domingo, 28 de febrero de 2010

Mitos de la farándula: William Shatner

Siempre que has entrado en PcP has sabido a lo que venías, pardillo. Tu tiempo libre, el que otros valorarían como si de oro se tratase, lo desperdicias diariamente frente a la pantalla de tu ordenador, acudiendo a páginas de contenido explícito, consejos de pintura de miniaturas y subcultura en general. Dentro de este último grupo te has encontrado con Paranoia con Patatas, un pequeño submundo integrado por seres que son, a primera vista, tan lamentables como tú.

Hoy vamos a retomar nuestra clásica sección de Mitos de la Farándula para traeros el currículum de otra superestrella incomprendida.

El día 22 de marzo de 1931, en el seno de una familia judía conservadora que había abandonado la Europa del Este para afincarse en Canadá, vio la luz William Alan Shatner, uno de los más grandes actores que la historia ha dado.



Lejos de haber vivido una infancia gris y desestructurada, Shatner se decidió a hacer las cosas despacito y con buena letra: colegio, instituto, universidad y, después, cuando sus padres ya le dejaban salir a la calle sólo por creer que ya era una persona de provecho, teatro. En cierta medida, los padres de nuestro personaje de hoy tuvieron bastante buen juicio al impedirle ver la luz del sol hasta que pudiera valerse por sí mismo, no como los vuestros, que tiraron por la borda cualquier proyecto que tuviese que ver con vosotros el día que les colásteis que a todos vuestros amiguitos les habían comprado la Game Boy.

Tras iniciarse en el mundo del teatro de la mano siempre de obras de Shakespeare, le llegó su primera oportunidad en el cine, siempre en producciones cutres y desconocidas para la mayoría de los mortales, como "Los hermanos Karamazov", de 1956; o "Incubus", en 1965.

Pero como todos sabéis, el personaje que lanzó a William Shatner al estrellato definitivamente sería el del capitán James T. Kirk, uno de esos geniales tronchamozas de los sesenta que ponían húmedas a las mujeres, eran admirados por los teleespectadores, y también eran el modelo a seguir de los más jóvenes.



La única explicación racional que se nos ocurre para que no sepáis quien era el capitán Kirk es que hayáis permanecido en animación suspendida o criogenizados hasta el día de hoy. Nos referimos al más alto mando a bordo de la USS Enterprise, la nave de la serie Star Trek.

William Shatner tuvo la suerte de interpretar a uno de esos personajes que, hoy en día, simplemente no existen ni en la imaginación de los guionistas. Era el más inteligente, el más intrépido, el más valiente, el más atractivo, el más competente, y el mejor luchador de los oficiales de la Flota Estelar. No tenía ningún punto débil. Nunca se equivocaba. Parecía tener un sexto sentido para averiguar quién era el infiltrado, quién quería destruir su nave, o qué mujer de aspecto inofensivo podía caer en sus brazos sin siquiera despeinarse. Este personaje, que hoy en día no aguantaría ni la primera visita de un par de matones de Tony Soprano, fue el protagonista de la más famosa serie de ciencia ficción de la historia.

Pero cuando Shatner colgó la camiseta amarilla, su carrera se fue directamente a tomar por saco. Su teléfono sólo sonaba cuando algún publicista quería que el capitán Kirk anunciase algo. Como otros actores caidos en desgracia, tuvo que conformarse con dejarse ver haciendo de extra en algún capítulo de Colombo, Kung Fu o Misión Imposible. Sin embargo, nadie le tomaba en serio cuando interpretaba un personaje distinto del del capitán de la Enterprise...

Así, diez años después del final de la serie, la Paramount recurrió nuevamente a William Shatner para relanzar la gran Star Trek, pero esta vez directamente a la gran pantalla. James T. Kirk volvió a ser un icono popular, protagonizando seis películas enre 1979 y 1991.

Entre 1982 y 1986 protagonizó la serie T.J.Hooker, en la que interpretaba al policía del mismo nombre, quien, tras la muerte de su compañero, debía continuar patrullando y entrenar a los jóvenes reclutas con el fin de barrer las calles de escoria como la que acabó con su compañero.



En 1989 comenzó a escribir una serie de novelas que aunaban elementos de Star Trek y de T.J.Hooker a las que tituló "TekWar". En 1997 ya había publicado nueve libros con esta temática, una serie de televisión, un juego de cartas coleccionables y un videojuego cuyo apartado gráfico estaba ya obsoleto el día en que lo pusieron a la venta.





En 2003 volvió a la primera línea televisiva interpretando a Denny Crane en la serie de picapleitos Boston Legal, una vieja gloria de los juzgados que, pese a no haber perdido nunca un caso (643 a 0, afirma) confía más en su experiencia y veteranía que en su preparación y competencia actual.



Otros sucios detalles sobre el gran William Shatner que todo lector de PcP debe saber son los siguientes:

- Los creadores de Futurama afirman que Zapp Brannigan es algo así como un "¿Y si el auténtico William Shatner hubiese sido el capitán del Enterprise en vez de Kirk?" Algo así como un "40% Kirk 60% Shatner".



- John Locke, el calvo enterado de Perdidos, ha afirmado que el Capitán Kirk era "un pésimo capitán" por permitir que, en todas las misiones de reconocimiento, muriese alguno de sus hombres. Curiosamente, Terry O'Quinn (el actor, melón, el actor) interpreta a Fleet en La Nueva Generación, un capitán con pocas dotes de liderazgo.

