miércoles, 22 de septiembre de 2010

Series mierden: Webster

Hola muchachada. Menuda semanita llevamos en PcP. Arrancamos la semana con un tipo duro de esos que parten caras allá por donde pasan y que forman ya parte del imaginario popular del friki común; continuamos con Jack Bauer y Cthulhu, conservando todavía la duda de cual de los dos es más grande...

En definitiva, que está siendo una semana de tipos muy grandes, por lo que hoy vamos a compensarlo recordando una serie de televisión de los ochenta más que merecedora de figurar en nuestra bizarra lista de series mierden. Y es que hoy le toca el turno a Webster, un crío que no tuvo puta gracia en ni uno sólo de los casi 150 episodios que rodaron los chicos de la ABC durante seis años.

"Mis padres son guays porque me dejan salir por la tele"


La serie se centraba, como recordáis, en la vida de Webster, un niño afroamericano de cinco años cuyos padres fallecieron en un accidente de coche y que es acogido por un ex compañero del equipo de fútbol americano de su padre en los setenta, la entonces estrella George Papadapolis y su mujer, Katherine, quien en pleno año 1983 era un personaje con muchísima gracia... porque era la mujer y no tenía ni idea de hacer las tareas de la casa.

Que sí, que la serie era una auténtica mierden, pero básicamente por los siguientes motivos:

Primero: La serie era, ya, directamente, una copia lamentable de otra serie que, casualidades de la vida, también había sido adoptado por un matrimonio blanco forrado hasta las trancas. Esta otra serie era Arnold, protagonizada por el tristemente fallecido Gary Coleman y, para más joder, era otra puta mierda, aunque contaba con el toque novedoso que le faltaba a Webster.

"¿Has oído hablar de la ley de la L, nena?"


Segundo: Otro tema lamentable era el hecho de que tanto Emmanuel Lewis, protagonista de la serie, como Gary Coleman, protagonista de Arnold padecían una triste enfermedad. Y es que el actor que dio vida a Webster, ese simpático (¡já!) crío de cinco años ya tenía una dilatada expereincia en el mundo de la publicidad y la televisión... porque el condenao ya tenía trece añazos.

"Molo porque soy como Joselito pero sin drogas"


Tercero: El argumento tampoco era para tirar cohetes. No olvidemos que todo giraba en torno a un comentarsita deportivo que era un auténtico pedazo de animal, un conato de pija con poca gracia y a un enano negro demasiado avispado para su edad. No era una serie que nadie, ni siquiera los más trasnochados lectores de PcP quisieran ver. Las situaciones que nos presentaban tenían tanta gracia como una endodoncia, el abuelo griego allí no pintaba nada, la ñoñería era la auténtica bandera de la serie, y el crío de edad indeterminada terminaba por aportar a este cóctel un tinte irreal y siniestro m´sa próximo a las barrabasadas oníricas de David Lynch que a cualquier sitcom que se nos pudiese presentar...

"Ni puta gracia, oigan"


En definitiva, amiguetes, que la serie de Webster ni tenía gracia, ni buenos actores, ni contaba historias decentes, ni tenía puto sentido y, para más joder era una oda a la explotación infantil en la que no salía ni una sola maciza. En definitiva, que era una auténtica MIERDEN.

Hasta mañana, frikis.

4 comentarios:

Nolfy dijo...

Jodorl...!!!

Completamente de acuerdo. No tenían ni puta gracia. Entraban ganas de ir volando cabezas por el plató con una Desert Eagle.

Denis dijo...

Completamente de acuerdo con Nolfy, salvo en un punto, yo usaria una escopeta franchi spas 15.

...reconozco que me entra la risa floja al pensar en la imagen del cuerpo del enano volando contra la pared al impactarle un calibre 12 a quemarropa.

Roger dijo...

Y yo me pregunto, ¿un enano como Webster en inglés también es un dwarf? ¿O esos son sólo los del Warhammer?

Jon Arson dijo...

A los enanos de nuestra era se les llama "midgets", aunque ellos prefieren "gente pequeña".