viernes, 27 de mayo de 2011

Pelis que molan: American Psycho

Otro viernes dando el callo, para variar, hatajo de cabrones.

Y estamos aquí en esta ocasión para daros vuestro merecido en forma de reseña de una peli que mola: American Psycho, basada en la novela homónima (que no te entre la risa floja, cachofriki, que eso significa "del mismo nombre" y no tiene nada que ver con señores haciendo el trenecito) de Bret Easton Ellis. Una peli en la que salen tetas, culos y toda clase de maquinaria agrícola que hará las delicias de propios y extraños.



Christian Bale ("Soy Batman") interpreta a Patrick Bateman, un yuppie de Wall Street, vicepresidente de la sociedad de inversiones Pierce & Pierce que además pertenece a su familia, lo que le convierte en un tipo con un trabajo cojonudo y un montón de tiempo libre.



Bateman lucha día tras día por alcanzar la perfección física. Todas las mañanas se despierta e inicia su rutina de ejercicios y cosméticos de gama alta, a continuación acude a su puesto de trabajo, donde no pega golpe y gasta sus descansos en conversaciones totalmente intrascendentes con sus compañeros de trabajo, otros jóvenes triunfadores con los que al mismo tiempo compite (la famosa escena de las tarjetas de visita encaja perfectamente en esto).



Pero la personalidad de Patrick Bateman va mucho más allá de esta vida de perfección física y superficialidad, bueno, quizás no, quizás sea como él mismo dice: como si estuviese vacío por dentro. Sin emociones, sin alegría... un Dexter Morgan que no querrías tener como compañero de trabajo. Entre sus pasatiempos se encuentran el comer en sitios caros (¡oé!), pegarse unas cubatadas espectaculares con drogas y tó eso (¡oé!), ver pon-no (¡oé!), ir de putas (¡oé!)... hasta ahora podría ser cualquiera de vosotros... y asesinar indigentes y mujeres de mala vida.

"Si no te vas voy a hacerte daño"


La vida de depravación y molonismo de Patrick Bateman comienza a irse a pique el día en que, estando hasta la polla de que su más destacado competidor le haga sombra, decide quedar para cenar con él, llevarlo a su piso y descuartizarlo, lo que le sitúa ante la atenta mirada de un detective privado interpretado por Willem Dafoe (uno de esos tíos que molan porque son feos de cojones) que comenzará a acosarle.



Algo más de hora y media de nudos de corbata, sanguinariamientos varios, cadáveres ocultos, personajes abominables (hablamos de los yuppies, claro) y un final lisérgico como pocos.



En cuanto al final, tiene dos interpretaciones básicas, de las cuales nos quedamos con la segunda por ser la que se sucede en la novela y porque la otra parece haberla vomitado un retardado mental. No vamos a ponerlas a la vista, vamos a utilizar la vieja táctica del texto desaparecido (que hasta ahora sólo hemos utilizado para esconder enlaces a páginas de ultraderecha, coprofagia y peleas de gallos online), para no cascaros un horrible spoiler a aquéllos que no la hayáis visto.

1. La familia de Patrick Bateman, concretamente su padre (que en el libro está muerto pero en la peli parece ser "casi el dueño" de Pierce and Pierce) es informado por el abogado del protagonista de que es él quien la ha liado parda y arregla todo el desaguisado haciendo desaparecer las pruebas, comprando el piso del difunto Paul Allen y sobornando a cuantos testigos haya. Esta interpretación es un bluff y no explica por qué Patrick es el amo de las pistolas en el tramo final de la peli, en el que los coches explotan y la gente muere y muere.

2. Patrick Bateman no es más que un yuppie reprimido y con delirios de grandeza que ha fantaseado absolutamente todo lo relacionado con las muertes, las putas y los asesinatos. Lo más cerca que ha estado de todo esto han sido los dibujos que ha ido haciendo en su horario laboral en un cuaderno. Dibujos que, además de demostrar que está como un cencerro, le acercan a "geniales" "artistas" como Cels Piñol. Equilicuá.

---------------


Pese a que su Índice de Frikismo es de un 8 escaso es una de esas películas que deberíais ver (total, para estar reventándoos granos os es lo mismo hacerlo viendo una peli).

