a entrenar como un cabestro, hasta que empezó a sacarse cinturones negros de todas partes. Llegó un punto que le daba igual, Kárate de Okinawa que de Alpedrete, Kempo, lo que fuese con tal de cubrir los créditos de libre configuración.

Tras un breve papel en Melinda, en 1972, su gran oportunidad llegó con Operación Dragón. ¡Operación Dragón! ¡Con Bruce Lee y nuestro chinorri preferido, Bolo Yeung! Era un papel que tenía que bordar. Williams era el nombre de su personaje y, gracias a él, se hizo famoso en el mundo entero. Vale que tampoco era un Hannibal Lecter, ni un William Wallace, pero era SU papel y era la hostia.



En 1974 las productoras se lo rifaban. Ese año rodó, junto con Gloria Hendry (mítica en el mundillo de la blacksploitation), Cinturón Negro, una cinta sobre un grupo de mafiosos desalmados y caciquiles que pretenden cerrar un gimnasio pero deberán hacerlo pasando por encima de Jim... algo imposible en la fecha.



En ese mismo año rodaría también Los Demoledores, película en la que hará frente, junto con sus dos compañeros de fatigas (Fred Williamson y Jim Brown, ex-jugadores de fútbol americano junto con los que daría forma a la santísima trinidad del cine negro setnentero) a un fascista que pretende acabar con la raza negra deslizando un virus selectivo en el suministro de agua. Huelga decir que sus planes serán... ¡demolidos!



Luego vinieron un par de truñetes (no siempre se pueden hacer maravillas) como fueron Alfileres de Oro, una de polis; y Por la Senda más Dura, un crossover entre el spaghetti western y la blacksploitation en la que nuestro prota hacía frente a multitud de peligros. ¿Malas cintas? Sí, pero es que Kelly había comenzado a dedicarse profesionalmente también al karate, participando en varios torneos y ganando algunos de ellos. Tras estas victorias, llegaron, así de sopetón, dos de sus grándes éxitos cinematográficos: Hot Potato, en 1976, y El Samurai Negro, en 1977.

En estas cintas, J.K. encarnaba a un superagente secreto de la agencia D.R.A.G.O.N. (Defense Reserve Agency Guardian Of Nations). En la primera de ellas, Hot Potato, debía salvar a la atractiva hija de un embajador, secuestrada en Tailandia; y en El Samurai Negro, quizás la cinta con el título más bizarro de cuantas protagonizó, debía recuperar una temible arma de manos de un contrabandista maestro del vudú. Como podéis ver, tramas sin fisuras.



En el 78 volvió a interpretar un agente secreto, que en esta ocasión debía desarticular una red de narcotraficantes que operaban a nivel internacional. Volvía a compartir cartel con el gran Bolo... y vaya que si lo compartían. Con ustedes Tattoo Connection.



Y como le había cogido gustete a lo de ser un agente de la ley, Jim Kelly tuvo una nueva oportunidad para salvar al mundo en Dimensión Muerte, donde debía recuperar un microfilm cargado de valiosa información... y su personaje, su personaje era el Detective Ash... Ash... Si es que al amigo le sonreía la vida.



Pero pasó lo que tenía que pasar, y como estrella fulgurante, comenzó a apagarse con la llegada de los ochenta. Sólo le llamaban para remakes y homenajes, secuelas trilladas y malas como el hamnre como "Apuesta Peligrosa" (Los Demoledores 2, con los actores originales... vamos, una fiesta). Para terminar de joderla los jóvenes llegaban pegando fuerte, literalmente, por lo que decidió abandonar las competiciones de karate para pasarse a otro deporte donde difícilmente podía salir ahostiado: el tenis. Y es que Jim "Dragón" Kelly no era tonto. Era como el agua, que fluía. Era capaz de adaptarse. Si la blacksploitation se iba a la mierda, la abandonaba para dejarse caer por cutreseries como "Autopista hacia el cielo"; si su físico no le permitía competir con sus manos, lo haría con su raqueta. Un maestro de la adaptación.



En PcP, por nuestra parte, siempre le recordaremos como el karateka negro, uno de esos héroes olvidados que molaban como pocos. Deseado por las mujeres y envidiado por los frikis. Un puto amo de las tollinas. Un grande.

martes, 24 de febrero de 2009

Comedias de fin de siglo

En los ochenta se rodaron varias sagas de comedias que hacían las delicias de los jóvenes hormonados y necesitados de fantasías sexuales. Porkys y Los Albóndigas iniciaron una tradición de comedias de juerguistas en pos de chicuelas a las que llevarse al catre que fue continuada durante los años venideros.

