sábado, 30 de abril de 2011

A Thor rogando y con el mazo dando

¿Cómo están ustedes? Nosotros cansados y con diarrea, así que no esperéis de nosotros un gran post cuando lo que de verdad quisiéramos mostraros sería una fotogalería.

Nuestros desajustes estomacales vienen de ayer a la noche, cuando nos dirigimos de forma masiva al cine a ver el estreno de una de esas pelis requeteesperadas por el friki medio: Thor. No es que la peli nos diera arcadas, dejémoslo en que abandonamos la dieta de fisioculturistas en la que vivimos inmersos para comer algunas de las suculentas viandas que allí se nos ofrecían, incluídas gominoles, queso fundido y otros derivados del glutamato, y que eso fue demasiado para nuestro aparato digestivo. Pero a lo que íbamos, que nuestros desajustes intestinales no le interesan a nadie salvo a los que viajan en nuestro mismo ascensor: que ayer fuimos a ver Thor, el último pepino de la Marvel.



Debemos decir, en primer lugar, que cuando salió el primer trailer de Thor, más bien aquéllos cinco minutos que se "filtraron" en la Comic Con, verlo y eyacular fue todo uno. Sin embargo, los TvSpots que fueron apareciendo en el intenné eran tan lamentables, que nos hicieron valorar lo de fumarnos un par de cigarritos de la risa antes de entrar en sala. Postdata: misión cumplida.

¿Que de qué va? Pues macho, al protagonista, a no ser que hayáis sido abducidos por extraterrestres, lo recordaréis de los tebeyos como ese chaval tan salao con un aire a He-Man pero con un martillo en vez de una espada y que viene de Asgard en vez de de Greyskull. Al actor no lo concíamos ni de lejos, pero en una de nuestras fuentes claves de información, la revista Cuore, dicen que se jimba a Elsa Pataky, por lo que, en cierta medida, le admiramos.

En fin, la historia va de que el amigo Thor la monta bastante gorda en Asgard el día menos indicado, y pone a mal a un par de peces gordos, con Gigantes de Hielo de por medio, por lo que su padre, Odín (Anthony Hopkins) que tenía más mala hostia que un jefe de estudios con ladillas, lo manda a la Tierra en la actualidad, para que vaya viendo lo que es estar en paro y pasarlas putas.

"Y córtate el pelo"


Durante este fragmento de la peli, y sin querer soltaros ningún spoiler a pleno día después del estreno, podemos ver a uno de esos actores que este staff considera ciertamente entrañables: hablamos de Ray Stevenson, quien dio vida a Tito Pullo en Roma, interpretando a Volstagg, y luchando codo con codo con Thor en su momento metepatas.

"¡Decimotercera!"


Después de todo el tema de Asgard, nos encontramos en el mismo punto que en el final de Iron Man 2. Las películas se ven hasta el final, merluzos. ¡Con la de grandes cosas que pasan siempre después de los sellos de las productoras!



Efectivamente y no, muchachos. Obviamente, si al final de Iron Man 2, SHIELD encontraba el Mjolnir (a partir de ahora "martillo") y no había rastro del amigo Thor, es porque éste había caído en otro lugar. En ese otro lugar es descubierto por Natalie Portman, actriz a la que le perdonamos casi todos los bodrios que ha perpetrado (desde el inefable Episodio II hasta lo de la bailarina) por haber encarnado a Matilda en Leon. Pero al igual que nos pasa a nosotros con la pornografía, la cabra tira al monte, y Thor se empeña en recuperar el martillo, siendo capturado por los chicos de SHIELD en el intento.

Si os fijáis, en PcP tenemos la innegable habilidad de contaros el planteamiento inicial de la peli sin spoileros más que el propio trailer.

"Somos dioses de amor"


Mientras, en Asgard, como ya todos os imaginaréis si habéis tenido alguna vez un cómic de Thor en las manos, su hermano Loki, un tío muy salao por lo general pero con bastante mal gusto en el vestir, decide hacer la guerra por su cuenta.

Después de estas bonitas escenas pues ya os las imagináis: la historia de Cocodrilo Dundee otra vez, pero con ciertos toques de ciencia ficción, porque en el mundo en el que cae las cosas parecen ir bastante mejor que en el nuestro, Gigantes de Hielo aparte; el rollito padre e hijo, mucho menos lacrimógeno que cualquier rollito padre e hijo que hayáis visto en series como Perdidos; y el tema del folleque, que la verdad, pues no se ve nada de nada, ni siquiera un mísero magreo, así que muchos ya estaréis pensándoos lo de ir al cine. Si vais, no seais melones, quedaros después de los títulos de crédito y os encontraréis con un más que recurrente polígono galáctico.

¿Y Los Vengadores van a molar? No lo sabemos, pero estamos seguros de que si esta peli costó ciento cincuenta millones de dólares, la de Los Vengadores va a ser un sablazo de proporciones antológicas. Por ahora ya conocemos a Iron Man, La Viuda Negra, Hulk, al Capitán América y, tras esta peli, a Thor y a Ojo de Halcón (little cameo a la vista).

