miércoles, 30 de junio de 2010

El gilipollas del mes: Junio

¿Quién recogerá el testigo de Manolo Lama, "el hombre que susurraba a los mendigos", como gilipollas del mes de junio?

Pronto lo sabremos.

Por lo de pronto tenemos cuatro firmes candidatos:

Eduardo García Serrano

No podía faltar el tertuliano habitual de la cadena Intereconomía, Eduardo García Serrano, probablemente el candidato más sólido a optar por este dudoso galardón.



Sólo tenemos una cosa que decir: si cuando erais más jóvenes se hubiese fomentado en vuestras clases el sexo oral, vuestra vida podría ser hoy menos lamentable.

Ramoncillo (obviamente, no vamos a dar nombres que nos puedan meter en problemas)

Una vez más, el cantante (¡ja!) nos ha traído una gran perla, una de esas a las que ya nos iba teniendo acostumbrados.



Marta Hazas

Que sí, que sí, que la tía estará buenorra, pero sus declaraciones sobre el esperadísimo (¿?) final del internado sobraban, y de no haberlas hecho no estaría en esta lista... una prueba más de que en Paranoia con Patatas nos tomamos muy en serio lo de la programación televisiva.



Fernando Alonso

Ufff... en PcP no somos deportistas, no nos gusta el deporte, salvo quizás las peleas de sumo entre enanos y las carreras de sacos de embarazadas. Pero de lo que estamos casi seguros es de que un deporte en el que el que corre es el coche no es un deporte.

Tras este polémico inciso, volveremos sobre la figura de Fernando "La Vida Es Injusta Porque Todos Me Tienen Manía" Alonso y sus bonitas declaraciones del domingo.



-----------------


Pues eso, amiguetes, que ya tenéis suficiente información como para que podáis elegir, con conocimiento de causa, al gilipollas de junio de 2010.

Hasta mañana, frikis.

------------------


Finalmente, con 24 votos de 40, el gilipollas del mes ha sido

Eduardo García Serrano

martes, 29 de junio de 2010

Bender Bending Rodríguez is back

Hola, merluzos. Hoy os recibimos, como todos los días, en este paradisiaco rincón de la blogosfera en el que entrar y recibir una marea de abucheos es todo uno.

Y os recibimos para recordaros algo feliz: la mejor serie de ciencia ficción de la historia volvió a antena el pasado día 25 de junio en yankilandia, esta vez de la mano de una cadena de televisión por cable llamada Comedy Central.

Obviamente, arrasó.

Y ahora, como somos dioses de amor (y no tenemos ni tiempo, ni ganas de currarnos un post en condiciones) os dejamos el primer capítulo de la quinta temporada de Futurama... siete años después, cachofrikis.



Hasta mañana.

lunes, 28 de junio de 2010

Guía definitiva de aseo personal para lectores de PcP

En Paranoia con Patatas, aunque no lo parezca debido al trato habitual que os vamos siriviendo día sí y día también, nos preocupamos por la imagen del friki medio.



Hostia, como para no preocuparse, socios... Pero claro... qué pasa, que en el fondo os comprendemos. ¿Para qué cojones podríais querer lavaros las manos si luego lo único que vais a hacer es darle al mando de la play para matar a vuestros enemigos en el Modern Warfare? ¿Para qué ducharse si tenéis la mula totalmente sobrecargada de avis de dudosa procedencia? ¿Para qué molestarse en cambiarse la ropa interior, cuando en el fondo la tienes ya adjudicada para el próximo cosplay que te marques?



Sin embargo, la interacción social no puede llevarnos a otra cosa que a insistir en la necesidad de llevar una higiene personal, ya no decimos escrupulosa, no, faltaría más, hablamos de llevar esa higiene y punto.

Es por eso por lo que en PcP hemos ideado la guía definitiva de aseo personal para nuestros lectores. Chupaos esa.

- Ducharse.

Un buen hábito, sí señor. Aunque científicos de medio mundo hayan demostrado que ducharse es perjudicial para la salud, por aquello de que empeora la calidad de la piel, te hace perder el yodo, y todo lo demás, es una de esas cosas que, aunque te pese, deberías hacer al menos una vez al día.

Sí, exacto, es una pesadez, te despiertas hecho mierda, enciendes la pantalla del ordenador (obviamente, el ordenador no se apaga ni se enciende desde el día que lo compraste tus padres te lo regalaron) y, tras las operaciones de rigor, te vas a la ducha, ¡con la pereza que da!

No subestimes la importancia de este consejo, joven imberbe. A los pocos días de hacerlo irás comprobando como el resto de los seres humanos dejarán de evitar estar contigo en lugares pequeños y cerrados. ¿Te preguntas por qué el del séptimo prefiere subir las escaleras que compartir tu mismo aire? Pues no te lo preguntes demasiado.