Estas influencias ochenteras que supusieron buenos éxitos de taquilla y que fueron reemitidas hasta la saciedad durante la siguiente década, dieron pie a la aparición de un tipo de comedia que se perpetuó en el tiempo, y que en los noventa vivió una nueva explosión. La comedia de la segunda mitad de los noventa seguía siempre un patrón similar, muchas veces único en cada caso, pero el espectador no podía evitar sentirse cómodo viéndolas, porque una vez conocía el género la posibilidad de sorprenderse era nula lo cual nos sirve para recordar lo que decía Philip J. Fry:

"Lo inteligente les hace sentirse estúpidos y lo inesperado hace que sientan miedo. La audiencia no quiere ver algo que sea original, quiere ver lo mismo que ha visto ya tropecientas veces..."


Dicho esto, ¡recordemos esas geniales comedias de los noventa! ¿Todas? No, hemos decidido rescatar sólo 5, las cinco que nos han salido del rábade, por cierto. Si queréis hablar de otra o simplemente quejaros, podéis iros con vuestros bwuabwuabwuas a los comments de blogs a los que les importen.

Dos tontos muy tontos

Jim Carrey y Jeff Danields interpretan a Lloyd Christmas y Harry Dunn, un par de retrasados mentales que ven como sus diferentes empleos se van a tomar por el culo, decidiendo emprender un viaje con el fin de devolver al señor Sampsonite su maletín, y de paso, reencontrarse con la mujer de los sueños de Lloyd.

Recordaremos la escena en que recogían a un malencarado autoestopista, que no era otro que el sicario que habían enviado en su búsqueda.



Austin Powers; Misterioso Agente Secreto Internacional

La primera aparición del señor Austin "Peligro" Powers fue una de las revelaciones de 1997. Las aventuras de ese tronchamozas inglés que era fotógrafo y misterioso agente secreto internacional a jornada partida marcaron una trilogía (hasta ahora) que mola un pegote, principalmente por esa relación de archienemistad entre Powers y el megalómano Doctor Maligno.

Para el recuerdo quedará la escena en la que el Doctor Maligno y Scott acuden a la terapia familiar y tenemos la oportunidad de conocer la historia de ese genio del crimen.



Algo pasa con Mary

Los hermanos Farrelly se marcaron una película que les sitúa por encima de los Cohen y los Wachkowski (ahora hermano y hermana) y lanzó al estrellato a Ben Stiller (que tocaría el cielo con Zoolander). Una película delirante, con cantautor y todo, y cargada de chistes sobre discapacitados, gel fijador (en este aspecto en nuestro país tenemos una imitadora, salió en Callejeros, el programa que, entre otras cosas, ha demostrado que los zombies existen), asesinatos de autoestopistas, accidentes con cremalleras y bolsas escrotales, un perro al que todo el mundo hace putadas, engaños y sucias tretas para hacerse con el amor de Cameron Diaz.

Como escena vamos a rescataros la conversación entre Mary y Healy en la que éste último le explica en qué consiste su trabajo:



American Pie

American Pie debe su nombre a la escena en que Jim se pone retozón con un pastel de mazana. Dio pie a una saga que ha llegado a su sexta entrega, aunque 3 de ellas salieron directamente en vídeo. La cinta de 1996 es una de esas pelis que podéis ver cuando queráis, porque siempre os sentiréis identificados con la historia: los protagonistas se dedican a intentar desvirgarse antes de acabar el instituto, y a vosotros os llega con hacerlo antes de morir. Como detalle friki debemos recordar que Willow confesaba practicar sexo con una flauta... ¿podríais pedir algo más?

Como escena a rescatar os dejamos con esa que genera el más primario de los terrores entre nuestros lectores: la escena en que Jim es sorprendido viendo una pelipo.



Austin Powers: La espía que me achuchó

Mucho más escatológica que la primera parte, con un personaje que habría sido censurado si Isabel Preysler fuese presidenta del gobierno. Nos referimos a ese gordo hediondo y asqueroso al cual, para que no se sintiese vilipendiado llamaban "Gordo Cabrón", el personaje con el que muchos freaks se sintieron identificados ("como porque soy infeliz, soy infeliz porque como, es un círculo vicioso").

Y es que era un personaje que daba para mucho: su afición por comer bebés, su sudoración, su lenguaje refinado y exquisito y, sobre todo, la escena en que Austin se bebía sus deposiciones:



Sí, la verdad es que los últimos años del siglo veinte fueron la risión... y sí, nosotros nos vamos... pero volvereeemos...

lunes, 23 de febrero de 2009

Top Ten: Las series más tristemente canceladas de la historia

Hoy, en PcP, vamos a tratar un tema que nos preocupa a todos: ¿quién ganará en las elecciónes, si los gallegos o los vascos? No. ¿Las almorranas involuntarias? No, algo mucho peor: las cancelaciones de series de televisión que molaban, y mucho, y cuáles han sido las más lloradas por los frikis. Y lo vamos a hacer en clave de Top Ten; un Top Ten que responde, como siempre, a lo que nos salga a nosotros de las bolingas, y si no os gusta, pues dejáis vuestros sucios comentarios en otros blogs, y todos contentos.

