lunes, 31 de mayo de 2010

El gilipollas del mes: mayo

Es un hecho cierto el que los componentes de este blog somos todos unos solitarios cabrones que tan sólo disfrutamos de la compañía que nos brindamos los unos a los otros, y también lo es el que tenemos mucho tiempo libre. Estas dos condiciones nos llevan a mantener un odio reprimido hacia muchos de los seres de la creación y también hacia casi todos los de la televisión. Es por esto por lo que nos hemos decidido a parir una nueva sección en PcP. Una sección titulada...

¡El gilipollas del mes!


¿Si El Jueves tiene al "gilipollas de la semana" por qué deberíamos cortarnos nosotros a la hora de nombrar al "gilipollas del mes"?

Son tres los candidatos que lucharán por alzarse con el primer título de gilipollas de 2010.

Manolo Lama

La frase "tienes más peligro que Manolo Lama en un comedor social" ha pasado a convertirse en un de esas frases comodín, como la de "tienes más miedo que Martin Luther King en la semana santa sevillana".

Probablemente, la auténtica subnormalidad con la que deslumbró al mundo, la de humillar a un mendigo en la previa de la final de la Europa League, le convierta en favorito indiscutible para este premio.

Como el vídeo no paran de borrarlo del tutubo, vamos a tener que cascaros la versión de la historia contada por los alemanes.



Pilar Baize

Uno de los descubrimientos de la última oleada de paridas que está emitiendo La Sexta llegando el fin de semana. Pilar Baize, española que vive en Hollywood tras casarse con un surfista, nos inivta a su fiesta hawaiana.

Quizás el momento más entrañable sea la presentación de su amiga Michelle, en los compases finales del vídeo. La seguridad con la que comparte con la cámara el sueño de su amiga puede ser más que suficiente para convertirla en gilipollas del mes.



Tom Kaulitz



No, no. El incesto homosexual con su hermano gemelo y tener esta pinta no es lo único que hace acreedor a este componente (por llamarle algo) del grupo (ejém) Tokio Hotel de ser candidato al premio. No. Lo que le lleva directo al estrellato es lo de meterse una sobredosis de viagra a sus veinte años y acabar en urgencias.

-----------------------


¿Para votar? La columna de la derecha, aunque se agradecería alguna justificación en forma de comentario, teniendo en cuenta como está el patio debe ser bastante sencillo nominar a cualquiera de los tres.

Hasta mañana, frikis, y recordad que, a partir de ahora, en vuestro blog amigo, el último día de casda mes tendréis una cita con una auténtica banda de gilipollas.

-----------------------


Editado:

Definitivamente, el gilipollas de Mayo es MANOLO LAMA.

Un aplauso. "Clap".

domingo, 30 de mayo de 2010

Porque todos hemos sido niños... ¡te queremos, Scott Campbell!

Hola, pandilla de buitres interesados, ¿qué tal os va la vida? Hoy estamos aquí reunidos para tener un momento flashback que os cagáis. Hoy vamos a recordar nuestra más tierna infancia de la mano del celebérrimo dibujante de mozas Scott Campbell.

Scott Campbell, además de tener el mejor apellido de la historia, es un talentoso dibujante de jamelgas, que ha dedicado su vida a dibujar comics para Image, como por ejemplo en Gen13, Danger Girl, donde no había más que mameyas por aquí y por allá.

Hace poco, Scott Campbell sorprendió al mundo con una tira de dibujillos que harán las delicias de frikis de todas las edades... porque todos hemos sido niños, ¡te queremos, Scott Campbell!










¿Qué? Se os ha puesto como el brazo de un niño agarrando una manzana, ¿verdad? No nos sorprende, pandilla de degenerados. Hasta mañana, frikis.

sábado, 29 de mayo de 2010

Pelis que molan: Sin City

Buenos días, hijos tardíos de madres sifilíticas que fumaron durante el embarazo. ¿Qué tal? Holgazaneando, suponemos.

Hoy es un nuevo día, y como tal, PcP ha vuelto para deleitaros con un bonito análisis "barra" recomendación de su ya afamada saga sobre "Pelis que molan". Pese a que habitualmente esta sección trata filmes inaccesibles para el gran público y totalmente exclusivos, hablamos de clásicos del cine, todos ellos de la talla de "Yo hice a Roque Tercero" o "Karate a Muerte en Torremolinos", hoy vamos a desmarcarnos de nuestra habitual tendencia para rememorar una de esas grandísimas películas de 2005, concretamente aquélla que fue votada por nuestros lectores como la mejor del año. Hoy le toca el turno a Sin City.



