miércoles, 23 de junio de 2010

Mitos de la farándula: Samuel L. Jackson

Hey, aquí estamos otra vez.

Hey, aquí estamos otra vez.

Hoy venimos a traeros un nuevo post de nuestra sección de mitos de la farándula, la única que puede establecer un único grado de separación entre Barbie y los tarados de Gigatrón. Es el turno de uno de esos actores que os ponen palotes, pandafrikis. Preparad el rollo de papel higiénico porque hoy le toca a Samuel Leroy Jackson, muso de grandes directores, protagonista de mejores historias y secundario de excepción.



Samuel L. Jackson nació en Washington, el día 21 de diciembre de 1948. Creció junto a su madre y sus abuelos en Chattanooga, una de esas ciudades con nombres graciosos que hay en yankilandia, y sin el influjo de su padre, quien falleció por causa del alcohol.

De niño aprendió a tocar la trompa y la trompeta, y posteriormente, en la universidad, fundó el grupo de teatro "Just Us Theater". Luego, como todo joven incomprendido que va camino de ser una estrella, fue expulsado de la Universidad, lo que no fue óbice para que terminase su carrera en 1972 y se dedicase al teatro y a aparecer de pascuas en ramos en la tele hasta mediados de la década de los ochenta.

Jackson empezó a aparecer en películas al final de los ochenta, siendo su primer papel relevante en la película de 1988 "El Príncipe de Zamunda", la cual, por si no lo recordáis, es un auténtico festival del humor. A partir de ahí fue un no parar hasta hoy.

A lo largo de su carrera ha interpretado a todo tipo de personajes molones. Por orden de chanantismo tenemos los de soldado, científico, gángster, héro, villano, samurai, Caballero Jedi y Shaft.

Vamos a repasar, brevemente, lo que consideramos sus "greites jits".

Pulp Fiction

Jules, el peligroso e hijo de puta compañero de fatigas de Vincent Vega, es un gángster de tres pares de cojones que se dedica a recitar versículos de La Biblia a todos aquellos a quienes da pasaporte.

Con el tiempo, este personaje, con cuya interpretación nuestro mito recibió una nominación al Oscar, se ha ido convirtiendo en un icono popular.





La Jungla de Cristal: La Venganza

Una vez más, el bueno de Samu nos trae personaje sencillamente acojonante, que no sólo es capaz de aguantarle el ritmo a McClane durante toda la peli (algo a la altura de muy pocos), sino que además fue capaz de dejarnos para la posteridad una de las mejores frases de la historia del cine de acción:

"No me llamo Jesús, me llamo Zeus. ¡Zeus! ¡Como el del Monte Olimpo! El de no me toques los cojones que te meto un rayo por el culo"




El Protegido

M. Night "no-se-qué" nos trajo el que para este Staff es una de las mejores películas de superhéroes que se han hecho nunca, y como bonito contrapunto nos presentó a Elijah Price, el torturado niño de cristal.



Star Wars

Durante la nueva saga de Star Wars, Samuel L. Jackson cumplió uno de sus sueños, uno de esos que están a la altura de muy pocos mitos frikis: convertirse en un Jedi.



Así fue como logró introducirse en la saga de películas que más le había molado nunca e interpretar a un tipo sabio y duro, capaz de cargarse al plasta de Jango Fett y de terminar de mover a Anakin niñomierda Skywalker al Lado Oscuro (la verdad es que para esto último tampoco tuvo que esmerarse demasiado, el chaval parecía ya bastante decidido).

Iron Man

Desde que en plenos Ultimates, los jerifantes de la Marvel le pidieron permiso para dotar de su aspecto al Ultimate Nick Furia, su papel como el tipo duro del parche pasó a estar garantizado.



Fue así como apareció por primera vez tras los títulos de crédito en Iron Man y con un poco más de protagonismo en Iron Man 2, película que no recordamos salvo por aquellas escenas en las que sale Scarlett Johansonn marcando buyate.


Pero no sólo de cine vive el friki, querido lector, y por eso Samuel L. Jackson es uno de los mitos de la farándula que más a pulso se han ganado esta condición:

- Dio voz al cabrón del agente Frank Tempenny en la mayor aventura jamás diseñada por Rockstar, el GTA San Andreas.



- Dio voz también a Afro Samurai y a Ninja, del anime del mismo nombre... el cual produce y dirige. En este momento aprovechamos para reiteraros que en PcP no creemos en el anime, salvo en aquél en el que salen jovencitas en tetas haciendo ruiditos sugerentes y monstruos primigenios tentaculados.



Exacto, hatajo de muerderaíces, Samuel L. Jackson es uno de esos tíos que molan, de esos que se cagan donde y en quien quieren. ¿Alguna pregunta?

- Si... esto... vamos a ver... ¿Samuel L. Jackson es el de "The Spirit"?

O_O


Esto... hasta mañana frikis.

4 comentarios:

Cronista dijo...

Mola el nombre de su ciudad natal, suena a nombre de monstruo tentacular primigenio del tito Lovecraft.

Seguro que eso lo explica todo... XD

La Diosa de las Nenas Duras dijo...

Que enormísimo y que cantidad de veces citada la frase de Zeus.

JR Machuca dijo...

Éste sí que es un mito friki de pro, de los que son incontestables Sólo por Mace Windu y Nick Furia supera con creces a la mayoría. Puto Amo!


PD:Chatanooga fue el centro de varias batallas de la Guerra Civil Americana!

Anónimo dijo...

Wow, this artіcle is goοd, my sister is analyzіng
such things, therefore I аm goіng to infоrm her.


Feel fгee to surf to my webpаgе: Top Online Casinos