sábado, 9 de enero de 2010

Pelis que molan: Zombie Strippers

Hola, mocofantes. Un sábado más estamos aquí en PcP para daros algo mejor que hacer que contar una y otra vez la historia de como murió vuestro personaje de rol favorito.

Hemos vuelto con un nuevo post cinéfilo sobre pelis que molan. En concreto, y dado que Jenna Jameson se ha convertido en la musa oficial de PcP del último años, os traemos una bonita y didáctica reseña de su última aparición cinematográfica. Para variar, esta vez no la ponían de verano.

Nos referimos a la película de 2007 Zombie Strippers. Nunca hubo una película de zombies con tanta carne. Nunca.



En un futuro no muy lejano, sumidos en la cuarta legislatura consecutiva de George W. Bush, una empresa armamentística tiene la respuesta para los problemas militares de América: una toxina que permite que los soldados muertos vuelvan a la vida, pudiendo luchar en una nueva batalla. Sin duda un avance de este tipo haría que los yankis venciesen en todas y cada una de las guerras en las que participan en este momento, que deben de ser unas diez, con lo que a priori, la ciencia ha dado una alegría al Tío Sam.

Para que os hagáis una idea, la peli arranca con un informativo, como tantas otras dentro de este subgénero que tan palotes nos pone a todos los presentes. Puestos a molar mogollón, o por lo menos más que en otros blogs que se dedican a hacer parecidos razonables y otras paridas similares, os vamos a cascar la intro de la peli, para que podais apreciar a qué nos referimos y, además os vamos a brindar la traducción un poco más abajo, para aquellos de vosotros que además de autistas seais sordos.



"George W. Bush empieza su cuarta legislatura consecutiva como presidente del Gobierno por mayoría absoluta en todos los estados, menos en Florida, donde debido a un error informático en los terminales de votación sólo se emitió un voto en favor del presidente Bush, y otro en favor del vicepresidente Swarchzennegger. La corte suprema ha declarado que la elección de Bush ha sido completamente legal, y la encargada de Justicia, Gina Bush ha dicho que le parece "superguay"... luego se fue a celebrarlo y pilló una moña impresionante. Además se ha aprobado una medida constituccional que prohíbe la desnudez pública. Poco después el presidente Bush disolvió el Congreso y argumentó que "le cortaban las alas". Las tropas estadounidenses siguen afrontando una fuerte crisis debido a los conflictos de Irak, Afganistán, Siria, Irán, Líbano, Libia, Paquistán, Venezuela, Francia, Canadá y Alaska."

Joder. Por lo menos no se puede decir que el colega Jay Lee fuese un acojonao. Si a eso le sumamos que la empresa encargada de fabricar un suero milagroso para esquivar a la muerte se llama "Industrias W" y que su logo es el monte Rushmore con la cara de George Bush a la izquierda ya tenemos el belén político montao. Por otra parte, al público de una bizarrada como esta le importa más bien poco... como mucho les ayuda a echarse unas risillas... sobre todo si se han fumado uno de esos cigarretes de la risa que tanto gustan a los aficionados a este blog (no en vano, en el último pulsómetro sobre el tema, se demostró que el segundo colectivo que más visita PcP son los porreros, sólo superado por los frikis y seguido de cerca por los universitarios).

Bien, de ahí se nos lleva a las instalaciones de Industrias W, donde están teniendo un problema de infección galopante, por lo que acuden al rescate un comando de militares de élite formado por todos los arquetipos posibles: el friki, el jefe, el loco, las tres mujeres espectaculares (Jessica Custodio y Laura Bach entre ellas, pandafrikis... ya estais googleando imágenes) y gran cantidad de munición y referencias pasadas de "El Sargento de Hierro".



Tras la pertinente masacre, digna de cualquier película del género (no lo olvidemos), nos trasladamos al Rhino, el club de striptease en el que se desarrolla el resto de la película. De entrada nos topamos con el numerito de Kat (nuestra nueva musa, la inigualable Jenna Jameson), y así, despelote tras despelote, nos van presentando a todas las chicas del club, y a la postre todos los personajes de la película. Por la pasarela del Rhino discurren varias mujeres espectaculares por las que os dejaríais cortar los pulgares, algunas como Shamron Moore, asiduas a publicaciones como Playboy y a cenas como las que se dan en la redacción de PcP. Asimismo conocemos al resto de los trabajadores del Burdel: la madame, una clásica Stripper venida a menos; el pinchadiscos; el inmigrante mexicano al que todos putean (y que por momentos recuerda a Scraffy, el bedel de Futurama); y el gran Robert Englund, que interpreta al maniático e hipocondríaco gerente del Club.

"¡Alabad a la musa!"


Lo realmente hilarante comienza cuando Jenna se contagia. Antes de ver la peli sabía perfectamente que, en vuestra desesperación, no le haríais ascos a una estrella del porno ni aunque estuviese muerta. Tras verla estoy seguro. Como ya comenté, el virus no convierte a las mujeres en zombies sin voluntad, eso lo hace sólo con los hombres. A las mujeres las convierte en prodigios de vitalidad y poderío físico, con lo que la nueva Kat sigue saliendo a hacer sus numeritos, pero muerta. Algo que, lejos de asustar y espantar a la clientela del club, hace que esta se multiplique... Esto lleva a que otras chicas, ansiando sentirse deseadas, accedan a ser infectadas por Jenna, convirtiendo el espectáculo de las strippers zombies en la base del negocio, para deleite de un sobreactuadísimo Robert Englund, que se pasa la mayor parte de la cinta riéndose como los malos de los dibujos animados.

"Robert Englund haciendo de Robert Englund haciendo de dueño de puti"


A partir de ahí la bizarrada más absoluta se hace realidad. Strippers comiéndose clientes y luchando unas con otras por molar más que ninguna mientras Englund y el resto del personal luchan por sobrevivir y forrarse a costa de los necrófilos que frecuentan el club.



¿Personajes molones? Muchos. La stripper virgen y fanática religiosa que sólo busca sacar algo de dinero para pagar a su abuela una colostomía, el aguililla que se la quiere cepillar, el mexicano encargado de mantenimiento, el zombie al que le arrancan la mandíbula inferior, el marine aficionado a los cuchillos, joder, es que hay cienes de ellos; mereciendo una mención aparte Robert Englund, un tío que cuanto más tiempo ves, menos gracia te hace, pero que no deja de ser genial.

¿Y escenas? No queremos cascaros ningún spoiler, pero joder, hay una escena con bolas de billar que ningún friki de buena voluntad puede dejar de ver.

Y ahora, antes de irnos, os dejamos el trailer.



Hala, ya sabeis, que si queréis ver una historia de zombies, con todo lo que se presume de una peli de zombies, a vuestra diosa Jenna Jameson cascándose tres o cuatro stripteases y carne en general durante algo así como un cuarto de hora (creednos, no se hacen largos ni nada parecido eh, todos los stripteases están muy bien traídos), y a Robert Englund haciendo de sí mismo, sentaos un día de estos a ver Zombie Strippers.

Hasta mañana, frikis.

3 comentarios:

Diógenes dijo...

Y si os quedais con ganas de más podeis ver "Zombies! Zombies! Zombies!: Strippers vs. Zombies"

Kal Zakath dijo...

Esta peli no la salva ni Miss PcP 2009 ni Robert Englund juntos...

Fátima dijo...

Uhhhh que vagos estábamos que hemos copiado párrafos enteros de cuando la subimos a Zombie Verde, eh mangurrianes...

Y de nuevo fabulosísima la peli, las broncas, los protas, y ¿por qué no decirlo? los striptease de las zombies con cámara rápida incluída.