Robert Rodríguez dirigió esta peli, completamente inspirada, por no decir calcada plano a plano, en el cómic homónimo de Frank Miller (cómic creado mucho antes de esconderse detrás de claquetas, hacerse llamar "director", y vender su alma al diablo). Partimos de la base de que todos habéis leído este cómic y, por lo menos, alguna de sus secuelas, y que de lo contrario no estaríais aquí leyendo a una banda de masturbamulos como nosotros, así que vamos a dar varias cosas por sentadas durante este post. Eso sí, si esperáis encontraros con comparativas de escenas y viñetas o similares ya os podéis ir yendo todos lal peo, que nosotros somos frikis serios, joder, y que esas cosas son para gafapastas y para moñas.

La película arranca con la historia corta "El Cliente Siempre Tiene Razón", tan corta que si os la resumimos os la destriparemos... qué coño, os la vamos a destripar.



La primera historia ya con algo de entidad es la que tiene como protagonista al segundo Bruce más molón de la historia, quien interpreta al agente Hartigan en su último día de servicio. "Ese Cobarde Bastardo" nos presenta a un agente de policía enfermo del corazón y más que entrado en la tercera edad, que debe luchar contra los tipos más poderosos de la ciudad para rescatar a la delgaducha criaja Nancy Callahan.



La película sirvió para relanzar a la fama a un, hasta entonces acabadísio Mickey Rourke, que se había pasado varios años de fiesta y al que no se le esperaba para cenar casi nunca. Interpretó al salvaje Marv, el protagonista del primer cómic de la saga, quien ve como, tras perder la virginidad a los taitantos años con una mozaca espectacular, se despierta al lado de su amante muerta. Obviamente, un tipo de dos metros como él estará ansioso por salir a partir caras, y ahora tiene una buenísima exusa: encontrar al hijo de perra que mató a la chica y hacéreslas pasar muy putas. Qué decir tiene que la película no escatima recursos gráficos para escenificar situaciones como esta.



La tercera historia importante es "La Gran Masacre", en la que entra en escena Dwight McCarthy, el personaje de la serie que más aventuras ha vivido. Clive Owen es ese tipo implacable que, tras presenciar una trágica equivocación en el Barrio Viejo (que es algo así como La Casa de Campo pero en blanco y negro), se ve obligado a cargar con un inesperado compañero para evitar lo que, a todas luces, sería una guerra que dejaría muchos muertos y traería de vuelta a las mafias a la vida de las prostitutas de Sin City.



Por último, la película enlaza de nuevo con la historia de Bruce Willis, años después de la primera, cuando Nancy Callahan ya se ha convertido en esto...



Ay, Robert Rodríguez, pícaro de ti. Cualquiera de nosotros se fundiría la misma pasta que tú con tal de poder mandarle a Jessica Alba que se subiese a una barra y se moviese de esa forma. Ser director tiene sus ventajas, bribón.

La peli está más que bien, es algo larga, pero como cuenta historias cortas se ve perfectamente sin que os entre el ataque de sueño post-festín, está bien contada y la imagen es, sencillamente genial. Los personajes están calcados del cómic, e incluso los diálogos. Quizás falle un poco la voz en off, que tiene una murga encima que no se menea, pero por lo demás tiene todos los ingredientes para que verla y eyacular sea todo uno: desde tollinas como ruedas de molinos, buyatas y chistes malos, hasta escenas que ya en el cómic os revolvieron las tripas pero que ahora viviréis en Dobly Surround, incluso tiene una escena dirigida íntegramente por Tarantino, que le debía pasta a Robert y no tenía pensado soltar un clavo. Además tiene una banda sonora que nos regala una de esas canciones que todos deberíamos llevar en el coche (todos los que conducimos, sucio peatón).

El lado malo es que, como ya hemos dicho, después de esta película en la que trabajó como adjunto del director, Frank Miller se comenzó a creer que el cine y los cómics eran lo mismo y que él podía darle a todo. Craso error. En esta línea, Frank horrorizó al mundo con "The Spirit" y logró ganarse un párrafo en letra "F" de la enciclopedia de la degradación...

Y ahora, os dejamos con el trailer y nos vamos. Hasta mañana, frikis.


viernes, 28 de mayo de 2010

Por fin consiguió tocarla

Es verdad. El lechón del video de hoy logró por fin tocar a una mujer. Y mirad lo que le pasó.



Ahora que ya habéis visto las consecuencias de tan ansiado acto sabéis que vuestra dedicación al sagrado Onán durante todos estos años puede haberos salvado la vida.

Hasta mañana, frikis.

jueves, 27 de mayo de 2010

Mitos de la farándula: O. J. Simpson

En el fondo sabíais que no tardaríamos en dedicarle un post a un presunto asesino múltiple. Simplemente tenía que pasar el tiempo suficiente como para que nos plantásemos ante el televisor a ver "Agárralo como puedas", algo que también sabíais que, dado nuestro habitual tiempo libre, no tardaría en pasar.

"Este tipo era graciosísimo"


Orenthal James "O. J." Simpson nació en San Francisco, California, el 9 de julio de 1947. Con una infancia bastante jodida, con el tema de que sus papás ya no se querían y habiendo tenido que utilizar unos aparatos ortopédicos en las piernas para andar hasta los cinco años, O.J. asombró a sus profesores en el colegio cuando se convirtió en un gran jugador de fútbol americano, siendo el mejor jugador junior de los yuesei en la posición de corredor.

