martes, 31 de marzo de 2009

Los polos opuestos a veces se tocan

Sí sí, es verdad, por eso uno de cada cuatrocientos lectores de Paranoia con Patatas ha mojado alguna vez (seguramente pagando). Podríamos daros una clase sobre magnetismo, pero seguramente, como empollones sin vida ni salud que sois ya sabréis todo lo que hay que saber sobre los imanes, así que nos ahorraremos la parte en la que aprendéis algo y vamos a ir directamente al meollo. ¿Por qué se tocan? La respuesta a esto suele ser "porque les gusta", pero hoy no. Hoy vamos a hablar de dos cosas que, aunque las leyes de la naturaleza nos hagan ver que siempre deberían ir lo más lejos posible la una de la otra, tienden a entrar en contacto. Hoy vamos a hablar de los frikis y del deporte, presumiblemente agua y aceite, ¿todos? No.

El ajedrez

Quizás no seais conscientes, pero el ajedrez es el primer juego de rol, el primer juego de tablero y el primer wargame de la historia. Lo inventaron los indios (los de la India, no los de las plumas de las pelis de vaqueros, cachoburro) allá por el siglo IV y fue recopilado dentro del libro de los juegos por Alfonso X, que era un pedazo de friki de esos que harían que tus partidas de rol fuesen el hazmerreir del barrio (mira tu si era friki que se puso la "X" después del nombre y lo único que le preocupaban eran los juegos y las "ediciones especiales").

Volviendo al, ajedrez, simplemente debemos recordar que se trata del único deporte que inventaron, protegieron y al que siguen jugando exclusivamente los frikis.

"El mundo temblará cuando me pase al Magic"


El pádel

El origen friki del pádel es absolutamente indudable. Un grupúsculo de nerds incapaces de jugar al tenis por cuestiones evidentes, tanto cardiovasculares como físicas, optaron por crear un deporte a su medida, un deporte en el que no hiciese falta moverse demasiado y para cuya práctica tampoco fuese indispensable estar demasiado fuertecicos. ¿Entonces que hicieron? Pues cogieron un deporte ya existente y lo hicieron más facilito, y además permitieron que jugasen más de dos, que campos sólo había uno y eran cuatro a entretenerse. El deporte escogido fue el tenis, y los cambios obvios para cualquiera que preste un mínimo de atención. ¿Es esto plagiar? No, plagiar es cuando le coges manía a la gente que es de otro país.

Curiosamente el pádel causó furor en otros círculos, también con mucho tiempo libre y con pocas ganas de moverse, como el de los pijos.

"Borja, hay que ver como adelgaza esto, parezco una sífilis"


El sumo

¿Estáis de broma? El sumo es la cosa más friki que puede haber: dos gordos enormes y chinos en taparrabos empujándose encima de una lona para ver quien tira al otro fuera, todo ello ante la atenta mirada de otro chino vestido de una forma similar a la del Takeshi Kitano en Humor Amarillo. ¿Alguien da más? Además, fijaos: ¿nunca habéis visto discutir a dos frikis hasta llegar a las manos? Exacto, ¿y qué hicieron? Se abofetearon y se empujaron en plan nenaza. Ea. Fijo que esto empezó igual, por una mala tirada en un chequeo de carisma.

En PcP nos atrevemos a decir que pocos deportes de contacto se acercan al sumo en nivel de frikismo. Sólo uno lo rebasa: el sumo femenino.

"Prrrrrrrrrrt!


Ping Pong

La versión liliputiense del tenis también fue inventada por los frikis, pero claro, pero esto no lo dudaba nadie. Sin embargo, el origen del ping pong no responde a la necesidad de divertirse en grupo y al aire libre (algo que todo friki aborrece), sino a la de ocupar en algo los tiempos muertos entre pelipo y pelipo, que un grupo de nerds no puede estar todo el día a lo mismo.

Al principio, como todo en esta vida, se jugaba con la mano. Luego a alguien le hizo gracia lo de la raqueta pequeñita y así quedó. Lo de la red fue ya como para reirse de esos mastuerzos que disfrutaban en campos de tenis... ay... mira que hay que ser palurdo para sudar eh...

"Soy Chicho Terremoto, el rey de los deportes"


Golf

El golf es una cuestión aparte. Seguramente el origen estuviese en una competición de "nueces en toperas", algo que sin duda fue ideado por gente con mogollón de tiempo libre (amén de grandes ideas, amigos, grandes ideas). Sin embargo en la actualidad, sólo los más adinerados empollones pueden gozar de su práctica.

Dos generaciones de frikis


Lucha libre femenina

El único deporte que el mundillo friki realmente adora.



No cambieis de canash, mañana, mash.

lunes, 30 de marzo de 2009

Las peores películas de la historia

Si hay algo que les guste hacer a los lectores cuando os sacamos un top ten es ponerlo a caer de un burro. Que si falta no se qué, que si nos hemos olvidado de no se que hostias, que si cada día curramos menos, que si utilizar las tenazas con los dientes de los lectores que capturamos es inmoral. Este es el momento de decir: ¡y una mierda, mataos! Y de hacer un post en el que vosotros elijais el sucio top ten. ¿Qué? ¿Quién curra poco ahora, zánganos?

Lo que tenéis que hacer es dejar en los comentarios los títulos de esas cintas que os han sentado como que os apagasen un cigarro en el dorso de la mano, podéis repetirlas, por supuesto, porque seguramente terminéis por coincidir.

El problema está que, como les sucede a la mayoría de los psicópatas, los lectores y redactores de PcP tienen un poco difuminados los conceptos del bien y del mal, por lo que antes de dejaros con vuestras tribulaciones vamos a poner un par de ejemplos de pelis malas dignas de pertenecer al ránking de lo peor de lo peor.

Spice World



Sabemos que las tendencias un tanto desviadas de la mayoría de nuestros lectores les está transportando unos cuantos años atrás, cuando estas jacas eran lo más de lo más. Cinco chavalitas que se montaron un grupete con el que encandilaron a toda la muchachada de una época, decidieron (bueno ellas no, lo decidió alguien por ellas, que no es que ellas fuesen Stephen Hawking) que hacerse una peli sería algo cojonudo para su reputación, fama y, sobre todo, monedero (el suyo y el de su manager).

Es una película tan tan tan triste que, resumir su argumento sólo puede llegar a producir sonrojo en este redactor, y de todas formas, no se trata de una de esas dudas que la wikipedia no os pueda solucionar.

Blade Trinity



Lamentabilísima secuela de la que fuera una digna peli de superhéroes. Blade Trinity no sólo es una basura sin mayor argumento que el que vosotros mismos desarrollais cada vez que vais al baño, sino que además se carga cualquier vestigio de credibilidad que pudiese tener esta saga (el poco que le quedaba tras Blade 2), ya sea por lo precario de la historia o por lo de traer personajes muertos de vuelta.

