sábado, 25 de septiembre de 2010

Mírate en el puño del miedo, mírate en el puño de Boll

Mírate en el puño del miedo.



Mírate en el puño de Boll.



Hola, cachogañanes, ¿qué tal? ¿Aprovechando el fin de semana? No sabemos por qué, pero creemos que vuestra concepción de "aprovechar" no es la misma que la del resto de los mortales. Lo mismo sucede con la concepción que Uwe Boll tiene del "cine".



Hace años quee esta mala bestia que es Uwe Boll entró en el Hall of Fame de Paranoia con Patatas. Y es que el que es considerado como peor director de cine de la historia, así como el equivalente a Rob Liefeld en el mundo del celuloide, tiene más que merecido su status de mito de la farándula.

Todos conocéis el currículum de Boll, es algo así como el de "el vaquilla", pero tomando como víctimas a pobres e indefensos videojuegos. House of the Dead, Alone in the Dark (1 y 2), Bloodrayne (aunque parezca increíble, también 1 y 2), In the Name of the King, Postal y Far Cry ya han llorado de dolor por culpa de lo que Uwe les ha hecho. Videojuegos como el World of Warcraft volvieron a nacer el día que supieron que sus creadores no respondían a las constantes llamadas telefónicas del director.

"Muérete de envidia, James Cameron"


Y es que absolutamente todo lo que ha hecho Boll hasta la fecha ha sido una auténtica basura... el problema es que el único que no parece haberse dado cuenta es el propio Boll... y entonces pasó lo que pasó.

En 2006, con toda la crítica en contra, el cineasta alemán decidió poner las cartas sobre la mesa: retaba a todos y cada uno de los críticos que ponían a sus películas a pan pedir a que se subiesen con él a un cuadrilátero y le plantasen cara en un combate de boxeo.

Obviamente, nadie contestó. Ni Boyero ni su equivalente americano tenían pensado salir de sus cómodos apartamentos en el centro de la capital para enfrentarse a un maníaco homicida (si es capaz de hacerle eso al cine, a saber lo que sería capaz de hacerle al cuerpo de una persona).

Pero lo que nadie parecía haber tenido en cuenta es que, en la sociedad actual, donde para ser crítico sólo hace falta tener un ordenador y una conexión a internet, cualquier friki seborreico era un crítico en potencia y, por lo tanto, un candidato a partirse los dientes con Uwe Boll.

Desde entonces, en internet comenzaron a proliferar vídeos como estos:



Los frikis del mundo retaban a Boll. Lo que, sin duda, escapaba de sus hiper-desarrollados intelectos era que el protagonista de nuestro post de era un boxeador retirado de cien kilos de peso y ellos, unos pobres tirillas que acababan de firmar su sentencia de muerte.

Contra todo pronóstico, esos combates SÍ llegaron a celebrarse... no sólo eso, sino que año tras año, nuevos bloggers desafían a Uwe Boll. Todos han sido derrotados hasta ahora. En los siguientes tutubos os resumiremos algunas de estas historias:









Estos vídeos ponen al director alemán a la altura de una fuerza irresistible que, por muy mal que haga su trabajo, puede pasar por encima de cualquier crítica. Ojalá la ley universal de que siempre hay alguien más fuerte se cumpla algún día y esta fuerza irresistible choque con un objeto inamovible.

Así son las cosas y así os las hemos contado. Que os den por el culo, frikis.

"Es bueno ser Uwe"

1 comentario:

Cronista dijo...

Jejeje, en Cinecutre está la crónica del combate en Estepona 2006.

http://www.cinecutre.com/index.php?modulo=reportajes&id=156

Algún día Uwe, algún día...