10. Malcolm



Malcolm era una serie que se prestaba a la degeneración más absoluta: una madre insoportable, varios hijos a cada cual más imprudente, y un padre que vivía oprimido eran el caldo de cultivo para violencia gratuíta que debía destaparse según los niños fuesen creciendo. Una serie que debía culminar con el internamiento de Dewie en un centro de rehabilitación para politoxicómanos terminó mucho antes por culpa de la intervanción de los directivos de esa gran cadena republicana que es la Fox.

Y ya de dejarla tirada, por lo menos podrían haberle puesto un final feliz:



9. Los Soprano



Esta serie no está en el puesto primero simplemente porque con el final que tiene, pues oigan, la serie acaba aquí y punto, y nosotros calladitos... di tú que por lo menos tuvieron la decencia de dejarla terminar antes de que degenerase. Eso sí, tenemos que reconocer que es de las mejores series de los últimos diez años, y que Tony Soprano es uno de esos tronchamozas cuyo éxito con las mujeres jamás comprenderemos. ¡Grande Tony, grande!

8. Firefly



Con oir la canción de la intro basta para saber que el único Wewstern intergaláctico bueno no fue Atmósfera Cero, sino que Firefly, apuntaba maneras, pese a ser del plasta de Joss Whedon. Se grabaron 14 episodios pero la serie no sobrevivió al número 11.

7. A dos metros bajo tierra



Una serie en la que todos los capítulos comienzan con la muerte de alguien y luego se cuenta la historia no puede pasar desapercibida para el Staff del PcP, donde hay tipos que llevan la frase "muerte de alguien y luego se cuenta la historia" hasta límites absolutamente bizarros que no procederemos a relatar.

6. Roswell



Los alienígenas ocultos en Roswell desde el accidente del 47 y suplantadores de identidad de adolescentes, nos dejaron tres temporadas de lujo. Una muestra más de que un directivo de una cadena de televisión no es un ser humano, sino un monstruo sin corazón provisto de una calculadora. Quizás si la serie tuviese un personaje como Steve Urkel habría aguantado nueve temporadas, pero claro, hay veces en que un personaje así, simplemente, no cuadra.

5. Búscate la vida



Chris Elliot es el repartidor de periódicos treintañero que vive encima del garaje de sus padres en compañía negándose a crecer y relacionarse con mujeres, resultando ser un friki horrendo y con un retraso mental fuerte-moderado. Una serie en la que salía un personaje como Vomitón no podía hacer otra cosa que quedarse grabada en nuestras retinas.

4. Enano Rojo



La cancelación de Enano Rojo no fue óbice para que el mejor humor intergaláctico tomase la pantalla de nuestras televisores, ni para que una nueva serie de culto, con todo lo que ello supone (un día la cancelan y joden a medio mundo pero... ¡y las risas que se echaron!). De todas formas, la singradura de esta nave y su oligofrénica tripulación serán retomadas próximamente... ¡en forma de película! ¡Y con los actores originales!

3. Millenium



Vino de la mano de Chris Carter en 1996, como un pedazo de éxito. Lo cojonudo habría sido que terminase en la cuarta temporada, por aquello del tercer milenio y tal. En vez de eso, el detective que veía lo que vio el asesino, Frank Black, se tuvo que contentar con un capítulo y con que la trama la finiquitasen en la propia serie de Expediente X. Por lo menos quedaron como unos señores los tíos.

2. Futurama



La verdad es que si hay una cadena que nos toque los cojones con esto es la Fox. La mejor serie de ciencia ficción de la historia desapareció del mapa tras su cuarta temporada, eso sí, volvió en forma de tres largometrajes y la susodicha cadena siguió impulsando Los Simpsons hasta el punto en que dan la más triste de las lástimas.

1. Las aventuras de Brisco County Jr.



Una serie que lo tenía todo, absolutamente todo para ser la mayor obra de ficción jamás creada, con esa mezcla de western y steampunk tan chanante, y un protagonista que le mearía por encima a todo el cast de Prison Break y House juntos, desapareció tras una gran primera temporada... sin duda, la cancelación más llorada por quienes damos de comer diariamente a este blog.

----------


Ai... aquí termina nuestra ración de paranoia de hoy, mañana más.

domingo, 22 de febrero de 2009

Lovecraft; de la A a la Z

Qué pasa, comerranas, ¿a qué andamos? Tal y como dijimos hace poco, sólo hay un enemigo común: el gafapasta, y lo que no podemos hacer los frikis en tiempos de guerra es enemistarnos entre nosotros. Seas uno de esos salidosos frikis de lo japonés, uno de esos locos que juegan con cartoncitos, o simplemete un despojo humano que prefiera jugar al rol en un zulo que salir a ver la luz del sol, te queremos, y te queremos con nosotros. Es por eso por lo que el post de hoy hará las delicias de un grupo de frikis que existe y piensa, pero no siempre recibe los mismos halagos que el resto de los amantes de la subcultura: nos referimos a esa subcategoría que conforman los góticos. También llamados siniestros, sucios, negrunos, tristes o cuasi-emos, los góticos también son seres vivos que merecen nuestro respeto y apoyo. El post de hoy va para ellos.