Hasta mañana, frikis.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Mitos de la farándula: El Reno Renardo

¿Qué pasa, hijos de perra? ¿Nos echábais en falta? Lo dudamos bastante. Según las noticias que nos llegan que, a parte del porno, son bastante limitadas, el país entero se ha lanzado a la calle en las últimas fechas para mostrar su vocación de perrosflauta, jipis, piesnegros, o cualquier otro apelativo que gustéis de dedicarles a las gentes que se gastan el mismo personal shopper que Robin Williams en "El Rey Pescador". Nosotros, por nuestra parte, aún compartiendo la aversión de este movimiento por las duchas no hemos salido de esta redacción nada más que para pegarnos un viaje despiporrante ayer por la mañana y para comprar doritos, que se nos acaban cagando hostias.

Y vosotros pensaréis que estamos aquí, reapareciendo después una semana, para hablaros del 25 de marzo, que es el famoso día del orgullo friki. Pues no. Y no porque no pensemos que no existen pequeños retazos de orgullo en el mundo de los frikis, sino porque creemos que lo de estar orgulloso por ser friki tampoco es muy normal, joder, lo vemos todos los días con al menos el 33% de nuestros lectores (el otro 67% lo conforma una coalición de universitarios y porreros): sobrepeso, virginidad y problemas médicos (alergias, miopías, picor en el ano...). Una mierder vamos. Nos haremos fans de este día cuando cumpla la finalidad para la que fue inventado: que nos hagan descuentos en las tiendas de comics.

Pues recapitulando, que no estamos aquí para disfrazarnos de Darth Vader y dejarnos lamer por Phill Collins. No. Estamos aquí para hablaros de una banda de sonajas que han seguido la estela de los geniales Gigatrón (ya sabéis, "Los Dioses del Metal") y han reinventado lo que ellos mismos denominan "Freak Metal", que vamos, que molan.



Huelga decir que los salaos estos no comercializan sus discos, simplemente se dedican a colgarlos en su web que está bastante bien salvo porque falta lo de darle a play y ver pornografía.

En ella podemos conocer a los cuatro integrantes actuales del grupo: Jevo, Ander, Ivan y Mikel. Con una breve lectura de sus mini-cuestionarios en la página podemos comprobar que son cuatro inadaptados y altruistas freacs que tienen a bien regalarnos temazos por pura vocación. Bueno, eso, eso y que no entienden de retroexcavadoras.



Su primer disco data de 2007. Su título era también el nombre de la banda que veía la luz, "El Reno Renardo". Cuenta con varios temas dignos de mención, tales como "No quiero ir al Gym" (al monitor le hago tilín), "Espera Farru que me quito" (precausión amigo bailaor), "Ni una sola parada" (crónica de una cagalera a bordo de un autobús interprovincial) y la de sobras conocida "Camino Moria".

Sabemos que la tenéis más vista que el Tebeo, pero es buenérrima"


En su segundo álbum, que vio la luz en 2008, titulado "El Reno Renardo y la Cagalera de Bisbal", nos topamos ya con verdaderas joyas (si esto fuese Radio 3 hablaríamos de "intimismo" y "prosopopeya", pero no lo es, así que tú, sucio gafapasta, a tu puta casa) del calibre de "Cambio Radical" (que es un breve homenaje a ese hito de la televisión contemporánea), "Hasta la Polla" (canción llena de rabia acumulada), "El Bardo Bastardo" (homenaje al "In the forest" de esos follaelfos que son los Blind Guardian), la archiconocida "Crecí en los Ochenta", y el tema que, para nosotros es, sin duda, el gran descubrimiento de las últimas fechas: "El Bogavante".

Un disco para el recuerdo


El año pasado (2010, merluzo) sacaron su útlimo LP titulado "El Improperio Contraataca", que si bien no es tan garrulo como el anterior tiene canciones realmente cojonudas, como "En el nardo" (versión sadomasoquista de In the Navy), Enterradme en Mediamarkt o Entre dos piernas (cover de Heroes del Silencio para una visita a un lupanar que se convierte en anécdota extendida).



Sólo nos queda deciros que deberíais estar corriendo a la página web de estos gañanes para descargaros su entretenidísimo contendio multimedia con el que hacer que vuestros iPhones pasen de ser una herramienta con tintes gafapastas a un arma de destrucción masiva pro-friki.

Hasta mañana, frikis.

--------------


Mientras lees estas líneas, una joven de la prefectura de Ibaraki hace que un par de otakus mojen los calzoncillos

jueves, 19 de mayo de 2011

El videorreportaje; hoy, Ágorer, el superhéroe

Si es que la vida últimamente es una auténtica mierder: que si la crisis, que si las revueltas, que si nuestros padres no nos dan dinero para ir a las acampadas nocturnas esas y todo este mogollón.