Eso fue sólo el principio de su carrera (que bien traído) hacia la gloria. Tras obtener una beca deportiva y deslumbrar en la liga universitaria, fue elegido como primera opción en el draft (no queremos oir nada sobre magic ni nada parecido) de la NFL y pasó a jugar en los Buffalo Bills (¿casualidad o serendipia?). Su carrera deportiva termino en los San Francisco 49's, habiendo sido el MVP de la NFL de 1973, y entrando en el salón de la fama en su primer año de eligibilidad.



Pero incluso antes de retirarse de la NFL, nuestro mito pasó directo a la pequeña pantalla, con un pequeño papel en la serie de televisión "Raíces" (exacto, la de Kunta Kinte) y algunos papeles en dramas y comedias, siendo, sin duda, su actuación más recordada y querida por todos aquélla en la que encarnó al detective Norbert, protagonista de algunas de las más grandes escenas de la trilogía... ¡como estas!







Exacto, para partirse la caja. Sin embargo, un aciago 12 de junio de 1994, la mujer de O.J. y su amante fueron encontrados muertos. Toda América pensó que nuestro mito la había liado parda. La verdad es que todo apuntaba a que el actor no había seguido el clásico consejo de PcP que te recomienda guardar la escopeta en la buhardilla y los perdigones en el sótano para vencer el llamado "reprís de matar". Sin embargo, en 1995, y tras convertir su juicio en el evento más visto de la televisión yanki, un jurado le declaró no culpable.

"Yo os explico, te pones unos de estos y..."


Curiosamente, un año después, palmó un juicio civil en el que se le condenaba como autor del asesinato, pero sólo le condenaban a pagar un pastizal... que no tuvo que pagar porque sólo venía cobrando una pensión... aunque multimillonaria (de la liga de fútbol americano).

Sin embargo, tras estos escarceos con la justicia, su figura salió reforzada hasta convertirse en un icono popular, homenajeado por el Carmageddon, por el GTA Vice City, por Los Simpson, parodiado hasta la saciedad en Padre de Familia, en el Duke Nukem y en South Park, y etecé etecé.

Pues eso, que este ha sido el post de hoy, y ahora, hasta mañana, pandafrikis.

miércoles, 26 de mayo de 2010

... quizás pueda contratarlos

"En 1972, un comando compuesto por cuatro de los mejores hombres del ejército americano fueron encarcelados por un delito que no habían cometido. No tardaron en fugarse de la prisión en la que se encontraban recluídos. Hoy, buscados todavía por el gobierno, sobreviven como soldados de fortuna. Si tiene usted algún problema y si los encuentra, quizás pueda contratarlos..."


Hola, manada de masturbamulos. Aquí estamos un día más en vuestro blog amigo, Paranoia con Patatas, para traeros uno de esos momentos nostálgicos que, hoy por hoy, se encuentran de rabiosa actualidad. Exacto, si habéis leído la intro y no os han abducido nunca los extraterrestres, sabréis que el post de hoy irá dedicado a uno de esos grupos de héroes a los que admirábais cuando erais unos tiernos infantes. Hoy vamos a dedicar el post al más que mítico Equipo A.



Todos recordamos aquella serie y su más que lineal planteamiento que podemos resumir con un breve esquema (¡nos encantan los esquemas!):

- Cacique local quiere adueñarse de la propiedad de un pobre granjero americano.

- La hija del granjero, una chica de provincias sin experiencia en la capital, contacta con este grupo de soldados de fortuna (curiosa forma de llamarles a unos jodidos mercenarios).

- Incursión en el manicomio para sacar a Murdock.

- Drogar a M.A. para después subirlo al helicóptero.

- Pelea a puñetazo limpio, con duelo de forzudos incluído.

- Momento bricomanía.

- Darles unas buenas guayabas a los malos.

- Huír del ejército y cada uno para su casa.

Curiosamente todo esto se hacía utilizando armas de fuego que sólo impactaban en el decorado; revolcones de jeeps rodados desde diferentes planos; dobles de los protagonistas que perdían sus bisoñés en los momentos más inadecuados; y todo el mogollón, siendo más curioso todavía que todos nosotros nos comiésemos todos los episodios y nos lo pasásemos como unos enanos.

Que sí, que sí, que somos unas moñas y que sabemos que esta serie de actual no tiene nada... pues os equivocáis, porque como algunos de vosotros (los que hacéis los deberes, básicamente) sabréis, a principios del mes que viene tendrémos por aquí a estos otros cuatro cachogañanes... para contarnos lo mismo.



Vaya. Este es el momento de hacer un breve repaso muy rico a los miembros del Equipo A y a los actores que les han interpretado durante tantos años, así como a quienes van a sustituirles en el nuevo remake buscapasta.