- Fue un chamán en los anuncios del WoW, en los que, como ya hemos advertido en otras ocasiones, se dieron citas viejas glorias del cine y la televisión.



- Michael Myers, el asesino psicópata de la saga Halloween, llevaba una máscara de William Shatner imprimada de blanco.



- Cuando Penny pregunta a Sheldon y Leonard quién fue elegido como hombre más sexy de américa durante cinco años consecutivos, ambos están seguros de que fue Wiliam Shatner.

- En Padre de Familia se nos presenta a Shatner en varios episodios como un cateto tendente a la sobreactuación.



-----------------


Eso, que ya os han dado bocata, y nosotros nos vamos. No os toqueis lo del pis u os quedaréis ciegos, cachofrikis. Hasta mañana.

sábado, 27 de febrero de 2010

Top Ten: La docena

¿Qué? ¿Habéis aprendido ya a hacer la "o" con un canuto? Pues sólo os queda aprender a zurcir mierdas con un látigo y ya podréis aspirar algún día a obtener un puesto en una cadena de montaje.

Hoy sábado vovemos a PcP con un nuevo top ten, uno que recoje la importancia del número "12" para el mundillo friki en general. ¿Que os da igual? ¿Que habéis venido aquí a ver culos? Pues a la calle, que vuestros padres ya están hartos de que les dejeis el teclado todo pegajoso.

Dentro ránking.

10. Los 12 Sellos de Naruto

¿Quién no ha hecho alguna vez aquello de las sombras chinescas? ¿De poner las manos así juntacas pa que parezcan un perrete, o una liebre, o un palomo? Todos, ¿verdad? Pues resulta que el Naruto este está enganchao a lo de ir a tope y también a lo de poner las manitas juntas haciendo posturas de animales... aunque se le da como el culo... que nos metan en un bukake gafapasta si aquello eso es una rata.



9. Los 12 reinos

Hablamos del Manga y posterior Anime de Fuyumi Ono (que es una chica, aunque su nombre no lo indique) con base en movidas chinorris y que cuenta como una cría llamada Yoko es transportada a un mundo alternativo, de esos que siempre molan, del que resulta ser la mandamás.



8. Los 12 Monos

No, no nos referimos a las 12 veces que estáis de resaca en los San Fermines, no, sino al grupo terrorista-ecologista conocido como "El Ejército de los Doce Monos", el cual mantenía en jaque al futuro apocalíptico desde el que enviaban a Bruce Willis.



7. Las 12 participantes en alguna de las míticas Divas Tag Team Match de la WWE

Lo que queráis: son tollinacas de mentira, no se pegan, no se odian, son pa críos. El Pressing Catch apesta, y todo eso.

Ahora os veis el vídeo y cada uno para su casa.



6. Los 12 terroristas de La Jungla de Cristal


Si no fuese por Hans, por el ultraviolento Karl, por su hermano con pie de mujer, y por el siempre dispuesto (a jiñarla) Al Leong, "Die Hard" nunca habría sido el pedazo peliculón que es: una de esas experiencias que todo friki debe vivir (y vive) al menos una vez al año.



5. Las 12 horas de El Señor de los Anillos

Ay ay ay... gran experiencia, seguramente la mayoría de nuestros lectores hayan perdido la raya del culo tras verse de una sentada las versiones extendidas de las tres películas de la saga de El Señor de los Anillos. Medio día para el recuerdo... aunque siga habiendo quien piensa que son doce horas de niños andando...



4. Las 12 pruebas de Astérix

Sí. Hercules limpió unas cuadras, luchó contra leones, hidras, y pájaros, cazó ciervos, jabatos, toros, incluso a un perro con tres cabezas, y robó materiales suficientes como para pasarse unos años en Alcalá Meco... pero cuando los romanos pusieron a prueba a los galos, las pruebas fueron bien diferentes.

Astérix y Obélix batieron a Asbastos, el campeón olímpico, en una carrera; arrojaron la jabalina más lejos que Verses, el persa de brazo onanista; vencieron al implacable "Cilindric el germano"; cruzaron el lago sin sucumbir a las tentaciones de la Isla del Placer; sobrevivieron a la hipnosis de Iris el egipcio; acabaron con el buffet libre de Mannekepix, que incluía platos como "la montaña de caviar y sus ligeras tostaditas" y el "elefante a la aceituna"; sobrevivieron a la psicotrópica morada de la bestia; consiguieron el permiso "A-38", sin duda la más complicada de sus doce pruebas, ya que debían enfrentarse a diversos tipos de funcionarios públicos; atravesar un barranco; escalar la más alta montaña responder a la pregunta del anciano que habita en la cima; pasar la noche en la llanura encantada; y sobrevivir al Circo.



Es cierto que los galos iban dopados como caballos de carreras, un no parar, oigan, un no parar.

3. Los 12 Caballeros del Zodíaco

El bronce se lo llevan los 12 Caballeros de Oro (que bien traído... bronce-oro...) de la mítica serie "Los Caballeros del Zodiaco", serie que todos recordaréis por su homoerotismo, sus masivas donaciones de sangre, y por la clásica pose de los caballeros luchando al tiempo que se agarrban un hombro del que manaba abundante líquido rojo, amén de por esos muñecos a los que la armadura no se les quedaba ni con super glue.

