lunes, 20 de septiembre de 2010

Pelis que molan: Alerta Máxima

Hola, niños y niñas, mocosos y mocosas, frikis y chicas que habéis caído aquí buscando tests de compatibilidad de pareja y comparativas de cosméticos (según nuestros servicios de espionaje, contraespionaje y recontraespionaje, son las búsquedas más habituales entre las hembras de nuestra especie... esto nos ha ido llevando a introducir pequeñas frases de spam en algunos de nuestros posts menos visitados con el fin de ser la miel que atrape a las moscas y las lleve directamente a un universo de una perversión tal como nunca habían imaginado... no en vano cada vez más mujeres leen Paranoia con Patatas tal y como demuestra nuestra cuenta del feisbuk). Pues eso, que hola. Hoy volvemos a dirigirnos a vosotros para recomendaros una de esas películas que han supuesto un hito en la vida de todo friki.

Y es que en nuestra sección de pelis que molan hemos ido analizando, a lo largo de estos últimos años, títulos que todo lector de Paranoia con Patatas debería pararse a admirar. Obras del calibre de Ricky'O, El Vengador Tóxico o Jesucristo Cazavampiros. Hoy se une a este selecto club. Hoy le toca el turno a Alerta Máxima, la que nos atrevemos a calificar, sin ningún género de dudas, como la mejor de las películas de Steven Seagal.



Corría el año 1992. Steven Seagal estaba convirtiéndose, año tras año, en una auténtica estrella del cine de tollinas de Hollywood. Sus hasta entonces tres películas ("Por encima de la ley", "Marcado por la muerte" y "Buscando justicia") le situaban una y otra vez como un policía de ascendencia italiana que se dedicaba a partirles la jeta a los malos utilizando el aikido y la mala hostia. Estas películas no son obras maestras. De hecho, son bastante mierden. Pero nos han servido para bautizar a un fenómeno cinematográfico como el "Factor Nico": tu puedes dividir cada una de las tres pelis en tres fragmentos de media hora y hacer combinaciones entre los nueve fragmentos resultantes sin que nadie note la diferencia con respecto a las películas originales. Pues eso. Que corría el 1992 y tocaba que Seagal dejase de ser policía para ser militar.

"Por dios que no se me escape un pedo ahora"


Así fue como nació Casey Ryback, un personaje que adoramos, ya no sólo por su complejidad, que es la misma que la de un puzzle de dos piezas, sino por lo curioso de su situación: Casey Ryback es un hombre atrapado en un mundo que él no ha creado. Ex-seal, un tipo duro como pocos, un tipo que tiene tantos Corazones Púrpuras, tantas Cruces Navales, tantas medallas y tantos premios al mejor marine del mundo que se harta, se lía a hostias con sus superiores y acaba siendo degradado... para terminar sirviendo como cocinero en el USS Missouri, un barco con armamento nuclear que zarpa para su último viaje antes de ser desguazado y vendido por piezas.

"También cocino"


Pero para este último viaje hay dos hombres que tienen un plan. Un plan que escapa a la legalidad y, sobre todo, al buen gusto. El primero de ellos es el Comandante Krill, el Oficial Ejecutivo del barco. Interpretado por Gary Busey, un tipo que se las ha apañado durante toda su carrera para hacer papeles que resulten nauseabundos para el espectador, Krill se las ingenia para montar una fiesta sorpresa para el Capitán Adams, y no sólo eso (sólo jodería), sino que también se las ingenia para colar un helicóptero con un apetitoso catering, una banda de música y una playmate en la fiesta. Además, decide travestirse, generando una poca más de animadversión por parte del espectador y aprovechar para dar el golpe.

"Te pongo palot"


El otro hombre que la va a liar parda es el ex agente de la CIA William Strannix, interpretado por Tommy Lee Jones, quien se cuela en el navío disfrazado de Mike Jagger y, al tiempo que Krill acaba con el capitán, toma el control del navío desde la sala misma fiesta de cumpleaños. Strannix está resentido porque los jerifantes de la CIA habían decidido borrarlo del mapa al haber hecho desaparecer un submarino nuclear... y ahora pasa a tener la oportunidad de rearmar su submarino con armamento de primera que iba directo para la reserva.

"Cada uno de mis hombres puede con veinte marines y con cien cocineros"


¿Pero qué pasa? Pues que en todas estas películas siempre hay un cabo suelto, y es que el único hombre de todo el barco que no ha sido encerrado en el castillo de proa ni aislado en su habitación es el cocinero, Casey Ryback, que permanece recluído en la cocina por haberle propinado un puñetazo a Krill.

"Puede que no sepa mucho de cocina pero esto lo voy a calentar"


Tras lograr escapar se topa con el último de los elementos que faltaban, probablemente el que más interese a nuestros lectores... ¿Flubber? No, Flubber no sale en esta película. Nos referimos a Jordan Tate, miss julio del 92, a la que da vida la playmate y vigilante de la playa Erika Eleniak, quien debía salir de la tarta para gozo y congratulación de todos los presentes, sobre todo del viejo Capitán.

"¡Momento mameyas!"


Y así podemos decir que se sientan las bases para Alerta Máxima: con Seagal por el barco, ayudado por la chica, y dándole pal pelo a los malos, que no paran de venir y recibir su merecido. Ya sea con las manos, con armas de fuego, con bombas caseras o con cuchillos de cocina, Casey Ryback libra una lucha de un sólo hombre contra todo lo que se mueve. El resto ya os lo podéis imaginar: hostias como ruedas de molino, frases lapidarias, primeros planos de teturcias, una venganza y un tipo engominado de metro noventa repartiendo amor.



Pues eso, manguzanos, que esta es una auténtica peli que mola, de esas que cuando más la ves, más manchas los pantalones. Y esto es Paranoia con Patatas, el único blog hecho por bloggers que tienen menos tiempo libre que sus propios lectores...

Ahora nos vamos, no sin antes interesarnos por lo que pueda pensar de todo esto Erika Eleniak...

"esto... ¿yo creo en Sue Storm?"

4 comentarios:

Roger dijo...

La he visto cienes de veces, la última hace tres sábados, cuando la pusieron en cuatro a las doce de la noche...
Sí, lo sé, era sábado y a las doce de la noche estaba en mi casa...
¿Qué cojones esperábais?
¿Desde cuando esto es el foro de "menshealth"?

Maine dijo...

Oye, pues yo suelo trolearlo. Esta película me hizo pensar que las escenas de acción podían ser más imaginativas de lo que pensábamos, y redescubrí mi pasión por el cuerpo femenino (El de Erika, particularmente)

Denis dijo...

¿Y nadie va a decir nada de la 2º parte de esta peli?. Porque la primera mola, mola, pero la segunda....ufffff


Mención especial a las mameyas de la Erika, que si no recuerdo mal se las operó y las estreno en la peli. Creo....que mi memoria no llega a tanto

Anónimo dijo...

Tengo entendido que "Puede que no sepa mucho de cocina pero esto lo voy a calentar"sólo lo dice en un trailer. Vi la película hace poco y no lo dice, y en los trailers de youtube tampoco. Pero yo recuerdo haberlo visto y oído en un trailer en el cine. ¿Podriais ampliar la información sobre este dato?