Por cierto, esto de la ducha es fundamental, eh. No nos vengáis con parches. ¿A que cuando visteis El Ataque de los Clones y comprobasteis que el papel de Jar Jar Binks era casi inexistente no saltasteis de alegría? Pues tened claro que si os lavais por parroquias o haceis caso a los de nike (los que dicen que con su tecnología vas a oler igual antes que después de ponerte la camiseta) no os va a colar. Cachoguarros.

- Lavarse los dientes.

En casa llevan toda la vida dándote la brasa para que te laves los dientes y tu, pobre lechón, ni putifo caso les haces. Y así, y con ayuda de los tigretones que te comes entre horas, has ido ganando de peso a base de sarro.

Desde este, tu blog amigo, te animamos a utilizar el hilo dental, con ese siniestro parecido a las cuerdas de piano que usan en las pelis y que tanto te molan, o cualquier otro objeto similar para implementar tu higiene bucal, desde cartas de magic hasta cds vírgenes.

- El papel higiénico.

Probablemente, el producto basado en la celulosa que más habéis usado en vuestra vida, ya sea para limpiaros el ojals o para ver el euromillón con Paula Vázquez a la una del mediodía.

En PcP, por aquello de facilitaros las cosas, aún seguimos enviando misivas a los más célebres fabricantes de papel higiénico a nivel mundial para que introduzcan directamente el hentai en los propios rollos de papel. Aparentemente, hemos sido víctimas de los filtros de spam de todos ellos...

"O de casi todos ellos"


- El bidé, ese gran desconocido.



Es verdad. Exceptuando los que vivais en sudamérica, el resto de vosotros no tenéis ni puta idea de como se usa un bidé. Pues aunque os parezca asqueroso, sirve para limpiaros la flauta, los platillos y la cañería de desagüe. No, no te vamos a pedir que lo uses, ya sería pasarse.

- El acné.

Desde PcP te entendemos, querido friki. De niño, todos te decían que eras muy mono, algo regordete, pero mono. Sin embargo, cuando entraste en la pubertad y descubriste el maravilloso mundo del onanismo casero tu rostro comenzó a deformarse horriblemente.



No desesperes. Aunque no lo creas existen multitud de productos que deberías usar para combatir este mal. Es más, nuestra línea de marketing está preparando una serie de mascarillas antiacné que te permitirán ser alguno de tus héroes mientras te despreocupas de tus males.



- La ropa limpia.

Otro de los grandes enemigos del friki medio. Por regla general, todo friki tiene dos clases de camisetas: las de pasar, y las sagradas. Obviamente, cuando se tercia alguna ocasión no distendida, nuestro amigo el friki optará por una de las de pasar, mientras que cuando lo que le espere sea una tertulia en su tienda especializada amiga (las personas normales le llaman "ir a comprar"), una partida de Vampiro o un torneo de Munchkin, optará por alguna de las sagradas.



El problema viene cuando cualquiera de vosotros lleva ya toda la mañana en ese ambiente y aún le queda la tarde, o cuando lleva todo el día y tiene algo similar al día siguiente... y ya ha usado su camiseta preferida.

Amigos, no podemos más que recomendaros que ampliéis el cajón en el que guardáis vuestra ropa para darle entrada a más camisetas en condiciones. Recordad: una camiseta de Homer Simpson lleva aparejado necesariamente ir a la moda.

--------------


Pues ahí está, pandafrikis. Con esta batería de consejos deberíais estar preparados para enfrentaros con un mínimo de conocimiento al mundo real. Quizás incluso para encontrar trabajo y reunir el dinero suficiente como para acudir a un prostíbulo.

Hasta mañana, frikis.

domingo, 27 de junio de 2010

La picadura del avispón verde

Esta mañana nos hemos despertado en la redacción como todos los domingos: borrachos como lémures y con un extraño olor a oso panda en el pelo y la ropa. Así, como un domingo cualquiera, nos hemos sentado ante el ordenador central, revisado nuestro facebook, nuestro twitter, nuestra cuenta de correo, nuestros cinco perfiles de meetic, nuestro perfil falso de badoo, y nos hemos dado un paseo por tutube y otras páginas de video.

Fue así como, tras un rato, nos encontramos esto:



Exacto. Los últimos cinco años han significado, para la industria cinematográfica, la confirmación de que todo tiempo pasado fue mejor. Es difícil encontrarse una pinícula que no sea ni una segunda parte, ni una adaptación, ni un remake de alguna serie nostálgica.