Ellos eran los andróginos Aries, Piscis y, por supuesto, Virgo (tanto monta monta tanto); el enorme Tauro, que por muy fuerte que fuese le llovían tollinas de todas partes; el impedido de Géminis; el poderoso Leo; el plasta de Capricornio; el más que poderoso Cáncer; el místico Libra; el tronchamozas de Escorpio; el difunto Sagitario; y los anodinos Aries y Acuario, que tenían menos gracia que un chiste sobre niños muertos.



Hemos agotado nuestro cupo de manga y anime por hoy. Recordad la máxima de PcP: sólo hay dos tipos de animación japonesa, esa en la que salen jovencitas violadas por monstruos tentaculados, y los que no molan tanto.

2. Los 12 del Patíbulo

La segunda plaza es para una de esas películas que nadie en su sano juicio se cansaría de ver. Los doce reclusos que son entrenados por Lee Marvin para lanzar un ataque suicida a una fortificación nazi. A cambio: la libertad.

Aquí tenéis al Mayor y a sus hombres repasando el plan de ataque en la víspera de su misión.



1. Los 12 Modelos Cylon

Los Cylons fueron creados por el hombre. Se rebelaron. Evolucionaron. Existen muchas copias. Y los muy cabrones tienen un plan.



Sólo tenemos una cosa que decir: nosotros también tenemos un plan, y tiene que ver con un bote de réflex y un rollo de papel higiénico.

--------------------


Pues hala, ya hemos cumplido un sábado más. Ahora nos vamos, pero volveremos, pandafrikis, volveremos.

viernes, 26 de febrero de 2010

Famosas anécdotas de famosos; hoy, Arnold Schwarzenegger

Este es un nuevo post de Kal Zakath: a por ellos, joven.

Buenos días pendejos y sabemos que son buenas porque estáis leyendo esto, o sea que os estáis escaqueando del curro, de los estudios o de ayudar a vuestra madre a limpiar los altillos de la cocina.

Hoy inauguramos una sección que puede tener de una a infinitas entregas (sí, el Staff es inmortal), según lo que nos salga de las gónadas (otra vez afirmativo, tenemos de eso, sea lo que sea).

Como todo buen lector de éste, vuestro blog amigo, conocerá, Arnold Schwarzenegger, de ahora en adelante Arnie (el Staff se tutea con Arnold, de hecho nos tuteamos hasta con Chuck Norris, pero no se lo digáis a él, que se lo toma todo a la tremenda), bueno que me lío, pues eso que Arnie es un Mito de la Farándula elevado al Altar Mitológico de PcP, el cual custodia Albert de aberrantes lectores como tú.

Arnold Schwarzenegger es un murlaco que fue capaz de ganar tres años seguidos el título de Mr. Universo y seis años seguidos el título de Mr. Olympia y un sinfín de títulos más, por supuesto, vamos, la típica hazaña del lector medio de PcP, en sus sueños.

La escuela de anatomatólogos de Huesca aún está estudiando nuevos músculos descubiertos por primera vez en Arnie en 1970...


Aunque en realidad vosotros no lo conocéis por eso, sino porque fue Conan y el T-800, y un montón de personajes chanantes más.

"T2 si que molaba, no como los pestiños de T3 y T4"


Más tarde se pasó al lado oscuro de la pichurrina, llegando a ser elegido como gobernador de la provincia de California, digo el Estado de California, ese que conocéis vosotros por la serie del escritor que hace el gacho de Expediente X y en el que se zumba a dos o tres chatis por capítulo...

Por lo que a partir de convertirse en político el cine, el buen cine, perdió a un actorazo.

Si bien es cierto que todos los políticos tienen trapos sucios, algún sucio bastardo amigo de Arnie decidió hacer público un vídeo del político, e Internet lo extendió por la Red y, aunque como buenos lectores de PcP lo ponéis antes de los títulos de crédito de Conan el Bárbaro, en vuestro visionado semanal del filme, lo vamos a cascar aquí igualmente.

"Arnold es conocido internacionalmente por tener un gusto exquisito con las mujeres."


Hoy con vosotros el vídeo del Mai "Arnold Is Número Uno".



Gracias por vuestra atención, y recordad, los perdedores no usan drogas (¿O eran los ganadores? Arnie nos confunde...).

¡Como me mola PcP!

jueves, 25 de febrero de 2010

El eslabón perdido

No, este no es un nuevo post sobre "cosas que no deberían existir, por marranas y feas, pero sin embargo existen", no. La falta de tolerancia habitual propia de PcP
se desmorona ante personajes como el que hablaremos hoy, cuya estampa hacen que los miembros de este Staff y, en particular, el lechón que hoy tiene la responsabilidad de dirigirse a vosotros, no puedan hacer otra cosa que pensar que tiene que haber de todo en esta vida. Al fin y al cabo, el mundo no es otra cosa que un equilibrio entre lo que mola y lo que no mola. Por cada Bruce Campbell tiene que haber una Isabel Coixet, por cada Episodio V, un Episodio I, y por cada Jesse Custer un Peter Parker.

Pues hoy vamos a hablar de un tipo que siempre ocuparía la segunda posición en una serie de silogismos como la enunciada anteriormente, hoy le toca el turno a un tipo que está de rabiosa actualidad. ¿"Rabiosa actualidad?"? ¿Eso es como cuando hicísteis aquél post sobre orinales de peluche? No, no, aquella época ya pasó. Ahora cuando decimos que algo está de rabiosa actualidad traemos pruebas.