Y ahora nos vamos, que nos está entrando un fax. Hasta mañana, frikis.

---------------------------


"Mientras tanto, en nuestro país, la Guardia Civil encara el fin de semana poniendo fin a su movimiento de bolis caídos"

viernes, 29 de abril de 2011

Momentos de orgullo friki (Vol. 1)

Hola, bastardos sifilíticos.

Hace poco más de una semana que volvió a abrir PcP y hemos vuelto a la carga con los tutubos. Debéis entender, jóvenes imberbes, que no es por falta de temas, sino porque existen taaantos temas y los dominamos todos taaan acojonantemente bien, que no hay quien se decida y, al final, se nos va el día en eso. Nos pasa más o menos igual que con las señoritas que cual groupies en celo acampan frente a esta redacción.

Si a esto se une el deseo de este staff de acudir tonight al cine a ver Thor al tiempo que nos comemos uno de esos sombreros mexicanos repletos de nachos, vemos que, entre la preparación mental y la física el día se nos queda corto y debemos postear.

Además, hace bastante tiempo que queríamosa arrancar con una nueva sección, una en la que los frikis, en vez de ser degradados y tratados como mierda seca, fuesen enaltecidos. La titularemos "Momentos de Orgullo Friki" y, como primera muestra de lo que es un nerd con los cojones cuadrados os recordaremos ese gran vídeo que colapsó la red mientras nos encontrábamos de vacaciones (pero de vacaciones de las guapas eh, ¡con casinos!, ¡y furcias!): el del pequeño Zangieff, el chaval que, lejos de dejarse putear por el abusoncete de turno, le cascó un "súplex" digno del mismísimo Hulk Hogan.



Grande, Casey, grande.

-----------------------


Al tiempo que lees este post, Carmen de Mairena escribe alguna barbaridad en verso en su twitter.

Twitter de Violeta la Burra ya

jueves, 28 de abril de 2011

Pelis que molan: Mentiras Arriesgadas

Hola, pandilla de masturbamulos. ¿Qué tal? ¿Le habéis dado mucho al botón de actualizar de vuestro fairfocs para ver si los chicos de PcP tenían algo que decir hoy? ¿Si? Pues no desesperéis, gandules, que aquí estamos nosotros one more time para derretiros con nuestra grácil prosa y abrumaros con nuestros vastos (que no bastos) conocimientos.

Hace poco que sacamos un post sobre "Pelis que Molan", pero a petición popular, porque mola, y porque nos sale de los cojones, vamos a proceder a comentar una auténtica película para gourmets: Mentiras Arriesgadas.



Una vez más se encuentra ante nosostros el señor James Cameron quien, mucho antes de su incursión en las tres dés y la pintura corporal azul, dedicaba su talento a crear auténticos pepinos como Terminator, Aliens o esta genial "Mentiras Arriesgadas".

Arnold Schwarzenegger, uno de los más que indiscutibles mitos de la farándula de Paranoia con Patatas, da vida al agente Henry Tasker, de la quien nos es presentado en plena misión secreta: infiltrándose en una mansión suiza con el fin de ubicar una serie de cabezas nucleares robadas de la antigua república soviética de Kazajstan. Esto da lugar a una sucesión de escenas sencillamente apoteósicas: una incursión submarina, una persecución en motos de nieve, explosiones, un tango con Tia Carrere, y frases lapidares tales como la de...



Pero el hecho de que Henry Tasker sea un agente secreto no es óbice para que su propia familia viva en la más absoluta inopia respecto de su auténtica profesión. Su mojigata esposa, Helen (Jamie Lee Curtis), y su hija Dana (Eliza - Sin Comentarios - Dushku), viven con la feliz idea de que Henry trabaja como comercial de impresoras (la clase de tipos que envidian a los vendedores de coches) y que su vida es una sucesión de reuniones rutinarias con clientes y proveedores.



Mientras el Henry Tusker agente secreto debe investigar la conexión entre Juno Skinner (Tia Carrere) y una facción terrosita islámica llamada "La Jihad Carmesí" que se encuentra en poder de varias cabezas nucleares; el Henry Tusker marido y padre descubre, en una inocente visita al trabajo de su mujer, que Helen tiene un lío con un tal Simon. Y mientras Arnie dedica todos sus esfuerzos y los del Sector Omega para descubrir la infidelidad de su mujer, Helen vive ilusionada con que Simon es un agente secreto que trabaja en territorio enemigo y que está siempre a punto de ser descubierto que, para más joder, es un vendedor de coches usados.



Siendo esta la línea principal, sencillamente despoyante, con un Schwarzenegger que debe salvar el mundo y su matrimonio a un tiempo, debemos destacar algunos puntos de la peli que son simplemente cojonudos:

En primer lugar está el Sector Omega: La última línea de defensa, la agencia secreta para la que trabaja Henry.