Coronel John "Hannibal" Smith

El jefe, el líder, el puto amo, el gran estratega, el maestro del disfraz, el que levantaba la economía de los fabricantes de puros americanos, y además, el artífice de una de las más grandes frases de la historia de la televisión: "me encanta que los planes salgan bien".



George Peppard fue Hannibal en los setenta. A su lado, cualquier plan, por baturro que pareciese, tenía sentido... ¡y funcionaba!

Sin embargo ahora, en 2010, la nueva versión cinematográfica nos trae a otro tipo madurete y venerado por frikis de medio mundo: Liam Nesson.



Sargento Bosco Albert Barracus

También conocido como M.A. (en una de las traducciones más extrañas de la historia, ya que lo de B.A. Barracus venía de "Bosco Albert" y de "Bad Attitude") Si Hannibal era el cerebro, Barracus era el músculo. Mr. T, tras darle caña a Rocky, y alternando siempre la serie con sus apariciones en el Pressing Catch, interpretaba al cachas del equipo y al mecánico. Su odio irracional hacia Murdock era uno de los grandes motores de la serie.



En la nueva versión de 2010, M.A. es interpretado por Quinton Jackson, luchador americano de MMA "barra" actor, y no todo lo contrario.



Teniente Templeton Peck

Phoenix era el tronchamozas del grupo, el tipo que ponía una nota de distinción en un comando de hombres solitarios aficionados a los trabajos manuales. Sus entradas, siempre en su deportivo rojo, y su extraña facilidad para llevarse al catre tanto a la provinciana maciza que recurría al Equipo A, como a la secretaria del malo de turno, como incluso a la mala que salía en un sólo capítulo y suponía la excepción que confirmaba la regla. Envidiado por los hombres y deseado por las mujeres, Phoenix era el único personaje de la serie que la metía en adobo con regularidad (también estaba un tal Frankie Santana, que iba de latino ligón, pero no se llegó a comer un colín).



En la nueva versión, Dirk Benedict es sustituído por Bradley Cooper, actor a quien recordaréis de la serie Alias (si es que recordáis algo de esa serie que no sea a Jennifer Garner).



Capitán H. M. "Mad" Murdock

"Mad" Murdock era el demente y relativamente retrasado piloto del grupo, un personaje ideado para aliviar la tensión con un poco de comicidad. Al margen de verse confinado en instituciones mentales y de encontrarse a la cabeza de la lista negra de M.A., Murdock era un tipo de cualidades excepcionales, que lo mismo pilotaba un caza hasta sacarle el máximo rendimiento, como se pasaba todo el capítulo hablando con un calcetín.



Dwight Schultz ya no estaba para estos trotes, por lo que Sharlto Copley ocupa su lugar.



Tras este breve repaso estamos preparados todos para decir una cosa: todo tiempo pasado fue mejor. ¿Acaso no se va a salvar ni la mínima esencia de la serie? No desesperéis, patosos lectores. Hay una cosa que no va a cambiar...



La furgoneta. Probablemente uno de los más queridos vehículos frikis (no entraremos en discusiones, sabemos que el Jet Pack, el Bat Movil y la hormiga gigante van muy por delante de la furgoneta en cualquier ranking), y de largo el vehículo comercial más tuneado de la televisión... aunque sus modificaciones aparecían y desaparecían entre capítulo y capítulo como por arte de magia...

No os vemos convencidos del todo... sabemos que os sigue preocupando algo... Como a vosotros, muchas cosas de esta nueva versión no os convencen, pero fundamentalmente queréis saber... ¿se cumple el factor buyate?

"Y nosotros decimos: sí."


Ahora nos vamos, no sin antes recordaros que los expuestos no son los únicos motivos por los que debéis amar al Equipo A tradicional y ver el remake para poder deciros a vosotros mismos que los de los setenta eran mejores. Recordad que fue una de las pocas series que se acercó a visitar nuestro país (de lo de McGiver mejor ya ni hablamos) y se llevó un trocito de nuestro cariño: primero, cuando reclutaron a una de las más grandes divas patrias para interpretar a Marta. Nos referimos a Ana Obregón, convertida en femme fatale donde las haiga (quiero ver el vídeo por dios); y después cuando a los cuatro tiparracos les dio por visitar Madrid, presentando nuestra nación como la más cutre de las repúblicas bananeras (no os lo reprochamos, amigos, en el fondo lo era).

Ahora sí, hasta mañana, frikis.

martes, 25 de mayo de 2010

Frikijuegos: El Warhammer

Inauguramos en Paranoia con Patatas una nueva sección y, para variar, no se trata de una sección de tetas y culos, no. Se trata de una sección orientada directamente hacia vosotros; una sección que tiene como eje los juegos a los que los frikis gustais de jugar. ¿La galleta? ¿El teto? ¿El pingüino? No, no y no.