Por si acaso alguno de vosotros no ve la tele (algo nada extraño teniendo internet), y tampoco se deja caer por tutube (tampoco extraño pudiendo ver cualquier página de videos guarretes), os vamos a poner en antecedentes.



Sí, sí, muy bien, todos vimos al cani este en lo de Eurovisión al lado de ese buyate descomunal que es Anne Igartiburu y de Íñigo, que para variar no dio la lata con toda aquella murga de Uri Geller.

Pero... ¿qué puñetas hace este tío en PcP? ¿Acaso a los frikis de buena voluntad como nosotros nos interesa publicitar a personajes como este? ¿Acaso el post de "los canis" no fue ya hace un par de años? Nada, no y sí. Pero creemos que nuestros lectores, o por lo menos aquéllos que no hayan estado en el país durante los últimos dos días, sepan quién puñetas es este tipo que ha tomado en vano el apellido de Mario Cobretti.

"Ese rollo guapo, esa chavalada"


¿Y este de donde salió?

- Salió de Valencia, como otros grandes fenómenos del internet, y desde allí se dio a conocer a través del tutube.

- Se trata de un tipo de eminente estética cani. Tatus, algunos oros, peinado estrafalario, un pequeño toque rapero, zapatillas nike y ropa del decathlon.

- En algunas ocasiones ha sido calificado como ex-presidiario, él mismo dice haber pasado más de dos años en la cárcel por haberles zurrado a dos críos. Por otras páginas se dice que lo más cerca que ha estado de la cárcel fue el día que casi se sienta a ver Prison Break.

- Se hizo realmente famoso desde youtube, cuando él y otro personaje apodado "el Batu" (otro tarao similar, vamos) se retaban.

"Duelo en la cumbre"


- Le debe al mando de la Wii muchas de las cosas que sabe. En general. No sólo en "vale calle".

¿Qué es el vale calle? Pues es una subclase de lucha que pretende ser efectiva en la calle. Aporta componentes del jiujitsu brasileño y del vale tudo, pero lejos de estar pensada para ser practicada por sobrios artistas marciales está pensada para hacer las delicias de canis, carbonillas, metrogañanes y gañanes de todo el país. Parece muy efectivo cuando es comentado a cámara hiper lenta.



- Ha sido calificado por muchos como "el Jackass español". A día de hoy seguimos sin entender por qué, cuando más bien se parece a uno de los enanos de El Milagro de P. Tinto.



- Se ha dejado ver en El Diario de Patricia.





- Dice que canta.

- Planea presentarse al torneo del Puño de Hierro y protagonizar el GTA5.

- Se dice, comenta y rumorea que le van a dar un programa para él en Tele5... ¿Sabéis lo que ésto significa? ¡Que a lo mejor hasta llega a respirar algún día el mismo aire que Pilar Rubio! ¡La musa!

En cualquier caso, este personaje tiene al intenné dividido, no así a la redacción de PcP, quienes pese a que estamos a favor de la supervivencia de todas las formas de vida, estamos convencidos de que este tipo está a un par de semanas de distancia de tener que ponerse un filete en el cuello para que su perro quiera jugar con él.

Y ahora, después de haberos aportado un documento incontestable sobre lo que parece ser la confirmación del eslabón perdido, nos vamos. Hasta mañana, frikis.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Cosas que no deberían existir por marranas y feas pero sin embargo existen: Los juegos para móviles

Hoy os traemos un post de nuestro miembro reservista Steve Zissou, a quien mantenemos en estado de animación suspendida en uno de los múltiples zulos que mantiene activos la redacción. Este post, o uno muy similar, ya existía en PcP, pero fue hackeado por una bizarra banda de phisheros que nos obligaban a borrar sus reclamos día tras día, casi hora tras hora, por lo que se ha vuelto a publicar. Todos tuyos Steve, haz lo que quieras con ellos.

Otra vez aquí para regalaros mis inquietudes, sueños, amores, etc. Hoy tocaremos el tema de los horribles videojuegos para móviles que día tras día vemos anunciados en la televisión, las revistas, internet... Compañías como Top Games o Game Loft sin comprar una puta licencia se dedican a robar ideas a las ya veteranas en el sector sacando toda esta porquería videojueguil. ¡Vamos allá!

Supersonix Demon

“Soy una rumberaaaa”


Un plagio descarado del Sonic, la mascota de SEGA, en el que controlamos al amigo azul pero vestido como una diablesa sexy (la imagen demuestra que no estoy loco). El juego es el típico plataformas de velocidad en el que podemos recoger unas monedas sospechosamente parecidas a las del Super Mario Bross de NES y avanzar fase tras fase. Dudo mucho que SEGA haya consentido este insulto pero me imagino que la legalidad de estos productos será un poco límbica. Aunque, como defensor del erizo azul, debería ponerme como la locaza del “leave Britney alone!!”, no lo haré por respeto a nuestros lectores.