¿Y por qué? Además de por tener los típicos sistemas de vigilancia, transmisores, y operaciones curradísimas, tiene un director: Spencer Trilby, interpretado por Charlton Heston. Un hombre trajeado, de pelo blanco, fumador de puros y con un parche en un ojo. Exacto.

"Samuel L. Jackson y David Hasselhoff me comen la po"


En segundo lugar tenemos el espectacular papel de Jamie Lee Curtis como Helen Tusker, una anodina ama de casa que trabaja como administrativa en un bufete de abogados pero que termina por convertirse en una misteriosa agente secreta internacional y por marcarse un striptease que se convirtió en la escena más recordada de la película.



Por último está el inconfundible sello de James Cameron, cuando todavía hacía pelis ultramolonas: aviones harrier, explosiones nucleares, frases lapidarias, tiroteos en la nieve, persecuciones atravesando hoteles a lomos de caballos y motos de alta cilindrada, acción a raudales, un par de guiños cómicos bastante cuidados y escenas sencillamente exageradas, incluyendo la muerte más apoteósica del cine (a tan sólo cinco minutos del final).

Ahora el trailer...



Su índice de frikismo es de 16, muy pero que muy recomendable.

Y ahora nos vamos, haches pés.

--------------------


Mientras tanto, en un economato de Dakota del Norte, Ash J. Williams cuenta una historia de castillos, princesas y muertos vivientes a sus compañeros de chollo.

Buy smart. Buy S-Mart.

miércoles, 27 de abril de 2011

No sabemos cuanto tiempo más

podremos aguantar esto,
dijeron los frikis al ver el mensaje por milésima vez.



Y cuando ni siquiera nos atrevemos a encenderla... este otro.



Lo más bizarro ya es esta última noticia.


Ver la página oficial de Sony.


Si no fuésemos más insolventes que Robin Williams en "El Rey Pescador" hasta nos preocuparíamos.

Cada vez nos cuesta más seguir adelante... a este paso acabaremos por bajar a la calle y todo.

---------------


Mientras lees este desgarrador testimonio, en el Nueva York, Korben Dallas abre su correo para recibir grandes noticias...

"¿Descubieto en Visa?"

martes, 26 de abril de 2011

X-Men, First Class, que viene que viene

Hace meses que se filtraron las primeras imágenes de lo que viene a ser el reboot de la saga X-Men. Hace algún tiempo no teníamos ni puta idea de lo que era un reboot, ahora los reboot son lo más. Hemos visto el de Batman, el de Superman, el de tantas series pasadas a cine (El Equipo A, El Avispón Verde...), en breve veremos el de Spiderman, y también, por qué no, el de los personajes de la Patrulla X.

Hay quien le echa la culpa de estos dos últimos relanzamientos de franquicias al éxito que están teniendo entre la chavalada los películos estos de los vampiros teenagers. A nosotros, la verdad es que todo eso nos la suda. Queremos ver a Gwen Stacy. Queremos saber más sobre Emma Frost. Y, qué cojones, queremos ver un despliegue de efectos especiales de esos que te dejan los pelos del culo como los de un puercoespín, al tiempo que una banda sonora machacona se nos mete en el cerebelo.



A la vista de los datos que tenemos, nos hemos tomado la libertad de analizar, muy brevemente, que es tarde y tenemos que salir a bebernos los posos de cerveza de los ceniceros del bar de abajo, los puntos que van a molar y los que no de este películo que se nos echa encima el 3 de junio.

IN


- Los uniformes originales. Menos cuero negro, que desde que pusieron Matrix todos los superhéroes quieren ir de cuero negro, cuando antes estaba reservado para los clientes de La Ostra Azul. Por fin podremos ver adaptaciones con uniformes algo parecidos a los originales.



- January Jones, la señorita que interpreta a Emma Frost, aka "La Reina Blanca" que, para más inri, también conserva su uniforme original. Sabemos que ha firmado para las dos secuelas de esta peli. Esperamos con ansiedad la versión clasificada X.



- Kevin Bacon, uno de esos tíos que molan, cuyo nombre siempre nos da hambre, también sale el condenao, intepretando al megalómano mutante Sebastian Shaw.



OUT


- La historia de Magneto y el Charles Xavier que, la verdad, nos la trae bastante al pairo.



- El rollito años sesenta. Lo sentimos, será muy guay y dará ambiente, pero los años sesenta sólo le gustan a dos tipos de personas: los fascistas y los gafapastas, y aquí no somos ninguna de las dos cosas.


"Huy que bonicos los seseeeeenta"


Después de esta breve disertación os desjamos con los trailers.





Pues eso, chavales, que a la espera de saber más del argumento, el culito os lo hemos dejado hecho agüilla.

Hasta mañana, frikis.

------------


Al tiempo que pasabas la vista sobre estas líneas, en Colombia, Juan Valdés siente el poder del Lado Oscuro.


"Su carencia de fé resulta molesta"

lunes, 25 de abril de 2011

El debate: Natasha Romanov o Hit Girl

¿Qué tal, mamarrachos?