INCISO: Este es uno de los grandes problemas del cine actual, que la gente se cree que puede hacer lo que les salga del nabo. ¿Alguien se imagina una segunda o tercera parte de algo, rodada hace unos años, en la que un personaje que muere en la primera aparezca como si nada en la tercera, sin explicar nada? No, por supuesto que no, por eso los tíos de Luke aparecen sólo en la primera peli, porque las otras dos ya están muertos.FIN DEL INCISO.

Diálogos sin sentido, personajes que parecen haber sido creados para la partida de rol de tres chavales de doce años, sí, sale Jessica Biel, que está potentorra, pero eso no basta para compensar semejante basura.

----------


Hala, ahora ya os habéis hecho a la idea, es probable que estas dos pelis (por lo menos la de las Spice Girls) figuren en ese top ten, así que ahora os toca a vosotros: ¿cuales son las peores películas que habéis visto?

domingo, 29 de marzo de 2009

Pelis que molan: La Princesa Prometida

Aquí estamos de nuevo, un domingo más en PcP. Si ayer no se os quedó el culo tan fino como el bigote de una gamba puede que hayáis vuelto. Hoy vamos a ocupar nuestro post dominical recuperando nuestra sección de cine molón donde los "haiga" y para ello vamos a hablaros de una de las mejores películas de los últimos veinticinco años: La Princesa Prometida, de Rob Reiner.



¿La Princesa Prometida? Pues sí, y si te está sorprendiendo esto es que no tienes puta idea de nada, así que prepárate para ser iluminado por tus dioses hechos carne, uséase, los chicos de PcP. Aunque tenga un título ñoño como pocos, La Princesa Prometida, además de ser una historia de amor, es una historia sobre una venganza.

Si os fijáis, todas las grandes películas del cine están construídas sobre los sólidos cimientos de la venganza. La saga entera de Star Wars, la de Viernes 13, Conan, Karate Kid (quien diga que no se equivoca), Darkman, Leon... joder, todas. Pues esta es otra historia sobre una venganza: la venganza de un hijo por la muerte de su padre.

Allá vamos con los personajes de esta obra de culto:

La princesa Buttercup



Buttercup sólo conoció el amor una vez en su vida, cuando se enamoró de un pobre mozo de caballerizas llamado Wesley. Un día, éste partió, y lo último que supo de él fue que había sido abordado por el legendario pirata Roberts... que nunca hacía prisioneros.

Tras asumir su muerte y jurar que no volvería a amar a nadie se comprometió con el príncipe Humperdinck, heredero del trono de Florin.

Vizzini



Vizzini planea iniciar una guerra entre Florin y el reino rival, Guilder, por lo que contrata a dos compinches para secuestrar a la princesa y asesinarla haciéndose pasar por el enemigo.

Como deducís de la foto es un enano asqueroso, calvo y repugnante que, teniendo en cuenta vuestras amistades, seguro que os recordará a alguien. Pese a no ser un gran espadachín, y pese a sus limitaciones físicas, posee un agudo ingenio con el que derrotar a sus oponentes.

Gran frase: "¿Habéis oído hablar de Platón, de Aristóteles, de Sócrates...? Unos incultos."

Fezzik

"Are you talking to me?"


Coño, ¿pero sale André el Gigante? Joder, pues haber empezado por ahí, ahora mismo pongo la mu... la encargo en DVDGo. Que maravilla.

Pues sí, André el Gigante interpreta al gigantesco Fezzik, un tipo enorme, no muy inteligente, pero de buen corazón, que trabaja para Vizzini, pero que aún así no dudará en ofrecerle un combate igualado al hombre que les persigue: sin armas, sólo cuerpo a cuerpo.

Gran frase: "Yo no tengo la culpa de ser más grande y fuerte... ni siquiera me entreno"

Íñigo Montoya



Íñigo era hijo de un gran espadero, y cuando un hombre de seis dedos le encargó una espada excepcional, aceptó fabricársela. Sin embargo, el comprador no pretendía pagar más de una décima parte del valor de la hoja, por lo que su padre se negó a dársela y fue asesinado. Íñigo trató de vengarlo, pero falló, y el hombre con los seis dedos le marcó el rostro. Desde entonces ha estudiado esgrima hasta convertirse en el puto amo, y lo único que busca es la venganza.

Gran frase: "Hola, me llamo Íñigo Montoya, tú mataste a mi padre, prepárate a morir", sin duda la mejor frase de la historia del cine.

El hombre enmascarado



Alguien pretende frustrar el plan de Vizzini: un hombre enmascarado va en busca de la princes Buttercup para utilizarla para sus propios fines. Se descubre como un intrépido navegante, un gran espadachín, un buen luchador y un genial estratega.

Gran frase: "Somos hombres de acción, mentir no sería propio de nosotros".

Además, como estrella invitada os toparéis con Billy Crystal, en el que sería el único buen mejor papel de su carrera: el de Max el Milagroso, un sabio majadero que sólo necesita una buena motivación para ayudar a los protagonistas, y que sabe que lo mejor que hay en este mundo son los bocadillos de cordero.

En definitiva, que no seréis personas hasta que no hayáis visto esta peli por lo menos chorrocientas veces, porque es una peli que, como dice el narrador, mola un cojón (bueno, esto no lo dice), y que tiene de todo: "esgrima, combates, torturas, venganzas, gigantes, milagros, persecuciones, fugas y amor verdadero", además de una auténtica colección de frases lapidarias y geniales que te llenarán el alma de gozo.

Pues eso, que nosotros nos vamos, pero lo hacemos sabiendo que hoy hemos hecho algo bueno por aquellos que no hayáis visto esta película, deciros que debéis verla, algo que ahora, como vasallos nuestros, sin duda haréis de buena gana. Hasta mañana, freacs.

sábado, 28 de marzo de 2009

El videorreportaje; hoy, amor de cani

Hoy os traemos un documento gráfico de esos que acojonan, tronco, acojonan. Fue rescatado por Coco, un audaz vigilante de lo audiovisual en internet.

Por todos es sabido que en PcP ya hemos hablado otras veces de los canis, de sus homólogas femeninas, las jessis, de su extraña mutación en metrogañanes, incluso les hemos dedicado otro videorreportaje... Sin embargo, el día de hoy es especial. Hoy vamos a dejar toda esta mitología cani de lado y vamos a hablar de amor. ¿Pero qué sabemos nosotros de amor, que si pudiésemos nos casaríamos con nuestras manos derechas? Nada. Por eso os traemos a alguien que sabe un porrón sobre el tema y no, no es Isabel Gemio, nos referimos al Dany, todos tuyos, maestro.



Ole ole ole, ahora ya lo sabe todo yotube, es el momento de coger el megáfono que tienes en segundo plano y hacer lo mismo por la ventana, con lo de feliz aniversario de dos añitos y cinco meses.