Pang Returns

“Adoro el olor a napalm por la mañana”


¿Quién no recuerda a estos dos mozos con gorra que iban viajando por el mundo cargándose una plaga de burbujas de colores con sus pistolas de ganchos? Esta maravilla de Capcom realmente adictiva ha sido destrozada en numerosas ocasiones por insensibles desarrolladores. El Pang Returns es una simplísima imitación con peores sprites (yo soy más de seven up), fases simplísimas y un protagonista feísimo. Pero esta no es la peor versión, amigos, ha sido superada por el Chiki Chiki Bang Bang que viene a ser la misma mierda pero protagonizada por el Chiquilicuatre. No voy a opinar sobre nuestro representante en Eurovisión, pero espero que nadie vuelva a decirme que “es una mierda, pero te ríes” porque le hago tragarse un One touch easy.

Arkanoid

“¡¡Tiqui tacaaaa, Salinaaaas!!”


Basandose en los Breakout de Atari, Taito se saco de la manga este divertidísimo arcade (palabra de wikipedia, amén) en el que manejabamos una nave plana q hacia rebotar una pelotita contra unos ladrillos y teníamos que destrozarlos todos evitando que la pelota cayese detrás de nosotros. Pues bien, aunque la propia Taito ha sacado una versión para móviles, otras compañías han copiado con no mucho tino este jueguillo: versiones con sólo 20 fases, otras imposibles de pasar, alguna en un inframundano 3D... Y yo me pregunto: “¿era necesario?” y a la vez me respondo: “¡¡por dios!!¡¡Noo!!”.




Pacman

“Waka waka waka waka”


Si no sabéis de que juego estoy hablando es que habéis sido víctimas de una abducción extraterrestre. Nuestro bacala protagonista es un circulo amarillo que come pastillas mientras escapa de unos fantasmas de colorines por un laberíntico escenario. ¿Versiones? ¡Miles! Tragacocos, Comecocos, Tragabolas, Comebolas, Pacocos y un larguísimo etcétera. La verdad es que no suelen ser diferentes unas de otras ni del juego original. Es por esto que, aunque me parezca un juego aburridísimo, no puedo criticar los sucedáneos de Pacman.

Aunque hay muchos más juegos que harían las delicias de canis y jessis, creo que será suficiente con estos cuatro. Si sabéis de algún otro juego repugnante no dejéis de comentarlo aquí debajo. Hasta luego, freacs.

martes, 23 de febrero de 2010

Los gafapastas de Monteys

Hola hola, jóvenes efebos. ¿Cómo os trata la vida? Suponemos que como siempre: a collejas, pellizcos y pingüinos en el retrete del instituto (para esto último es comletamente indiferente que curséis el bachillerato o que hayáis aprobado alguna de esas tan cotizadas oposiciones para profesor... muahahaha...). Si hubiéseis seguido nuestros consejos y hubiéseis adoptado el que gustamos en llamar PcP way of life otro gallo cantaría.

El hecho de que tanto vosotros (que sois una banda de desocupados que deben ser echados a escobazos de la tienda de cómics de vuestro barrio mediodía tras mediodía) como nosotros (que debemos atender a tantas responsabilidades de jugosa importancia que casi no nos queda tiempo ni para cagar a gusto) vivamos en ésta época de coches rápidos y ligues de una sóla noche nos lleva a actuar de una manera similar ante la vida: sin querer dar puto palo al agua. Y eso no es bueno.

Los mayores vagos de la historia son, hoy en día, recordados por las atrocidades que orquestaron para perpetuarse en el poder y no tener que currar durante el resto de su vida. La desocupación es lo que hace que las personas se vuelvan violentas y terminen por acudir al ataque y a la burla más descarada con el único fin de ver pasar las horas.

Es por esto por lo que, desde el primer día, la conocida como Liga Anti-Gafapasta comenzó a patrocinar este blog. Primero fue comida en lata, después alguna que otra pelipo, y en la actualidad somos su más segura apuesta, lo que nos garantiza el que furgones cargados de supermodelos portadoras de bolsas de billetes con el símbolo del euro nos visiten regularmente.

¿A cambio? Simplemente ser su voz en el ciberespacio y lanzar calculados ataques contra el archienemigo de todo friki: ¿el acné? No. Los gafapastas. Y hoy lo vamos a hacer rescatando unas grandes viñetas de antaño de la genial sección de El Jueves "Para tí que eres joven" (sección que sólo son capaces de superar Darío Adanti y Pedrito Vera). Monteys nos habla de... ¡los gafapastas!



SUS POSIBLES SALIDAS PROFESIONALES




SUS INQUIETUDES




SUS PUNTOS FLACOS




SUS PUNTOS FUERTES



¿Qué? ¿A qué da gusto cuando trabajan por uno? Pues eso, que hasta mañana, frikis.

Este post ha sido patrocinado por la liga anti-gafapasta.

"Únete a nosotros"

lunes, 22 de febrero de 2010

Degradación animada ochentera

Sí, lo sabemos, hoy habéis acudido a PcP buscando algo diferente. Algo con tetas, culos y hostias como panes mañaneros. Sin embargo os encontrais con un título nada halagüeño... esto podría apuntar hacia temas aún inexplorados para los lectores del blog, como el reportaje social o las sitcoms al estilo Friends. No deseperéis. Habrá tollinas y, con suerte, conseguiremos colar algun buen buyate entre estas líneas... pero la idea del post no es esa.

Lo sentimos, sin embargo continuaremos poniendo a vuestra disposición nuestra verborrea y grácil dominio del lenguaje castellano para recordar a algunos personajes famosísimos que no supieron lidiar con la fama y acabaron escribiendo hasta el último volúmen de la enciclopedia de la degradación.