Aunque estemos en abril, el tema de la elección por parte de nuestros lectores de la película de 2010 sigue coleando en nuestras mentes. La elección de Origen fue como un puñal en el corazón de esta redacción, pero no nos damos por vencidos. Durante nuestras últimas vacaciones hemos tenido la oportunidad de revisionar todas y cada una de las películas candidatas a película de 2010 (con volver a ver Origen sólo no nos llegaba, teníamos que comparar) y, además de llegar a la conclusión de que Origen no debería comerse un cagao en una competición como esa, hemos llegado a otra conclusión bien diferente sobre otro tema relativo a los filmes de 2010.

Y es que tras revisionar todas las cintas, no tuvimos más remedio que fijarnos en los paralelismos existentes entre dos personajes con bastantes cosas en común: son del género femenino, reparten leña como si de aserraderos se tratasen, y no son las protagonistas de sus películas. Si has leído el título del post sabes de quienes hablamos: de La Viuda Negra y de la niña homicida de Kick Ass, Hit Girl.




Hoy les planteamos a nuestros lectores una curiosa diatriba (lo de curiosa es porque hacemos una consulta con Scarlett Johansson de por medio y que no es de caráctes sexual): ¿cuál de los dos personajes está más logrado?

Como nosotros no entendemos de actuaciones, dramatización ni tonterías del estilo, vamos directamente a lo que interesa: sus escenas como mujeres de acción.

¿Cuál mola más? Aquí tenemos un breve repaso a sus intervenciones:

Natasha Romanov




1. Se desliza y lanza dos aparatitos bastante mariquitas los dos.
2. Salta sobre un carrito dando una voltereta y noqueando a un esbirro. Posturita.
3. Se cuela entre las piernas de otro esbirro. Posturita.
4. Salta sobre la espalda de un esbirro estratégicamente colocado en plan potro para enganchar la cabeza de otro con las piernas en una maniobra de pressing catch.
5. Lanza otros dos aparatitos mariquitas y noquea a otros dos esbirros a patadas.
6. Utiliza un cordel para enganchar por el pescuezo a un esbirro mientras esquiva a uno con problemas de psicomotricidad y derriba agarrando del brazo a un tercero. Posturita.
7. Nueva maniobra de pressing catch sobre el esbirro con problemas de psicomotricidad que acaba con él en el suelo totalmente fuera de combate.
8. Lucha contra un último esbirro al que termina de derrotar con un codazo en la cara y una patada simuladísima en la cabeza. Posturita.

Quizás Industrias Hammer debería haberse tomado un poco en serio el tema de la seguridad. Parece mentira que los seguratas de una empresa de armamento no lleven pistolas y puedan ser derrotados por una modelo de lencería.

Hit Girl



1. Apuñala en el cuello a un esbirro con un puñal ninja atado al final de un cordel.
2. Raja la cara de un segundo esbirro.
3. Trepa de forma relativamente creíble por la pierna de un tercero al que apuñala en el cuello y termina por tirar al suelo.
4. Atraviesa la muñeca del segundo esbirro (ya recuperado) y le hace un indescriptible rollo ninja que culmina con él mismo volándose la cabeza.
5. Corre a cubrirse detrás de una columna donde saca dos pistolas y espera el momento para salir.
6. Sale de su cobertura: vuela la cabeza del primer esbirro.
7. Dispara en el corazón al segundo
8. Falla al disparar al tercero pero lo corrije pateándole la cabeza impulsándose en la estantería.
9. Antes de caer al suelo ya disparó a la cabeza de un cuarto.
10. Al quinto y al sexto también les dispara en la cabeza.
11. Esquiva una bala que le dispara el séptimo y falla al dispararle. Un octavo se interpone en su camnio y recibe un tiro en el corazón. El noveno uno en la cabeza.
12. Recarga las dos pistolas en pleno aire y dispara al pecho al septimo esbirro y a un décimo. Otro recibe un tiro en la pierna y se vuela sólo la cabeza con una escopeta.
13. Esquiva una bala que le dispara el duodécimo esbirro al que desarma trepando por su espalda para posteriormente disparar a su cabeza.
14. El decimotercer esbirro recibe una bala en la nuca mientras intenta huir.
15. Al decimoquinto le tira la pistola a los dientes, lo quita el arma y lo encañona.

Lo triste es que esta escena resulta mucho más creíble y menos forzada pese al factor de que los esbirros sí estén armados y Hit Girl sea una niña de once años y metro cuarenta de estatura.

Conclusiones:

Natasha Romanov mola, vamos, que no se la salta un gitano. Todo el staff aguarda con un rollo de papel higiénico en la mano Iron Man 3 y Los Vengadores.

Hit Girl es una auténtica bestia parda que no necesita hacer posturitas para que su escena luzca. Un holocausto de metro cuarenta con antifaz.

Kick Ass es un peliculón que habría merecido ser la película de 2010 de todo lector de PcP si no hubiese tanto gafapasta extraviado suelto. Iron Man 2 mola, que sí, pero no deja de ser un anuncio de Apple de casi dos horas unido a una especie de desfile de modelos.

¿O no, frikis, o no?

