sábado, 22 de mayo de 2010

Pelis que molan: JCVD

Y es que en Paranoia con Patatas somos unos adalides del buen gusto, solidarios con quienes lo sacrifican todo y, por lo tanto, amantes del nunca bien ponderado cine independiente.

Pues no. No es el caso. El cine independiente acostumbra a ser una puta mierda y desde PcP lo menos que podemos hacer es dejarlo a la altura del betún. ¿En qué cabeza entra que Iron Man pueda encontrar en El Tigre y la Nieve un duro competidor? A naide.

Hoy, sin embargo, estamos aquí con una nueva entrega de nuestra sección sobre Pelis que molan, en la que os descubrimos, semana tras semana, un gran filme que pueda colmar vuestro síndrome de falta de atención durante, al menos, hora y media; y en esta nueva entrega vamos a sorprender al mundo con JCVD.



Un momento un momento un momento. ¿De todos los peliculones para frikis (esos con más explosiones que diálogos) que ha parido Jean Claude Van Damme vamos a dedicarle un post a esta? ¿Y donde está Blanco Humano... y Soldado Universal ... y Muerte Súbita... y Doble Impacto... y, copón, Street Fighter...? Pues da igual, porque hoy toca JCVD, y punto.

Esta película, dirigida por un tipo de nombre impronunciable (si tanto os interesa os lo buscáis en la Wikipedia, que para eso está) cuenta la historia de Jean Claude Van Damme, quien, a sus cuarenta y siete años, y tras haber dedicado su vida al cine de acción de bajo presupuesto, ve como su propia existencia se viene abajo. Su agente no le consigue papeles ni medianamente decentes (bueno, eso ya lo sabíamos antes de ver la película), su físico ya no es lo que era, está luchando por la custodia de su hija, y está tan arruinado que ni siquiera puede pagarles a sus propios abogados, por lo que tendrá que olvidarse de ella a no ser que consiga una buena suma de dinero... que desde luego Hollywood no le va a dar.



Ya son muchos años de películas en fábricas búlgaras, y blockbusters orientados exclusivamente para el mercado asiático (blockbusters que, no olvidemos, incluso le están levantando mataos como Steven Seagal), Van Damme añora a John Woo (a quien no perdona que le diera por saco en Cara a Cara o Windtalkers) y, qué carajo, mataría por una peli de estudio.

Y así nos metemos en la pomada, con un atraco a una oficina de correos (que, como sabréis, pandilla de provincianos, en otros países tales como Bélgica, es también un banco) y con la policía belga acordonando el edificio con el único fin de abatir a Van Damme y acabar con el calvario por el que están pasando sus rehenes. Además de la policía, en el exterior se agolpan sus fans, quienes no van a dejar de apoyarle sólo porque esté interpretando el primer papel de villano de su carrera.

No sabemos nada de rodar películas, pero sí nos atrevemos a decir que esta película está muy bien rodada, con un ritmo cojonudo, que hace que no te duermas (no os equivoquéis: en esta época de grandes series de veinte y cuarenta minutos, paparse hora y media de película sólo puede hacerse en caso de que tenga buen ritmo) y que en ningún caso llega al videoclipismo.

Además, el belga de oro se ríe de sí mismo hasta partirse el pecho. Escenas como la en la que demuestra cómo quitarle a alguien un pitillo de una patada sin llegar a tocarle, o en la que aplica situaciones que sólo pueden verse en el cine a la vida real, o aquéllas en las que descubre que lo único que tuvo que hacer Steven Seagal para quitarle algunos papeles fue cortarse la coleta son un buen exponente de todo esto.

¿Pero esto qué es? ¿Un drama o una peli en la que se ven hostias de las gordas? Pues tiene más de película del estilo de "Tarde de perros" o similares, pero con Jean Claude de por medio. Además, si lo que queríais era ver tollinas, la escena de entrada de la película bastará para que caguéis masilla...



En definitiva, que la veáis, que no os la vamos a spoilear en absoluto, y que merece la pena verla para ver al Van Damme en el que, sin duda, es el mejor único papel de su carrera (tiene un monólogo y todo, pero no nos engañemos, es lo peor de la peli).

Os dejamos con el trailer.



Hasta mañana, frikazos.

6 comentarios:

Fátima dijo...

¿Este tío se pasa la vida en el frigorífico? No le ha cambiado nada la cara desde "Soldado Universal". Habrá que verlo, al menos para vercomo viviría un gran tollinador siendo ciudadano medio al que no conceden préstamos.

Antonio Ortiz Durán dijo...

Tío, me ha gustado tu blog.
Tienes un seguidor nuevo.

Un saludo.

TheWriter dijo...

Un peliculón sin duda. Nunca me ha gustado el tipo este fuera de Street Fighter (y esa... por lo friki que es), pero es que aquí lo borda.
Debería dejarse de ostias (nunca mejor dicho) y hacer más cine así.

Fátima dijo...

De hecho, es el protagonista de la mejor película basada en el juego que se montaron los yankis...aun se me revuelve el estómago pensando en la contemporánea de Watchmen

ElCamboyano dijo...

(Casi)Totalmente de acuerdo, a ver para cuando Dolph Lundgren se marca un peliculón así y deja de cantar chorradas para salir por el youtube. Tanto director, productor, guionista, etc que es el tio...y lo único que le vi hacer bien fue el predicador de Jhonny Mnemonic muahaha

Fati dijo...

Bueeeeeno, acabo de verla, a este hombre madurito le da por hacer cosas curiosas. Está muy bien, y si pequeños, hay tollinas.