Nos referimos a esos juegos que reúnen las siguientes características:

1. Suponen siempre un dispendio económico, el cual, en algunos casos, puede llegar a ser astronómico.

2. Forman parte del llamado "ciclo del friki" por el cual resulta improbable que el jugador medio de cualquiera de estos juegos lo sea durante toda su vida, debiendo sustituirlos, cada cierto tiempo, por otros similares o, por lo menos, igual de frikis... lo que les lleva a vender sus pasatiempos anteriores, siempre perdiendo pasta en la jugada.

3. Son tan minoritarios dentro del "mundo normal" que a muchos frikis les avergüenza reconocer que juegan. Esto no lo terminamos de entender, pero creednos, sucede.

Con estas premisas no debería costaros demasiado mirar a vuestro alrededor y comprender a qué juegos nos referimos...

En cualquier caso, el primer frikijuego que analizaremos a conciencia en PcP es el denominado Warhammer, concretamente el Warhammer Fantasy, que trata de dos ejércitos que se zurran la badana con palos, no como el Warhammer 40.000, en el que los dos mismos ejércitos se zurran la badana con rayos láser.



Warhammer nació en 1983 en la pérfida Albión, de la mano de una de las múltiples empresas inglesas seducidas y dirigidas casi en su totalidad por auténticos ladrones y enfermos mentales: GW (preferimos no decir el nombre completo por si les da por cobrarnos). En la actualidad, 27 años después, cuenta ya con siete ediciones, quince ejércitos y legiones de caóticos fanegas deseosos de viciarse hasta la muerte con los bonitos muñequitos.

¿Qué necesitas para jugar?

Buf. La verdad es que además de una nómina de puta madre (tuya o de tus padres), para jugar al Warhammer necesitas, en primer lugar, dos libros (no, si ya tienes dos libros vas a tener que conseguir estos igual): el reglamento del juego, para que, como pasa con todos los juegos, no metas la pata haciendo barbaridades que no se pueden hacer, y otro, que se llama "Libro de ejército" y en el que se habla concretamente de tus tropas (en el fondo no deja de ser una putada para robarte pasta, pero bueno, nadie te mandó meterte en este mundo).



En segundo lugar vas a necesitar un ejército. Para eso vas a tener que escojer entre los chorrocientos que hay disponibles y realizar un desembolso monetario cuando menos inquietante para poder comenzar a viciarte. Además, como solo los loosers tienen sus ejércitos sin pintar, vas a tener que ponerte a ello, con su consiguiente gasto, pero créenos, tal y como dicen los chicos de GW, "hay pocas cosas más espectaculares que un ejército bien pintado sobre el campo de batalla". Una de ellas puede ser lo de echarte novia, pero los fabricantes no cuentan con que eso suceda.

"Cutter, pegamento, imprimación, pinceles, pinturas, césped, escenografía y amigos no incluídos"


Además vas a necesitar dados de seis caras, una calculadora, un metro, una mesa grande de cojones (probablemente esto te obligue a pasar más tiempo del que imaginabas en tu tienda amiga) y una tarde entera libre (esto último no te costará mucho teniendo en cuenta tu actividad habitual en el Facebook).

Debemos destacar que existen advenedizos que, conocedores del gran desembolso que requiere jugar a un juego como este, deciden descargarse los manuales y recortar folios para simbolizar a las tropas y así, darse de toñas sin gastar un puto euro. Desde PcP condenamos estos actos y nos cagamos en el hueco de la calavera de quienes los perpetran.

Necesitas también a otro ser humano que comande su propio ejército. Teniendo en cuenta que la agenda del móvil del warhammero medio empieza en la letra "M" y termina en la "P" y sólo contiene dos números, te recomendamos que te dediques a montar guardia en tu tienda friki amiga hasta que otra persona en tus mismas circunstancias se deje ver por allí. No tardará, no te preocupes.

¿En qué consiste el juego?

AMbos jugadores se ponen, cada uno, a un lado de una mesa, y van colocando sus respectivos ejércitos. Cada unidad se desplega de una forma que no podemos calificar de otra forma que "de gofre":



Además de estos bloques nos encontramos con todo tipo de miniaturas, diseñadas todas ellas para que puedan quitarte los cuartos de formas que antes ni imaginabas: carros de guerra, cañones, personajes individuales molamucho, triceratops, e incluso ruedas llenas de hamsters.

A partir de ahí se trata de un juego por turnos, los cuales tienen a su vez fases (están a punto de convertir esto en diplomatura) en los que cada jugador va moviendo (contando los centimetritos escrupulosamente), lanzando rayos mágicos (esta fase es lo más parecido que hay a la mesa de un casino), disparando, y, en caso de que las formaciones ya hayan chocado, resolviendo las collejas que se van metiendo los unos y los otros. Todo esto al ritmo de los dados que, al final, son los que lo deciden todo.