----------------------


Mientras lees estas líneas, en la lejana Tierra de Oz, Dorothy y sus amigos son recibidos por el gran mago.

"Coño, nosotros esperábamos a alguien más como Bill Cosby"

domingo, 24 de abril de 2011

Pelis que molan: Nemesis

"¿Cómo cómo? ¿Que han vuelto los de Paranoia con Patatas? Cooooño, pues vete liándome uno que yo voy a encender el ordenador"

Buenas tardes, señoras y señores, niños y niñas, monos culebras y guepardos. Soy Pedro Bonilla, mido uno ochenta y os doy la bienvenida a vuestra sección favorita: la de Pelis que Molan.

Hoy os traemos un auténtico peliculón, un inquietante thriller de ciencia ficción y acción frenética: Nemesis.



"Cuando el enlace cumplió con las órdenes recibidas presintió que todo podía cambiar para él. Quizá el motivo fuera en lo que se ha convertido el mundo hoy en día: bandidos biónicos, terroristas de la información, forajidos cibernados... Todo estaba tan tecnificado que ya empezaba a sentirme como un dato más."

Con este bonito prólogo arranca la cinta, que nos sitúa en un futuro pseudo apocalíptico. Concretamente en Los Angeles, en el año 2027. Un agente de policía debe detener a una terrorista cibernada que trafica con información. Dos minutos y veinte segundos después de darle al play ya sabíamos que se trataba de otro gran éxito imprescindible.

Tras acabar con ella es atacado por otros cyborgs que terminan por darle para el pelo en lo que es un claro homenaje plagio descarado de Robocop, con la diferencia de que, en vez de llenarlo de plomo una banda de tarados lo hace una tía buena con pantalones ajustados. El agente de policía, que ya tenía una pierna cibernética (probablemente por alguna lesión universitaria) es reconstruído casi por completo y, pese a conservar apariencia humana, su interior pasa a ser casi completamente cibernético.

"Todas las cyborgs de la peli están buenas.
Pensádolo bien, ¿quién diseñaría una cyborg gorda?"


Olivier Grunier da vida a Alex, el policía medio humano y medio robot, y debemos decir que se trata de una interpretación a la altura de la de muy pocos. El drama humano que vive Alex es transmitido con total perfección por Grunier, actor del que jamás hemos hablado aquí pero que, tras repasar su filmografía (Automatic, El Salvaje, Lobo de Guerra, Soldado de Alquiler, Código de Honor, Power Elite, Soft Target y esta maravilla que pudimos revisionar anoche) meditamos incluir en el Hall of Fame de Paranoia con Patatas. ¡Menuda forma de transmitir, oigan! Quedará para el recuerdo la escena en la que le están tiroteando con ametralladoras de gran calibre y pierde el tiempo en salvar a un cachorrito y esconderlo dentro de su gabardina.

"Ma. Gis. Tral."


Una vez reconstruído, es reclutado nuevamente por la policía para una última misión: capturar a su antigua amante, que resultó ser un robot. La hostia. Y para redondearlo aún más y convertir el filme en un clásico impagable, la forma de convencerlo es la clásica "bomba en el corazón".

Con estas premisas, la guionista (sí, es todavía más bizarro que la mente que ha ideado "esto" sea la de una mujer), hilbana magistralmente una sucesión de explosiones, armas gigantescas, buyates de buen calibre, y alguna que otra escena que todavía no terminamos de entender mientras escribimos estas líneas...



La voz en off de la narradora, frases lapidarias como "joder de día es peligroso... adiós pequeña", los tiroteos, siempre con las pistolas cruzadas en posiciones imposibles, las cyborgs escasas de ropa, y los villanos... ¡qué decir de los villanos! Cyborgs siempre vestidos de traje, con gafas de sol y armas más grandes que un día sin pan (no pudieron resistirse a inspirarse copiar miserablemente la Smartgun de Aliens, con su mecanismo incluído). Y para redondearlo, todo queda enmarcado dentro de una conspiración gubernamental.

"Memorable"


Mención aparte merece la aparición del genial Cary Hiroyuki Tagawa, en un papel un poco descafeinado para lo que se podría esperar de él.

Todo esto conforma un escenario que sólo era imaginable en una partida de "Cyberpunk 2020" jugada en un centro de educación especial.

"Así son los cyborgs por dentro"


En definitiva, chavales, que si lo que queréis es vivir hora y media de espectáculos pirotécnicos, sicarios malencarados, persecuciones surrealistas y huídas subnormales (sencillamente tremenda la escena en la que el prota desciende varias plantas de un edificio disparando al suelo su ametralladora formando un círculo alrededor suya), esta es vuestra película. Lo único que lamentamos es que su guionista, Rebecca Charles, no fuese un poco más prolífica... su carrera en el mundo del cine la completan la segunda (Nemesis: Nebula) y tercera (Nemesis: Pretty Harder) partes , a años luz de la original.



Ah, y su índice de frikismo es de 13, más que aceptable... si Grunier fuese elevado a la categoría de Mito, sería de 18.