El videorreportaje de hoy nos ha dejado totalmente piricuetos. Mañana más.

viernes, 27 de marzo de 2009

Pelis que hay que ver para ser lector de PcP; 2001

Según los fracasados que leéis este blog, la película más molona del año 2000 fue Snatch, con sus gitanos y sus combates de boxeo sin guantes, seguida de cerca por Zoolander, con sus duelos de modelos y sus miradas exclusivas. En cualquier caso 2000 era un año lleno de pesos pesados que la peli de Guy Ritchie parece haber sabido noquear.

Hoy cambiamos de milenio, lo que propiamente se dice, y vamos a entrar de lleno en 2001 recordando las cinco películas que debéis ver si queréis que el Staff de PcP al completo os traiga regalitos el día que os desvirguéis (por eso en PcP nunca hacemos regalitos).

Evolution



Un meteorito cae en medio del desierto, y pronto genera, por sí mismo, vida extraterrestre capaz de tolerar el oxígeno. En principio podía parecer algo sencillamente genial, pero pronto estos seres se revelan como un peligro: lo que comienzan siendo amebas evolucionan rápidamente pasando por dinosaurios, primates, e incluso seres gigantescos que amenazan el mundo. Suerte que allí están el doctor Ira Kane y el H&S para acabar con la amenaza y salvar el día.

Gente Pez



La película con más clara vocación friki de las que optan en 2001 es Gente Pez. Estamos absolutamente convencidos de que para la mayoría de nuestros lectores se trata de la mejor comedia costumbrista que se ha hecho nunca (salvo por las escenas de sexo, que no las termináis de entender, pero dadle tiempo, algún día sabréis de qué va eso de la abejita y tal). Además, una cinta que esconde este diálogo entre Mulder y Scully tenía que estar aquí por fuerza.

Shrek





El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo



Aunque para mucha gente El Señor de los Anillos sea una saga de películas sobre personas bajitas andando, para nosotros no es sólo eso. La Comunidad del Anillo fue un momento que quedó grabado en el alma de la mayoría de los frikis que estuvieron imaginándose durante años al Balrog de Moria, a Gandalf, a Aragorn, y a todos esos niños que gustan del paseo.

Lara Croft: Tomb Raider



El claro ejemplo de que aunque haya películas que hay que ver para ser lector de PcP, no es necesario que se vean hasta el final. Tomb Raider es basura, pero sale la Anjelina Jolie, que tiene un buen buyate, y joder, eso hay que vel-lo.

----------


Estas son las candidatas. Monstruos superevolucionados compiten contra estudiantes pasotas, ogros malencarados, hobbits y las tetas de Angelina Jolie para coronarse como la película que más moló de 2001. ¿Cuál lo merece?

jueves, 26 de marzo de 2009

CCC: El mundo se acaba... ¡porque yo lo digo!

Aún no estamos en verano, pero el calor ya nos ha alcanzado, y con el calor viene siempre de la mano el mayor enemigo del friki obeso: los sudores, todo un hándicap en las relaciones sociales. Gracias a Dios algún estudioso ha inventado algo tan cojonudo como el desodorante... ¿o quizás no debería darle las gracias a Dios, porque el desodorante será lo que nos condene?

Hoy ponemos fin a nuestro ciclo sobre cine catastrófico, y lo hacemos analizando dos títulos que nos trasladan a sendas situaciones en las que la especie humana es llevada al borde del abismo. ¿Por qué? ¿Qué fenómeno natural o extraplanetario justifica esta situación en estos casos? Pues ninguno, salvo que los guionistas querían hacer una peli en la que el fin del mundo estuviese a mano, y así lo hicieron, porque ellos lo valen, no como tú, niño menosmola.

El Núcleo (2003)



El núcleo no pasará a la historia, pero si lo hiciese, lo haría por ser una de esas pelis de ciencia ficción que tienen mucho más de ficción que de ciencia.

Por algún extraño motivo que Jon Amiel nunca será capaz de justificar salvo si habla de magia, el núcleo de la Tierra y alguien debe ponerlo en marcha de nuevo.

Exacto. Ese es otro de esos casos en que los americanos se ven obligados a solucionar un problema. Como en vez de ser una plaga de cucarachas es el núcleo terrestre, no bastará con la entrada de dos dotaciones de SWATs, así que queda la otra alternativa: la de la bomba. Cojonudo. A todos nos gustan las bombas. Vamos a poner a andar el núcleo del planeta de nuevo, y vamos a hacerlo con una bomba nuclear. Os ahorraremos explicaciones físicas sobre energías cinéticas y todo eso, pero que os quede claro que no tiene ni pies ni cabeza.

Bueno, ahí está el planteamiento. ¿Y cómo llegamos al núcleo? ¿Llamamos a Bruce Willis y que haga un agujero hasta el centro de la Tierra? Lo intentaron, pero Bruce estaba ocupado ese año en ponerle la voz al perro de los Rugrats, así que tuvieron que optar por el plan B: inventarse un material absolutamente indestructible: el unobtainium, construir un vehículo plagiando el diseño de Kang el de las Tortugas Ninja y utilizando dicho material, y meter a un grupo de sonajas dentro para llegar al núcleo y reactivar la rotación terrestre.

Huelga decir que la película está adornada con tantas chorradas como las que os podáis imaginar con cuatro copas de más y que es la gran prueba de que si a los finales de los noventa estas cosas salían mal, al principio del tercer milenio la cosa no iba a cambiar.



El Día de Mañana (2004)



El día de mañana, una de las cintas más inverosímiles que vimos en PcP desde la de Flash Gordon de 1980. ¿Cómo se le puede ocurrir algo como esto a alguien?

Vereis, el bueno de Ronald Emmerich pegó un taquillazo espectacular con Independence Day. Sus explosiones, su patriotismo, sus monumentos explotando, sus auténticos héroes americanos, le valieron un pase vip para gran cantidad de saraos y fiestecillas en antros snobs y elitistas (igualitos que el que se montaba Moe, que tenía un conejo colgando del techo y en el que ver el fútbol era algo muy irónico). ¿Y qué sucede en lugares como ese? Pues que están llenos de esa clase de gente con la que Harry Callahan jugaría al tiro al blanco. Ecologistas, escéntricos y progres fueron devorando el celebro de Emmerich cual sanguijuelas mentales hasta que vio la realidad: el cambio climático nos iba a matar a todos.

Un trozo de la Antártida del tamaño de Rhode Island (como vamos muy mal en Geografía no sabemos si eso es como Australia o como Perejil, por eso nunca entendimos muy bien la peli...) y el equilibrio del mundo se va al carajo. Granizo del tamaño de melones, tsunamis, huracanes y nevadas asolan el planeta. ¿Por qué? Pues porque el señor Emmerich lo dice, y punto, y no sólo lo dice, sino que trata de maquillarlo con incongruencias para que salgas del cine diciendo "este tío tuvo que leer mogollón para saber tanto". En definitiva: una mierda de película, una mierda de explicación y un auténtico horror de argumento en el que ya vamos a pasar de entrar porque estamos a jueves y queremos que se acabe la semana.