Por otra parte, los años sesenta fueron para yankilandia una década sencillamente horrible, sobre todo hacia el final. Que si el Vietnam, que si Nixon, que si matan a Martin Luther King... las series de televisión estaban en auge. La gente necesitaba que la recondujesen... y por eso nacieron series con moraleja y bonitas intenciones, como El Avispón Verde.



Estas sí eran intros, copón, que ya no queda nada por explicar... Basada en un serial para la radio de los años treinta, la serie contaba las aventuras del "Avispón Verde", uno de los múltiples héroes enmascarados que libraban a los americanos de criminales. En este caso, el protagonista era un maestro del disfraz y la infiltración, que no tenía ningún problema en hacerse pasar por uno de los malos para joderlos desde dentro, episodio tras episodio.



Tenéis que entender que en aquella época no había móviles, ni redes sociales, ni siquiera había correo electrónico, con lo que los malos tenían pocas ocasiones para ponerse al día unos a otros, y esas ocasiones quedaban reservadas sólo para los más grades. En una época en la que no se podían hacer perdidas, escribir en muros, ni enviar memes, a nadie le chocaba que el editor de un conocido periódico se colase en todas las organizaciones criminales habidas y por haber en compañía de un chino (un chino que debía ser el único asiático de toda la ciudad que no trabajaba en una lavandería).



Y es que el gran punto que hace que esta serie haya llegado a los oídos de frikis nostálgicos de medio mundo fue el que, el ayudante del exitoso Brit Reid, un chino llamado Kato, no era otro que el gran Bruce Lee. Se dice, comenta y rumorea, que obtuvo ese papel por ser el único actor asiático que se presentó al casting y supo pronunciar "Britt Reid". Y es que entonces Bruce (te envidiamos el nomrbe) aún no era el fenómeno de masas que fue después.



Obviamente, Kato metía unas tollinas como ruedas de molino, y su colega Britt tampoco se quedaba corto. Así, como un par de gañanes de la meseta, los protagonistas resolvían sus disputas a guayaba limpia, siempre ayudados por los más sofisticados cacharritos de alta tecnología y también por un coche que, como decía la intro, era un arsenal ambulante llamado "la belleza negra".



Curiosamente, la serie compartía productor con otra enorme serie de los sesenta, otra de esas series que, de no haber existido, deberían haberse realizado en el futuro y llevadas directamente a esa época en una máquina del tiempo (curioso... esto nos hace replantearnos muchas cosas...). Hablamos de la nunca bien ponderada serie de Batman en imagen real. El hecho de que compartiesen productores llevó a estos jerifantes desalmados a sacarse de la manga cosas como esta:



Jajojajota. Tenía que existir por fuerza. Cuatro fuerzas de la naturaleza luchando las unas con las otras para desenmascararse, detenerse y partirse el rostro mutuamente. Estas bellas iniciativas dejaron momentos para el recuerdo, como estas:





Un momento un momento... ¿un Burt Ward de diecisiete años le estaba calentando la cara a Bruce Lee? Vivir para ver.

En cualquier caso ya habéis tenido suficiente ración de nostalgia televisiva por hoy. Ahora nosotros nos vamos, pero volveremos, pandafrikis... y quizás lo hagamos incluso mañana. Os dejamos con la pegadiza melodía del avispón.



Que nadie mencione a Tarantino, y hasta otra, frikis.

sábado, 26 de junio de 2010

Un dos tres, responda otra vez... alimentación de ficción

Ah el verano. Maldita época. Con el verano llega el final del curso. Y con el final del curso las vacaciones. Y con las vacaciones el tiempo libre. Y con el tiempo libre llega el hambre. Y con el hambre la gula. Y con la gula la gusa. Aún no entendemos cómo puede alguien pretender adelgazar en verano.

Como nosotros ya tenemos lo de adelgazar como un proyecto a largo plazo, como lo de viajar en el tiempo o lo de que Frank Miller vuelva a hacer un cómic decente, y lo que tenemos realmente es una gusa del copón, tenemos en mente un nuevo post al más puro estilo del programa "un dos tres responda otra vez".

En un alarde de interactividad que ya viene siendo habitual por parte de este staff, se trata de nombrar alimentos o bebidas que tengan como origen la ficción friki (por favor, nada de nomrbes de cócteles que se beban las protagonistas de Sexo en Nueva York), como por ejemplo, el delicioso y adictivo Slurm.



Un dos tres, responda otra vez:

- El delicioso y adictivo Slurm



- El pan de Lembas



- La poción mágica de Panoramix



- Los Popplers



- La leche de Bantha



- Las raciones que la corporación Soylent suministraba a la población



- El yogurlado



- El Perri-Air, el aire enlatado de Spaceballs.



