jueves, 27 de mayo de 2010

Mitos de la farándula: O. J. Simpson

En el fondo sabíais que no tardaríamos en dedicarle un post a un presunto asesino múltiple. Simplemente tenía que pasar el tiempo suficiente como para que nos plantásemos ante el televisor a ver "Agárralo como puedas", algo que también sabíais que, dado nuestro habitual tiempo libre, no tardaría en pasar.

"Este tipo era graciosísimo"


Orenthal James "O. J." Simpson nació en San Francisco, California, el 9 de julio de 1947. Con una infancia bastante jodida, con el tema de que sus papás ya no se querían y habiendo tenido que utilizar unos aparatos ortopédicos en las piernas para andar hasta los cinco años, O.J. asombró a sus profesores en el colegio cuando se convirtió en un gran jugador de fútbol americano, siendo el mejor jugador junior de los yuesei en la posición de corredor.

Eso fue sólo el principio de su carrera (que bien traído) hacia la gloria. Tras obtener una beca deportiva y deslumbrar en la liga universitaria, fue elegido como primera opción en el draft (no queremos oir nada sobre magic ni nada parecido) de la NFL y pasó a jugar en los Buffalo Bills (¿casualidad o serendipia?). Su carrera deportiva termino en los San Francisco 49's, habiendo sido el MVP de la NFL de 1973, y entrando en el salón de la fama en su primer año de eligibilidad.



Pero incluso antes de retirarse de la NFL, nuestro mito pasó directo a la pequeña pantalla, con un pequeño papel en la serie de televisión "Raíces" (exacto, la de Kunta Kinte) y algunos papeles en dramas y comedias, siendo, sin duda, su actuación más recordada y querida por todos aquélla en la que encarnó al detective Norbert, protagonista de algunas de las más grandes escenas de la trilogía... ¡como estas!







Exacto, para partirse la caja. Sin embargo, un aciago 12 de junio de 1994, la mujer de O.J. y su amante fueron encontrados muertos. Toda América pensó que nuestro mito la había liado parda. La verdad es que todo apuntaba a que el actor no había seguido el clásico consejo de PcP que te recomienda guardar la escopeta en la buhardilla y los perdigones en el sótano para vencer el llamado "reprís de matar". Sin embargo, en 1995, y tras convertir su juicio en el evento más visto de la televisión yanki, un jurado le declaró no culpable.

"Yo os explico, te pones unos de estos y..."


Curiosamente, un año después, palmó un juicio civil en el que se le condenaba como autor del asesinato, pero sólo le condenaban a pagar un pastizal... que no tuvo que pagar porque sólo venía cobrando una pensión... aunque multimillonaria (de la liga de fútbol americano).

Sin embargo, tras estos escarceos con la justicia, su figura salió reforzada hasta convertirse en un icono popular, homenajeado por el Carmageddon, por el GTA Vice City, por Los Simpson, parodiado hasta la saciedad en Padre de Familia, en el Duke Nukem y en South Park, y etecé etecé.

Pues eso, que este ha sido el post de hoy, y ahora, hasta mañana, pandafrikis.

3 comentarios:

Sapporo dijo...

Sois unos cabronazos, mañana tengo el último final y aqui estoy yo, que casi me caigo dle a silla por culpa del 1er y 3er video...

Deni dijo...

Los videos son cojonudos me jartado a reirme.

¿O.J no salia tambien en loca academia de policia? ¿o nuevamente he confundido el antipulgas de los monos con J.B?

La Diosa de las Nenas Duras dijo...

... ... ... para ser el poli de los ruídos se me hace grande, y para ser el poli grande se me hace pequeño.
Digamos la verdad, no le echaron las broncas por lo de su mujer y el amante porque el hombre se nos hace simpático, y ¡qué demonios!, como bien se ha dicho el reprís de matar es el reprís de matar, eso los americanos lo comprenden y perdonan. Si no no se entiende que vendan pistolas en el supermercado.