Si quisiésemos oir algo sobre el calentamiento global acudiríamos a Al Gore.



Terminamos nuestro ciclo de cine catastrófico recordándoos algo que creemos que se os puede haber olvidado a día de hoy:



Esto es una tía buena.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Por un puñado de capítulos

A los buenos días, pazguatos. A la vista de que ayer el que escribió se pasó por el arco del triunfo lo de los muertos y las explosiones, yo voy a hacer lo mismo, y que me quiten lo bailao.

Además, ayer hablamos en el top ten de duelos de El Bueno, El Feo y El Malo. Joder, pues no iba sin tiempo. Que el western es el caldo de cultivo de todo lo que visionamos en la actualidad, no sólo de Atmósfera Cero, como esos desgraciados de la Fotogramas, que no paran de comparar pelis aunque tengan tanta relación entre sí como John Goodman y los Vitalínea.

Hoy, como el tema nos moló, lo que vamos a hacer es daros la tabarra con la mejor serie estilo western de la historia... ¿Deadwood? ¿La doctora Quinn? ¿Los dramas familiares de los Cartwright? No. Todos una puta mierda al lado de la pedazo de serie de culto queos traemos hoy... diríamos que lo son definitivamente si no fuese porque sirvieron para crear el trasfondo de la serie en cuestión. Hablamos de esa maravilla de western, con un poquito de steampunk y mogollón de molonismo que es... ¡las aventuras de Brisco County Jr.!



¿Lo qué? Mierda. Es verdad. Bueno... Las Aventuras de Brisco County Jr. es una serie realmente cojonuda, esto... que se emitía a finales de los noventa... en La 2, esa cadena que tan poco a menudo visitáis. En caso de que realmente la visitéis, o que seais de los que opinan que si alguna vez hubo un telediario cojonudo ese era el de Lorenzo Milá, o que sepais que Todo está en los Libros, o que la mejor Noche es la que está Abierta, quizás deberíais iros a otro blog porque este no está hecho para gafapastas como vosotros. En definitiva, que la pasaban por La 2, entre las competiciones de hípica y los documentales en los que las gacelas eran el secundario cómico.

Eso, que Las Aventuras de Brisco County Jr., esa serie que pasaban por La 2, era un western que fue definido por frikis de pro como Regreso al Futuro III, pero protagonizado por vuestro Dios, el siempre genial Bruce Campbell; e iba de eso, caballos, puestas de sol, rifles vetustos (que poco a menudo podemos decir esta palabra y cuánto nos gusta), artilugios mecánicos molones y viajes en el tiempo, ¡que era un no parar!

Bruce bajo presión, así, tan campante


Pues sí, a ver si os pensábais que el actor que eclipsa a todos los demás sólo había hecho cuatro papeles, la mitad cameos, y todos con Sam Raimi y poco menos que de favor. No. Brisco County Jr. (lo cual os da la pista de que habrá algún Brisco County que no sea Junior) fue el papel que más tiempo mantuvo el bueno de Bruce. ¿Cómo lo sabemos? Pues porque si ponemos todos seguidos los 27 episodios de Brisco, nos salen más minutos que las 3 de la saga de Evil Dead. En PcP no nos andamos con coñas: las cosas se contrastan.

La serie cuenta las aventuras de Brisco County Junior, un cazarrecompensas del lejano oeste muy leído, con sus estudios de derecho en Harvard, su genial habilidad a las cartas, y su sonrisa de triunfador con la que se lleva a todas al catre, que debe vengarse de la banda de John Bly, el archienemigo de Brisco y líder de un grupo de pistoleros que acabó con la vida de su padre, el marshall County Senior. Para ello contará con la ayuda de su caballo, que se llamaba Comet, como el de Super Girl, el cazarrecompensas Lord Bowler (Julius Carry, el prota de "El Último Dragón"), y el abogado Sócrates Poole, quien aportará los fondos con los que se financiarán las aventuras de Bruce. Ah sí, también había una tiparraca, pero no era tan molona como Brisco o Lord Bowler, con lo que que le den.

Bruce en un posado-robado


Pero aunque, como podéis apreciar en la foto que preside estas líneas, aunque Bruce sea el puto amo, su lucha contra John Bly no va a ser cosa de risa, poque él cuenta con la ayuda de un extraño orbe, un cacharro del futuro que otroga unos poderes molonísimos a aquél que lo posea.

La serie es un constante ir y venir de guiños a películas de ciencia ficción (tremenda la aparición en plena calle de la viajera del futuro en pelotas, al estilo Terminator) y westerns, preparados para que un ojo medianamente entrenado pueda detectarlos. En definitiva, que la serie mola más que el arroz con leche, y que vosotros además de unos iletrados sin gusto, que os enganchais a mierdas como Héroes, sois unos pazguatos. ¡Que hacéis aquí con la mula descansando! Corred o, si sois de ese grupo de frikis posesivos con complejo de hijos únicos, ¡adquiridla!

"El regalo perfecto para un chico molamucho"


Hasta mañana, tarados.

martes, 24 de marzo de 2009

Top Ten: Duelos de cine

Hola, zanguangos. Como esto nunca ha sido una puta democracia, el hecho de que se les haya dado por hacer un ciclo de cine de catástrofes me lo voy a pasar yo por donde la espalda pierde su casto nombre, véase, por el trasero, el ano, las posaderas, los gemelos, el culámen, el buyate, el colon, las cachas, el biplano, el culo mío, vamos. Pues eso. En vez de traeros jirafadas ni mierdas de esas, y visto que hace unas semanas se convocó en esta página un concurso para que nos mandáseis peleacas guapas guapas, y se han mandado mu pocas, pues voy yo, que soy más chulo que nadie, y os saco un top ten de duelos que os jiñais por la pata abajo, y además, de paso, los frikis de las explosiones, os jodéis. ¿Cuál es mi cámara? Ah, vale, ya.

Pues eso, que el post de hoy es un top ten de duelos: las diez mejores peleas del cine, del cine que nos mola, por supuesto, si queréis ver a dos palomos discutir por motivos familiares os vais a ver La gata sobre el tejado de zinc o un concierto de Oasis, que en el fondo es lo mismo.

Hala, al turrón, que me estoy cagando.

10. Frank W. Dux Vs. Chong Li



Que Bolo Yeung es uno de los mejores actores asiáticos de la historia no es ninguna novedad para quienes nos leéis habitualmente, como tampoco lo es que Van Damme sea uno de esos putos amos de las tollinas a quienes veneramos en PcP. Sin duda, un duelo entre estos dos grandes tenía que estar en este ránking.

9. Apollo Creed Vs. Rocky Balboa



Mientras Apollo Creed se publicaba por la publicidad y por lo nutridos que estaban sus cabellos, Rocky Balboa, "El Potro Italiano", se entrenaba pateándose las calles y dándoles su merecido a las terneras que tenía en el matadero su colega. Como resultado, uno de los duelos más famosos de la historia del cine del que se decía que no habría revancha.