H.P. Lovecraft, pese a tener nombre de impresora, se gastaba también un apellido de la hostia, uno de esos que envidiamos y queremos para nosotros mismos (como el de Bob Terminator). En su época, allá por los viejunos años veinte, él era un friki estereotípico, de estos que se reunían para currarse sus historias y reirse unos con otros al tiempo en que movían los hombros arriba y abajo. Como fruto de esas conversaciones lisérgicas surgió una mitología completa que hoy, en PcP, os vamos a recordar.

"Esta no es mi vieja yegua gris, vieja yegua gris, vieja yegua gris..."


Antes de entrar en la pomada, prisas que sois unos prisas, recordaros que esta mitología, aunque parezca exclusiva de los gótico-chungos estos (os queremos, chicos, ¡viva lo muet-to!), ha sido secuestrada en mogollón de ocasiones que, no desesperéis amiguitos, también entrarán en nuestro post de hoy.

A mayores, os vamos a proponer una regla para que los no góticos os divirtáis con el post de hoy, y podáis llegar a terminar como putas cabras: cada vez que leáis las palabras "impío y blasfemo" debéis agarraros del pelo y ladear la cabeza gritando.

Azathoth: es una masa caótica a informe que al ser invocada ha adoptado otros temibles aspectos. Es el que corta el bacalao en un mundo dominado por impíos y blasfemos dioses, un mundo, que para variar, él sí ha creado, con lo que ya tenemos la respuesta a la clásica pregunta de PcP de ¿quién vive atrapado en un mundo que él mismo ha creado?



Bichocosas: el calificativo que más se ajusta a los horrores de Lovecraft.

Cthulhu: es un impio y blasfemos ser primigenio de nombre impronunciable (según el autor ninguna garganta humana está capacitada para pronunciarlo, siendo simples repeticiones de lo que los sectarios escuchan en sus sueños) con aspecto de rana gigante, con alas de dragón y tentáculos en su rostro, que habita en la ciudad perdida de R'yleh, esperando a que sus cultistas le despierten de su sueño y poder reclamar el mundo como suyo.



Dagon: se trata de otra de esas pedazo de moles impías y blasfemas, servidor del anterior, y líder de los Profundos. Además, Stuart Gordon ha dirigido una peli con este título, en la que el pueblo de Innsmouth era sustituído por el de Inboca, en plena ría gallega... de hecho, se rodó en Combarro (¡no! no era unh decorado, ¡era así, tal cual!).

Éxitos Cthulhianos: de todas las impías y blasfemas melodías que hemos analizado en este blog, la más emblemática y relacionada con el post de hoy esl a ya mítica Canción de Cthulhu.



Folleque: la verdad es que en la literatura de Lovecraft, folleque lo que es folleque, no se ve damasiao, ni siquiera folleque impío y blasfemo, pero vamos, nosotros seguiremos buscando.

Ghostbusters: ¿Lovecraft inventó a los Cazafantasmas? No. ¿Eagon está basado en Lovecraft? No. Pero aunque os parezca mentira, ambos coincidieron cuando un impío y blasfemo culto a Cthulhu trató de invocarlo en Nueva York.







Hastur: es aquél que no debe ser nombrado, por impío y por blasfemo, no en vano unas de las más famosas últimas palabras del mundo del rol son: ¿cómo se dice hasTUR hasTUR hasTUR, o HAStur HAStur HAStur?

Iaa Iaa Cthulhu Fthang: aunque ya lo sabréis si habéis sido buenos y visto el capítulo de los Cazafantasmas, se trata del impúo y blasfemo cántico que entonan los cultistas de Cthulhu. Iaa significa "tengo hambre", Cthulhu ya sabéis quien es, y Fthang no tenemos ni pajolera idea de qué significa. Lo de Iaa lo sabemos porque hemos consultado la Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu. Cagaos.



Jodidos: Así suelen verse los personajes de los relatos de HP, por no mencionar que el resultado final habitual es el de acabar como unas maracas... ¿acaso es de extrañar en tan impío y blasfemo mundo?

Kull: la lucha contra los impíos y blasfemos seres que inundan los mundos de Lovecraft no es exclusiva de los libros, sino que los cómics también han dado de sí. Los bárbaros Conan y Kull, a partes iguales, se han partido la jeta con horrores Cthulhianos en múltiples ocasiones.



