viernes, 22 de enero de 2010

Videojuegos chanantes: Modern Warfare 2

Hola, queridos recogejabones. Hoy hemos venido, como es habitual, a sentar cátedra en el mundo del videojuego, iluminando a nuestros lectores con uno de esos análisis que tanto valoran y repiten a la hora del café, o de la Coca Cola, que ellos no toman café.

¿Qué qué nos da derecho a emitir juicios de valor sobre todo lo que nos rodea? Pues que somos los putos amos. Que cuando el friki medio va, nosotros ya hemos ido, venido, vuelto a ir, vuelto a volver, y ya les hemos cagado en la puerta de casa.

Los frikis somos personas, en definitiva, viciosas, pero no como Don Manolo, el del piso de abajo no. Ni tragaperras, ni alcohol, ni drogas... no sobreviviríamos ni dos minutos en mundos como esos, y la atmósfera con olor a tabaco hace que nos lloren los ojos. Nuestros vicios son sanos y difusos. Es por eso por lo que hoy vamos a dirigirnos a vosotros desde nuestra habitual atalaya se sabiduría para analizar el videojuego más adictivo del momento. Destrozador de vidas y bolsillos, alguno de nuestros lectores lo recibió como regalo de reyes. Hablamos del Modern Warfare 2.



Este juego es, lo que diríamos vulgarmente, la polla con cebolla. Explosiones, insultos, frases lapidarias, mutilaciones, más explosiones, escenas épicas, ataques por sorpresa, fantasmas en la ventisca, duchas de prisiones (de esas no, mariquitillas), tiroteos en plena calle, más explosiones aún, traiciones esperadas e inesperadas, vehículos artillados y todo tipo de paisajes donde acabar con los enemigos del tío Sam.

Pero sobre todo, es un juego dividido en dos partes (bueno, tres, pero la tercera no es demasiado brillante).

Una campaña molona molona, con música de Hans Zimmer y escenas de acción rescatadas copiadas miserablemente de pelis, algo que, en el fondo, a los frikis nos la pone dura. Black Hawk Down y La Roca son dos de las películas que recorreréis cuando juguéis la aventura principal. El problema es que esa aventura dura tan sólo una tarde... ¡pero qué tarde!



Pero por otro lado tenemos la parte más adictiva, la del modo on-line. Afuá afuá. Desde PcP debemos reconocer que desde que comenzamos a jugar en red al MW2 nuestra calidad de vida ha empeorado considerablemente. Nuestros padres y nuestros perros no nos dirigen la palabra, Petrovski y Proyecto V han perdido sus respectivos trabajos (que de todas formas eran una puta mierda), padecen de palpitaciones y tics en sus ojos y se han vuelto adictos a las gominolas amargas. Ha supuesto su muerte social. Sin embargo, son más felices; al igual que el tenista Andy Murray, a quien abandonó su novia modelo de 21 años por jugar más de siete horas al día (que tampoco son tantas...) a este fantabuloso juego.

"A Andy le daba contacto humano y desnudez...
no podía competir con el MW2"


¿Qué puede darte Modern Warfare 2 que haga que olvides el resto de tu vida? Pues posiblemente sensación de arraigo (puedes pertenecer a diferentes clanes y jugar con tus coleguillas desconocidos e imaginarios en red) y respeto en forma de numerito a la derecha de tu nombre.



Configuración de clases de equipamiento, sistemas de ventajas que le dan más color al juego, todas las armas que ves durante poco tiempo en la campaña, equipo que se presta a las más grandes perrerías (la claymore, una vieja favorita), emboscadas, campers, pros, un sistema de rachas de bajas la gaita de divertido (matando a enemigos de forma consecutiva puedes aprovecharte de diferentes beneficios, desde enviar misiles teledirigidos hasta helicópteros artillados o cazabombarderos), y un montón de plastas hablando a la vez por sus micrófonos (plastas que pueden ser silenciados salvo que te hagan gracia sus acentos).

En definitiva, que el juego mola, que es ultra adictivo, que tiene una banda sonora para mear y no echar gota. De los gráficos y el audio mejor ya ni comentamos nada por aquello de no repetirnos.

Como contras... pues lo corta que es la campaña y que no sale ni una maciza en todo el juego. Sí, el segundo es un contra de los gordos, pero qué se le va a hacer, no se puede tener de todo en esta vida.

Y ahora nos vamos, recordándoos que si no tenéis clan siempre os queda la opción de alistaros a [PcP] y servir como carne de cañón para el Staff de PcP, siempre y cuando disfruteis de este juego en su modalidad de Play Station 3 (de lo contrario ya podeis iros comiendo un cagao). Si no podéis matarlos haremos que se ahoguen en vuestra sangre.



Hasta mañana, frikis.

3 comentarios:

Matrako dijo...

Santos calamares gigantes!
PCP ha vuelto! glorioso dia hoy en el que me he dado cuenta, mi vida vuelve a tener sentido.
Tanto lo echaba de menos que abri mi propio blog para quitar el gusanillo, pero no era lo mismo, mil gracias.

Y hablando del CODMW2, si, mola un puñao, ha roto ya varias amistades entre mi grupo de amigos jugando a pantalla partida

monares@terra.es dijo...

Ya me lo acabe un par de veces, ahora toca mataros a todos online....

Out Of Time Man dijo...

Cuatro años después de la publicación de este artículo, el juego sigue siendo lo mejor que se ha hecho desde el invento de la rueda. Y lo mejor es que el clan [PcP] sigue dando guerra...