jueves, 16 de diciembre de 2010

Guía friki para iniciar con buen pie la convivencia marital

Qué pasa, pandilla. Hoy estamos aquí para contaros una historia real, así que todo el mundo serio, cagüentó.

Tanto la dirección de correo electrónico como la página de feisbuk de este blog recibe diariamente cienes de mensajes. La mayoría de ellos son sucio spam, de vez en cuando aparece algún colaborador fortuíto atraído por vanos deseos de poder y sexo con colegialas asiáticas, otras veces lectores descontentos, amenazas de muerte, y, por qué no decirlo, alguna que otra consulta de lectores despistados que se creen que esto es el consultorio de Pepita Campos.

No os engañéis: no contestamos a ninguna, nos parece entrar en un juego horrible... la mera idea de seguirles los desvaríos a una panda de subseres como vosotros no sólo nos produce mofa y befa, sino que también nos parece que está de más. Lo entenderéis.

Sin embargo, en esta ocasión, vamos a hacer una excepción.

Y es que una mujer que prefiere permanecer en el anonimato y que será calificada como Sagitario, de veintiocho años y que nos escribe desde Gandía directamente a nuestra dirección de facebook con una pregunta para nosotros... y qué cojones, se la vamos a contestar. Dentro mensaje:

"Hola Staff (... los puntos suspensivos es que nos está dorando la píldora para ver si le contestamos o la mandamos directamente a la carpeta de spam, previo phishing de su dirección e-mail).

Al final nos vamos a vivir juntos (ella y su novio friki, no lo sabéis porque hemos cortado todo el intermedio, melones) y estoy un poco preocupada por si será capaz de convivir conmigo, ¿podríais dedicar un post a algo así, para ver si debo albergar alguna esperanza de mantener una vida normal? (... vuelve a dorarnos la píldora con paridas de que si su novio nos lee y no se qué)."


En cuanto a lo último que has dicho, amiga Sagitario, olvídate de mantener una vida normal. Pero vamos a contestarte, y para ello daremos unos pequeños consejos que podrían adoptar la forma de una maravillosa guía definitiva de PcP para irte a vivir con tu novia y que nadie sufra daños en el intento.

Sabemos que para que esta guía te sea de utilidad tendrás que conseguir primero a una jaca poco exigente que pueda saber llevar tus subnormalidades excentricidades. Vamos a obviar la más que clara incapacidad que padeces para mantener relaciones con otros seres humanos en directo (sin el messenger, ni el badoo ni nada de eso) y abordaremos la cuestión que nos plantea Sagitario fingiendo que este es un blog para gente casi-normal.

Lo primero que deberás saber son los problemas a los que te enfrentarás junto con tu media naranja para, a continuación, saber como sortearlos o sobrellevarlos como si de un Guybrush Threepwood atrapado en la aventura gráfica de tu vida te tratases.

Primero: La pasta.

La pasta nunca fue un problema para ti: mirabas en el bolso de la vieja, cogías tu paga, o te lo pagabas con tu sueldo sin la necesidad de escuchar a nadie fiscalizar tus gastos.

Ahora se acabó. Además, deberás convivir con una realidad: hay dos tipos de gastos, los tuyos y los suyos. Los suyos suelen ser para comprarse objetos de primera utilidad, básicamente el vestir, y nunca en caprichos: siempre en prendas completamente necesarias. Los tuyos, probablemente un par de cómics o una temporada de alguna serie, siempre siempre siempre van a ser controlados y censurados. Sobre todo teniendo en cuenta que nunca son ni "un par" ni "una".

Tus oídos se irán acostumbrando a frases como "¿otro más, pero ese no lo tenías ya?" o "¿y dónde vamos a meter todo esto?".

Desde Paranoia con Patatas te recomendamos que utilices el clásico truco de la engañifa: quítale siempre el cero del final a la pasta que te gastaste en tus vicios.

En caso de ser descubierto, porque tu novia al final sea un poquito espabilada y le dé por comprobar el precio del tebeo mirando la contraportada di que ese no era el que compraste el otro día, que ese ya lo tenías. Sospechará de ti, pero tras un par de semanas de abstenerte de compras habituales podrás volver a gastarte tus cuartos como gustes. Ten siempre presente que las mujeres no pueden distinguir entre un cómic y otro difernente con un color similar y aprovéchate de ello.

"Ese ya estaba allí, lo juro"


Segundo: El tiempo

Pese a estar más desocupados que un rotulista profesional, los nerds acostumbran a valorar en demasía su tiempo. Que si tal serie, tal videojuego, tal película, leer tal cómic o tal libro (esto último en caso de que hablemos de un nerd pobre que no tenga pasta para deuvedés)... ¿No creéis que sea un problema? Craso error.

Aunque no lo sepáis, las mujeres no se van a vivir con sus novios para hacer las tres comidas del día en casa y así poder gastarse esos dineros en la edición multi Blu Ray de Blade Runner. No. Lo hacen para que hagáis cosas juntos.