Pero no desesperéis, porque aunque la periodicidad diaria de Paranoia con Patatas era más improbable que lo de que cualquiera de vosotros ligue sin la utilización de drogas de veterinario, los chavales que hacemos posible este blog seguimos dejándonos caer de cuando en vez para ilustraros con pequeñas perlas de sabiduría.

En esta ocasión, vamos a rescatar un tutubo muy bien traído por uno de nuestros lectores (él sabe quién es) vía Facebook recientemente. Se trata del genial sketch de "Muchachada Nui" en el que se nos presenta a un superhéroe adaptado a estos tiempos de coches rápidos y ligues de una sóla noche... Ágorer.



Hala, ya os hemos dao bocata. Hasta otra, frikis.

--------------


Mientras lees estas líneas, en algún lugar del mundo, un mimo está a punto de comerse unas hostias

martes, 17 de mayo de 2011

Casos para anormales: Perros, mermeladas, armarios y sorpresas.

Hola, pazguatos, íbamos a escribir algo ayer, pero volvió la PSN y nuestra vida vuelve a sus cauces habituales. De todas formas, como somos tíos guays y molamucho no vamos a dejaros tirados sólo por haber recuperado nuestro ley motiv, así que vamos a ilustraros con un post que no está en absoluto de actualidad pero que todos seguro recordaréis con lágrimas de añoranza en vuestros ojos.

Suponemos que casi todos recordaréis el expediente X que hoy analizaremos en nuestra casi olvidada sección de "casos para anormales".



A finales del siglo XX se originó un bulo particularmente entretenido, el jodío, relacionado con el programa aquél lacrimógeno de Sorpresa Sorpresa que presentaba Isabel Gemio (programa del que sólo recordamos una sorpresa que consistía en Marlene Morreau saliendo de una tarta en paños menores). Al parecer, una adolescente totalmente fan de Ricky Martin iba a recibir una grata sorpresa. Ricky Martin se escondió en el armario de su habitación mientras una cámara grababa la estancia. La sorpresa fue mayúscula, y es que la chavala, en vez de aguardar la salida de su cantante e ignorando la existencia de la hábilmente camuflada cámara, se dedicó a untarse algún tipo de alimento pringoso cuya composición fue objeto de debates entre partidarios del foigras, la mermelada y de otros derivados del glutamato.

"Lo de Superman una mieeeerda al
lado de lo que sintió Ricky Martin"


Lo curioso de este bulo es que, como todos los buenos bulos, corrió como la pólvora. El programa se emitía los vierne y se repetía el sábado por la mañana (que tiempos aquellos). Al parecer en el de por la mañana este fragmento fue censurado. Nosotros no tenemos ni puta idea de si pasó o no, los viernes por la noche y los sábados por la mañana nunca han sido nuestra especialidad en lo que a recordar cosas se refiere.



El lunes todo el mundo se había enterado del tema, sin embargo, en nuestra particular experiencia, todos nos topamos con gente que decía concer a alguien que lo había visto, incluso a alguien que lo había grabado... El vídeo sigue sin aparecer en el tutubo (donde sí aparecen varios vídeos homenaje aptos sólo para enfermos y trastornados).

Tira surgida cuando Ricky Martin salió del armario,
es decir, cuando reconoció que era gayer


En Paranoia con Patatas, como expertos en zoofilia y otras aberraciones sexuales, no nos creemos nada, sin embargo, hemos conseguido el testimonio, vía tutubo, de un joven que vivió este momento en primera persona:

Joer, es tan salao que no sabemos si creerle.


Y ahora, antes de irnos, lanzamos la obvia pregunta a nuestros lectores, ¿verdad apabullante o bulo de los ricos ricos? ¿Vosotros lo visteis u os lo contaron fuentes fiables? ¿Foiegras, mermelada, tulipán o helado?

Hasta mañana frikis.

------------------------


Mientras leeis estas líneas, en una licorería de Chicago, Illinois, un joven con nombre de triunfador compra varias latas de cerveza.


Te envidiamos el nombre, McLovin

viernes, 13 de mayo de 2011

Negro sobre blanco: La saga de Wilt

Buenos días, pandilla de buitres interesados que visitáis PcP en pos de un poco de subcultura con la que alegrar vuestra existencia.

Hoy retomamos nuestra nunca bien ponderada sección "negro sobre blanco" la cual, pese a que todo apunte a que se trata de un espacio dedicado a las reseñas de cine porno interracial, está dedicada a esos grandes incomprendidos... los libros. Y es que en la era del BluRay y de las 3D muchos opinamos opinan que los libros son para los pobres.

Sin embargo existen libros de los que aún no se ha hecho una adaptación cinematográfica del todo decente y por lo tanto merecen un somero análisis por parte de personas juiciosas y razonables como quienes conformamos este Staff.