Bueno, hay que decir que hay que echarle bastante imaginación a todo esto, porque las miniaturas se quedan ahí como estatuas (como estatuas pequeñas) y cada jugador va retirando las suyas.

Al final gana el machote que controle el ejército que más collejas haya repartido o quien cumpla algún objetivo bizarro e insulso. El perdedor se irá a su casa con la cabeza gacha y aullando por su venganza, y el ganador se irá a la suya con un subidón de adrenalina similar al que sentísteis vosotros al ver The Dark Knight.

¿Cómo puedo identificar a un jugador de Warhammer?

Debes estar atento a los siguientes indicadores: manchas de pintura en los dedos (sólo en la yema, si tienen en la mano y en el brazo es que son o pintores o warhammeros más guarros de lo normal), pegotes de pegamento también en los dedos, probablemente una camiseta negra de algún grupo heavy (esto te puede despistar, ya que lo confunde con el friki medio o alguna de sus variantes), quizás un maletín de plástico (o una maleta con troley en caso de que juegue skavens o goblins), y una verborrea directamente demencial, caracterizada por una base de datos inagotable sobre sucesos históricos sucedidos en un universo ficticio y poco conocido.

------------


Pues eso, pandafrikis, que esperamos que os haya quedado un poquito más claro el jueguecito este del Warhammer y todo su mundo (bueno, todo no, un poco sólo que nosotros cobramos por post, no por palabra).

Hasta mañana, frikis.

lunes, 24 de mayo de 2010

Eventos frikis: Imperial Stormtroopers

Buenos días, monstruos sin alma ni perrito que os ladre. Este Staff no recordaba lo jodidos que eran los lunes en la redacción, sobre todo cuando te da por cenar rollitos de primavera con nocilla y chopped... En cualquier caso estamos aquí, con nuestras arterias y nnuestro aparato digestivo luchando una sangrienta batalla contra el colesterol y las grasas saturadas, dispuestos a dirigirnos a vosotros.

Hoy vamos a hacernos eco de una iniciativa que nació hace algunos meses en la ciudad de Santiago de Compostela (nosotros tampoco teníamos ni puta idea, por eso nos fuimos al Google Maps), y vamos a hacerlo a través de una nueva sección: Eventos Frikis, en la que los miembros de la redacción y sus múltiples becarios, diseminados a través de la geografía nacional e internacional, nos ilustrarán con diferentes acontecimientos que suceden cuando los frikis hacen lo que el resto de los mortales: salir a la calle.

Para esta primera entrega, nos centraremos en lo acontecido este fin de semana en Compostela.

Resulta que la muchachada chanante de Imperial Stormtroopers organizó un desfile militar imperial por las calles de esta ciudad. ¿El objetivo? Reunir a cuantos más frikis disfrazados de stormtroopers fuese posible y que lord Vader pasase revista en la plaza del Obradoiro.



"Ni siquiera Han pudo escapar"


Incluso el gran Constantino Romero ha apoyado la iniciativa, grabando en los estudios de Radio Barcelona de la Cadena Ser el discurso que Darth Vader pronunciaría cuando la marcha llegase a la Plaza del Obradoiro (discurso que podéis oir aquí).

"Eres el puto amo, tío."


Lo que fue el sonido en directo no es que fuese para tirar cohetes, pero tal y la propia organización quiso dejar claro, los medios que fueron puestos a su alcance por las instituciones fueron... muy cutres.

Sea como fuere, los habitantes de esta bonita localidad pasaron el día en compañía de las tropas imperiales, quienes se mimetizaron con la población como si de mormones o testículos de Jehová se tratasen.

"Venga listillo: documentación"

"La virgen como está el tráfico en viernes"


Al margen de los siete telediarios en que salió, y del hecho de que no hubiese ningún periódico gallego en el que no se hablase del tema, se puede decir que el evento friki de los Imperial Stormtroopers fue todo un éxito.

La organización amenaza: en 2013 se cumplen 30 años de "El Retorno del Jedi". Hasta mañana, frikis.

domingo, 23 de mayo de 2010

Todo tiene un final

Probablemente, el final ya habrá llegado cuando leas esto. Hoy, la serie más vista de los últimos tiempos, una de las más adictivas y, de largo, la más tramposa llega a su fin.

No dejando de ser una serie para todos los públicos, Lost ha contado, entre las filas de sus seguidores, con chorrocientos mil frikis que, cada semana, se quedaban con el culo torcido en su asiento sin saber qué puñetas iba a pasar.

Se acabó.





Un breve minuto de silencio y hasta mañana, frikis.

sábado, 22 de mayo de 2010

Pelis que molan: JCVD

Y es que en Paranoia con Patatas somos unos adalides del buen gusto, solidarios con quienes lo sacrifican todo y, por lo tanto, amantes del nunca bien ponderado cine independiente.

Pues no. No es el caso. El cine independiente acostumbra a ser una puta mierda y desde PcP lo menos que podemos hacer es dejarlo a la altura del betún. ¿En qué cabeza entra que Iron Man pueda encontrar en El Tigre y la Nieve un duro competidor? A naide.