Un dos tres responda otra vez.

viernes, 25 de junio de 2010

El videorreportaje; hoy, vamos a pintar el carro

Hola pandafrikis. Hoy nos toca hacer un post rapidito, que con tanta mierda del partido de la selección, unido a que es viernes por la noche y que acaban de terminar las clases de los institutos, debemos salir lo antes posible para ver si cae algo en la red y, sobre todo, que se quede allí un rato sin que nadie nos pille.

Es por eso por lo que hoy os traemos un videopost cojonudo, uno de esos videoposts que os darán algo que decir en la cola de la máquina de café del curro o de la biblioteca el lunes y que os hará quedar como unos tipos leídos, cultos y versados en los entresijos del cine.

Resulta que esta mañana hemos vivido un par de horas que, tristemente, debemos calificar ya de nostálgicas: nos vimos varios capítulos de Los Simpsons de cuando aún eran una serie buena y risible, y no la bazofia en la que se han convertido en la actualidad.

Entre esos capítulos pudimos ver el maravilloso gag en el que Bart y Homer se disponen a ver un sangriento western y se encontraban con esto:



La primera vez que vimos este capítulo se nos salieron a todos los diferentes líquidos que estábamos bebiendo por la nariz. Pero no teníamos muy claro por qué, al fin y al cabo, aún no habíamos vivido nuestro ciclo de westerns del verano pasado (ya de sudar... por lo menos pudimos ver películas no pon-no en las que todo el mundo sudaba...).

La realidad es que esto viene todo, como ya sabréis la mayoría porque sois unos sucios redichos, de "La leyenda de la ciudad sin nombre", un western musical en el que tanto Clint Eastwood como Lee Marvin se ponen a cantar como auténticos mariposones.





Los Sipsons eran la puta hostia.

Pues eso, que Paranoia con Patatas educa, Paranoia con Patatas entretiene, y yo vuelvo la semana que viene.

jueves, 24 de junio de 2010

Frikijuegos: Magic The Gathering

A los buenos días, seres monstruosos y deformes que os ocultáis tras vuestras pantallas planas para contemplar un maravilloso prado lleno de videojuegos en flash, estrafalarios archivos de pps y páginas de porno online. Aunque nosotros molemos un poco más, al fin y al cabo, os saludamos como iguales.

Estamos aquí reunidos hoy, en torno al aparato de aire acondicionado de la redacción, para traeros un post que os recordará grandes tiempos o, en su defecto, horribles épocas de dilapidación y vergüenza ajena. Y es que hoy os traemos un nuevo post de nuestra aclamada (¿?) sección sobre frikijuegos (esos juegos a los niños que eran más guapos y atléticos no jugaban) para hablaros de Magic: The Gathering.



Corría el año 1993. Sonic el Erizo acababa de nacer, el tratado de Maastritch acababa de entrar en vigor, y un matemático de Nueva York llamado Richard Garfield decidió inventar un jueguecito de cartas por aquello de pasar el rato y acabó forrándose como un auténtico hijo de perra.



A su salida "Magic: The Gathering" fue recibido con escepticismo y cierta aceptación por círculos roleros y frikis en general, compuestos principalmente en aquella época por seguidores del D&D y amantes de Star Wars. Se nos presentaba un mundo pseudo-rolero, en el que cada jugador parecía interpretar a un mago que, armado con un mazo de "hechizos" y criaturas del cariz legendario de un oso lechuza se entollinaba con otro. Sólo necesitabas un mazo, un oponente y una mesa (o algo parecido a una mesa) para comenzar tus grandes batallas.

Las reglas no eran demasiado complejas: cada uno con un mazo de un mínimo de sesenta cartas (esa curiosa regla de los JCC que te dice los mínimos, cuando todos sabemos que los frikis, como tipos excesivos que somos, queremos saber siempre los máximos); de las cuales, para que la cosa funcione (donde decimos "cosa" deberíamos decir "curva de maná"), un tercio deberán ser tierras; y luego el resto pues son putadas para joder al de enfrente, como criaturas, conjuros, juguetes eróticos y hechizos instantáneos (¿contemporáneos?), y sirven más que nada para ganar las partidas.

Así nació un juego nuevo, moderno, único, una especie de mus, pero un poco más jodido, siempre rodeado de un entorno de buen rollo y compañerismo.



Pues no. Ni buen rollo, ni compañerismo, ni los cojones. Para nada. No tuvo que pasar demasiado tiempo, ni salir demasiadas ediciones ni ampliaciones del juego original para que el mundillo friki se diese cuenta de que, realmente, Garfield había creado un monstruo que difícilmente podría controlar.

"Se aprecia perfectamente como circula el aire"


Como primer signo de alarma, comenzamos a ver como nacían, en los bordes irregulares de Magic: The Gathering, publicaciones que buscaban la perdición del fan medio.



