viernes, 10 de septiembre de 2010

Series mierden: Punky Brewster

Hola, pandillas de indigentes cerebrales. Hoy viernes, los chicos de Paranoia con Patatas vuelven al tajo para llenar ese vacío que presentan vuestras vidas, vacío que, de acuerdo con lo que podemos saber investigando vuestras cuentas del Facebook es de una vacuidad absoluta.

Hoy volvemos a traeros una de recuerdos en forma de otra de las lamentables series que la televisión vomitaba hace no tantos años y que, queramo o no, todos hemos conocido aunque fuese de refilón. Hoy hablaremos de Punky Brewster y sí, era una auténtica mierden.



En este caso nos topamos, como siempre, con una familia, pero un tanto peculiar. Y es que estaba conformada por tan sólo tres integrantes: un viejales que pretendía ser entrañable pero lo que era era la hostia de sospechoso; una niña huérfana a la que no se le ocurrió nada mejor que irse a vivir con el viejales; y al perro de la cría, que venía en el paquete y era el único actor de toda la serie.

"El único que se salva"


Una vez más podemos demostrar lo poco que hay que darle al espectador para triunfar en la televisión americana. Y es que con esta premisa, la serie se mantuvo en antena durante ochenta y cuatro episodios, a cada cual más trasnochado, predecible y moralista.

Así, de sopetón, los protas eran los que siguen:

Punky Brewster, quien tuvo una infancia bastante jodida, para qué negarlo. Después de que su padre abandonase a su madre porque ahora que había parido estaba más gorda y se le habían caído las tetas, la graciosa de su progenitora decidió abandonarla, junto con su perro, en un centro comercial de Chicago... la muy tía puta...

"Mucha policía, poca diversión"


La cosa es que Punky, que ya desde su más tierna infancia tuvo tendencias okupas, perrofláuticas y decididamente jipiosas, se metió en un bloque de apartamentos y se escondió dentro de uno, el cual convirtió en su fortín hasta que un viejo medio senil la encontró y, en vez de mandarla para el temible horfanato, decidió adoptarla y quedarse con el perro.

Henry Warnimont era el nombre de este viejo truhán. Puede que al resto se la dieses, amigo, pero a nosotros no nos la juegas... Fotófrafo, soltero, mayor como pocos y sin amores en la distancia... que decide adoptar a una niña... se le ve el plumero, señor Warnimont.

Henry está teniendo un pensamiento sucio


En esta redacción tenemos la teoría de que Henry vio la adopción de Punky como una apuesta a medio-corto plazo. Tras haber leído en la sala de espera del psiquiatra sobre el llamado "complejo de Elektra" aprovechó la oportunidad de educar a una cría desde niña y ser sobreprotector con ella, para que cuando creciese y estuviese en edad de merecer le eligiese a él. Si no fuera porque Punky estaba destinada a ser una choni de primera le habría salido bien, sobre todo si tenemos en cuenta como se puso la Soleil Moon Frye cuando creció.

"Hey carumba!"


Pero claro, como niña más que menor que edad que era, su serie estaba orientada a un público decididamente infantil, por lo que lo que iba a inundar la pantalla eran las tribulaciones de la niña y de sus amigos en el colegio. ¿Amigos? Sí, amigos... nosotros pensamos lo mismo, la serie era ya bastante nauseabunda cuando pensábamos que la cría no tendría nunca amigos como para rematarla.

Cherie Johnson era la vecina de arriba de Punky. Su presencia en la serie estaba orientada a que los niños de raza negra tuviesen un personaje con el que identificarse, y poder tocar una serie de temas moralistas que allá por los años ochenta ponían palotes a los que medían las audiencias.

"Pedobear también aprueba esta foto"


Vivía con su abuela, la señora Johnson, el personaje que pretendía mantener una especie de tensión sexual con Henry, aunque al espectador medio no se le escapaba que lo que el señor Warnimont buscaba eran otras franjas generacionales.

La actriz que interpretó a Cherie Johnson, cuyo nombre no era otro que Cherie Johnson, apareció en otra serie que, esta sí, puede considerarse como una de las sitcoms norteamericanas con mayor vocación friki de principios de los noventa, "Cosas de Casa", interpretando a la amiga de Laura, Maxime, la que se liaba con Waldo Geraldo Faldo (haciéndoos creer de paso que si un subnormal de ese calibre mojaba vosotros no lo teníais tan jodido... ¡ja!).

"Madre mía madre mía con la Cherie Johnson"


Allen Anderson era un crío que parecía sacado del pueblo de los malditos, y su presencia en la serie tenía como lei motiv el atraer a infantes del género masculino. Pese a que la serie sí atrajo a algún que otro niño ninguno de ellos desarrolló su personalidad siguiendo el camino de la heterosexualidad.

"Conocemos todos vuestros secccreetosss"


Margeaux Kramer era una niña rubia, pija y pretendidamente destestable, criada en una familia diezmada por la crisis de los ochenta, debió abandonar su colegio privado para ir a la educación pública y acabar compartiendo clase con Punky y sus mugrientos amigos. Pese a que nos la pintaban como un pequeño monstruo horrible no dejaba de ser el único personaje de la serie que parecía darse cuenta de lo que pasaba a su alrededor (que todos eran unos gilipollas infectos y con tendencia a la depresión).

"Plebeyas"


Con este variopinto grupo de críos, la serie giraba en torno a temas como la diferencia de clases, la importancia de la amistad, las obras sociales y un montón de murgas infumables más que convertían la serie en un auténtico mojón, bulimia y maltrato infantil incluídas. Es que recordemos que lo único de todo el post que se salva son las fotos de las dos crías cuando crecieron, porque lo que es el resto... el resto de los elementos de esta serie son una auténtica ¡MIERDEN!

Hasta mañana, frikis.

5 comentarios:

La Diosa de las Nenas Duras dijo...

Esa serie era para odiarla sistemáticamente, desde la melodía hasta el ridículo tono de voz de la mierda-niña

Sapporo dijo...

tengo grabado a fuego un episodio en el que los 3 niños repelentes se meten en una cueva de los horrores...

Asco.

PD: La prota salia en la serie "Sabrina, cosas de brujas" o algo asin... y estaba muy tremenda....

LOSTPROPETH dijo...

la pinky brewster crecio muuuuy bien....no recordaba a esa tipa...no sacaron una serie animada??

Denis dijo...

Efectivamente amigo LOSTPROPETH, no contentos con jodernos las neuronas con las serie original, lo creadores esta serie [que todos tenemos claro que en los sotanos de sus casas tiene pentagramas pintados en el suelo junto a altares paganos] decidieron crear una versión en formato cartoon de la mierdaserie esta, donde la Punky de los cullons, tenia una especia de coala cocainomano con poderes que en todo momento estaba junto a ella para hacer sus mierda trucos al más puro estilo de "sabrina" otra mierdaserie. Yo cada vez que veia la intro pedia en secreto que un Xenoformo saliera del puto arco iris y le metiera un parasito por la cara al puto bicho-coala. Pero eso son cosas que quedan entre mi psiquiatra y yo.

Os caso la intro, solo para causaros dolor, lo admito

http://www.youtube.com/watch?v=0lGnaIMCmU8&feature=related

Wintermute dijo...

Ohhhh el episodio de la cueva. Me acuerdo y todo, vaya PUTA MIERDA.

Hasta siendo un niño pequeño, y no habiendo otra maldito cosa en la tele para ver en ese momento, ya te sentías viendo como si te tomaran por subnormal.