8. Derek Zoolander Vs. Hansel



Cuando dos modelos masculinos colisionan sólo hay una forma de ver cual de ellos puede seguir adelante y cual sale rebotado: un duelo de modelos. Derek Zoolander, ganador, durante tres años consecutivos, del premio al mejor modelo masculino del mundo, y Hansel, el no va más, dirimen sus diferencias a golpe de pasarela con David Bowie como árbitro. ¿Alguien da más?

7. Duck Schaeffer Vs. El Depredador



Duck Schaeffer es, lo que se dice, un armario ropero empotrado con las puertas abiertas, pero en 1988 se topó con un adversario a su medida: un ser extraterrestre armado hasta los dientes que ve el mundo en azules y amarillos y con un dispositivo de autodestrucción. Sólo la paciencia podía marcar la diferencia entre un hombre vivo y un mostruo muerto.

6. Neo Vs. El Agente Smith



Antes de que os desabrocheis la bragueta todos, recordaros tímidamente que nos referimos al duelo de Matrix, no a los de sus dos secuelas las cuales nos negamos a reconocer. Una pelea en la estación de metro que es el no parar, con algunos de los hostiacos mejor metidos del cine hasta la fecha y que, como todo en esta película, marcó un antes y un después en la forma de rodar las luchas.

5. Ellen Ripley Vs. La Reina Alien



La teniente Ellen Ripley demostró a lo largo de cuatro películas, tener más cojones que dos equipos de la NFL, pero el momento que más y mejor recordamos es su combate mano a mano contra la Reina Alien al final de Aliens.

4. Ash Vs. El Ash Malo



Bruce Campbell luchando a capa y espada contra... ¡Bruce Campbell! Sin duda uno de los momentazos del cine de nuestras vidas.

3. El Bueno Vs. El Feo Vs. El Malo



Lo nunca visto: un duelo a tres bandas. El Bueno, El Feo y El malo se baten al final del peliculón en un duelo en triángulo en el círculo empedrado del centro de un cementerio. De fondo, la música de Ennio Morricone... de sólo pensarlo los pelos del culo se nos ponen como escarpias.

2. Íñigo Montoya Vs. El hombre enmascarado



Íñigo Montoya se batió en duelo contra el hombre enmascarado. Durate ese duelo se pronunciaron suficientes frases memorables como para llenar varios retretes universitarios. Bendito sea el momento en que Íñigo sonríe, "porque sé algo que vos no sabéis... que no soy zurdo".

1. Luke Skywalker Vs. Darth Vader



Uno de los duelos más esperados de la historia del cine, y el que todos los frikis recordaremos siempre con más cariño fue el que protagonizaron Luke Skywalker y Darth Vader. Además, al final llega uno de esos momentos en los que los desgraciados como vosotros os evadís de vuestras miserables vidas y os hacéis creer a vosotros mismos que tenéis sentimientos.

Y ahora me voy, no sin antes preguntarme, ¿qué pensará Alan Moore de esto?

"Os mataré, cabrones"


Ha ha, no Alan, aquí nadie va a matar a nadie. Nos vemos mañana, frikis.

lunes, 23 de marzo de 2009

CCC: Venimos en son de paz

Como estáis, amigos soplagaitas, estamos aquí de nuevo en PcP para hablar de uno de esos fenómenos naturales que nos ocupan estos días, uno de esos que son tan brutos que se cargan a la gente y hacen que el pánico cunda. Unos de esos que dan para pelis con mogollón de efectos especiales, heroicidades a cascoporro y cortes del suministro eléctrico. Sólo que hoy, el fenómeno natural no es del todo natural. Hoy vamos a referirnos a esas películas de catástrofes que tienen la tierra como escenario... ¡de una batalla por la vida! Vamos a hablar de esas pelis de destrozos en las que las fuerzas de la naturaleza no intervienen. Vamos a hablar de las pelis sobre ataques extraterrestres.

Desde que en 1938, Orson Welles le gastase a un país entero la inocentada padre de leer en la radio La guerra de los mundos, con sus meteoritos, sus alienígenas, y sus rayos de calor y gases venenosos que derrotaban al ejérctito americano, dejando claro que la invasión era un hecho, la raza humana teme a los alienígenas. ¿Qué pasó con La Guerra de los Mundos? Pues que la dieron como un informativo, y la gente se cagó, porque seamos serios, nadie escucha los dos primeros minutos de ningún programa de radio, y ahí era donde te lo explicaban. Lo explicaron una segunda vez, quince minutos después de que la alarma general cundiese en América. Las comisarías y los bomberos tenían las centralitas colapsadas por histéricos que no sabían donde meterse para huir de los marcianos.

A finales de los noventa se rodaron algunas películas con esta trama como centro: los extraterrestres han venido a La Tierra para matarnos a todos. ¿Por qué? Pues ni puta idea, oiga, pero es lo que hay, así que toca comerse dos huevos y luchar contra el enemigo, porque no, no vienen en son de paz. Estas películas fueron, claramente, dos, ambas del mismo año. No es que no hubiese más pelis de extraterrestres en los noventa, ni de extraterrestres que quisiesen conquistar el mundo, sino que vamos a hablar de las que desencadenaron auténticas catástrofes, de las que podremos encuadrar en nuestro Ciclo de Cine Catastrófico.

Independence Day (1996)



Ronald Emmerich, el joven que soñaba con ser Steven Spielberg, nos trajo en 1996 una peli que fue un auténtico taquillazo. Independence Day, con Jeff Goldblum (un nombre que siempre consideraremos pringoso) y, sobre todo, Will Smith, arrasó en la taquilla con su visión apocalíptica (con un indispensable happy end) de un ataque extraterrestre.

Un nerd descubre que los satélites del mundo se están siendo intervenidos por una señal, una señal de origen... ¡extraterrestre! Y esta intervención responde a la intención por parte de los alienígenas de situarse en una serie de puntos estratégicos del planeta para lanzar un ataque coordinado contra ellos. ¿Cómo eligen los extraterrestres esos puntos? Pues parece que robaron el cien por cien de las postales de la Tierra, y los sitios que más se repetían, pues se dedicaron a ponerse encima de ellos y lanzárles un láser.

Pues esto es que nuestro nerd va a visitar al presidente de los yuesei y le pone sobre aviso, con lo que él, muy juiciosamente, decide cogerse el avión y escaparse al quinto nabo al tiempo que avisaba a las ciudades de que debían evacuar. Por otra parte, un escuadrón de cazas del ejército americano, al estilo Top Gun pero sin mariconadas, se enfrentan a una serie de mini naves extraterrestres más duras que un bocata de hormigón. Will Smith termina por derribar una de ellas y capturar al pulpete que viaja en su interior. Todo cojonudo, vamos, si os recordamos que después quedaban todos en el área 51 para mandar una nave alienígena hasta la nave nodriza y colocar una bomba nuclear dentro ya estáis que lo petáis. Pues ese es el plan, y como no, funciona.

