domingo, 21 de febrero de 2010

Mitos de la farándula: Mr. T

Un domingo más, el staff de PcP está aquí para ilustraros y daros algo de lo que hablar mañana en la cafetería de vuestra facultad, en el descanso de café en vuestro curro, en vuestra clase de esgrima clásica o en vuestra llamada diaria al Party Line. Hoy vamos a recordar a uno de los más grandes "Mitos de la farándula", y vamos a aportar una serie de documentos audiovisuales que os dejarán totalmente piricuetos... ¡Dentro post!

El 19 de mayo de 1952, en Chicago, nace en el seno de una familia que ya contaba con once hiojs, Lawrence Tureaud. El joven no era demasiado bueno en los estudios, pero sí se mostró como un portento físico, practicando fútbol americano y artes marciales, llegando a ir a la universidad con una beca deportiva, universidad en la que, según él mismo no aprendió absolutamente nada (ni lo dudamos) y de la cual se tuvo que retirarse el mismo día que se le acabó la beca, el día en que se lesionó la rodilla.

La pérdida de su beca le llevó a currar de lo que pudo, y "lo que pudo" resultó ser de portero de discoteca en plenos años setenta, un trabajo que le permitiría hacer lo que mejor sabía hacer y, además, descargar de vez en cuando su frustración en los borrachos que se dejaban caer por su zona. Fue ahí cuando empezó a perder la chaveta a fraguarse la identidad de Mr. T: durante sus años como portero se dedicó a coleccionar cadenas de oro, las mismas que iban perdiendo los clientes del local, las cuales fue amontonando alrededor de su cuello.



Se dice que cualquier cliente que hubiese perdido su collar en el bar podía acudir a hablar con el portero, quien no tenía ningún problema en devolvérselo una vez lo hubiese identificado.

Su siguiente trabajo fue el de guardaespaldas, y fue así como entró de lleno en el mundo de Hollywood. Algunos de sus clientes fueron Muhammad Ali, Steve McQueen, Michael Jackson, Leon Spinks, Joe Frazier y Diana Ross. En su tarjeta profesional podía leerse "Next to God, there is no greater protector than I", y él mismo reconoció que la época más tranquila de su vida hasta la fecha fue aquella en la que debía proteger a las estrellas.

Este trabajo abrió la puerta de la fama a Mr T, y los ochenta fue esa época en la que este mastodonte con peinado propio de los mandingas (los que hayáis visto "El Milagro de P. Tinto" sabréis que los mandingas son dados a las celebraciones, no como los batussis, que son más reservados) entró a mamporros en los hogares americanos y se hizo un hueco en el corazon de los teleespectadores.



Fue su papel como Clubber Lang en la requeterrecordada "Rocky III" el que lo lanzó al estrellato. De la mano de Stallone, nuestro mito de la farándula fue el rival de Rocky, un brutal boxeador diestro que avanzó vertiginosamente entre el ránking de boxeadores del estado de Illinois hasta que logró medirse al campeón, con un resultado que todos conocéis, y si no lo conocéis no sabemos ni qué carajo pintais buceando en el intenné.



Un año después accedería a su papel más recordado, el del Sargento M.A. Barracus, el miembro más molón de "El Equipo A" (nuestro psiquiatra nos ha prohibido hacer cualquier comentario relativo a la nueva adaptación), el que siempre terminaba persiguiendo al retrasado de Murdock, y el que debían sedar siempre que lo subían a un helicóptero. A lo largo de cinco temporadas, Mr T fue, con toda seguridad es una de las personas que más veces fueron drogadas y trasladadas sin su consentimiento, y se ganó esa reputación de tipo duro capaz de arrancarle una pata a un caballo si tuviese hambre, pero de buen corazón.

Los más grandes de la televisión ochentera... sólo falta Alf


Alternó el rodaje de la serie con su participación en la lucha profesional, dentro de la WWF (sí, la WWE antes de que esos hippies talibanes que van dando pena por ahí con osos panda les obligasen a cambiarle el nombre), formando pareja con el mítico Hulk Hogan, pareja que venció en el primer Wrestlemania contra el equipo del plasta de Roddy Pipper (contra quien boxearía en solitario en el Wrestlemania 2).



Durante esta época fue desarrollando una serie de iniciativas en pro del deporte dirigida a los barrios pobres de las grandes ciudades, con el fin de alejar a los jóvenes problemáticos de la delincuencia y la droga.

