lunes, 6 de septiembre de 2010

Toma jeroma, pastillas de goma, Rómulo y Remo las toman en



Hola, infraseres. Hoy venimos sin putas ganas de cagarnos en vuestros muertos, así que, cuando tengáis un momento, salid a la calle para que el populacho lo haga por nosotros.

Hoy vamos a hablar de una de esas series cuyas dos únicas temporadas, si no fuese porque los señores que venden los DVDs se tiran de la moto con los precios obligándonos a ser muy selectivos, debería estar en las estanterías de vuestras habitaciones, junto con la primera temporada de Heroes y las dos primeras de Battlestar Galactica... Hoy vamos a hablar de Roma.



Como su propio nombre indica, la serie nostraslada a Roma, pero no a la actual, llena de coches abollados, turistas y pintadas en monumentos, no, sino a la del año cincuenta antes de J.C. Tal y como nos cuenta a bombo y platillo la web de la HBO (la cadena que la parió, responsable de maravillas tales como Los Soprano, Deadwood o Hermanos de Sangre), Roma se había convertido en la ciudad más poderosa del mundo, una metrópolis con un millón de habitantes que era el centro de un Imperio en expansión. Pero bueno, en aquella época no era un imperio, sino una República (sí, como la de Star Wars, frikis infectos), creada para impedir que un hombre llegase a atesorar un poder absoluto.

Pero en esta época es cuando nos encontramos con Julio César, un poderoso cónsul de Roma que está ganando partidarios tras sus conquistas en La Galia, mientras que Pompeyo permanece en la ciudad como cabeza visible del gobierno. La serie, en sus veintidós episodios a lo largo de dos temporadas, nos contará (y esto no son spoilers, joder, hatajo de ignorantes) la llegada al poder absoluto de César, su muerte (aunque no os vamos a decir quien lo mata, a ver si lo descubrís con las pistas que se os irán dando), y las disputas por su sucesión entre Marco Antonio y Octavio Augusto (tampoco os diremos quien gana, que algo de emoción hay que dejar para el final).



Pero realmente, y pese a los tejemanejes históricos que sí están contados, la serie gira en torno a estos dos hombres cuyos nombres fueron extraídos de las escrituras de Julio César:

Lucio Voreno, centurión de la Decimotercera legión, es un militar ejemplar y honrado que, casi sin quererlo, irá escalando posiciones en el ejército y, una vez terminada la guerra, en la política, como magistrado y posteriormente como senador. Pese a que se nos presenta como un padre de familia con principios, tiene un pronto bastante hijo de puta.



Y por otro lado tenemos a Tito Pullo, el auténtico alma de la serie, quien entra en escena como un indisciplinado legionario raso de la Decimotercera legión, que es escogido por Voreno para emprender una misión casi suicida en el primer episodio por el mero hecho de que sería el único de sus hombres al que nadie echaría de menos. Se trata de una auténtica bestia parda, nacida para la lucha y que, tras el fin de las hostialidades luchará sin éxito por reintegrarse en la vida civil.



Los de la HBO van de sabios, y como saben que si quisiésemos aprender algo nos veríamos un documental en vez de una serie, hicieron que estos dos tipos que se convierten en parte activa de todos los momentos importantes de la historia de Roma, desde la muerte de César, hasta la de Marco Antonio, sobreviviendo sin quererlo a tantas situaciones de peligro que el propio Julio César jamás llega a castigarles por sus meteduras de pata: "sería de necios castigar a estos dos hombres, sin duda los dioses les protegen". Como claro ejemplo os dejamos una de las mejores escenas de la serie, para que la recuerden (y se les vuelvan a poner los pelos como escarpias) quienes ya la han visto o para cascarles un señor spoiler a quienes planeen verla.



¿Y el factor buyate? Bueno, algo tenía que fallar (algo además de lo de que Flubber no salga en esta serie, claro). ¿No salen jamelgas entonces? Sí, claro que salen. Y salen tetas, culos, y todo lo demás, además de una, dos o a veces más escenas de folleque en cada episodio, incluídas orgías, incesto, sadomasoquismo, y otras cosas que gustan a la niña y el niño. Pero lo que son tías buenas no sale nada más que una, y tirando hacia el final de la serie además... y es que ni Cleopatra está jamelguilla.

"Moraleja: prefiere siempre la versión porno"


Batallas épicas, intrigas políticas, riñas familiares, incesto, torturas más o menos crueles, esclavos, suicidios, invocaciones demoníacas, combates de gladiadores (roar!), conspiraciones judeomasónicas, folleques de estraperlo, gañanes con togas, violencia al más puro estilo romano y algunas escenas realmente geniales es lo que Roma puede ofrecer a cualquier friki de bien que decida ponerse a ello.

Aquí termina nuestro post de hoy, zanguangos. Ahora, tras haber terminado con nuestra tarea de difusión descubriendoos otra serie con la que rellenar vuestro cada vez mayor tiempo libre nos vamos.

Hasta mañana, frikis.

5 comentarios:

Zorax dijo...

desde el punto de vista historico y arqueologico,( venga voy a tirarme el pisto profesional) esta de PM.
Y Tito Pullo es Dios y Lucio Voreno lo mismo!!!!
Y Augusto reflejado como un pervertidillo es la leche!!

Jon Arson dijo...

Justo ahora estaba viendo la segunda temporada!

El Tándem Voreno/Pullo es desde luego genial, pero las miserias de los poderosos tampoco se quedan atrás... al final hasta Posca, el que había sido esclavo de Julio César, acaba metiendo mano.

Y las teticas... ay, las teticas!

Shonen_bat dijo...

Esta serie es la rehostia, me quedé piquet cuando la vi en su día.
Y si os gustó esta tenéis que ver Spartacus, no llega a la calidad técnica ni de coña, pero es bastante curiosa y esa si que está llena de sangre y tetas

Mellington dijo...

Esta serie es simplemente cojonuda. Se muestra en avance en la historia de Roma desde un punto de vista altamente fiel a la verdadera historia. Los dos soldados reciben un protagonismo exagerado, sí, pero es una manera de darle un toque fantasioso, algo libre, a todo lo demás.
Oh, y para todo el que nombre Spartacus, antes o después: ESTA es la buena; Spartacus es una auténtica basura. Si quieres tetas por tetas, mira en Brazzers o en xnxx.

Denis dijo...

La serie es cojonuda, de principio a fin. Unos diálogos rompedores, la estética impecable y un rigor histórico muy decente.
Desde mi punto de vista una de las mejores series que he tenido la oportunidad de ver. Y ellos, son un par de PJs, todo sea dicho :P

Para los fanáticos de la serie, que sepais que el productor de la misma esta preparando la película. En un principio debería haberse rodado una tercera temporada, pero los estudios se quemaron y hubo problemas con la seguradora. Asi que la cosa quedó en "no rodamos más y lo dejamos aqui". Mala suerte.

Pero los actores han apalabrado la continuación y ahora están en joligud a ver quien pone la pasta. De momento ahí a quedao la cosa, porque claro, el ratin de la peli seria para +18 y eso a los de joligud les hace pensarse las cosas dos veces, porque la taquilla de rating +18 no es tan buena como la palomitera de "para todos los públicos" y claro, ésto, no lo olvidemos, es un negocio.