Ahí está. Ahí está. Eso fue lo que empezó a matar el juego. Las revistas en las que fijaban el precio de las cartas más allá de lo que te tocaba en un sobre. Fijando el precio, los gañanes de Wizards of the Coast (la traducción no la haremos para que la brigada para la persecución del hachís de la Guardia Civil no vuelva a hacernos preguntas), habían conseguido algo que hasta entonces estaba sólo a la altura de los gobiernos de los diferentes estados: acuñar moneda.

"¡Un gritón de dólares!"


A esto se le unió un sistema de torneos y modos de juego para cuyo entendimiento era necesaria una tesis doctoral. Que si Tipo I (cartas de toda la vida), que si el Tipo II (sólo cartas de la última ampliación, para sacarte los cuartos a lo bestia), que si Tipo Extendido (para jugar con cartas no muy viejas pero pudiendo meterle al mazo mierda de la nueva, también para sacarles los cuartos a los jóvenes que aún no se habían decidido por el Tipo II) y el más cabrón de todos, el Draft, en el que todos se compran unos sobres y juegan con lo que les toca. Lo dicho, que ven el negocio en la venta de piedras.

"Pues eso, que si lo pensais friamente... la mayoría de los frikijuegos que analizamos y analizaremos os harán replantearos si con la baraja española no sería suficiente..."


En la actualidad, más de cincuenta países están infectados por esta plaga, que ya cuenta con chorrocientas ampliaciones y ediciones, y que mueve a millones de frikazos a abandonar su pasta en manos de tiendas de internet y sobres de cromos. Nosotros ahora nos vamos. Tenemos cosas que hacer, como por ejemplo, que esta baraja funcione.

Hasta mañana, frikis.

miércoles, 23 de junio de 2010

Mitos de la farándula: Samuel L. Jackson

Hey, aquí estamos otra vez.

Hey, aquí estamos otra vez.

Hoy venimos a traeros un nuevo post de nuestra sección de mitos de la farándula, la única que puede establecer un único grado de separación entre Barbie y los tarados de Gigatrón. Es el turno de uno de esos actores que os ponen palotes, pandafrikis. Preparad el rollo de papel higiénico porque hoy le toca a Samuel Leroy Jackson, muso de grandes directores, protagonista de mejores historias y secundario de excepción.



Samuel L. Jackson nació en Washington, el día 21 de diciembre de 1948. Creció junto a su madre y sus abuelos en Chattanooga, una de esas ciudades con nombres graciosos que hay en yankilandia, y sin el influjo de su padre, quien falleció por causa del alcohol.

De niño aprendió a tocar la trompa y la trompeta, y posteriormente, en la universidad, fundó el grupo de teatro "Just Us Theater". Luego, como todo joven incomprendido que va camino de ser una estrella, fue expulsado de la Universidad, lo que no fue óbice para que terminase su carrera en 1972 y se dedicase al teatro y a aparecer de pascuas en ramos en la tele hasta mediados de la década de los ochenta.

Jackson empezó a aparecer en películas al final de los ochenta, siendo su primer papel relevante en la película de 1988 "El Príncipe de Zamunda", la cual, por si no lo recordáis, es un auténtico festival del humor. A partir de ahí fue un no parar hasta hoy.

A lo largo de su carrera ha interpretado a todo tipo de personajes molones. Por orden de chanantismo tenemos los de soldado, científico, gángster, héro, villano, samurai, Caballero Jedi y Shaft.

Vamos a repasar, brevemente, lo que consideramos sus "greites jits".

Pulp Fiction

Jules, el peligroso e hijo de puta compañero de fatigas de Vincent Vega, es un gángster de tres pares de cojones que se dedica a recitar versículos de La Biblia a todos aquellos a quienes da pasaporte.

Con el tiempo, este personaje, con cuya interpretación nuestro mito recibió una nominación al Oscar, se ha ido convirtiendo en un icono popular.





La Jungla de Cristal: La Venganza

Una vez más, el bueno de Samu nos trae personaje sencillamente acojonante, que no sólo es capaz de aguantarle el ritmo a McClane durante toda la peli (algo a la altura de muy pocos), sino que además fue capaz de dejarnos para la posteridad una de las mejores frases de la historia del cine de acción:

"No me llamo Jesús, me llamo Zeus. ¡Zeus! ¡Como el del Monte Olimpo! El de no me toques los cojones que te meto un rayo por el culo"




El Protegido

M. Night "no-se-qué" nos trajo el que para este Staff es una de las mejores películas de superhéroes que se han hecho nunca, y como bonito contrapunto nos presentó a Elijah Price, el torturado niño de cristal.



Star Wars

Durante la nueva saga de Star Wars, Samuel L. Jackson cumplió uno de sus sueños, uno de esos que están a la altura de muy pocos mitos frikis: convertirse en un Jedi.