Sin ir más lejos, ayer hablamos de Mr T, ese entrañable personaje que abordó vuestras televisiones durante los locos locos años ochenta. Entre sus muchos méritos pudimos reseñar el de protagonizar su propia serie de animación, titulada "Mister T", en la que no sólo se nos presentaba como el azote de los malvados, sino como todo un símbolo americano.



Esto nos llevó a pensar... ¿fue tan raro lo que hizo nuestro mito? ¿Era algo bizarro tener tu propia serie de animación en los ochenta? Los que no conozcáis la respuesta, la intuís: por supuesto que era bizarro... pero casi todos los famosos se agarraban a la pragmática frase de "si no lo hago yo lo hará otro en mi lugar".

Exacto, pequeños petimetres. El poder y la fama corrompen, y la corrupción, tal y como se nos demuestra diariamente con los temas de la crisis económica, el blanqueo de capitales, y el yo te rasco la espalda a ti y tu a mi, lleva a las personas a situaciones bochornosas; por ejemplo, Mario Conde no tardó en sustituír la mamada de las cinco de la tarde por la porculada de las cinco de la tarde, y en el caso que nos ocupa, muchos personajes míticos de los ochenta se vieron arrastrados al ridículo por sus vanas ideas de poder y fortuna, siendo arrastrados hasta niveles sencillamente increíbles. Y que conste que nos referimos a tíos con una brillante carrera y más famosos aún que las calcomanías aquellas con heroína que regalaban a las puertas de los colegios.

De esto trata el post de hoy, de aquellos famosos que vendieron su imagen a la industria de la animación (algo que siempre ha sido mucho peor que vender a tu hija al diablo). Estos, caballeros, fueron los resultados:

Chuck Norris Karate Commandos

El gran Chuck Norris, quien se estaba dejando ver en auténticas superproducciones decidió sacarse unos durillos extras prestando su voz y su imagen a esta serie.



Con una animación que se había quedado obsoleta antes de la emisión del episodio piloto, Chuck Norris lanzó un golpe directo a la parrilla televisiva con su comando de expertos en artes marciales, compuesto por un campeón de Sumo, un samurai, un par de héroes de relleno, un mecánico (siempre hace falta alguien que pueda arreglar la máquina de Coca Colas) y el propio Chuck Norris, quien recorrió un bucle infinito dos veces.

Los capítulos comenzaban siempre en el gimnasio de nuestro héroe, quien introducía el capítulo de cada semana, y allí terminaban, cuando Chuck recitaba la moraleja para que los jóvenes espectadores sacasen algo en limpio. La serie terminó el mismo día en que a Chuck se le acabaron las enseñanzas moralistas: al final del quinto episodio.

The Force of Freedom

Sylvester Stallone fue otro de esos héroes de acción de los ochenta que quiso seguir los pasos del gran Chuck. Para ello contaba con un reclamo infalible: Rambo, ese personaje que había revolucionado la industria de Hollywood años atrás.



Y es que como recordaréis, John Rambo era todo un tío. Tal y como se encargaba de dejar claro el coronel Trautman, se trataba de un soldado experto en la guerra de guerrillas, letal con cualquier tipo de arma, incluso con sus propias manos; un hombre entrenado para ignorar el dolor, para superar cualquier clase de condición meteorológica, para vivir de lo que da la tierra, para comer cosas que harían vomitar a una cabra... uno de los mejores incursores que dio la guerra de Vietnam... más duro que un bocata de adoquines.

Sin embargo esta serie nos presentaba a un John Rambo completamente diferente: uno de los miembros de un comando interracial (no podemos evitar pensar en sexo cuando decimos esta palabra) llamado "La Fuerza de la Libertad", que pretendían ser una mezcla entre los GI-Joe y Greenpeace. Una serie en la que el diálogo más fuerte incluía la palabra "tonto" y en la que la sangre brillaba totalmente por su ausencia. Rambo pasó de ser una máquina de muerte, un auténtico lobo solitario y homicida a ser un mariquita con una cinta roja en la frente.

¿Y los malos? Se trataba de un grupo de tendendcias neo nazis llamado S.A.V.A.G.E. (Secret Administrators of Vengeance, Anarchy and Global Extortion), liderados por un tal Capitán Caos... Pero no os engañéis, pese a todo este más que meritorio currículum eran un grupo de girl scouts si los comparamos con los Ewoks... incluso si los comparamos con los Osos Amorosos (que no son más que los primos payos de los peluches de Endor).

Hulk Hogan's Rock and Wrestling

Exacto. Hulk tampoco pudo resistir el empujón de la animación ochentera. El colega de Mr T sucumbió ante la industria televisiva justo cuando su figura pública parecía alcanzar cotas de fama sin límite.



Como habéis podido ver, la serie era mala con ganas, con una animación que podría haber sido realizada en una zona desmilitarizada de Somalia, un guión que por no tener no tenía casi ni líneas de diálogo (a la mayoría de los personajes los doblaba el mismo fulano), y un André El Gigante (nunca te olvidaremos) que hacía de villano de turno.

Y no creáis que después de ver esto se dio cuenta de que todo en la vida tiene un precio, y que comprarse un Hummer puede ser la hostia pero no si tienes que salir a la calle con una bolsa de cartón en la cabeza para que los críos no te tiren piedras; es más, como todos sabéis, hasta hace poco mantuvo un programa en la cadena VH1 en el que se dedicaba a mostrar las intimidades de su familia y a hacer el ganso para deleite de los siempre aburridos espectadores americanos. Él se dedicaba a quedar como un gañanazo sin remedio y su hija a quedar como lo que es...