Está claro que al bueno de Emmerich se la sopla cualquier consideración científica, ya lo veréis ya, cuando hablemos de El día de mañana, la peli que rodó para hacernos creer que le importa el cambio climático. En este caso tenemos una nave interplanetaria aparcadita cerca de la Tierra, una nave del tamaño de la cuarta parte de la luna, lo suficientemente grande para desestabilizar las mareas del planeta y mandar todo a tomar por culo sin recurrir a láseres ni a hostias.



Mars Attacks (1996)



Pero es que un par de meses después de ver todas las explosiones de monumentos, acompañadas de nubes de humo que engullían el tráfico de mogollón de ciudades, los marcianos volvieron a atacar nuestro planeta, esta vez, rescatados desde un mítico álbum de cromos yanki de los sesenta.

Millones de platillos volanes provinientes de Marte se acercan a nuestro planeta, al parecer, con buenas intenciones. Sin embargo, estas presuntas buenas intenciones no son otra cosa que un error en la traducción por parte de los científicos. Poco después de tomar tierra, los extraterrestres atacan indiscriminadamente la raza humana, dejándola al borde de la extinción. En esta cinta los marcianos dejan claro que nuestra teoría sobre las postalitas no era errónea, llegando a hacerse fotos junto a los monumentos.

El reparto contaba con suficientes pesos pesados como para arruinar a la más optimista de las productoras. Pierce Brosnan, Michael J. Fox, Sarah Jessica Parker, Glen Close, Natalie Portman, Danny de Vitto y, sobre todo, Jack Nicholson, que cuando recibió la llamada de Tim Burton dijo que sí, que sí, que él interpretaba, que cojonudo, y que si podía hacer él todos los personajes. Finalmente se conformó con interpretar al presidente de los yuesei y a un magnate del petróleo tejano. Todos pringan, por supuesto.

El verdadero héroe, el que salva el mundo, no es otro que el gran Tom Jones, cuya voz, unida a la melodía de "Indian Love Call", que emiten sonidos capaces de hacer explotar los celebros de los alienígenas.




Arrancamos el post recordando La guerra de los mundos. Hubo dos adaptaciones que recordar, hasta la fecha. La de 1953 y la de 2005, de la mano de Spielberg (el hombre que debía enseñarle a Ronald Emmerich lo que vale un peine, sin dejar de lado el final feliz) y Tom Cruise.



Esta peli viene, como las otras dos, llena de muertos y de explosiones ultragigantes, y va de que Tom Cruise es un estribador del muelle (pfff... sí, Tom Cruise, se rumorea que su siguiente filme será sobre un obrero de la construcción, y la siguiente sobre un minero) que debe salvar a su familia del ataque de los alienígenas.

En cualquier caso, este cine ya no se estila tanto a día de hoy, pero mañana recordaremos otras producciones. Exacto, caballeros, el fin del mundo está a la vuelta de la esquina, ¡y nosotros con los garbanzos a cocer! Hasta mañana frikis.

domingo, 22 de marzo de 2009

CCC: El volcán, la tierra se cabrea

Como va, tontunos, jodidos porque es domingo y ayer por la noche os volvieron a dar plantón eh... ay... el día que os enteréis de donde quedan realmente vuestros "amigos" no os la volverán a jugar.

Nosotros quedamos aquí, en PcP, donde nos vemos inmersos en un ciclo de cine catastrófico, aquél que todo el mundo quería ver hace diez años y que ahora no se estila una mierda, porque no suele haber segundas partes, ni remakes, ni se pueden basar en un cómic. Hoy vamos a recordar las películas relacionadas con ese fenómeno que fascina a los frikis desde que tienen uso de razón: los volcanes.

Desde el que construye Steve Urkel para su experimento de ciencias hasta el que deben escalar Frodo y Sam para destruir el Anillo, los volcanes os la han puesto a todos más tiesa que el mástil de un velero. Joder, la mera imagen de la lava, ese líquido que no hace prisioneros, fluyendo ladera abajo para acabar con las pedanías de los aterrorizados labradores es algo que no podréis olvidar desde la primera vez que os lo imaginásteis. ¡Si es que visualmente sería lo más!

Pues hubo más gente que pensó lo mismo y decidió mostrarlo en pantalla. En concreto fueron dos películas del mismo año las que trataron este tema con mayor gloria.

Un pueblo llamado Dante's Peak (1997)



Pierce Brosnan, uno de los tronchamozas que ponen malas a las lectoras de este blog, es un vulcanólogo (no, no estudia a los vulcanianos, cachofriki, joder, que no se te puede sacar de casa) que perdió a su mujer en una erupción en Colombia, y que es contratado para estudiar la actividad sísmica en un pueblecito cercano a Washington, llamado Dante's Peak (el nombre no nos dice nada porque somos unos putos lijnorantes), el segundo poblacho más acogedor de América según algunas encuestas.

Como ya hemos dicho, Pierce ya había perdido a su señora por estar cerca de un volcán, con lo que podemos decir que si pusiese un circo le crecerían los enanos, ya que en este pueblo, mira tu por donde, también hay un volcán, y mira tú por donde, parece estar cabreado.

A partir de ahí tenemos terremotos, que se cargan la mayor parte de las estructuras del pueblo; lagos de ácido sulfúrico, dignos del mayor de los supervillanos; desprendimientos de rocas que acaban con las infraestructuras de evacuación; una nube piroclásmica, que es como la Nada de La historia interminable, sólo que esta se va comiendo edificios de hormigón; la propia lava del volcán; dramas familiares, y heroicidades varias.

La peli la vendieron como un espectáculo visual que se correspondía realmente con todos los fenómenos que venían de la mano de una erupción volcánica, pero como os podéis imaginar, muchos no tienen puto sentido. Como frikis que sois estáis acostumbrados a usar enciclopedias y diccionarios, aunque con esto de internet estáis a punto de olvidar lo que es un libro. El usar estos extraños artilugios de información os permite saber que la lava no discurre como el pis, sino que va despacito (que en el fondo pone mucho más nervioso), la ceniza no tiene ese aspecto, y los indicadores de que un volcán va a entrar en erupción no son los descritos, pero son errores menores comparados con lo que nos encontramos estos años.



Volcano (1997)



¡Hu ha! En esta ocasión, como los yankis ya sé sabían todos la historia del volcán explotando ahí en la montaña, y los paisanos corriendo, y las vaquicas todas encabronadas de aquí para allá con los perretes y las ovejicas, pues dijeron: "hostia tú, ¿no sería realmente la polla que el volcán estuviese en una ciudad, y nos dejamos de land rovers y de sheriffs de pueblo? eh, ¿no sería lo más grande que jamás se ha hecho?"