Hoy hablaremos de la cuatrilogía del desternille de Tom Sharpe: Wilt (y sus tres esperpénticas secuelas).

Wilt (1976)




Henry Wilt es profesor de literatura en un centro de FP. Sin ambiciones y rodeado de yeseros y escayolistas, Wilt trata por todos los medios de inculcarles el dominio de la literatura clásica inglesa a un hatajo de descerebrados que convierten su vida diaria en una sinrazón constante.

En su casa la cosa es todavía peor. Su mujer, Eva Wilt, además de carecer de cualquier muestra de feminidad, es lo suficientemente timorata como para dejarse seducir por cualquier elemento de ostentación que pueda hacerle creer que ascenderá socialmente. No es de extrañar en esta situación que su marido fantasee diariamente con como asesinarla.

Cuando Eva se va un fin de semana con unos amigos snobs, Henry, borracho como una cuba, decide hacer un "ensayo de asesinato". Para ello utiliza una muñeca hinchable, la cual arroja a una obra cercana a su lugar de trabajo y espera a que la hormigonera rellene el socavón en el que yace su víctima putativa. Pero la travesura se torna tragedia cuando los obreros sepultan a la muñeca no sin antes apreciar su presencia y se establece un dispositivo de rescate del presunto cadáver de una mujer de grandes pechos. Pero lo peor es que todo lo que rodea la obra está plagado de evidencias de que Wilt estuvo allí... y Eva no da regresado de ese fin de semana de esnobismo.

Veredicto: imprescindible.

Las tribulaciones de Wilt (1979)




Han pasado tres años. Wilt ha progresado mínimamente en el politécnico y ahora es director del área de humanidades. Vive en una casa más grande, en un mejor barrio, en compañía de su esposa Eva y de sus cuatro inefables cuatrillizas.

Un buen día, Eva decide rentabilizar el desaprovechado espacio de su casa alquilándole el ático a una atractivísima estudiante de itercambio alemana que se convierte en el eje de todas las fantasías de su esposo. Sin embargo, Wilt contemplará, frustrado, como semana tras semana jóvenes de todas las nacionalidades alternan con su atractiva huesped.

Esta frustración no será nada comparada con la frustración que se apoderará de él cuando descubra que la atractiva alemana del ático es una terrorista internacional sedienta de sangre y que todos los jóvenes que han entrado en la casa no son más que sus compinches. Sobre todo si tenemos en cuenta que lo descubrirá con una crisis de rehenes en su propia casa.

¡Ánimo Wilt!




En esta ocasión, el centro de formación profesional en el que trabaj Wilt se ve sacudido por un nuevo y atroz caso: la hija de un distinguido lord británico es encontrada muerta en los lavabos del instituto, y la policía, aún con resquemor desde la primera de las desventuras de Wilt, decide que es el momento de echarle el guante.

Para liarlo aún más, el protagonista, para sacarse unas pelillas, se ve obligado a hacer horas extras dando clases particulares. Entre sus alumnos figura el jefe de una banda de traficantes, preso en una cárcel cercana; y los oficiales de una base militar americana en la que se sospecha que se ha colado un espía soviético. Además, Eva Wilt, intentando que su marido recupere la fogosidad de sus primeros años de matrimonio, decide probar con él un afrodisíaco experimental.

Es el más flojo de los cuatro libros, y lo del afrodisíaco resulta mucho menos salvaje de lo que podría haber sido, pero sigue entreteniendo a la par que educando.

Wilt no se aclara




En el cuarto libro de la saga se nos sitúa en el verano, con un Wilt que lo único que quiere es disfrutar de unas vacaciones en soledad, sin soportar a su mujer ni a sus cuatrillizas (que ahora ya son preadolescentes y están obsesionadas con temas sexuales), lo cual le llevará a viajar en soledad por la campiña inglesa para terminar, como no podía ser de otra forma, viéndose envuelto en un escándalo político y policial de proporciones épicas.

Por su parte, Eva viaja a los Estados Unidos acompañada de sus cuatro hijas para pasar unos días en la mansión de su tío, un tarado fanático de la seguridad que ha edificado una casa en la montaña con un sistema de seguridad a prueba de osos consistente en altavoces que emiten un sonido atroz para espantar a los animales de kilómetros a la redonda. En este escenario, las cuatrillizas se las apañarán para que lo que se oiga por estos altavoces no sea un ruido atroz, sino una conversación calenturienta entre sus familiares.