Así fue como logró introducirse en la saga de películas que más le había molado nunca e interpretar a un tipo sabio y duro, capaz de cargarse al plasta de Jango Fett y de terminar de mover a Anakin niñomierda Skywalker al Lado Oscuro (la verdad es que para esto último tampoco tuvo que esmerarse demasiado, el chaval parecía ya bastante decidido).

Iron Man

Desde que en plenos Ultimates, los jerifantes de la Marvel le pidieron permiso para dotar de su aspecto al Ultimate Nick Furia, su papel como el tipo duro del parche pasó a estar garantizado.



Fue así como apareció por primera vez tras los títulos de crédito en Iron Man y con un poco más de protagonismo en Iron Man 2, película que no recordamos salvo por aquellas escenas en las que sale Scarlett Johansonn marcando buyate.


Pero no sólo de cine vive el friki, querido lector, y por eso Samuel L. Jackson es uno de los mitos de la farándula que más a pulso se han ganado esta condición:

- Dio voz al cabrón del agente Frank Tempenny en la mayor aventura jamás diseñada por Rockstar, el GTA San Andreas.



- Dio voz también a Afro Samurai y a Ninja, del anime del mismo nombre... el cual produce y dirige. En este momento aprovechamos para reiteraros que en PcP no creemos en el anime, salvo en aquél en el que salen jovencitas en tetas haciendo ruiditos sugerentes y monstruos primigenios tentaculados.



Exacto, hatajo de muerderaíces, Samuel L. Jackson es uno de esos tíos que molan, de esos que se cagan donde y en quien quieren. ¿Alguna pregunta?

- Si... esto... vamos a ver... ¿Samuel L. Jackson es el de "The Spirit"?

O_O


Esto... hasta mañana frikis.

martes, 22 de junio de 2010

Las nuevas e inesperadas aventuras de Enjuto Mojamuto

Ha llegado el verano y eso, como sabéis, astutos lectores, implica también la llegada de el mayor enemigo del friki obeso: el calor. Y el calor nunca viene sólo, no, viene de la mano de sus amigos el sudor, el pestazo y las transparencias, que nos llevan directos al hastío y al estrés. Es por eso por lo que para el post de hoy podemos decir que hemos intentado movernos lo mínimo y, así, rentabilizar nuestros fluídos corporales.

Recordaréis que, hace pocos días, Enjuto Mojamuto se dejó caer por el plató de Andreu Buenafuente para comentarle a la escoria que vé su programa (lo sentimos si tú ves ese programa, pero es que si además de verlo, luego te vienes aquí a leernos a nosotros es que realmente mereces cualquier apelativo que te dirijamos) que, ahora que plantaban a los gañanes de La 2 (la verdad es que no sabemos quién plantaba a quién), iba a sacar una nueva serie en la que saldría a la calle y todo.

Pues bien, para difundir esta serie, ha nacido recientemente la siguiente web:



Sin más gastos que el de reservar un nombre de dominio y con inesperados patrocinadores nació la primera aventura de Enjuto Mojamuto fuera de Muchachada Nui.



Pues eso, pandafrikis, que ante un soleado día veraniego, os invitamos a visitar http://www.enjutomojamuto.com para que sigáis las aventuras forestales de Enjuto quien, ya en su capítulo segundo, comenzará a interactuar con seres de carne y huesto.

Hasta mañana, frikis.

lunes, 21 de junio de 2010

Pelis que molan: Kick Ass

Señores. Nos encontramos ante un momento histórico. Hoy, por primera vez en la historia de Paranoia con Patatas, quien os hablará será una mujer (quizás también sea por primera vez en vuestra historia, pero ese es otro tema).

Y es que recientemente hemos incorporado al Staff de PcP a Fati McClane, quien, debido a una mezcla entre miedo, asco y pena se niega a compartir redacción con el resto de nosotros. Es por eso por lo que, aprovechando esta situación, hemos decidido asignarle la innecesaria más que importante tarea de ser nuestros ojos en el mundo exterior llevando a cabo su labor como reportera de exteriores (joder, todo programa de tres al cuarto tiene al menos una que va por ahí con un micrófono, ¿por qué íbamos nosotros a ser menos?).

Es por esto por lo que, para su primer post, nos hemos dignado a pasarle la respetable cantidad de tres euros (tres euros que le hemos arracado al cadáver semidescompuesto del becario que aún no habíamos sacado del hueco del ascensor) y la hemos mandado al cine más cercano, a que trabaje y a que se vea rodeada de gente (el contacto humano siempre ha sido considerado por nosotros como la última frotera), para cubrir el estreno de Kick Ass (aún no hemos encontrado ninguna versión descarbable medio decente).