Libro de los muertos: ¿os pensábais que el Necronomicón se lo había inventado Sam Raimi y lo había puesto en manos de Bruce Campbell y sus colegas? Pues no. El necronomicón es cosa de Lovecraft y de sus habituales paranoias mentales sobre textos contenidos en un volumen impío y blasfemo encuadernado en carne humana.

Más allá de la barrera del sueño: ahahá, título de uno de los primeros relatos de Lovecraft, sobre un preso (seguro que tenía un aire con Danny Trejo) que era obligado a viajar dentro de su propia mente y que identifica a este impío y blasfemo blog.

Nyalrathotep: conocido como El Caos Reptante o El Otro Mensajero, Nyalrathotep es el impío y blasfemo mensajero de los dioses exteriores, y dedica su vida (si es que eso es vida) a llevar recados de unos a otros y también a sus adoradores.



Onanismo oriental: ¿qué pede tener que ver el manga con Cthulhu? ¿Acaso no es una muestra de auténtico sectarismo impío y blasfemo tener una palabra sólo para diferenciar el manga porno del normal... y otra para diferenciar el amateur del profesional? Pues no sabemos si tiene que ver, pero cuando aparecen escenas como estas, Cthulhu se plantea si eligiría bien su trabajo.



Profundos: los profundos son una raza de seres impíos y blasfemos que habitan los arrecifes de Innsmouth en Nueva Inglaterra. Antiguos pescadores, los profundos han hecho un pacto con Dagon, el dios pez, y ahora se han convertido en monstruosidades humanoides feas como pocas, y con ciertos rasgos que los asimilan a los pececillos.

Que no está muerto lo que yace eternamente y con los evos extraños hasta la muerte puede morir: pareado extraído del impío y blasfemo Necronomicón, del árabe Abdul Alhazred. Se trata de una de esas frases míticas de los mitos de Cthulhu, de esas que los cultistas escriben en las puertas de los baños de sus facultades.

R'yleh: una ciudad perdida en una isla del océano pacífico en cuyo interior mora el Gran Cthulhu, esperando su impío y blasfemo despertar. No descartamos que sea la isla de Perdidos.

Shub-Niggurath: resulta que este nombre impronunciable es el de la diosa de la fertilidad, que vive en los bosques, y que se aparece como una impía y blasfema nube de la que emanan zarcillos y patas con pezuñas.



Tiroteos: ni tiroteos, ni folleque ni nada. Eso es verdad. Siempre podremos achacar a los relatos de este tipo que la peña en vez de morir en geniales orgías de destrucción, terminan locos en psiquiátricos o devorados por impíos y blasfemos seres de otras dimensiones.

Un imperio comercial: eso es lo que han dado de sí los mitos de Cthulhu. Libros, cómics, películas, videojuegos, peluches, modelos a escala y de todo un poco, con el único fin de satisfacer las impías y blasfemas demandas de frikis como vosotros.

Elvis Cthulhu


Visiones: mientras que vosotros fantaseais con adolescentes, los devotos de los seres primigenios lo hacen con su despertar... ¿qué es impío y qué es blasfemo ahora eh, panda de hipócritas?

West, Herbert: el Doctor Herber West no se pasó cinco años en la facultad de medicina impía y blasfema para que ahora le llamásemos simplemente "Herbert". Es el protagonista de Reanimator, la historia llevada al cine por Stuart Gordon, basada en uno de los primeros relatos de Lovecraft, que fue publicado por entregas en una de esas revistas de historietas de miedo (en aquella época, las llamadas "revistas de putas" no eran tan populares como hoy en día) y fue rescatada posteriormente y editada por separado.



Xada-Hgla: se trata del impío y blasfemo avatar del dios Azathoth. Vive dentro de una concha similar ala de una almeja de la que sobresalen (una vez más) apéndices tentaculares, y en cuyo interior se encuentra un peludo rostro de ojos verdes.

Yog-Sothoth: otra deidad lovecraftiana más, representada como unas impías y blasfemas bolas que pululan por el aire. También llamado "El que acecha en el umbral", vive en una dimensión paralela de la que no puede salir salvo si es convocado. Se desconocen los detalles sobre esta dimensión paralela, pero podría ser un mundo como el nuestro pero totalmente cambiado, con una Belén Esteban que hubiese obtenido el premio Nóbel de Medicina, y un Hiro Nakamura que hubiese advertido a Peter Petrelli en el tren de que era el momento de follarse a aquella chica y que si no, se arrepentiría el resto de sus días.

Zoidberg: acaso alguien pensaba que lo de los tentáculos en la cara era algo aleatorio... ¡no! Se trata de algo característico, de una mancha impía y blasfema. El eminente Doctor Zoidberg no es ajeno al gran Cthulhu.

"La Tierra... ¡qué planeta! Aquí ustedes comen sabrosas almejas; en mi planeta las almejas comen sabrosos ustedes..."