---------------------


Mientras pasáis la vista sobre estas líneas, en Los Angeles, el Señor Kobayashi recoge a su jefe, el mítico criminal conocido como Keyser Soze, para darle malas noticias...

"La Playstation Network sigue sin tirar"

sábado, 23 de abril de 2011

Top ten: Desde asia con amor

Felices sábados, lechones sin escrúpulos ni corazón.

No, no vamos a cumplir nuestra antigua promesa de hacer un top ten de actrices porno asiáticas nacidas después de 1985, sino que hoy vamos a hacer un breve repaso a aquellos actores de nacionalidad asiática que mejores y más grandes momentos nos han hecho pasar a lo largo de sus carreras y, como veréis, muchos de ellos incluso después de sus carreras.

En definitiva: dentro...
Top Ten:
Actores Asiáticos Míticos


10. Chow Yun Fat



Fue el asesino chino chungo durante los años setenta y ochenta. No necesitaba escenas efectistas llenas de patadas a la piñata y saltos mortales. Sólo necesitaba una Sampsonite lleno de armas para joder al mundo.

El haber sido el actor fetiche de John Woo durante más de una década le habría servido para figurar mucho más cerca del primer puesto en este ranking, sin embargo, su extraña manía (necesidad de llevarse comida a la boca que le pueden llamar) de aceptar papeles como el de "Ana y el Rey" (vo-mi-ti-vo), el de la soporífera "Tigre y Dragón" o su última barbaridad, "Confucio", le llevan a la décima posición.

Su vano intento de arreglar las cosas con su público objetivo ayudando a perpetrar "Dragon Ball Evolution" no le ha servido para demasiado. De todas formas, su habilidad con las pistolas y su uni-cara le han brindado un puesto en la lista.

9. Sonny Chiba



Sonny Chiba explotó como actor de acción chinorri a principios de los setenta, tras estudiar karate e interpretación, asignaturas mucho más útiles que la EGB si querías forrarte en Japón en una época en la que un tal Bruce Lee se forraba en China dando patadas al aire. Sonny fue el Bruce Lee japonés durante toda la década, dedicándose en sus cintas a repartir unas tollinas de campeonato. Cuando ya hubieron transcurrido diez años desde la muerte de Lee comenzaron a darle los más bizarros papeles en las cintas de más bajo presupuesto. Lee había pasado de moda. Él también.

Aquellos de vosotros que conserváis la infancia más reciente que la mayoría de los lectores de PcP, que no nos olvidemos, tienen más años de los que deberían y menos juguetes de los que querrían, le recordaréis por haber interpretado al artesano de la katana Hatori Hanzo en Kill Bill.



8. Takeshi Kitano

"¿Se puede poner el enemigo?"


Actor, director, cómico, poeta, pintor, diseñador de videojuegos... coño, ¡deja algo para los demás, Takeshi Kitano!

A estas alturas todos conocéis sus geniales películos y a muchos de vosotros les ha sorbido el seso la caverna gafapasta que dedica sus vidas a encumbrar a mitos del frikismo y a hacerlos suyos.

Nosotros preferimos recordar a Takeshi Kitano como el gran mecenas que hizo posible ese brutal y despiadado show titulado "Humor Amarillo", uno de los programas más entrañables de nuestra infancia. Los cañones de nakasone, el laberinto del chinotauro, las zamburguesas, los luchadores de sumo y la intrigante y presuntamente despiadada trifulca entre coches de cartón en la que el mismísimo Takeshi tomaba parte pero nunca nos ponían, se han ido ganando un lugar en nuestros corazones.

7. Jackie Chan



De todos los mitos de ojos rasgados y repartidores de tollinas como ruedas de molino, el más carismático de largo siempre ha sido el incombustible Jackie Chan.

Sus películas se caracterizan por tres cosas:

- Su personaje suele llamarse directamente Jackie. ¿Para qué carajo se van a molestar en cambiarle el nombre si toda la gente que la ve lo único que quiere ver es a Jackie Chan?

- La seriedad brilla por su ausencia.

- Nuestro Jackie protagoniza escenas de un riesgo absurdo sin dobles. Estamos convencidos de que si este actor, en vez de ser chino, fuese de Alpedrete, ya habría salido en alguno de estos programas de las siete de la tarde, estilo "España Directo" o el ya clásico "Está pasando", probablemente siendo introducido con una frase como la de "lo que comenzó como una tarde de esparcimiento, pudo terminar en tragedia...".



6. Bruce Lee

"Si me vuelves a contar lo del agua te parto la boca"


Cerrando la primera mitad del ranking nos encontramos con Bruce Lee, el más famoso actor y artista marcial de cuantos conocemos, protagonista indiscutible de la escena tollinesca de los sesenta y principios de los setenta, pero también un tipo demasiado sobredimensionado, entre otros por la cultura pop y, por qué no decirlo, por los gafapastas que se lo han ido apropiando poco a poco, convirtiéndolo en un pensador y filósofo y alejándolo de lo que los frikis de bien consideramos un "actor mítico".