Hoy, sin embargo, estamos aquí con una nueva entrega de nuestra sección sobre Pelis que molan, en la que os descubrimos, semana tras semana, un gran filme que pueda colmar vuestro síndrome de falta de atención durante, al menos, hora y media; y en esta nueva entrega vamos a sorprender al mundo con JCVD.



Un momento un momento un momento. ¿De todos los peliculones para frikis (esos con más explosiones que diálogos) que ha parido Jean Claude Van Damme vamos a dedicarle un post a esta? ¿Y donde está Blanco Humano... y Soldado Universal ... y Muerte Súbita... y Doble Impacto... y, copón, Street Fighter...? Pues da igual, porque hoy toca JCVD, y punto.

Esta película, dirigida por un tipo de nombre impronunciable (si tanto os interesa os lo buscáis en la Wikipedia, que para eso está) cuenta la historia de Jean Claude Van Damme, quien, a sus cuarenta y siete años, y tras haber dedicado su vida al cine de acción de bajo presupuesto, ve como su propia existencia se viene abajo. Su agente no le consigue papeles ni medianamente decentes (bueno, eso ya lo sabíamos antes de ver la película), su físico ya no es lo que era, está luchando por la custodia de su hija, y está tan arruinado que ni siquiera puede pagarles a sus propios abogados, por lo que tendrá que olvidarse de ella a no ser que consiga una buena suma de dinero... que desde luego Hollywood no le va a dar.



Ya son muchos años de películas en fábricas búlgaras, y blockbusters orientados exclusivamente para el mercado asiático (blockbusters que, no olvidemos, incluso le están levantando mataos como Steven Seagal), Van Damme añora a John Woo (a quien no perdona que le diera por saco en Cara a Cara o Windtalkers) y, qué carajo, mataría por una peli de estudio.

Y así nos metemos en la pomada, con un atraco a una oficina de correos (que, como sabréis, pandilla de provincianos, en otros países tales como Bélgica, es también un banco) y con la policía belga acordonando el edificio con el único fin de abatir a Van Damme y acabar con el calvario por el que están pasando sus rehenes. Además de la policía, en el exterior se agolpan sus fans, quienes no van a dejar de apoyarle sólo porque esté interpretando el primer papel de villano de su carrera.

No sabemos nada de rodar películas, pero sí nos atrevemos a decir que esta película está muy bien rodada, con un ritmo cojonudo, que hace que no te duermas (no os equivoquéis: en esta época de grandes series de veinte y cuarenta minutos, paparse hora y media de película sólo puede hacerse en caso de que tenga buen ritmo) y que en ningún caso llega al videoclipismo.

Además, el belga de oro se ríe de sí mismo hasta partirse el pecho. Escenas como la en la que demuestra cómo quitarle a alguien un pitillo de una patada sin llegar a tocarle, o en la que aplica situaciones que sólo pueden verse en el cine a la vida real, o aquéllas en las que descubre que lo único que tuvo que hacer Steven Seagal para quitarle algunos papeles fue cortarse la coleta son un buen exponente de todo esto.

¿Pero esto qué es? ¿Un drama o una peli en la que se ven hostias de las gordas? Pues tiene más de película del estilo de "Tarde de perros" o similares, pero con Jean Claude de por medio. Además, si lo que queríais era ver tollinas, la escena de entrada de la película bastará para que caguéis masilla...



En definitiva, que la veáis, que no os la vamos a spoilear en absoluto, y que merece la pena verla para ver al Van Damme en el que, sin duda, es el mejor único papel de su carrera (tiene un monólogo y todo, pero no nos engañemos, es lo peor de la peli).

Os dejamos con el trailer.



Hasta mañana, frikazos.

viernes, 21 de mayo de 2010

Mitos de la farándula: Takeshi Kitano

Hola, sucios frikis y siempre bien recibidas groupies que os agolpáis a la puerta de la redacción en busca de un pedacito de nuestro querer. Seais lo primero o lo segundo, los chicos de PcP están aquí sólo para una cosa: entregarte pequeñas píldoras de sabiduría que tú mismo podrás hacer circular en tu cafetería amiga, demostrando a todo el mundo que eres un tipo cultivado, leído y bien informado y así, quien sabe, quizás conocer a una chica de verdad sin que te de cosica ni nada.

Hoy vamos a iluminar vuestro oscuro sendero con la luz que emite uno de nuestros más queridos mitos de la farándula. Nos referimos al insignie representante del país nipón Takeshi Kitano.

Actor



Director



Comediante



Poeta



Pintor



Diseñador de videojuegos



y exconvicto...