Vas a tener que aparcar alguna de tus habituales ocupaciones y sustituirla por algo que puedas hacer con tu chica. Desde PcP te recomendamos que lo intentes todo: compra otro mando para la consola, intenta venderle que "Machete" es una crítica social y que "Los muertos vivientes" es una serie que se centra en los problemas de un grupo de personas en un mundo que ellos mismos no han creado. Igual cuela. Si no sale bien deberías optar por unas "gafas de dormir" como las de Homer Simpson.

"Probablemente el mejor invento de la historia"


Tercero: El espacio

Todo buen fan de la ciencia ficción sabe que después de los problemas temporales llegan los espaciales, y los tuyos son de los más gordos.

La mera idea de irte de casa y lidiar con la cantidad de cacharrada que se agolpa en tu habitación te aterra. Sabes que el día que te vayas tendrás que llevarte todo lo posible de golpe. Lo que no te lleves te irá carcomiendo hasta que lo hayas ido a buscar nuevamente... en principio puedes pensar que no es problema, que en una semana y poco a poco puedes llevártelo todo. Te equivocas. Prepárate para ver como algunas de tus cosas permanecen varios meses abandonadas en tu domicilio paterno mientras en tu nueva vivienda, tú y tu novia lucháis por encontrarles un sitio a las que has conseguido transportar.

... mierda ...


Date cuenta de que tus cómics, tus libros de pastas duras y tu colección de DVDs no van a poder estar en sitios demasiado visibles, ni en sitios "que molesten" (las habitaciones y la sala son para otras cosas).

Ya sabes: los pisos hoy se venden con plaza de garaje y trastero por algo. En Paranoia con Patatas sabemos que el día que te vayas a vivir con tu novia estarás tan anulado que te comerías caca de perro con tal de meterla en adobo, así que asegúrate de que el trastero sea bonito y tenga sitio para estanterías.

Cuarto: El reparto de tareas.

No vamos a aburriros con esto, pero ya sabéis: aunque hasta ahora estuviéseis acostumbrados a que las cosas se ordenasen por arte de magia, los platos apareciesen fregados al día siguiente y tus camisas de juerguista obeso siempre estuviesen cuidadosamente planchadas.

A no ser que tu novia sea la mayor de siete hermanos es probable que todo este bonito mundo de facilidades se derrumbe y termines por descubrir que hay una serie de actividades llamadas ordenar, fregar y planchar con las que deberás familiarizarte.

"Todo tiempo futuro será mejor"


Consejo: véndele a ella que debéis repartiros las tareas y escoje todas aquellas que te permitan hacer mientras ves Galactica o, si requieren movimiento, que por lo menos puedas ir haciendo mientras te empapas de la música de Hans Zimmer.

Quinto: Mantener vuestro nido presentable.

No nos engañemos. Una de las grandes contingencias a las que deben enfrentarse los frikis que tienen la oportunidad optan por irse a vivir en pareja es el hecho de que todos sus preciosos posters, bustos de superhéroes, tazas de colección, figuras de wargames y muñecos articulados van a quedar relegados al trastero o a un húmedo altillo a no ser que sean presentados como "bellos recuerdo" o "rollitos retro".

"Un terapeuta familiar podría explicar la
diferencia entre orgasmo e infarto al mostraros esta habitación"


Asúmelo. Toda chica quiere que su casa esté más o menos presentable, y como tú en tu puta vida has querido que nadie entrase en tu casa, el concepto de "presentable" lo decide ella.

Sexto: El porno

El momento más doloroso del friki medio que se decide a dar el paso hacia la convivencia pseudo-marital es ese en el que debe deshacerse de toda la pornografía que ha ido acumulando desde que la banda ancha se convirtió algo al alcance de todos los bolsillos.

Esto sí que es innegociable, lector, bueno... puede que no, pero en principio es innegociable. De todas formas no deberías necesitarla demasiado, al menos durante las dos primeras semanas... Para el caso de que creas que es sencillamente imposible vivir sin tus pelipos puedes probar a comprarte un usb de todos los gigas que puedas y esconderlo en algún sitio estúpido. Eso sí, si te pillan ni se te ocurra mencionar a este blog.

-------------------


Pues eso, Sagitario desde Gandía, esperamos que con esta excelsa guía que nos hemos currado te quedes más tranquila y que tu novio se adapte a la vida en pareja de la forma más digna posible.

Y ahora, hasta mañana, frikis.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

lo que se puede hacer con las pelis es, en lugar de gastar en una memoria, grabarlas en un dvd, marcarlo como defectuoso o mal grabado y ponerlo al final de la torre con todos los otros dvds

Gaznapiro dijo...

¿quien necesita almacenar porno cuando todo y más está en la nube?!!

Anónimo dijo...

entonces cuando tu chica quiera gravar un DVD y lo vea, lo tirará y te preguntará xq co** guardas DVDs defectuosos.

Wizzard dijo...

Para qué tanto jaleo, con lo bonito que es ver porno en pareja.

Hasseo the Lizard dijo...

Buenas

Probablemente el mejor post que he leido en mucho tiempo. Descojonante.

Después de leer post como estos, pienso que no puede existir ni existirá un blog más divertido que este en la puta vida. Me alegrais el día tios xD

Hasseo

Sapporo dijo...

Un post largo!!

LOSTPROPETH dijo...

tengo que mostrarselo a mi novia