"Nada de leer PcP, chavales"


El público le adoraba, era uno de los pesonajes más queridos de Norteamérica y un referente para la juventud. Los jóvenes encontraron un ejemplo, y los más jóvenes aún un auténtico referente de comportamiento. Mr T se dirigía a ellos semanalmente en su serie de dibujos animados, que siempre finalizaba con un vídeo de imagen real en el que este gigante de la televisión daba buenos consejos a los niños.



Lawrence Tureaud vivía el sueño americano y hasta esas madres que tardaron poco en juzgarle por su peinado y por la gran cantidad de cadenas que llevaba al cuello (se dice que cada vez que daba un paso aquello parecía un sonajero) , tardaron menos aún en deberle el buen trato de sus hijos. Temas como este Treat your mother right (utilizado como cover por los taraos de La Hora Chanante) le convertían en alguien aún más grande.



Desde la entrada en la década de los noventa, Mr T se sintió como un dinosaurio aguardando la extinción. Tan sólo se le veía para interpretarse a sí mismos en sitcoms como "Blossom" (la madre que la parió que fea era), "Martin" o "De repente Susan"; llegando a tocar fondo cuando accedió a dejarse ver en "El Gran Juego de la Oca". El yanki que lo subió a youtube no pudo acertar más con la descripción del vídeo.



Su carrera se truncó definitivamente cuando, en 1995, se le diagnosticó un linfoma y nadie volvió a saber de él hasta 2001. A su vuelta tan sólo le esperaban pequeños cameos en auténticos pestiños, como "El inspector gadget" o "No es otra estúpida película americana". Tan sólo parecían llamarle para poner su voz a su personaje en Los Simpsons y en Johnny Bravo...

En 2007, los chicos de Blizzard recurrieron a nuestro mito junto con otros muchos personajes entrañables, muchos de los cuales se han dejado ver entre las páginas de este blog, para promocionar ese "roba-vidas" que es el World of Warcraft, dentro de la campaña "What's your game?"



En 2009 se inició en el mundo del musical en Atlantic City con la función "I'm not dead", la cual, como si de una caduca idea de Matt Groening se tratase, intenta sacar partido de la desaparición del mundo del espectáculo de nuestro mito y de otros personajes cuasi olvidados, como Jaleel White, Carrie Fisher (todos sabéis quién es) o Ralph Macchio (poner cera y quitar cera), entre otros, dirigido siempre por la magistral batuta de David "The Hoff" Hasselhoff.

Se dice, comenta y rumorea, que rechazó trabajar en The Expendables, ya sabéis, el películo que aúna a todos los putos amos de las tollinas a los que Stallone logró convencer para liarse a mamporros en la gran pantalla.

No sabemos qué hará de ahora en adelante, lo que sí sabemos es que el tío está fuerte y seguro que volverá para deslumbrarnos con su talento. Desde PcP soñamos con una pelea a puñetazo limpio entre Lawrence Tureaud y Bolo Yeung, a poder ser con la imagen aumentada para que parezcan dos titanes luchando entre los edificios de Tokyo. Ojalá algún día logremos reunir por fin las siete bolas y todo lo que soñamos se haga realidad.

Ahora nos vamos, hasta mañana frikis.

6 comentarios:

novAmaz dijo...

atentos a la señal de prohibido leer Paranoia con Patatas en la parte inferior izquierda de la imagen.

xD

monares@terra.es dijo...

Buena vista si señor...

Yo tambien aporto un video muy visto de Mr T donde la hora chanante se inspiro para la cancion hijo de puta:
http://www.youtube.com/watch?v=V1NnmRmDLc4

monares@terra.es dijo...

Joer no me di cuenta que ya estaba, es lo que tiene la resaca... Que mal

Matrako dijo...

Tambien hacia anuncios de las chocolatinas snikers

LOSTPROPETH dijo...

MISTER T ROCKEBVA A MADRES

Kal Zakath dijo...

Los poderes cognitivos del gran MA ya le decían, en los 80, que esta página sería la perdición de la muchachada 30 años después...

Bueno, lo de muchachada igual hay que cambiarlo por gentuza de mediana edad, pero ya nos entendemos.

Habrá que incorporar el logo de prohibido leer PcP al lado de la Liga Antigafapasta.