----------------


Estas han sido pequeñas muestras del poder corruptor de los dibujos animados. No creáis que es la única fuente de corrupción, no hay más que ver a todo un príncipe de las tinieblas como Christopher Lee mendigar papeles cutres por el mundo adelante; o a un icono de masas como Espinete ofreciendo su amor de erizo en la casa de campo.



Hasta mañana, frikis.

domingo, 21 de febrero de 2010

Mitos de la farándula: Mr. T

Un domingo más, el staff de PcP está aquí para ilustraros y daros algo de lo que hablar mañana en la cafetería de vuestra facultad, en el descanso de café en vuestro curro, en vuestra clase de esgrima clásica o en vuestra llamada diaria al Party Line. Hoy vamos a recordar a uno de los más grandes "Mitos de la farándula", y vamos a aportar una serie de documentos audiovisuales que os dejarán totalmente piricuetos... ¡Dentro post!

El 19 de mayo de 1952, en Chicago, nace en el seno de una familia que ya contaba con once hiojs, Lawrence Tureaud. El joven no era demasiado bueno en los estudios, pero sí se mostró como un portento físico, practicando fútbol americano y artes marciales, llegando a ir a la universidad con una beca deportiva, universidad en la que, según él mismo no aprendió absolutamente nada (ni lo dudamos) y de la cual se tuvo que retirarse el mismo día que se le acabó la beca, el día en que se lesionó la rodilla.

La pérdida de su beca le llevó a currar de lo que pudo, y "lo que pudo" resultó ser de portero de discoteca en plenos años setenta, un trabajo que le permitiría hacer lo que mejor sabía hacer y, además, descargar de vez en cuando su frustración en los borrachos que se dejaban caer por su zona. Fue ahí cuando empezó a perder la chaveta a fraguarse la identidad de Mr. T: durante sus años como portero se dedicó a coleccionar cadenas de oro, las mismas que iban perdiendo los clientes del local, las cuales fue amontonando alrededor de su cuello.



Se dice que cualquier cliente que hubiese perdido su collar en el bar podía acudir a hablar con el portero, quien no tenía ningún problema en devolvérselo una vez lo hubiese identificado.

Su siguiente trabajo fue el de guardaespaldas, y fue así como entró de lleno en el mundo de Hollywood. Algunos de sus clientes fueron Muhammad Ali, Steve McQueen, Michael Jackson, Leon Spinks, Joe Frazier y Diana Ross. En su tarjeta profesional podía leerse "Next to God, there is no greater protector than I", y él mismo reconoció que la época más tranquila de su vida hasta la fecha fue aquella en la que debía proteger a las estrellas.

Este trabajo abrió la puerta de la fama a Mr T, y los ochenta fue esa época en la que este mastodonte con peinado propio de los mandingas (los que hayáis visto "El Milagro de P. Tinto" sabréis que los mandingas son dados a las celebraciones, no como los batussis, que son más reservados) entró a mamporros en los hogares americanos y se hizo un hueco en el corazon de los teleespectadores.



Fue su papel como Clubber Lang en la requeterrecordada "Rocky III" el que lo lanzó al estrellato. De la mano de Stallone, nuestro mito de la farándula fue el rival de Rocky, un brutal boxeador diestro que avanzó vertiginosamente entre el ránking de boxeadores del estado de Illinois hasta que logró medirse al campeón, con un resultado que todos conocéis, y si no lo conocéis no sabemos ni qué carajo pintais buceando en el intenné.



Un año después accedería a su papel más recordado, el del Sargento M.A. Barracus, el miembro más molón de "El Equipo A" (nuestro psiquiatra nos ha prohibido hacer cualquier comentario relativo a la nueva adaptación), el que siempre terminaba persiguiendo al retrasado de Murdock, y el que debían sedar siempre que lo subían a un helicóptero. A lo largo de cinco temporadas, Mr T fue, con toda seguridad es una de las personas que más veces fueron drogadas y trasladadas sin su consentimiento, y se ganó esa reputación de tipo duro capaz de arrancarle una pata a un caballo si tuviese hambre, pero de buen corazón.

Los más grandes de la televisión ochentera... sólo falta Alf


Alternó el rodaje de la serie con su participación en la lucha profesional, dentro de la WWF (sí, la WWE antes de que esos hippies talibanes que van dando pena por ahí con osos panda les obligasen a cambiarle el nombre), formando pareja con el mítico Hulk Hogan, pareja que venció en el primer Wrestlemania contra el equipo del plasta de Roddy Pipper (contra quien boxearía en solitario en el Wrestlemania 2).



Durante esta época fue desarrollando una serie de iniciativas en pro del deporte dirigida a los barrios pobres de las grandes ciudades, con el fin de alejar a los jóvenes problemáticos de la delincuencia y la droga.

"Nada de leer PcP, chavales"


El público le adoraba, era uno de los pesonajes más queridos de Norteamérica y un referente para la juventud. Los jóvenes encontraron un ejemplo, y los más jóvenes aún un auténtico referente de comportamiento. Mr T se dirigía a ellos semanalmente en su serie de dibujos animados, que siempre finalizaba con un vídeo de imagen real en el que este gigante de la televisión daba buenos consejos a los niños.



