viernes, 25 de junio de 2010

El videorreportaje; hoy, vamos a pintar el carro

Hola pandafrikis. Hoy nos toca hacer un post rapidito, que con tanta mierda del partido de la selección, unido a que es viernes por la noche y que acaban de terminar las clases de los institutos, debemos salir lo antes posible para ver si cae algo en la red y, sobre todo, que se quede allí un rato sin que nadie nos pille.

Es por eso por lo que hoy os traemos un videopost cojonudo, uno de esos videoposts que os darán algo que decir en la cola de la máquina de café del curro o de la biblioteca el lunes y que os hará quedar como unos tipos leídos, cultos y versados en los entresijos del cine.

Resulta que esta mañana hemos vivido un par de horas que, tristemente, debemos calificar ya de nostálgicas: nos vimos varios capítulos de Los Simpsons de cuando aún eran una serie buena y risible, y no la bazofia en la que se han convertido en la actualidad.

Entre esos capítulos pudimos ver el maravilloso gag en el que Bart y Homer se disponen a ver un sangriento western y se encontraban con esto:



La primera vez que vimos este capítulo se nos salieron a todos los diferentes líquidos que estábamos bebiendo por la nariz. Pero no teníamos muy claro por qué, al fin y al cabo, aún no habíamos vivido nuestro ciclo de westerns del verano pasado (ya de sudar... por lo menos pudimos ver películas no pon-no en las que todo el mundo sudaba...).

La realidad es que esto viene todo, como ya sabréis la mayoría porque sois unos sucios redichos, de "La leyenda de la ciudad sin nombre", un western musical en el que tanto Clint Eastwood como Lee Marvin se ponen a cantar como auténticos mariposones.





Los Sipsons eran la puta hostia.

Pues eso, que Paranoia con Patatas educa, Paranoia con Patatas entretiene, y yo vuelvo la semana que viene.

2 comentarios:

Arald dijo...

Ese capítulo es mítico...
tendría que hacer un maratón de pelis western algún día, pero omitiré los musicales...

Mellington dijo...

LOL Clint Eastwood y Lee van Cleef en los Simpsons xD Esto no lo había visto yo.