martes, 26 de octubre de 2010

Halloween 2010: Reflexiones homicidas

Hola, asqueroso lector de PcP. ¿Cómo te ha ido el día? ¿En serio? No te preocupes, al último que entró le preguntamos lo mismo y dijo algo casi tan lamentable como lo tuyo...

Nosotros por nuestra parte estamos bastante atareados, sumidos en firmas de autógramos y sesiones fotográficas para la revista Mens Health, pero tendremos unos minutos para dedicaros algo de atención (la que deberían dedicaros vuestros padres, pero ese un tema sensible del que no hablaremos hoy) y preparar vuestras conversaciones de mañana a la mañana (si es que el día de mañana es mejor que el de hoy y mantienes al menos una conversación...) para que podáis presentaros ante vuestros conocidos como unos tipos leídos, cultos y si las circunstancias lo permiten, aseados.

"Hola chicos, hoy voy a explicaros algo que aprendí ayer leyendo mi web amiga"


Eeeeh... esto... bueno... En el post de hoy abordaremos un tema de trascendental importancia en estas fechas: ¿qué es más provechoso para el friki medio... ser un héroe o un villano psicópata de los que tan de moda se ponen en estas fechas?

Vosotros ya os lo imagináis, pero como mientras os poneis a elucubrar sobre este o cualquier otro tema os abordan los nombres de las páginas de pornografía gratuita de la red no será sencillo que terminéis sólos vuestra reflexión, así que os ayudaremos.

1. Es una opción mucho más viable en cuestión de probabilidades.

Ahora vamos a ponernos serios. A ver, ¿cuál es la probabilidad de que, en una visita de unos chavales de instituto a unas instalaciones científicas, una araña radiactiva pique al mayor víctima de la clase y le convierta en una bestia parda como Spiderman? No, no lo calculéis aún, suponemos que más o menos la misma que tiene tu vecina la gordaca de ser devorada por un oso lechuza en la piscina municipal.

Sin embargo, ¿cuál es la probabilidad de que a un joven incomprendido y lamentable hasta el punto de que tenga que salir a la calle con una bolsa de carton en la cabeza para que los niños no le tiren piedras, vea como en su cerebro dos cables se cruzan y, a partir de entonces, decida dedicar su tiempo libre a viviseccionar prostitutas? No hay color, claro... (y eso que existe Paranoia con Patatas, que antes de febrero de 2007 esta probabilidad estaba más que disparada).

2. No te cansas demasiado.

No nos engañemos: ser un héroe es agotador, tanto física como mentalmente. Si te fijas todos los héroes, tanto de las pelis como de los cómics, andan acelerados. Que si tengo que escaquearme del curro para luchar contra el Dr Octopus, que si tengo que cruzar Nueva York en menos de seis minutos y en transporte público, que si a las doce de la noche el aparato del juicio final se activa y nos manda a todos a tomar por culo... un agobio, oiste, un agobio que es mejor no vivir.

"Super López no da a basto"


Sin embargo si lo que eres es un psicópata no tienes casi ninguna preocupación, bueno, una, que no te cojan, pero ninguna más. El tiempo no es un problema, y el vivir con tu tara / interesante-punto-de-vista-de-las-cosas no tiene por qué afectar al resto de tus ocupaciones, con lo que el ser un asesino en serie tampoco tiene por qué ser tan agobiante.

"Patrick Bateman se lo toma con calma"


Y si por la parte del estrés el psichokiller es mucho más afortunado que el héroe, en el apartado físico más de lo mismo. Daros cuenta de que los psicópatas peliculeros ni corren, ni se cansan, ni tienen que salir arrastrándose de debajo de un pedrusco, ni hacer diez dominadas en barra, no. Basta con que caminen lentamente y con algún artilugio corto-contundente en la mano para que su trabajo luzca lo mismo que el del Capitán América.

3. Elegir no cuesta nada.

Otra cosa importante es que los héroes se desviven por salvar a todo el mundo. Da igual que sean ancianas con una esperanza de vida similar a la de una mariposa, que que sean bebés, señores, señoras, perros, gatos o bebés foca. Un héroe los salvará a todos, arriesgando su propia vida en la tarea.

Sin embargo un psicópata no mata a todo el mundo. No. Lo de hacer un Columbine lo dejan para otra gente. Un psicópata elige un tipo de víctimas, copón, además de su modus operandi tiene una víctima predilecta. Los más inteligentes eligen matar rubias de metro ochenta operadas de las tetas, otros prefieren segar la vida de conductores de autobús con principio de obesidad, otros a niños que prefiern el baloncesto al fútbol y otros, como los que formamos parte del staff de PcP, nos dedicamos simplemente a los gafapastas, lo que hace que nos sintamos muy a menudo como Dexter Morgan...

"... por aquello de la labor social"


Estas elecciones hacen, nuevamente, que ser un psicópata sea un trabajo mucho más llevadero y menos pesado que ser un héroe.

4. ¿Anonimato o publicidad?

Los héroes no buscan la publicidad, bueno, Tony Stark sí, pero porque además de ser un héroe es un empresario y padece lo que, los que trabajan (nunca sabréis a lo que nos referimos), denominan "deformación profesional". Hacen su trabajo con ropas ajustadas y amparados en la oscuridad de la noche y desaparecen cuando sale el sol para hacer sus vidas.

"El colega Bruce siempre sale de noche para no levantar sospechas"


Los psicópatas no. Los psicópatas prefieren que se les recuerde por algo abyecto y vil que se marcan después de cada asesinato. Puede ser lo clásico de dejar una puta de bastos al lado de cada cadáver, llevarte todos los dedos de su mano izquierda, o mandar a la prensa una viñeta de Rob Liefeld. En cualquier caso siempre es mejor ser un villano porque, por lo menos, te vas garantizando unos dineros cuando escribas tus memorias, hagan una película sobre ti, o consigas que la Telecinco te patrocine.

"Si Shatner la vendió sin tener nada que contar
imagínate lo que venderá alguien que mate a uno o dos"


5. Y la última pero no por ello menos imporante razón: las chicas malas la chupan mejor que las chicas buenas.

Hasta mañana, frikis.

2 comentarios:

Maeglin dijo...

No estoy de acuerdo con la nº 5...

Roger dijo...

Calla Maeglin, calla, que nadie lo ha leído aún y se puede liar gordísima si frikis como yo entran al trapo...