Todos tuyos, McClane.


Querido lector o lectores: estos hijos de puta me han mandado al cine. La verdad es que es mejor que estar en ese asqueroso chamizo de cuatro metros cuadrados y un extraño olor a cefalópodo al que llaman "redacción", pero tampoco eran maneras. Fue llegar allí y verme con la puerta cerrada, tres euros que olían a podrido y un recorte de la cartelera de mi ciudad con un par de síbolos que ya paso hasta de describir pintados alrededor del título de la película que debía ir a ver.

Tras una entrada triunfal en el cine (que me costó 6€, pandilla de ruines hijos de puta) y una flamante timada por parte del señor que me vendió una bolsa con 8 gominolas por 1€, me senté a disfrutar de la pelicula.

Insospechadamente, disfruté muchísimo con un trailer en concreto, si pequeños, el trailer que estábais esperando:



Y así, con el asiento empapado, empezó la película.

"Ni la niña va tan violetísima,
ni el de rojo tiene el pelo así de rojo"


Arrancamos la película (peli narrada como toda buena peli basada en un cómic) conociendo al prota (Aaron Johnson) que pertenece al cada vez más númeroso grupo de protas friki-medio-típico-chico-montonero y pajillero motivado por las cosas más insospechadas. Lo que diferencia a este triste hombrecillo de los demás hombres pertenecientes a su especie es que, viendo como día tras día le roban el dinero de la merienda y los cómics, decide pasar a la acción, salíendose así del típico montón y ganándose una buena somanta de palos.

Pregunta: ¿Cómo logra sobrevivir este fulano en el duro mundo del superhéroe sin poderes ni dineros para fabricarse supercosas? Respuesta: de puro milagro. La cuestión es que en su segunda incursión en el mundo de los superbuenos (la primera fue un tanto desafortunada y le dejó con los nervios hechos puré y más metal que Iron Maiden) se topa con la típica pelea de latin kings (1 vs. 4) que nada tenía que ver con su misión pero que no puede permitir continue, así que se mete a zurrar y ser zurrado hasta que por puro aburrimiento los malvados latin kings se piran tras una gran frase lapidaria de nuestro héroe, Kick-Ass, que , ¡cómo no!, está siendo grabado por un chino que pasaba por allí. Resultado: el héroe se hace famoso mientras el chico bajo el neopreno sigue siendo un pringao que tiene que hacerse pasar por gay para poder hablar con la moza que todo friki medio persigue.



Como ocurre siempre que un tipo cobra cierta fama no tardan en salirle coleguillas, en este caso los coleguillas son bastante más pros que el prota y tienen un arsenal que ni Bruce Wayne en la Batcueva: Big Papi (Nicolas Cage) y Hit Girl (Chloe Moretz), padre e hija fanáticos de las armas y repartidores de tollinas a tiempo parcial. Desde aquí queremos felicitar a Nicolas Cage por conseguir, por fin, el papel de superhéroe en condiciones (corramos un tupido velo al pensar en El Motorista Fantasma: peli de superhéroes en la que sale Eva Mendez, peli que se caga) que lleva tanto tiempo queriendo interpretar.

A partir de aquí los colegas enmascarados, meten a Kick-Ass en sus jaleos haciendo que vuelva a cobrar (sí, se pasa la peli hecho unos zorros) y montando un jaleo con la mafia local de tres pares de.

Trailer con subtitulos por si nunca os ha dado por el inglis-pitinglis:



Total que tenemos una peli muy entretenida por la que mereció la pena pagar (no me olvido de vosotros, cabrones), aunque no pueda decir lo mismo de las ocho gominolas.

domingo, 20 de junio de 2010

Los rusos sí las saben vender

Pues eso, que si queremos creativos publicitarios que sean del gusto de PcP debemos irnos directamente a la tierra del vodka, los gritos y el glorioso plan quinquenal. Y es que resulta que la marca de patatas fritas xpycteam,que no se escribe exactamente así, porque está en ruso, se está marcando una publicidad atractiva como pocas.

Creednos. La primera marca de aperitivos que saque una publicidad como esta en nuestro país se va a llevar de calle a dos colectivos (bueno, son casi uno sólo pero siguen siendo los dos colectivos que más consumen). Nos referimos en primer lugar, a los pajilleros, y en segundo, a los frikis.

Vayamos por partes. Estas riquísimas patatas fritas (¿veis? ni las hemos probado y estamos seguros de que son cojonudas) que harían que un deportista de élite se convirtiese en un auténtico caótico-fanegas, nos las venden en esta página web. Una página web con máquinas tragaperras, músiquita pegadiza y mujeres vestidas de campesinas de cumbres nevadas moviéndose sinuosa y repetitivamente.