----------


Bueno, y aquí termina el post de hoy, amigos góricos. Esto es lo máximo que podemos hacer por vosotros, esto, y recomendaros que si se os ponen violetas los agujeros de los pirsings acudáis a vuestro centro de salud más cercano.

sábado, 21 de febrero de 2009

El único gafapasta bueno...

... es aquél cuyo cuerpo ha sido cortado en seis trozos y puestos todos juntos. Cuando tengáis esos seis pedazos, es cuando tenéis que deshaceros de ellos, y no dejarlos en el congelador para que los descubra vuestra mamá. Es un hecho cierto el que la mejor manera de hacer desaparecer esos trozos es dárselos de comer a los cerdos. Debes dejar a los cerdos sin comer durante al menos un par de días, entonces cuando le sueltes los trozos del gafapasta serán como caviar para esos gorrinos.

Esta idea nos la ha dado El Ladrillo, ese entrañable mafioso de Snatch. Acompañará a aquella frase de Conan sobre despedazar a sus enemigos cuando nos refiramos a los gafapastas.

Nos da igual que sea uno de esos gafapastas con pelo tupido y despeinado, o de esos que se han quedado cartonianos muy jóvenes y optan por raparse la cabeza. Nos da igual el color de sus gafas rectangulares, el que sean rojas o negras es del todo irrelevante. Sus chapas, lo que lleve dentro de la bandolera, o si se trata de un subtipo cosmopólito europeo o excéntrico norteamericano no nos importa. Los gafapastas son el enemigo, y si nos descuidamos, pueden vencer... ¿por qué? Pues porque tienen la radiofórmula y el sistema, como dirían los chicos de Gigatrón.

Es verdad. Pueden vencer. Pero han vivido tiempos mejores. Desde la aparición de la Liga Antigafapasta en 2007 la situación de la subcultura ha mejorado en detrimento de la de las culturetadas. Gracias a los sacrificios (sobre todo de índole sexual) de un grupo de frikis, se ha conseguido limitar su influencia exclusivamente a la mencionada radiofórmula. En la tele tenían Nosolomúsica, un espacio que no tardó en caer. El suplemento Bobalia, también conocido como El país de las tentaciones, pasó a mejor vida, la liga se anotó otro punto. Sólo se resiste en la actualidad Radio 3, pero parece bien asentada.

Tras años de luchas y tras estos logros, la Liga Antigafapasta, patrocinador de PcP y de otros blogs frikis del mundo opta por exponer una serie de medidas que seguirán llevando a cabo sus afiliados:

- Seguiremos utilizando Maus para nivelar la mesa, y Persépolis para abatir a nuestros enemigos desde los puentes de la autopista.
- Continuaremos enviando mails amenazantes a La Carcel de Papel.
- Seguiremos reivindicando que las tetas, como las borracheras, cuanto más grandes y gordas mejor.
- Propondremos que se legalice el aborto en fetos menores de cuarenta años.
- Manteramemos a cualquiera que gaste patillas gordas.
- David Lynch es una mierda, y si no nos creéis, os damos con todo lo gordo.
- Trucaremos los polos magnéticos de los altavoces de Benicassim: sus piercings lo agradecerán.
- Nos mearemos en la puerta de La Casa Encendida... otra vez.
- No dejaremos de boicotear las proyecciones de la filmoteca.
- Si dicen que algo que no se coma es "delicioso", será el momento de la colleja.
- Los personajes que lloran seguirán siendo unos mierdas. Los que seguirán molando son los que hacen llorar.
- Continuaremos infectando los alfileres de vuestras chapitas, pero amigos gafapastas, no os preocupéis, ya se nos ocurrirá donde poner el antídoto.

Nos vamos, pero antes de irnos os dejamos con un mensaje de nuestro sponsor:

Únete a la Liga

viernes, 20 de febrero de 2009

Pelis que hay que ver para ser lector de PcP, 1996

Tal y como tenía que ser, pese a los coletazos del detective Mills, y a las heroicidades del padre Beriartúa, así como la fatídica leyenda de Keyser Soze, el único policía que se alza sobre los demás en lo referente a la película de 1995 es John McClane, acompañado por su compañero Jesús, perdón, Zeus.

En 1996 os proponemos SIETE títulos que han hecho (o en cualquier caso terminarán por hacer) las delicias de todos los que nos leen, se accidental o fielmente.

Estas son las películas que hay que ver para ser lector de Paranoia con Patatas de cuantas se rodaron en 1996... ¿cuál es la peli friki del año?

Beavis y Butthead Recorren América



De esto hablamos hace dos días, se trata de ese par de depravados y su recorrido por yankilandia de costa a costa. El gran Porculio os habla, y os dice: ¡votadme!

