lunes, 28 de junio de 2010

Guía definitiva de aseo personal para lectores de PcP

En Paranoia con Patatas, aunque no lo parezca debido al trato habitual que os vamos siriviendo día sí y día también, nos preocupamos por la imagen del friki medio.



Hostia, como para no preocuparse, socios... Pero claro... qué pasa, que en el fondo os comprendemos. ¿Para qué cojones podríais querer lavaros las manos si luego lo único que vais a hacer es darle al mando de la play para matar a vuestros enemigos en el Modern Warfare? ¿Para qué ducharse si tenéis la mula totalmente sobrecargada de avis de dudosa procedencia? ¿Para qué molestarse en cambiarse la ropa interior, cuando en el fondo la tienes ya adjudicada para el próximo cosplay que te marques?



Sin embargo, la interacción social no puede llevarnos a otra cosa que a insistir en la necesidad de llevar una higiene personal, ya no decimos escrupulosa, no, faltaría más, hablamos de llevar esa higiene y punto.

Es por eso por lo que en PcP hemos ideado la guía definitiva de aseo personal para nuestros lectores. Chupaos esa.

- Ducharse.

Un buen hábito, sí señor. Aunque científicos de medio mundo hayan demostrado que ducharse es perjudicial para la salud, por aquello de que empeora la calidad de la piel, te hace perder el yodo, y todo lo demás, es una de esas cosas que, aunque te pese, deberías hacer al menos una vez al día.

Sí, exacto, es una pesadez, te despiertas hecho mierda, enciendes la pantalla del ordenador (obviamente, el ordenador no se apaga ni se enciende desde el día que lo compraste tus padres te lo regalaron) y, tras las operaciones de rigor, te vas a la ducha, ¡con la pereza que da!

No subestimes la importancia de este consejo, joven imberbe. A los pocos días de hacerlo irás comprobando como el resto de los seres humanos dejarán de evitar estar contigo en lugares pequeños y cerrados. ¿Te preguntas por qué el del séptimo prefiere subir las escaleras que compartir tu mismo aire? Pues no te lo preguntes demasiado.

Por cierto, esto de la ducha es fundamental, eh. No nos vengáis con parches. ¿A que cuando visteis El Ataque de los Clones y comprobasteis que el papel de Jar Jar Binks era casi inexistente no saltasteis de alegría? Pues tened claro que si os lavais por parroquias o haceis caso a los de nike (los que dicen que con su tecnología vas a oler igual antes que después de ponerte la camiseta) no os va a colar. Cachoguarros.

- Lavarse los dientes.

En casa llevan toda la vida dándote la brasa para que te laves los dientes y tu, pobre lechón, ni putifo caso les haces. Y así, y con ayuda de los tigretones que te comes entre horas, has ido ganando de peso a base de sarro.

Desde este, tu blog amigo, te animamos a utilizar el hilo dental, con ese siniestro parecido a las cuerdas de piano que usan en las pelis y que tanto te molan, o cualquier otro objeto similar para implementar tu higiene bucal, desde cartas de magic hasta cds vírgenes.

- El papel higiénico.

Probablemente, el producto basado en la celulosa que más habéis usado en vuestra vida, ya sea para limpiaros el ojals o para ver el euromillón con Paula Vázquez a la una del mediodía.

En PcP, por aquello de facilitaros las cosas, aún seguimos enviando misivas a los más célebres fabricantes de papel higiénico a nivel mundial para que introduzcan directamente el hentai en los propios rollos de papel. Aparentemente, hemos sido víctimas de los filtros de spam de todos ellos...

"O de casi todos ellos"


- El bidé, ese gran desconocido.



Es verdad. Exceptuando los que vivais en sudamérica, el resto de vosotros no tenéis ni puta idea de como se usa un bidé. Pues aunque os parezca asqueroso, sirve para limpiaros la flauta, los platillos y la cañería de desagüe. No, no te vamos a pedir que lo uses, ya sería pasarse.

- El acné.

Desde PcP te entendemos, querido friki. De niño, todos te decían que eras muy mono, algo regordete, pero mono. Sin embargo, cuando entraste en la pubertad y descubriste el maravilloso mundo del onanismo casero tu rostro comenzó a deformarse horriblemente.



No desesperes. Aunque no lo creas existen multitud de productos que deberías usar para combatir este mal. Es más, nuestra línea de marketing está preparando una serie de mascarillas antiacné que te permitirán ser alguno de tus héroes mientras te despreocupas de tus males.



- La ropa limpia.

Otro de los grandes enemigos del friki medio. Por regla general, todo friki tiene dos clases de camisetas: las de pasar, y las sagradas. Obviamente, cuando se tercia alguna ocasión no distendida, nuestro amigo el friki optará por una de las de pasar, mientras que cuando lo que le espere sea una tertulia en su tienda especializada amiga (las personas normales le llaman "ir a comprar"), una partida de Vampiro o un torneo de Munchkin, optará por alguna de las sagradas.



El problema viene cuando cualquiera de vosotros lleva ya toda la mañana en ese ambiente y aún le queda la tarde, o cuando lleva todo el día y tiene algo similar al día siguiente... y ya ha usado su camiseta preferida.

Amigos, no podemos más que recomendaros que ampliéis el cajón en el que guardáis vuestra ropa para darle entrada a más camisetas en condiciones. Recordad: una camiseta de Homer Simpson lleva aparejado necesariamente ir a la moda.

--------------


Pues ahí está, pandafrikis. Con esta batería de consejos deberíais estar preparados para enfrentaros con un mínimo de conocimiento al mundo real. Quizás incluso para encontrar trabajo y reunir el dinero suficiente como para acudir a un prostíbulo.

Hasta mañana, frikis.

2 comentarios:

pucio dijo...

¿Ducharse una vez al día?
Eso es excesivo y roza la pulcritud. No os paseis, eh.

Anónimo dijo...

Que sale económico!