Lawrence Tureaud vivía el sueño americano y hasta esas madres que tardaron poco en juzgarle por su peinado y por la gran cantidad de cadenas que llevaba al cuello (se dice que cada vez que daba un paso aquello parecía un sonajero) , tardaron menos aún en deberle el buen trato de sus hijos. Temas como este Treat your mother right (utilizado como cover por los taraos de La Hora Chanante) le convertían en alguien aún más grande.



Desde la entrada en la década de los noventa, Mr T se sintió como un dinosaurio aguardando la extinción. Tan sólo se le veía para interpretarse a sí mismos en sitcoms como "Blossom" (la madre que la parió que fea era), "Martin" o "De repente Susan"; llegando a tocar fondo cuando accedió a dejarse ver en "El Gran Juego de la Oca". El yanki que lo subió a youtube no pudo acertar más con la descripción del vídeo.



Su carrera se truncó definitivamente cuando, en 1995, se le diagnosticó un linfoma y nadie volvió a saber de él hasta 2001. A su vuelta tan sólo le esperaban pequeños cameos en auténticos pestiños, como "El inspector gadget" o "No es otra estúpida película americana". Tan sólo parecían llamarle para poner su voz a su personaje en Los Simpsons y en Johnny Bravo...

En 2007, los chicos de Blizzard recurrieron a nuestro mito junto con otros muchos personajes entrañables, muchos de los cuales se han dejado ver entre las páginas de este blog, para promocionar ese "roba-vidas" que es el World of Warcraft, dentro de la campaña "What's your game?"



En 2009 se inició en el mundo del musical en Atlantic City con la función "I'm not dead", la cual, como si de una caduca idea de Matt Groening se tratase, intenta sacar partido de la desaparición del mundo del espectáculo de nuestro mito y de otros personajes cuasi olvidados, como Jaleel White, Carrie Fisher (todos sabéis quién es) o Ralph Macchio (poner cera y quitar cera), entre otros, dirigido siempre por la magistral batuta de David "The Hoff" Hasselhoff.

Se dice, comenta y rumorea, que rechazó trabajar en The Expendables, ya sabéis, el películo que aúna a todos los putos amos de las tollinas a los que Stallone logró convencer para liarse a mamporros en la gran pantalla.

No sabemos qué hará de ahora en adelante, lo que sí sabemos es que el tío está fuerte y seguro que volverá para deslumbrarnos con su talento. Desde PcP soñamos con una pelea a puñetazo limpio entre Lawrence Tureaud y Bolo Yeung, a poder ser con la imagen aumentada para que parezcan dos titanes luchando entre los edificios de Tokyo. Ojalá algún día logremos reunir por fin las siete bolas y todo lo que soñamos se haga realidad.

Ahora nos vamos, hasta mañana frikis.

sábado, 20 de febrero de 2010

Un dos tres responda otra vez: Villanos con titulación universitaria

"Es Doctor Maligno. No me pasé cinco años en la facultad de Medicina Maligna para que ahora me llamen señor"
- Doctor Maligno


Hola, mamarrachos. Un año más, los chavalotes de PcP nos despertamos en nuestros catres inmundos sin esa sensación que embriaga a muchos de nuestros lectores: nosotros nunca terminamos los exámenes. ¿Significa eso que somos todos alumnos de octavo de magisterio sin una pizca de luz en su futuro profesional? No, aunque eso último no lo descartamos, no es lo que significa. Más bien es que llevamos una vida a medio camino entre el diletante y el quinceañero rebelde, lo que nos lleva a que en vez de centrarnos en los exámenes, nos centremos en otro tipo de cosas importantes, como la relación entre Bucky y el Capitán América.

En cualquier caso, muchos de vosotros sí habéis terminado vuestros exámenes, sea en el instituto (frikis precoces y tripitidores extremos) o desde la universidad (todos o tontos o modernos)... ¿y para qué? ¿Para no acabar en las cadenas de montaje del futuro, compitiendo contra replicantes y robots montadores de coches por cuatro rupias turcochipriotas? ¿Para tener una formación y no acabar como el padre de Matt Murdock? ¿Para ver si finalmente cae la jaca esa de vuestra clase que os pone berracos como monos? Pues será para eso, porque si alguno de vosotros cree que va a cambiar el mundo cuando termine de formarse va dado... debería empezar por dejar de visitar blogs como este, que lo único que hacen es pudrirte el cerebro o dejarte ciego.

Pero no desesperéis, no habéis sido las únicas víctimas del sistema universitario. Hoy vamos a hacer memoria, y vamos a contaros la verdadera historia de cómo la universidad vuelve locas a las personas con talento y premia a las que no tienen puto sentido (bueno, esto último lo dejamos para otro día, cuando hablemos un poco más de Peter Parker, ya sabéis, el fotógrafo que tiene acceso a todas las instalaciones científicas que le salen del pijo).

Hoy desempolvamos el mítico "Un dos tres", pero sin calabaza ni hostias, que no somos ricos, para preguntaros por villanos que tengan titulación universitaria, como por ejemplo, el Doctor Maligno.



Un dos tres, responda otra vez:

El Doctor Maligno



El Doctor Muerte



El Doctor Octopus



El Doctor Connors



El Doctor No



El Doctor Hannibal Lecter



El Doctor Claw



Venga, al turrón, frikis.