Fargo



En PcP no solemos comentar casi nada de ese par de plastas con legiones de gafapastas a su servicio que son los Hermanos Cohen. Sin embargo, Fargo es una de esas excepciones que confirman la regla. Steve Buscemi besa el santo en una película que tiene todo lo que nos mola a los frikis (incluso embarazadas en situaciones comprometidas) sazonado con ese toque de fatalidad de los hermanos Cohen.

Scream



Scream es una película con una cara vocación friki, para empezar, porque sale una de vuestras diosas, Rose McGowan, y para continuar por ese toque de nerd sabelotodo que todos tenéis en el fondo de vuestras almas, de matar a quienes no saben tanto como vosotros de vuestros hobbyes preferidos. Como escena para el recuerdo siempre tendréis aquella en la que os dan una serie de trucos para sobrevivir a una peli de miedo.

Mención aparte merece el doblaje al gallego de esta cinta, donde en la escena inicial, donde Drew Barrymore (arf arf) es atacada por el villano de turno decide amenazar a su agresor. En la versión en castellano, la chicuela dice aquello de "va a venir mi novio, que es muy fuerte, y juega al fútbol, y te va a pegar una paliza", pero en la gallega nos encotramos con lo que realmente diría una chica en un caso como ese: "vai vir meu mozo, ¡e vaiche dar de hostias!

Rescate en L.A.



El regreso de Snake Plissken de la mano de John Carpenter no fue todo lo bueno que podía esperarse. Realmente se trataba de un reto: devolver a un personaje tan cojonudo como Snake al pedestal que merece, ese puesto entre grandes como John McClane, Martin Riggs o Kasey Riback. Lo más curioso es la interacción con los demás personajes que, mientras en Rescate en Nueva York solían decir aquello de "¿tú eres Serpiente? Pensaba que estabas muerto", en esta secuela se sorprenden de forma diferente: "¿tu eres Serpiente? Pensaba que serías más alto".

Independence Day



Independence Day no es una gran película, es una película americana como pocas, en la que un grupo de extraterrestres de aspecto pulposo invaden nuestro planeta, llevando acabo un ataque masivo sobre las fundamentales ciudades del planeta. Esa escena se ha convertido en un clásico del cine moderno. Sin embargo, el tema de que salven la situación entre el presidente de los yuesei, un ingeniero de teleco, y Will Smith (bueno, Will Smith mola) no cunde tando.

La Roca



La Roca es una de esas películas que los gafapastas califican de "basura" pero que realmente es una de esas cintas que todo friki venera. Stanley Goodspith, John Mason, el general Hummer, el Rocket Man, la banda sonora de Hans Zimmer, los tiroteos, las duchas, la imposibilidad de dar ciertas órdenes... Vamos, que una puta pasada.

Barb Wire



Barb Wire es una peli lamentable, que sólo se salva por ver a la sexsymbol de una generación como era Pamela Anderson embutida en cuero, recibiendo chorros de agua a presión, rodando por el asfalto y, en definitiva, enseñando las teturcias. Eso la convierte en una de esas películas que hay que ver para ser lector de PcP, pero... ¿bastan esos mogambos para que una cinta como esta sea considerada la mejor de 1996?

-----o-----


Fuera de concurso se han quedado en esta ocasión Godzilla (dentro de ese ciclo de cine catastrófico que se llevaba esos años) y Trainspotting (cinta adorada por culturetas del mundo entero y aborrecida por todo friki de bien).

Y hasta aquí llegamos. ¿Cuál es LA película? ¿El periplo de Beavis y Butthead? ¿Las tetas de Pamela Anderson? ¿La bienvenida que les da Will Smith a los marcianos? ¿Las llamadas obsesivas de Scream? ¿La segunda venida de vuestro salvador Snake? ¿La incursión en Alcatraz? ¿El secuestro de la hija del magnate? ¿Cuál, frikis? ¿Cuál

jueves, 19 de febrero de 2009

Videojuegos chanantes: GTA IV

Como va, socios, aquí estamos hoy, en Paranoia con Patatas, para hacer alarde de nuestra capacidad de aprovechar nuestro tiempo libre con estilo. En este caso, vamos a daros la chapa con un nuevo post de nuestra sección de Videojuegos Chanantes. En este caso, el juego a tratar será la cuarta entrega del videojuego estrella de Rockstar, estamos hablando del Grand Theft Auto IV.



El protagonista es Niko Bellic, un veterano de la guerra de los Balcanes que llega a Liberty City (la versión de Rockstar de Nueva York) para vivir, junto con su primo Roman, el sueño americano. Sin embargo, no tarda en verse sumergido en el submundo criminal de la ciudad que nunca duerme, involucrándose en turbios asuntos con la mafia rusa y la italiana, colaborando con rastas, policías, irlandeses, judíos, la CIA, raperos, señores de la droga sudamericanos y un yonki de los esteroides.



