lunes, 23 de agosto de 2010

Nuevo concurso: Camisetas frikis

Es verano, y como siempre, el friki se ve unido a dos cosas: el sudor, y un asqueroso hedor corporal. Sólo tiene una alegría: el poder lucir sus siempre histriónicas camisetas.

Y es que nada henche más de orgullo el corazón de un friki que el ver como un gordaco granujiento se fija en su camiseta sin poder evitar esbozar una sonrisa.

Hoy, en PcP, abrimos la veda para nuestro cuarto concurso de 2010.

La pregunta es sencilla, subser:

¿Quieres ganar el Cuarto Calamar de Oro de 2010?


Los pasos que debes seguir son bien sencillos:

1º. Busca en tu montaña de ropa la camiseta más friki que tengas.

2º. Busca entre la inmundicia que se amontona en tu dormitorio una cámara de fotos.

3º. Busca entre las personas que conviven contigo a alguien a quien no le des demasiado asco para que te saque una foto con la camiseta puesta (lo explicaremos lentamente: tú llevas la camiseta, él/ella saca la foto).

Ojo, es fundamental que lleves puesta la camiseta. No queremos fotos de camisetas tiradas encima de camas, sillas o perchas.

4º. Remite esa foto a paranoiaconpatatas@gmail.com. En cuanto a tu rostro, si temes que te reconozcan, se rían de ti, o te echen del trabajo, siempre puedes difuminarla, eliminarla o sustituirla por la de Paz Padilla poniendo un huevo.



El número de concursantes es variable, y el cupo se agotará cuando nos salga de los cojones.

Los lectores de Paranoia con Patatas, que son todos unos cabrones, votarán la mejor camiseta a través de sus comentarios.

¿Tu premio, lechón?

Pues por exhibirte en internet para mofa y escarnio de tus amigos, parientes y clientes, recibirás, como siempre, dos cosas (suponiendo que ganes, claro):

1º. Un bonito archivo .gif en el que figurará tu nombre, así como el hecho de que eres el ganador del Cuarto Calamar de Oro de 2010.

2º. La guía onírica de Albert, el calamar gigante que vive en nuestra salita de estar, y que se te aparecerá en sueños al menos en una ocasión en lo que te queda de vida y te reglará sus sabios consejos. Eso sí, no garantizamos que te aconseje sobre nada relevante.

3º. Una camiseta con la leyenda "Visito diariamente Paranoia con Patatas y sólo he conseguido esta estúpida camiseta.

Además de todos estos chananting premios estarás obligado, al igual que lo están los infames Roger, Wiisar y Saritapower (sí, también nos leen mujeres), a colaborar con Paranoia con Patatas cuando ésta te lo solicite, pero siempre con anterioridad al día 25 de diciembre de 2010.

Ahora, corred a vuestra pila de ropa sucia y escoged con esmero, pandafrikis.

5 comentarios:

Wintermute dijo...

¿Es posible competir con varias camisetas? Es casi imposible elegir entre algunas... sobre todo porque juegan en ligas distintas.

Es que me estoy releyendo la narrativa completa de Lovecraft (no es coña) y tener un ser cuasi-primigenio (cuyo mero vislumbre furtivo puede llevar a la locura o a innombrables e inimagibles abismos de desesperación mucho peores que la muerte) en forma de archivo .gif, me atrae enormemente.

J dijo...

Tengo la misma pregunta que WinterMute.

Como buen friki tengo varias y no se decidirme por cual seria mas friki.

Poned una cantidad minima, algo asi como hazte una foto con tus 3 camisetas mas frikis.

Saludos ^^

El Staff dijo...

No, lo sentimos, sabemos que vuestras intenciones son buenas, pero va a tener que ser 1, si no, quienes no tengan más que 1 no podrán competir con el resto y censuraremos la muestra.

Wintermute dijo...

Ya nada me importa. Mi camiseta ganadora, después de búsquedas interminables, y conferencias telefónicas internacionales de elevadísimo coste, que espero nadie del trabajo verifique, ha resultado estar en Dinamarca.

Tengo que ir por trabajo a Hamburgo y quizá con un poco de suerte pueda recuperarla antes de la fecha de cierre :-(

Por cierto, ¿como va a tener nadie SOLO una? Puede que tenga solo una ESPECIALMENTE buena, pero tiene que tener como mínimo 4 o 5. Y si no las tiene, no merece competir jejeje.

Yos dijo...

Las auténticas camisetas frikis son las que se emplean una vez viejas para limpiar los cristales al coche, he dicho.