domingo, 28 de febrero de 2010

Mitos de la farándula: William Shatner

Siempre que has entrado en PcP has sabido a lo que venías, pardillo. Tu tiempo libre, el que otros valorarían como si de oro se tratase, lo desperdicias diariamente frente a la pantalla de tu ordenador, acudiendo a páginas de contenido explícito, consejos de pintura de miniaturas y subcultura en general. Dentro de este último grupo te has encontrado con Paranoia con Patatas, un pequeño submundo integrado por seres que son, a primera vista, tan lamentables como tú.

Hoy vamos a retomar nuestra clásica sección de Mitos de la Farándula para traeros el currículum de otra superestrella incomprendida.

El día 22 de marzo de 1931, en el seno de una familia judía conservadora que había abandonado la Europa del Este para afincarse en Canadá, vio la luz William Alan Shatner, uno de los más grandes actores que la historia ha dado.



Lejos de haber vivido una infancia gris y desestructurada, Shatner se decidió a hacer las cosas despacito y con buena letra: colegio, instituto, universidad y, después, cuando sus padres ya le dejaban salir a la calle sólo por creer que ya era una persona de provecho, teatro. En cierta medida, los padres de nuestro personaje de hoy tuvieron bastante buen juicio al impedirle ver la luz del sol hasta que pudiera valerse por sí mismo, no como los vuestros, que tiraron por la borda cualquier proyecto que tuviese que ver con vosotros el día que les colásteis que a todos vuestros amiguitos les habían comprado la Game Boy.

Tras iniciarse en el mundo del teatro de la mano siempre de obras de Shakespeare, le llegó su primera oportunidad en el cine, siempre en producciones cutres y desconocidas para la mayoría de los mortales, como "Los hermanos Karamazov", de 1956; o "Incubus", en 1965.

Pero como todos sabéis, el personaje que lanzó a William Shatner al estrellato definitivamente sería el del capitán James T. Kirk, uno de esos geniales tronchamozas de los sesenta que ponían húmedas a las mujeres, eran admirados por los teleespectadores, y también eran el modelo a seguir de los más jóvenes.



La única explicación racional que se nos ocurre para que no sepáis quien era el capitán Kirk es que hayáis permanecido en animación suspendida o criogenizados hasta el día de hoy. Nos referimos al más alto mando a bordo de la USS Enterprise, la nave de la serie Star Trek.

William Shatner tuvo la suerte de interpretar a uno de esos personajes que, hoy en día, simplemente no existen ni en la imaginación de los guionistas. Era el más inteligente, el más intrépido, el más valiente, el más atractivo, el más competente, y el mejor luchador de los oficiales de la Flota Estelar. No tenía ningún punto débil. Nunca se equivocaba. Parecía tener un sexto sentido para averiguar quién era el infiltrado, quién quería destruir su nave, o qué mujer de aspecto inofensivo podía caer en sus brazos sin siquiera despeinarse. Este personaje, que hoy en día no aguantaría ni la primera visita de un par de matones de Tony Soprano, fue el protagonista de la más famosa serie de ciencia ficción de la historia.

Pero cuando Shatner colgó la camiseta amarilla, su carrera se fue directamente a tomar por saco. Su teléfono sólo sonaba cuando algún publicista quería que el capitán Kirk anunciase algo. Como otros actores caidos en desgracia, tuvo que conformarse con dejarse ver haciendo de extra en algún capítulo de Colombo, Kung Fu o Misión Imposible. Sin embargo, nadie le tomaba en serio cuando interpretaba un personaje distinto del del capitán de la Enterprise...

Así, diez años después del final de la serie, la Paramount recurrió nuevamente a William Shatner para relanzar la gran Star Trek, pero esta vez directamente a la gran pantalla. James T. Kirk volvió a ser un icono popular, protagonizando seis películas enre 1979 y 1991.

Entre 1982 y 1986 protagonizó la serie T.J.Hooker, en la que interpretaba al policía del mismo nombre, quien, tras la muerte de su compañero, debía continuar patrullando y entrenar a los jóvenes reclutas con el fin de barrer las calles de escoria como la que acabó con su compañero.



En 1989 comenzó a escribir una serie de novelas que aunaban elementos de Star Trek y de T.J.Hooker a las que tituló "TekWar". En 1997 ya había publicado nueve libros con esta temática, una serie de televisión, un juego de cartas coleccionables y un videojuego cuyo apartado gráfico estaba ya obsoleto el día en que lo pusieron a la venta.





En 2003 volvió a la primera línea televisiva interpretando a Denny Crane en la serie de picapleitos Boston Legal, una vieja gloria de los juzgados que, pese a no haber perdido nunca un caso (643 a 0, afirma) confía más en su experiencia y veteranía que en su preparación y competencia actual.



Otros sucios detalles sobre el gran William Shatner que todo lector de PcP debe saber son los siguientes:

- Los creadores de Futurama afirman que Zapp Brannigan es algo así como un "¿Y si el auténtico William Shatner hubiese sido el capitán del Enterprise en vez de Kirk?" Algo así como un "40% Kirk 60% Shatner".



- John Locke, el calvo enterado de Perdidos, ha afirmado que el Capitán Kirk era "un pésimo capitán" por permitir que, en todas las misiones de reconocimiento, muriese alguno de sus hombres. Curiosamente, Terry O'Quinn (el actor, melón, el actor) interpreta a Fleet en La Nueva Generación, un capitán con pocas dotes de liderazgo.

- Fue un chamán en los anuncios del WoW, en los que, como ya hemos advertido en otras ocasiones, se dieron citas viejas glorias del cine y la televisión.



- Michael Myers, el asesino psicópata de la saga Halloween, llevaba una máscara de William Shatner imprimada de blanco.



- Cuando Penny pregunta a Sheldon y Leonard quién fue elegido como hombre más sexy de américa durante cinco años consecutivos, ambos están seguros de que fue Wiliam Shatner.

- En Padre de Familia se nos presenta a Shatner en varios episodios como un cateto tendente a la sobreactuación.



-----------------


Eso, que ya os han dado bocata, y nosotros nos vamos. No os toqueis lo del pis u os quedaréis ciegos, cachofrikis. Hasta mañana.

2 comentarios:

Flashez dijo...

Recuerdo que en mi primer trabajo colgué un póster del Capitán en el cuartito de descanso. Era la figura de autoridad que mis gañanescos compañeros necesitaban como guía, pero creo que lo entendieron mal y pensaron que yo era un gay raro. ¡Yo maldigo a Shatner!

alberto dijo...

joer, hace poco me enteré que el de futurama era el mismo que el de Boston Legal y quedé flipado xD.