domingo, 21 de marzo de 2010

Retiro friki; otra guía práctica de PcP

Hey, aquí estamos otra vez.

Hey, aquí estamos otra vez.

Estamos un día más en Paranoia con Patatas para tratar uno de esos temas que preocupa a la mayoría de los frikis. ¿La posibilidad de morir vírgenes? No. Nos referimos a la falta de condiciones favorables (tiempo y lugar) a la que os veis sometidos la mayoría de los inadaptados sociales que visitais este blog, y en la que nos veíamos sumidos nosotros mismos antes de mudarnos a una redacción llena de cacharritos high tech y tecnología de vanguardia.

"Lo mejor de los dos mundos"


Y es que, tarde o temprano, la vida real termina por llamar a tu puerta, y con ella, las relaciones sociales, los estudios y quizás, incluso el trabajo. Todas estas responsabilidades pasan factura rápidamente al friki medio, quien no tardará en encontrarse con una gran cantidad de material friki acumulado al que no ha sabido corresponder con su atención. Videojuegos a los que jugar, series que comenzar y terminar, y cómics y libros que leer.

"Armando, desde Santander, nos envió
hace tiempo esta foto en la que nos mostraba su habitación,
y un vídeo en el que encontraba la salida usando una carta náutica"


Sabemos lo que pensáis. Lo más parecido a la interacción social que conocéis la mayoría de vosotros era cuando jugábais a "la galleta" de pequeños, y lo más parecido a los estudios era lo que hacíais antes de apoltronaros en casa a ver pornografía día tras día; sin embargo, la realidad siempre corre más rápido que la mentalidad del friki, y tarde o temprano terminará por atraparos.

El post de hoy pretende ayudar a los frikis que se ven en esta situación a sobreponerse a ella con la mayor dignidad posible, y a aquellos a los que aún no les ha llegado la hora de enfrentarse al mundo, a estar preparados.

"Tampoco hablábamos a esto..."


No. Joder, no. No nos referimos a algo literal ni físico. Volved varios párrafos más arriba y leeréis lo de las condiciones de tiempo y espacio. La guía de hoy pretende ayudaros a aprovechar esos periodos de tiempo en los que se dan DOS circunstancias básicas:

1. Se avecinan varios días festivos, o de fin de semana, o un puente, o vacaciones.

2. Vuestros padres (aquellos que tengáis y aún no os hayan abandonado), demás familia (esos que siguen avergonzando a vuestros padres por haberos parido como os parieron) y compañeros de piso (que son siempre unos cabrones) van a ausentarse; lo que te convierte automáticamente en el amo y señor de tu morada.

"Las estrellas se alinean...
¡el mundo es tuyo!


Ante tan magno evento... ante este retiro friki... ¿qué debes hacer, amigo lector?

Primero: Lo fundamental es que, para el caso de que pienses que el material del que dispones no va a ser suficiente para aprovechar al cien por cien este periodo de soledad, te reabastezcas. Repara tu videoconsola, compra una caja de kleenex, pon a trabajar tu mula, visita la fnac, descarga abandonware, recupera cualquiera de los objetos que necesites y hayas prestado a algún ser humano (si has hecho esto último es que eres, directamente, gilipollas). Todo tu arsenal debe estar preparado para que ese fin de semana no tengas que recordar tu vida real nada más que para echarte la pomada de las hemorroides.

Segundo: Aíslate, lechón, aíslate. Desconecta el teléfono. Apaga el móvil. No contestes al telefonillo. Si Jenna aún no os ha llamado nunca tampoco va aprovechar el único fin de semana que tenéis la casa para vosotros solos, no os preocupeis. No olvides bajar tus persianas. La luz solar directa es uno de los más tradicionales enemigos del friki común: además de evidenciar tu fealdad, algo indiferente dada tu situación de aislamiento total, impide que puedas ver perfectamente la pantalla de tu televisor o de tu ordenador, y que puedas utilizar la lámpara y demás focos para leer en la inclinación que te apetezca.

Paradógicamente, tus amigos virtuales, los del WoW y los del Call of Duty, deben saber que estarás disponible todo este tiempo.

Tercero: La vestimenta adecuada para disfrutar de un retiro friki se compone de dos piezas de ropa: el pijama y las zapatillas.

Cuarto: Ten preparadas tus provisiones. Pero... ¿qué provisiones? Recuerda, para que un retiro friki funcione, la comida que te metas entre pecho y espalda debería aportarte suficientes calorías como para sufrir un colapso.

Para picar ten siempre a mano bolsas grandes de cosas baratas. Chaskis, patatas fritas sabor chorizos, cheetos y risquetos (ten cuidado con estos dos últimos, más de uno de nuestros lectores acudió a urgencias tras comprobar que su pene era de color naranja... la combinación cheetos y tiempo libre suele producir casos como este).

En cuanto a la alimentación principal te recomendamos que sigas el mismo procedimiento que Homer cuando quería adquirir una minusvalía por sobrepeso: restriega el alimento a través de un papel de impresora: si el papel se vuelve transparente es que es apto para tu consumo.

Para beber adquiere varias latitas de burn (recuerda, el burn es para frikis a los que les gustan los puppets, y el red bull para deportistas y demás escoria), un par de botellasa de dos litros de coca cola, y siempre siempre siempre ten a mano una botella de crema de orujo, a no ser que en tu patética comunidad autónoma no la fabriquen claro (en este caso plantéate mudarte la próxima vez que te dejen la casa para ti). La hidratación es fundamental, sobre todo en el caso de varones con sobrepeso como nosotros.

Quinto: ¿Y ahora que estás preparado qué haces? Coño, pues teneis dos opcioness Puede ser que decidas utilizar tu pequeño retiro friki para concentrarlo completamente en alguno de esos vicios que tenías aparcado, como por ejemplo darle hasta el fondo al Fallout, verte la trilogía de El Señor de los Anillos en versión extendida, poner todos los capítulos de Los Caballeros del Zodiaco, o paparte los Ultimates al completo; o por el contrario, podría ser que decidieses dedicarle el fin de semana a disfrutar por separado de varios de tus hobbies, leyéndote algunos capítulos de Dune, pasando a ver un par de capítulos de Galactica, echando algunas partidillas al Tekken o visionando, por enésima vez, alguna peli que mola, como El Quinto Elemento o La Roca.

Sexto: La higiene, como siempre, no es prioritaria. Recuerda el sabio refrán de PcP que dice que "Mientras te aseas nunca frikeas". Ducharte, bañarte, o lavarte aunque sea por parroquias sólo puede hacer que pierdas el tiempo y aproveches menos tu retiro friki. Este último consejo debe ser ignorado en caso de que veas que tu pene ha adquirido un color naranja, a no ser que el que nos lea sea Álvarez Rabo o algún degenerado similar.

Siguiendo estos consejos podrás aprovechar a la perfección ese pequeño paraíso frikinal que supone la ausencia de responsabilidades, preocupaciones y seres humanos que tan esporádicamente se produce.

No nos deis las gracias.

Ahora nos vamos, pero lo hacemos con un último consejo:

"A la parrilla sabe mejor"

No hay comentarios: