miércoles, 14 de julio de 2010

En busca del piso perdido, Vol. 1

Buenos días, pandabrones. Vuelve nuestra reportera de exteriores Fati McClane para ilustrarnos de una situación (al parecer habitual) a la que se enfrentan día tras día uno de los tres sectores en los que se divide el público de PcP: los estudiantes. Todos tuyos, McClane.

Estando yo maravillosamente establecida en mi residencia veraniega me he puesto a reflexionar (considerar detenidamente algo, os pongo la definición que ya he visto que no soleis hacer esto mucho y me imagino que vuestra pobre neurona neandertal no está familiarizada con ese término) en las cosas de la vida, la familia, el hogar... esa gotera enorme del techo, los muchos artrópodos que se cuelan por las grietas, como lloré este invierno por el frío que hacía... total que he decidido abandonar este increíble vergel que es mi piso y ponerme a la búsqueda de un nuevo gueto para mis maravillosas posaderas.


"Aquí meto un póster de Stargate y esto ya parece otra cosa."


Consultando páginas del internete encontré porrón de anuncios con pisos fabulosos, glamurosos y barateiros. -¡Albricias! - Pensé sacando a la niña que había en mi y matándola a posteriori para que tan asqueroso ser no volviera a salir. -¡Coño! - exclamé volviendo a mi ser – esto de los pisos del internete es cojonudo. ¡ERROR! Los pisos que te enseñan las webs no son más que caca de la vaca con buen color. Para que no os tomen el pelo más de lo que lo suelen hacer he elaborado una guía definitiva de los pufos que os van a intentar colar para venideras ocasiones (ahora que ya habeis firmado el contrato de la “encantadora vivienda con vistas” que es el zulo que mira para el vertedero donde vivís os toca joderos hasta Junio de 2011).

1.- ENCANTADORA VIVIENDA: igual que no nos fiamos de las encantadoras ancianitas desde que vimos “No es País Para Viejas” no debemos fiarnos de sus equivalentes en viviendas, porque al igual que las abuelitas, son viejas, con grietas, humedades y, normalmente, huelen raro (olor que no se va por mucho que a vuestra pituitaria le duela).


Frío, estoy caliente.


2.- CON CALEFACCIÓN: no hay nada peor para que te la cuelen doblada que la calefacción cuando vives en el Norte. Cerciorémonos primero de que la calefacción de marras está por toda la casa: tras una espera de 45 minutos por el dueño de uno de los pisos más deprimentes que he visto (¿os acordais del piso de Frank Castle en el Punisher de 2004?) le pregunto al fulano por la calefacción y me dice: “Si, ahí está” , señalándome un radiador (por favor, música de Cheers) como el que mis Papás me ponían en la habitación mientras yo me leía un SuperLópez y que posteriormente retiraban para poner en su habitación (fin de la música de Cheers).

3.- MUY CERCA DE: ejem...cuando tienen que darnos referencia de distancia de esta manera malo. Tened por seguro que tendreis que venderos a algún viejo, tuerto y sodomita para poder pagar la gasolina/autobus/taxi (aunque este último no lo conozcais, panda de tirados) que tendreis que usar para llegar a vuestra tienda amiga/bar habitual/ casa de pareja (jajajajajajajajajajajajajajajaja
jajajajajaja, ¡ay! que chispa tengo).

4.- ECONÓMICO: os van a dejar el bolsillo como teneis la chorvagenda, con cuatro perras.

5.- ESTUDIO: hemos llegado al sumun de los timos inmobiliarios. Queridos niños, un estudio, nunca, jamás será como lo habreis visto en la foto de la web. Todos los señores arrendadores de estudios son genios del mal de la fotografía. Si parece amplio es porque van poniéndose en distintos ángulos de la única mesa (y también único mueble) que cabe en el estudio, eliminando la mesa con posteriores retoques fotográficos de manera que nos joden el único punto de referencia que teníamos para saber que lo único que podremos meter en ese lugar es la play 2 (la pequeña) y de canto, aunque como no nos cabrá la tele tampoco es que la necesitemos.


Acogedor estudio con maderas nobles


Ojo pequeños arrendadores. Seguiré buscando piso.

Para terminar, una revindicación:


Película de SuperLópez ¡YA!

2 comentarios:

Roger dijo...

Hola. Yo también he sufrido en mis carnes el timo del estudio. Prometían el oro y el moro y aquello terminó siendo el apartamento de Epi y Blas: dos camas y una mesa.
Recuerdo que hasta el portátil tenía sonido envolvente allí dentro...

Denis dijo...

Una buena pista para saber si el antro que te enseñan será tu futura Fortaleza de la Soledad o un mero cubil del Dr Octopus es asegurarte que no hay siluetas pintadas con tiza en el suelo.

Tambien es importante el WC. Yo una vez vi un piso donde en el WC no es que hubiera cosas que hablan y se mueven, aquello ya tenia sistemas politicos propios, tios.