Y con esto nos acercamos ya al top five...

5. Cary Hiroyuki Tagawa



A este chaval también estáis hartos de verlo desfilar por la pantalla, amiguitos. Al margen de su dilatada carrera en la interpretación, que le llevó a acceder a papeles medianamente serios, como e "El último emperador" o "Sol Naciente", la seña de identidad de Tagawa fue siempre la cara de "no me he comido un rosco" que se gastaba siempre. Este rostro de patente extreñimiento le valió para convertirse en ese actor al que todos los directores de castings recurrían cuando debían buscar a un chino/japonés malo. Así obtuvo trabajó en Mortal Kombat, Elektra (si a eso se le puede llamar "trabajar", claro), Pearl Harbour (esto lo sabemos de oídas porque no vemos este tipo de cosas), o Tekken (horripilante, por cierto).

Su papel menos conocido es también el mejor: el de personaje medio malo y medio bueno en el bizarro filme de ciencia ficción y acción epiléptica "Nemesis", cuyo trailer os vamos a cascar para que podáis comprobar cómo Cary se muestra siempre receptivo a los buenos proyectos.



Veredicto: imprescindible.

4. Jimmy Wang Yu



Jimmy Wang Yu. La mera pronunciación de su nombre hace que se nos haga el culo pepsicola. Empezó como todos y acabó mejor que ninguno. Siempre fue un auténtico amo del partir caras y llegó a la dirección y, sobre todo, deslumbró al mundo con un papel: el del "luchador manco".



La primera parte fue un éxito mundial en la que el bueno de Jimmy se mostraba tal y como era: un portento de la interpretación con cuerpo de atleta olímpico, capaz de hacerse un collar con los dientes del Terminator, y que demostraba al mundo lo macho que era metiendo la mano donde no debía y liándose a hostiones con todo el mundo. Fue seguida de una segunda parte en la que se nos ofrecía más de lo mismo pero molando más si cabe.

3. Victor Wong



Su pinta de familiar extranjero con parálisis facial cautivó a todo el que tuvo la suerte de conocerle, y sus películas iluminan nuestras vidas cual faros en la oscuridad de la noche.

Victor Wong nos abandonó en 2001, pero nos dejó papeles para el recuerdo en cintas de culto. Golpe en la Pequeña China, El Chico de Oro (con Eddie Murphy), Shanghai Kid, Contacto Sangriento, El Príncipe de las Tinieblas, la escalofriante Tres Pequeños Ninjas y la siempre genial Temblores lo consagran como un auténtico Mito de la Farándula.

2. Bolo Yeung



La plata es para Bolo Yeung, otro actor fetiche de Paranoia con Patatas. Hablamos de un chino de más de cien kilos, con músculos hasta en los párpados y capaz de comer sandías por los sobacos. Sus carismáticos papeles de villano, unido a que se dedicó a partirse el rostro con tipos de la talla de Bruce Lee o Jean Claude Van Damme le habrían valido por sí sólos para figurar en un ránking como este. Fueron sus geniales interpretaciones en "Chinese Hercules" y "Hong Kong Superman" las que le lanzaron al segundo puesto.

1. Al Leong



Sin duda, el actor asiático más querido y venerado por los frikis de bien es Al "Kabong" Leong, quien ha sido asesinado por todos los grandes héroes de acción. Tipos como Jack Slater, Martin Riggs, Jack Burton, John McClane, Axl Foley y Jack Bauer han tenido el honor de patearle el culo de maneras ocurrentes. La frase de "ese chino no estaba muerto ya" nunca tuvo más sentido que cuando se pronunció haciendo referencia al bueno de Al.

------------------


En estos mismos instantes, en la cima de los Acantilados de la Locura, el legendario pirata Roberts desvela su astuto engaño a Iñigo Montoya...

"... tampoco soy zurdo."

viernes, 22 de abril de 2011

En el día del libro...

... regala tebeos.

Mañana es el día del libro, el día en que los libreros se enrollan y hacen un pequeño descuento al ciudadano de a pie.

Desde Paranoia con Patatas queremos haceros ver que, ahora que las editoriales van de serias y envían a sus comerciales a las librerías corrientes y molientes, y no sólo a esas llenas de chavales granujientas que huelen a chotuno, es el momento en que debéis contribuir a la normalización de la lectura de tebeos regalando comic books.

Desde este humilde blog os recordamos que este es también un momento para difundir los buenos comics, no esas basuras gafapastiles sobre ratones que huyen de gatos nazis o culebrones de cubanos que acaban en la gran pantalla, perpetrados íconos de la cultura gafapasta del calibre de Neil Gaiman o Marjane "No Sé Qué".

Así, vuestras mejores opciones para quedar como auténticos capitanes en el día del libro son las siguientes:

- Los Muertos Vivientes, edición integral, que incluye los números americanos del 1 al 24, del 1 al 4 en los tomos de la edición española. Si ha leído esta serie ni la tiene en la lista de lectura lo que es ese amigo tuyo es un triste y un ridículo.