"Ay omá"


No os preocupéis, nosotros esperamos hasta que podáis seguir leyendo.

...

...

...

...

Pues eso. La gaita, vamos. Pero resulta que, además, los tíos han sacado una página web dentro de tvigle (una especie de tutubo ruso) en la que van colgando una serie de vídeos en los que se representan auténticas peleas frikis bajo el sobre nombre "versus" "crujido sin reglas".

Lara Croft Vs. Indiana Jones



Leonidas Vs. Chuck Norris



JCVD Vs. Steven Seagal



PacMan Vs. Super Mario



Neo Vs. Luke Skywalker



Tetris Vs. Contra



Esta última, de largo, la mejor.

En definitiva, que eso, que los rusos sí que saben vender. Hala, ya podéis volver a la página de la tragaperras y las suizas enseñando las mameyas, pandilla de degenerados... si es que habéis salido de ella, claro...

Hasta mañana frikis.

sábado, 19 de junio de 2010

Juicio friki. Hoy, Nicolas Cage

Hace poco recibimos un mail en esta redacción que nos pedía que le dedicásemos un post sobre mitos de la farándula al tarao de Nicolas Cage.

Después de enviar a nuestros monos alados y antropófagos olfateadores de direcciones ip a hacerle una visita a nuestro lector, no tenemos más remedio que dedicarle un post a Nicolas. Un post donde será juzgado.

Da comienzo el juicio friki núm. 1/2010, Frikis contra Nicolas Cage.



HECHOS PROBADOS


Primero: Nicolas Coppolla se cambió su nombre artístico por el de Nicolas Cage en honor a Luke Cage, el héroe de alquiler.



Nicolas era el sobrino de mister Francis, a quien aprovechamos para mandar un saludo, pero también fue siempre un frikazo de tres pares de cojones. Hay quien dice que poseía una colección de cómics que meaba por encima de la de Guillermo del Toro. Fue por su total dedicación al mundo del cómic por lo que tomó prestado el apellido de Luke Cage.

Segundo: Durante los noventa protagonizó DOS películas sencillamente cojonudas.



En el año 2000 estrenó la otra.



Tercero: En 2001 conoció a John Woo, quien pareció enamorarse de él y pasaron a rodar juntos auténticas mierdas, como Cara a Cara o, posteriormente Windtalkers.

Cuarto: En 2002, Nicolas Cage se casó con Lisa Marie Presley. Un mes después, y tras un siempre divertido ultimátum vendió TODA su colección de cómics.



Debemos recordar, a los efectos oportunos, que Lisa Marie Presley NO FUE la primera mujer que se fijó en Nicolas Cage en su vida, con lo que no tenía la excusa que tendríais la mayoría de vosotros, y en virtud de la cual os dejaríais quemar la habitación entera y amputar los pulgares.

Cuarto: Dos meses después de casarse con su entonces esposa, Lisa Marie Presley, desmintió el que su nombre artístico proviniese de Luke Cage, sino de John Cage. En PcP desconocemos quién es ese tal John Cage, aunque pensamos que es algún filósofo o escritor yanki... para más dudas os vais directos a la wikipedia y dejáis de dar el coñazo.

Quinto: Tres meses después de casarse con Lisa Marie Presley se divorciaron y no volvieron a mirarse a la cara.

Sexto: En 2005, Nicolas Cage tuvo un hijo. Lo bautizó "Kal El".

Séptimo: En 2007 accedió a protagonizar ese esperpento que fue "El Motorista Fantasma" jodiendo hasta la médula a un personaje que ya de por sí no tenía mucho que rascar.



Octavo: En ese mismo año 2007 accedió a dar vida a Fu Man Chu en el siniestro trailer falso grindhouse de Rob Zombie: "Werewolf Women Of The S.S."



Noveno: Durante los últimos años ha lucido los más cutres peluquines del cine, rivalizando sólo con los de Bruce Willis y Anthony Hopkins.



Décimo: Acaba de volver al cine interpretando a Big Daddy en Kick Ass, esa película (y cómic) que aún no hemos destripado pero que pronto destriparemos.



Estos son los hechos que deberán ser tenidos en cuenta en el juicio contra Nicolas Cage.

¿Héroe o traidor? ¿Mito friki o engendro gafapasta? ¿Fue Lisa Marie Presley quien lo apartó del buen camino? ¿Logró reinsertarse en la sociedad tras su ruptura? ¿Algún día dejarán de darle los papeles de calvo a Ben Kingsley y le darán una llamadita? ¿Merece entrar en la lista negra de PcP, junto con tipos tan despreciables como Florentino Fernández, Carlos Latre o Frank Miller (recordad que vosotros mismos lo incluísteis en esta lista negra)?

¡Que hable el pueblo!