Cuando el juego salió al mercado, los responsables de los estudios prometieron una evolución en el juego similar a la que vivió cuando el GTA2 pasó a ser el GTA3. Vamos, imposible, a menos que hiciesen una oferta similar a la de las peluquerías esas de Madrid (NOTA: si has ido a una de estas peluquerías y deseas contar tu experiencia, no dudes en mandarnos un mail).

Por lo demás es muy similar: misiones de diferentes personajes que van desbloqueando nuevas misiones, tiroteos, traiciones, jamelgas ligeras de cascos, carreras de coches, emisoras de radio (incluyendo una de pop Ruso y otra de Reguetón) y tiendas de armamento y munición.

Por otra parte, los seres socialmente inestables como vosotros podeis experimentar lo más parecido que viviréis a las relaciones sociales: llamar por teléfono a personajes para quedar con ellos y hacer alguna idiotez, como emborracharos o jugar al billar o a los bolos (dentro curiosos minijuegos); quedar con gañanes o pelandruscas del Badoo desde tu cibercafé amigo; o limpiar la ciudad de esas asquerosas "ratas voladoras", con el consiguiente reconocmimiento social.

En comparación con el San Andreas debéis tener en cuenta su duración: mientras que la odisea de CJ os permitía olvidaros de la masturbación y de la sodomía creativa durante alrededor de 60 horas y era absolutamente imposible de terminar hasta el cien por cien, las aventuras de Niko Bellic te apartarán de la ceguera durante tan sólo 30 horas. ¿Significa esto que hay muchas menos misiones? No realmente. Lo que sucede es que se utiliza algo que siempre echamos de menos en otros GTAs: el taxi.

En fin, que esto es el GTA IV, un juego con el que podréis manteneros entretenidos durante un tiempo considerable, antes de volver a salir a la calle a consumir otra clase de subcultura o de relacionaros con ese mundo que os rodea, os teme y os odia.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Pelis que molan: Beavis y Butthead Recorren América

Hola, amigo lector. Has atravesado la barrera del ciberespacio y te has conectado a Paranoia con Patatas, la página web que recomiendan los dentistas de tu comunidad autónoma.

Hoy, en vuestro blog amigo vamos a recordar uno de esos derroches de calidad fílmica, que tanto nos gustan a todos. Nos referimos a ese pedazo de películo que es... ¡Beavis y Butthead recorren América! ¡Ay que maravilla de películo!



Todos conocéis a Beavis y a Butthead, los dos personajes recurrentes que comentaban los vídeos en la MTV (esa cadena yanki en la que sólo salen drogadictos y tetorras), un par de jóvenes adolescentes, vagos, maleantes y, fundamentalmente... vírgenes.

La serie estuvo en antena 4 años, durante los cuales los dos jóvenes se sentaron frente a su televisor para contemplar los vídeos musicales mientras hablaban sobre sexo y sobre lo tronchamozas que eran y lo que molaban. Asistían al instituto Highland y se ganaban unas pelillas extra a través de pequeños trabajos, de esos que los gandules como vosotros anheláis: repartir propaganda, vender cleenex, romper entradas de cine, etecé etecé.

Sin embargo no estamos aquí para cantaros las maravillas de este par de paraplégicos cerebrales, sino para hablaros de una peli que mola: la que narra su periplo a través de los yuesei.



En la cinta, Beavis y Butthead ven como su bien más preciado es robado delante de sus propias narices y deciden moverse por primera vez en su vida para devolver las cosas al estado anterior: deben encontrar una nueva tele. La búsqueda de su televisor les lleva a conocer a Muddy Grimes (Bruce Willis), quien les contrata para cepillarse a su mujer, Dallas (Demi Moore). Rápidamente, y ante la posibilidad de "meter", los dos amigos se embarcan rumbo a su objetivo.



Desde aquí, todo se dispara: un virus mortal escondido en un inestable dispositivo, un inspector del FBI obsesionado con la exploración de orificios, el señor Anderson y su caravana, una anciana adicta a las pastillas, un par de motoristas extrañamente familiares, excursiones de monjas, el profesor Van Dreesen cantando "Gaviota lesbiana"... huh huh huh... huh huh huh... ¿podrá el gran "Porculio" salvar el día?

"Arrodillaos ante el gran Porculioooo"


Todo esto a través de los Estados Unidos, visitando la gran presa Hoover, el monumento a George Washington, el parque de Yellowstone, Las Vegas e incluso la Casa Blanca... hasta ser recibidos por el presidente Clinton...

La verdad es que si no la habéis visto no sois personas. ¿Significa esto que viéndola paséis a serlo? No, por supuesto que no, pero seréis un poquito menos victimillas. La aventura americana Beavis y Butthead es una de esas pelis inolvidables para cualquiera que se haga llamar lector de Paranoia con Patatas.