Cagonlahostia con el Takeshi este, que no deja nada para los demás, no nos extraña que el resto de los japoneses sean todos oficinistas, copón, todos ahí, currando en un trabajo de mierda doce horas al día y sin vacaciones y tu con siete chollos (haber estado en la cárcel casi se considera un chollo si lo acoplas a los otros seis, el rollito místico y maltratado da mucho en el mundo del fandom) y sin dar palo al agua en ninguno de ellos. Perra vida.

Takeshi Kitano nació una soleada tarde de enero de 1947 a las afueras de Tokyo, en el seno de una familia ansiosa por que la chavalada fuese a la universidad y se convirtiesen todos en hombres de provecho... Dejémoslo en que nuestro mito de la farándula no resultó ser el chico más cumplidor... Como todos vosotros, viéndose en la universidad, lejos de sus padres y con pasta para fundir en vicios a cada cual más decadente, Kitano cayó en la tentación y se dedicó a ir de chiquitos y a engañar jovenzuelas para llevárselas al catre. Pero a diferencia de vosotros, sus padres no le metieron caña cuando fueron conscientes de su despilfarro, y él, más feliz que una perdiz, pasó a dedicar su vida al cuento.

Así, en 1970, formó el dúo Two Beat, con Kyoshi, uno de sus amigos de borracheras universitarias. Se trataba de un humor bastante cabrón, sobre todo para la época, algo así como lo de Manolo Lama y el mendigo, pero a lo bestia. Sin embargo, y pese a los prejuicios de la sociedad nipona, asaltaron la televisión en 1976, y el dúo sigiuó adelante hsata finales de los ochenta, cuando, después de una sanción de cinco años para nuestro mito por quedarse en bolingas en antena, decidieron separarse.

Como actor, obtuvo el papel que lanzó su carrera en occidente con "Feliz Navidad, Mr Lawrence" en 1983, pero tras un par de interpretaciones más vio que un japo normal no podía triunfar en hollywood si no era una máquina de pegar patadas y, como el mayor deporte que había practicado Takeshi en su vida era el levantamiento de vaso, decidió pasarse al mundo de la dirección. Así el era el que mandaba y punto.

Y puestos a dirigir, le dio por dirigir, en primer lugar, su propio show televisivo: Takeshi's Castle, conocido en nuestro país como Humor Amarillo. Las reglas del concurso eran bien sencillas: un pelotón de potorrochocientos lechones con mucho tiempo libre (y con dos huevos toreros, todo sea dicho) debían superar un sinfín de pruebas, a cada cual más lesiva, para llegar a una truculenta batalla en coches de cartón contra Takeshi y sus secuaces. Todos los conocéis. Las zamburguesas, el laberinto del chinotauro o los cañones de Nakasone, y el célebre Chino Cudeiro han hecho las delicias de dos generaciones de frikis patrio, primero hace unos años, en Tele5, cuando lo ponían entre el Pressing Catch y los Bioman, y después hace un par de años, en Cuatro, cuando era el único programa decente de la televisión.



Su primera incursión en el mundo del cine como director fue el filme "Violent Cop", que como os imaginaréis, no tenía nada que ver con bomberos ni con naves espaciales. Kitano encarnaba a un detective sociópata que respondía a todos sus problemas con violencia... y por supuesto, en el país del hentai y de los suicidios colectivos, la peli fue un éxito rotundo. Luego vinieron "Boiling Point" y "Sonatine", que eran más de lo mismo... Aquí Takeshi no llegó a molar hasta que llegó Tarantino y dijo que John Woo molaba, y John Woo contestó que él molaba, pero que Kitano también. Ahí empezamos todos a decir que Takeshi era un tío majo y molamucho.

"Y yo os digo que si le pusiéseis un traje a Hitler, Tarantino se replantearía la historia"


También es cierto que cuenta en su currículum con auténticos pestiños sólo aptos para la más decadente de las filmotecas, como "El verano de Kikujiro", "Dolls", o "Aquiles y la tortuga", de las cuales casi preferimos ni hablar.

En cualquier caso, y pese a pasarse a ese mundo de la dirección nunca llegó a abandonar el mundo de la actuación, sorprendiéndonos, en los últimos años, con bonitas cintas ultraviolentas como Battle Royale (su segunda parte nunca llegó a rodarse por lo que a nosotros respecta) o Zatoichi.

"Kitano contra 42 estudiantes"


La afiliación de Kitano siempre ha sido muy discutida. Los frikis lo consideramos un frikazo de pro, mientras que los gafapastas lo califican de actor introspectivo y de culto. Introspectivas sus madres. Humor amarillo, Zatoichi y Battle Royale no se hacen solas. Vale que al tío se le ha ido la cabeza y ha hecho truños infumables sin puta gracia que harán las delicias del cultureta medio, pero son casos aislados, casos por los que ya ha pedido perdón y casos por los que no va a ser juzgado todos los días.

Desde PcP aprovechamos para enviarle un saludo a Takeshi y, por qué no, a su compañero y amigo el General Tani, quien es uno de nuestros más fieles lectores.

"Al turrón"


Hasta mañana, frikis.