Alguien debió contestar que sí, porque Volcano salió finalmente a la luz. En esta ocasión el volcán estaba debajo de Los Angeles, California, con lo que daba mucho más juego. Además, en vez de planos de viejas de luto podían intercalar las mameyas de la playa, que no nos olvidemos, están de mejor ver. Además, como prota se buscaron a un tipo duro, joder, uno duro de verdad, Tomy Lee Jones, que es uno de estos de Protección Civil, de los del chaleco color butano, pero con menos tiempo libre y peor humor.

Pues esto es un día que la ciudad empieza a temblar, con edificios y todo, y las tapas de las alcantarillas salen volando (de esto nos acordamos porque estábamos en el cine, y fue la risión, ahí, las tapas saltando), y todo lo que es el metro, que va siendo inundado por la lava, que no tardará en salir a la superficie para regocijo del director y los productores.

Lo más llamativo es quizás el final, no lo del embalse ni lo de los helicópteros tirándole agua a la lava, como si eso pudiese servir de algo, que es como barrer la playa... no. Lo llamativo es la escena final, en la que está todo el mundo así negruno, recubierto de ceniza, y unos se dicen a otros "oh, ahora somos todos iguales". Eso, eso es un WTF? en toda regla.



----------


En 2005 se estrenó Supervolcano!, un documental dramatizado sobre una posible erupción volcánica de la leche en el parque de Yellowstone.



Anteriormente a esta fiebre de fin de siglo sobre el cine catastrófico, hubo otros títulos que explotaron (que bien traído) el tema de los volcanes, como fueron El Día del Fin del Mundo, con Paul Newman en la Polinesia; o la de James Bond de Sólo se vive dos veces. También debemos recordar el plan del Doctor Maligno para destruir el mundo en Austin Powers, el temible Proyecto Vulcano, por medio del cual todos los volcanes del planeta entrarían en erupción ¡a la vez! Muahaha...

Y ahora es cuando nosotros nos largamos y vosotros debéis empezar a aprovechar el día... muahahaha.

sábado, 21 de marzo de 2009

CCC: Asteroide, el enemigo silencioso

Que os den. Nosotros también necesitamos unas vacaciones como Bruce manda y nos la hemos tomado porque lo valemos. Unos días sabáticos sientan de puta madre, y porque tenemos nuestro corazoncito y nuestras obligaciones morales (¡ja!) porque si no hasta junio ibais a ver por aquí a nuestra puta madre.

Pero aquí estamos de vuelta en PcP, estrenando ciclo, ¿sabéis lo que significa eso? ¿Si? Pues que durante varios días vamos a dedicar nuestra programación a un único tema: el Ciclo de Cine Catastrófico (CCC, si pensábais que os íbamos a traer un curso de conductor de ambulancias sentimos defraudaros). Entre mediados de los noventa y el principio del tercer milenio, la sociedad demandaba películas sobre catástrofes, de esas que tuviesen efectos digitales a cascoporro, en las que monumentos por todos conocidos saltasen por los aires. Por uno u otro motivo esa moda pasó, y hoy en día una peli en la que pringue hasta el gato la van a ver sólo los muy optimistas.

Como si de un telefilme de las cuatro de la tarde de un sábado se tratase, el post de hoy se hace llamar Asteroide: El enemigo silencioso, lo cual nos lleva a plantearnos una serie de interrogantes. ¿Son silenciosos los asteroides? ¿Son el enemigo los asteroides? ¿Por qué Bernard estaba sentado en su asiento en vez de en el baño, que es donde debería estar?

Y es que desde la extinción de los dinosaurios, algo que ha fascinado a la raza humana ha sido la posibilidad de que un pedrusco intergaláctico se estrellase contra nuestro azul planeta y, por ende, nos las hiciese pasar negracas negracas. Correspondiéndose con la fiebre del cine catastrófico surgieron una serie de títulos en los que la raza humana se veía amenazada por estas inertes piedras provenientes del espacio...

¡Ahora es cuando!

Asteroide (1997)



El prota es Michael Biehn, que debe hacer frente a una marea de asteroides que se acerca inexorablemente en dirección a la Tierra. La solución: destruir los asteroides uno a uno a través de rayos implementados en aviones de combate que... sí vamos, una gilipollez.

Por alguna extraña razón, los plastas del tutube no dejan insertarlo, con lo que el trailer lo debéis ver aquí, pero vedlo, eh, cagontodo, que lo merece.

Deep Impact (1998)



El niño hobbit descubre un cometa que va a espetarse contra la Tierra. Mide 11 kilómetros de diámetro, y acabaría su colisión acabaría con la raza humana.

Los rusos, mucho más decididos que los yankis para casi todo, se plantearon rápidamente meterle una serie de pepinazos al pedrusco, y los americanos, sabedores de que el comunismo seguía siendo el enemigo enviaron una tripulación propia para la expedición. Sin embargo, el ataque nuclear resulta ser una birria, y en vez de destruir el cometa lo parten en dos... el trozo pequeño se acabará estrellando en el océano, y provocando un tsunami de tres pares de cojones que se cargaría a un gritón de personas.

Al grande se lo cargaría la nave en una misión suicida de esas que os la pondrían duras a todos si la peli no fuese un pestiño (dejando al margen de los errores que podrían solucionarse con la enciclopedia, como lo de que los asteroides no reflejen la luz del sol y, este ya un poquito más grave, que Ohio esté rodeado de montañas que impidan la llegada de un Tsunami, vamos, esos errores que los frikis analizáis).

Alguno de los redactores de PcP recuerda tener sentado cerca a un gafapasta en la sala que le comentaba a su greñudo colega que era más probable que un asteroide chocase contra la Tierra que que un negro fuese el presidente de los EEUU. Jodeos, putos gafapastas, jodeos.



¡Meteoritos! (1998, también)



El protagonista tiene uno de esos trabajos que les molan a los fracasados como vosotros, uno de esos curros que te permiten dar rienda suelta a tus capacidades e intenciones destructivas: el de volar edificios en explosiones controladas.

Un día decide que lo de hacer explotar cosas está bien, pero que quiere descansar, y se va a un pueblecico tranquilote, de estos en los que nunca pasa nada, ahí, perdido en la sierra con las vaquicas y los burretes. Pero las explosiones no quieren que descanse, y le persiguen hasta ese remanso de paz en forma de ¡meteoritos!

Pero este no será el único problema que deberá solventar el prota, sino que, como en todo pequeño pueblo americano, hay un rico terrateniente que no está dispuesto a que nadie le toquen los cojones, y en este caso, además es el alcalde, que está deseoso de pegar el pelotazo en sus terrenos, con todas las orquestas contratadas para el festival anual, y no va a dejar que esa insólita lluvia letal de meteoritos (que lo de "meteorito" suena a pequeño, pero joder joden eh) le desmonte el tinglado.

