lunes, 29 de marzo de 2010

Pelis que molan: Zombies Party

Hola, infumables petimetres. Como ya dijimos la semana pasada, va siendo hora de hablar de una comedia inglesa que se ha convertido en un clásico zombie contemporáneo: "Zombies Party" o, tal y como se tituló en el país del té a las cinco de la tarde y la conducción por la derecha, "Shaun of the Dead".



Zombies Party, una de esas películas que dio el año 2004 y que hay que ver para ser lector de Paranoia con Patatas, nació de la enferma mente de Simon Pegg, quien la guionizaría y protagonizaría, mientras rodaba un episodio de la serie Spaced en el que tenía pesadillas después de viciarse al Resident Evil. ¿Veis? No sólo vosotros tuvisteis pesadillas, también les pasó a otros... sólo que ellos las recondujeron hacia el éxito, y vosotros hacia una consulta en la que os dejais cuarenta euros semanales.

La vida de Shaun es una verdader mierda. Su novia tiene dos amigos gilipollas, su madre está casada con un imbécil, sus dos compañeros de piso son un sonado y un yuppie plasta como él sólo. Para más joder trabaja como en una tienda de electrodomésticos y lo único bueno que tiene en su existencia es su Pub amigo (no lo sabéis porque no salís a la calle, pero todo el mundo debe tener un bar amigo): el Winchester... y su novia lo aborrece.



Esta rutina se ve interrumpida una soleada mañana, cuando se despierta y comprueba que los habitantes de su apacible ciudad inglesa han muerto y vuelto a despertar com zombis. Como dice el trailer, llega un momento en la vida de todo hombre en que tiene que levantarse del sillón y matar a unos cuantos zombis.

"¿Has visto qué trompa lleva ese tío?"


Es así como comienza una carrera para Shaun y su colega Ed, quienes intentarán salvar a la novia (ahora exnovia y acompañada de dos amigos gilipollas) del primero, y a su madre, de las hordas de zombis. Todo pasa por encontrar un lugar seguro en el que hacerse fuertes y pasarse por la quilla a los no muertos, y el lugar más seguro que puede existir es el propio Winchester.



Esta cinta parodia de una forma genial el cine de zombis, con todos sus clichés: los diversos grupos de supervivientes, las dramáticas mordeduras a amigos y familiares, y en general todas las tácticas que se han utilizado en las survivor movies añadiéndoles algunas más.

"Do the zombie!"


Pero no creáis que acabó aquí y que el Staff de PcP está compuesto sólo por absurdos marginados que se centran en pelis como esta para no ser conscientes de lo terriblemente vacía que es su existencia, no. Ni de lejos. Shaun of the Dead fue una máquina de fabricar subcultura minoritaria:

Ropa



Videojuegos



Figuras



Tebeos




En definitiva, que mola un cojón y parte del adyacente, siendo una genial alternativa a la autocompasión para esta semana santa.

Hasta mañana, frikis.

4 comentarios:

Nolfy dijo...

GRAAAAAAAAAN PELICULAAAAAAAA con un final IMPAGABLEEEE que no pienso destripar...

no sé cómo no habéis hecho un post de esta peli antes...

Sapporo dijo...

Peliculón, peliculón...

Muchos puntazos y muchas risas...

100% recomendable...

Nicoletto dijo...

Qué gran peli!

No os olvideis de Hot Fuzz! (arma fatal en el idioma de Cervantes y Esperanza Aguirre)

Fati dijo...

WIiiiiiii, debe ser la única película en la que a uno de los protas si le da por hacerle una foto a un zombi. No entiendo pq en las demás no les da por hacer fotos, luego miras el album y dices: Mira esta, mira esta, ¿te acuerdas de aquel apocalipsis zombi?.