- The Boys. La otra serie que acojona tronco acojona de las que se publican actualmente es "The Boys", de Garth Ennis (Predicador, Punisher) y Darick Robertson (Transmetropolitan), de la que ya nos hemos hartado de hablar y que va de un grupo de agentes del gobierno yanki más raros que perros verdes que dedican sus vidas a acabar con los superhéroes, que huelga decir que son todos unos capullos integrales.



- Predicador, la serie completa en caja, incluyendo la bandera americana y todo. Siempre que tenemos la oportunidad proponemos que regaléis esto. Es por si nos lee alguien que nos deba pasta y se acuerda de devolvérnosla. Por cierto, si eres uno de esos puferos que nos deben dinero que sepas que te tenemos más vigilado que al último trozo de pizza de la caja.




En definitiva, chavalotes, que en el día del libro regalad tebeos...
















... o pornografía.



Hasta mañana, frikis.

----------------------


Mientras lees estas líneas, en Nueva York, Max Payne se da cuenta de que está en un videojuego.

"Por lo menos podía haber sido un Tomb Raider"

jueves, 21 de abril de 2011

Se acerca el Invierno

Hey, aquí estamos otra vez.

Hey, aquí estamos otra vez.

¿Qué tal, pataliebres? Aquí estamos otra vez los gañanazos de Paranoia con Patatas, arrancando una quinta temporada llena de todo lo que os mola (tetas, culos y chistes de gangosos principalmente).

Nos consta que ayer por la noche se produjo algún fenómeno extraño, alguna suerte de acontecimiento social que llevó a la gente a encerrarse en bares y casas y a encargar comida por teléfono para, posteriormente, salir a emborracharse y terminar vomitando en el portal de esta redacción ante la atónita mirada de la cámara de seguridad.

A falta de una explicación mejor, sólo se nos puede ocurrir que a todo el mundo le dio por imitar a este Staff y reunirse con sus familiares (que no olvidemos que les odian en secreto) y amigos (que, no nos engañemos, son todos unos cabrones), para ver el primer capítulo en versión original de Juego de Tronos. Una hora y un minuto de frase lapidarias, pieles de gallina y, por qué no decirlo, eructos, pedos y comentarios soeces.



Hace tiempo que disponemos en la sala de lectura de Paranoia con Patatas de las novelas de George R.R. Martin, y no dejan de ser, junto con el manual de instrucciones de la Playstation y la sección de ofertas de empleo del periódico local, de lectura obligada para los pobres becarios que acceden a dejarse caer por nuestro lugar de trabajo en pos de fama, fortuna y mujeres. Probablemente esto nos haya hecho plantearnos unas expectativas demasiado altas para este inicio de serie. Siempre hemos criticado "El Señor de los Anillos" por ser, tal y como decían en Clerks 2, casi diez horas de niños andando. Pero claro, como había costado un pastizal no nos paramos a pensar lo bien bonico que les había quedado todo: que si los castillos, las montañitas, las armaduras... En el fondo creemos que fue el primer capítulo de Juego de Tronos lo que nos sacó a nosotros, una banda de desocupados, del mundo idílico en el que vivimos y nos llevó a la vida real de crisis económica. Acudimos con los paisajes de Nueva Zelanda en el recuerdo y nos fuimos con los decorados de Xena en las retinas. Pero sin Xena.

"Cuando se juega al juego de tronos sólo caben dos opciones: ganar o morir."


Por lo demás si que mola. Boromir hace de Eddard Stark, mandamás de Invernalia, con sus seis hijos; tenemos a un fanegas haciendo del rey Robert, a una jamelga de buen ver haciendo de la reina Cersei, a un tronchamozas haciendo de Jaime Lannister y a un enano haciendo de enano. Todo predecible, vamos. Una cosa que hay que destacar es que, mientras que en el libro, a los trece años, todo chaval está por ahí dándole ya para el pelo a alguna campesina barra prostituta barra cortesana, aquí los actores son un poco más mayores. Desde PcP, donde somos amantes del rigor formal, queremos manifestar que nos parece una buena medida, y si no pensáis lo mismo, podéis dejaros caer por el tuenti de Pablo Lapiedra para que os cuente cómo se le hace la espera de su vuelo para Colombia.



Cuando transcurrieron los sesenta y un minutos que duró este primer capítulo, boquiabiertos, con las panzas llenas y borrachos como lémures, los meimbros de este Staff salimos a la calle a ver qué pasaba. Llegamos horas después con menos dinero, más dioptrías y calientes como el queso de un San Jacobo. Tras el visionado de las cintas de seguridad nos dimos cuenta de que fuimos nosotros quienes vomitamos en el portal. Todos estos elementos propiciaron que decidiésemos arrancar, sin más dilación, con la quinta temporada de Paranoia con Patatas.

Hasta mañana, frikis.

---------------------


Mientras tanto, en Los Ángeles, alguien con acento estrafalario tortura a Jack Bauer sin saber que será el siguiente en morir...


"Va a decirrrme lo que quierrro saberrr, Bauerrr"