Destacar que si algún día os da por ver tremenda basura de película veréis un par de escenas de folleque que ni siquiera permitirán que se salve.

Armageddon (1998, one more time)



Una vez más, un asteroide se dirige hacia nosotros, pero esta vez, tenemos a Bruce Willis para patearle el culo.

Los jerifantes de la NASA han ideado un plan para acabar con la piedra (una piedra tan tocha que también extinguiría a la humanidad). El plan consiste hacer un bujero en el asteroide hasta su centro y poner una serie de cargas nucleares. Tras detonarlas a una distancia prudencial de nuestro planeta, el asteroide se partiría en dos y, como si de una jugada de billar perfectamente ejecutada se tratase, ambos fragmentos bordearían la Tierra sin chocar con ella. La idea era cojonuda. Se les ocurrió a Jonathan Hensleigh y a Robert Pool, guionistas de cine.

Pero, ¿cómo llegar al centro del cometa? ¿Llamando a Nacho Vidal? No. Como los que tenían que cargárselo, por una cuestión de rigor histórico a la hora de salvar el mundo, eran los yankis, pues mandaron a un equipo de norteamericanos sudorosos a hacer el trabajo (a bordo de dos naves, la Independencia, y la Libertad, dos valores presentes en la vida diaria de los americanos), y para asegurarse de que el mundo iba a ser salvado sí o sí, mandaron a Bruce Willis, que esta vez no era ni poli, ni detective, sino perforador petrolífero. Bendita providencia, Bruce, siempre estás donde se te necesita. En cuanto al resto de los personajes, pues oigan, hay que aguantar al plasta de Ben Affleck, pero sale Steve Buscemi y la Liv Tyler tiene un buen buyate, así que el uno por el otro, no queda del todo mal.

La película es una aberración incongruente, argumentalmente predicibilísima y físicamente imposible, por supuesto. Nerds como vosotros sabréis que si partes un piedro de esas proporciones, las partes se atraerían entre sí, y no hablemos de las condiciones de la gravedad en los distintos escenarios. Una vez más: que nadie le dijese nada a Kubrik no significa que esté bien.

No comentaremos nada ni del videoclip ni de la banda sonora, que nos tiene hasta la zoña.

Dios, lo de Ben Affleck es peor de lo que recordábamos


3 Días (2008)



Diez años después, la película en la que un meteorito se va a cargar la Tierra no es americana, es española, así que ya te la pintan parda: no hay ninguna esperanza de vida tras el impacto, y el impacto es dentro de tres días, ¿para qué tocar más los cojones, con tanta crisis y tanta gaita? Enseñamos alguna teta, ponemos la típica escena del cura, de la misa y de las pedanías y los tipos labrando y ya está, película española sobre asteroides lista para el blockbuster.

Más que centrarse en el cometa se centra en un drama familiar, el de los primos del protagonista, que son perseguidos por un tarao, en definitiva, que lo del asteroide es casi como la cortina de humo esa de la que tanto hablaban de Keyser Soze, pues eso.



----------


Este es un breve repaso al cine de asteroides de finales de los noventa. Si algo aprendemos con cintas como estas es que los americanos no sólo lo solucionan todo, sino que lo hacen con bombas, lo cual es cojonudo.

Mañana trataremos uno de esos fenómenos catastróficos que asustan a Peter Griffin: los volcanes. Hasta entonces, no os pongáis mucho al sol, que luego vienen los dolores de cabesa, y la cabesa, amigos, la necesitáis para imaginaros que tenéis sexo.

viernes, 20 de marzo de 2009

Pelis que hay que ver para ser lector de PcP; 2000

La película más molona según nuestros lectores de todo el año 1999 ha sido Matrix, seguida de cerca de El Club de la Lucha. Es verdad que Matrix fue mancillada por dos secuelas, dos videojuegos, unos cortos animados y algunos tebeos, pero la peli original, la peli original os pone el palo tieso a todos los que leéis PcP. El Club de la Lucha también mola, por supuesto, pero es obvio que no marcó un antes y un después en vuestras vidas, como sí lo hizo el tiempo bala, esas gabardinas de cuero, o el mismísimo Agente Smith.

Ahora, ¡alcemos el telón para contemplar a las candidatas del año 2000!

Snatch: Cerdos y Diamantes



La segunda y para muchos mejor película de Guy Ritchie gira en torno a un diamante del tamaño de un puño del que se ha apropiado Frankie "Cuatro Dedos", un sicario ludópata que debe entregárselo a un comerciante de diamantes neoyorkino. Sin embargo, no es el único que quiere la piedra para sí. Personajes cojonudos, escenas memorables, gitanos irlandeses, boxeo sin guantes, ladrones, gemelas y el temible Tony Dientes de Bala completan la historia.

Gladiator



Gladiator es una de las más firmes candidatas del año, por su banda sonora, sus tollinas como pianos y las batallas dentro del coliseo. Máximo Décimo Meridio es padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada, y conseguirá su venganza, en esta vida o en la próxima.

Battle Royale



Battle Royale, protagonizada por Takeshi Kitano, tuvo cierta polémica en su día por su argumento descarnado pero realmente sencillo: cada año, para superar el problema de superpoblación de Japón, unido a la falta de respeto de los jóvenes para con sus maestros, se celebra una edición de Battle Royale con una clase de instituto: los chavales deben matarse unos a otros y sólo puede quedar uno. ¿Será lo mejor del 2000?

60 Segundos



El 2000 fue el año de Vinnie Jones, quien después de hacer ese pedazo de papel en Snatch volvió a la carga en 60 segundos interpretando al mudo Esfinge. Por lo demás la peli tiene el contra de aguantar a Nicolas Cage y el pro de ver a Angelina Jolie cuando más tremendísima estaba.

El Protegido



Bruce Willis comienza a desarrollar una serie de poderes que todos le presuponemos: es super fuerte, invulnerable, irrompible y capaz de comprender la maldad de las personas. Por su parte, Samuel L. Jackson es un niño de cristal, incapaz de realizar ninguna tarea sin lesionarse. Son como el día y la noche, y "El Protegido" es un puto peliculón sobre el que antes no había nada escrito.

Rurouni Kenshin



Como siempre decimos en PcP, sólo hay dos tipos de manga, aquellos en los que jovencitas son violadas por monstruos tentaculados, y los que no molan tanto. En este no hay tentáculos, pero había que reconocer que la peli de este manga tuvo su relevancia y PcP recomienda su visionado.

Zoolander



Los modelos masculinos han estado detrás de todos los magnicidios de la historia: un modelo masculino está genéticamente creado para ser un asesino, está en plena forma física, entra en los lugares más vigilados del mundo como quiere, y lo más importante, un modelo no piensa por sí mismo, sino que hace lo que le dicen. En esta ocasión, Derek Zoolander, el mejor modelo masculino de la historia es el encargado de matar al primer ministro de Malasia.

----------


A la vista de estos siete títulos, ¿cuál es el películo del año 2000?