Ah, y antes de que nadie se ponga pesado, existe una quinta parte titulada "La herencia de Wilt" pero no la hemos leído, así que no podemos hablar de ella, merluzos.

Hasta mañana, frikis.

-------------------


Al tiempo que te detienes a leer este artículo, Jean Claude Van Damme toca fondo.

"Guiroppaaaa"

martes, 10 de mayo de 2011

Estamos viendo... Espartaco: Sangre y Arena

Buenos martes, caballeros y señoritas.

Tal y como sabréis los que seguís nuestras beodas reflexiones a través de twitter, hemos comenzado a ver esos trece videoclips de cincuenta minutos que conforman la primera temporada de Espartaco: Sangre y Arena.

Actualmente están con la segunda temporada que, curiosamente y debido a los problemas de salud del protagonista, es una precuela de los acontecimientos de la primera temporada, un lío tú.

Tras ver varios episodios podemos hacer un primer análisis de la serie y, siendo frikis serios, lo haremos destacando lo que mola y lo que no mola.

Lo que mola:

- Las tollinas, todas a cámara lenta y viendo cómo se van distorsionando los pliegues de la piel ante los golpes de las mazas de guerra cual si de cerveza que soporta las acometidas de una oliva se tratasen. Cuando el arma es cortante en vez de contundente, gustan de utilizar la vieja técnica "del salpicón", poniéndolo todo perdido de rojo.

"Slow-motion-tajo"


- El papel de esa mujer digna de ser llamada "Mito de la Farándula" que es Lucy Lawless (ya sabéis, Xena), que en esta ocasión encarna a la parienta del propietario del Ludus del que pasa a formar parte el protagonista. Hemos de decir, además, que sale en porretas, lo que le da un plus.

"No soy Xena, soy Lucy Lawless"


- Otro clásico secundario que hace un papel de protagonista en esta serie: John Hannah, al que recordaréis como un auténtico meapilas en la saga de "La Momia" y al que por lo demás sólo veríais perdido en cutres telefilmes de sobremesa de Antena 3. Por alguna extraña razón, en PcP nos encantan este tipo de actores desahuciados, que se pueden considerar ya viejas glorias después de no haberse comido un colín en toda la vida. Bravo por Quinto Lentulo Batiato.


"De niño me robaban la merienda,
por eso me amáis."


- En caso de que seáis lectoras (y lo subrayamos para dejar claro que las únicas pelis de gladiadores que nos molan a los hombres de verdad son las de Maciste) la serie tiene el plus de que todos los maromos que salen podrían comer sandías por los sobacos, tienen músculos hasta en los párpados y se pasan la serie embadurnados en aceite. Si bien es cierto también que algunos de ellos son más feos que centollos con pegatinas.

"La Ostra Azul. Año 58 d.C."


- Los créditos del final, en los que figura como productor... el hombre.

"¿Quién es EL HOMBRE?"


- Y por último, que ya se han sacado de la manga un juego de peleas de esos cutres como pocos.

"Mierdality"


Lo que no mola:

- El protagonista y su historia. Hay que dejar una cosa muy clara ante el prota de Espartaco, el Andy Whitfield este: no mola ni la décima parte que otros tipos de pelis con sandalias de esparto, como Leonidas, Máximo, Tito Pullo, Lucio Voreno y similares. Además se gasta una murga sencillamente infumable con su señora esposa, murga que no le interesa absolutamente a nadie.

"Huy que triste estoy"


- El intento de imitación de 300 es muy pero que muy obvio. Está claro que esto molaría un pegote en caso de haberse hecho de una forma digna. La realidad es que de digno no tiene nada. El intento de fotografía y juego con los colores es, a falta de una definición mejor, una mierder.

- El argumento en sí, al margen de la historia del protagonista, es otro mojón considerable.

Y ahora vosotros decidís: lo véis o seguís con vuestro habitual maratón de pornografía.

Hasta mañana, frikis.

-----------------


Mientras lees estas líneas, Kirk Douglas, a sus noveta y cuatro años, se revuelve en su apartamento de Nueva York

"Foto de archivo:
No es su apartamenteo pero sí es Kirk Douglas"

domingo, 8 de mayo de 2011

Cosas que hacer con tu PS3 sin modo online

Hace tanto tiempo que no iniciamos sesión en nuestra PlayStation Network que casi no recordamos como transcurrían las otrora bellas tardes de domingo entre ráfagas de ametralladora y proyectiles de lanzagranadas.

Ahora nos ha dado hasta por leer. ¡Por leer!

Sin embargo, el mundo no acaba aquí. Existe la posibilidad de jugar más allá del modo online (aunque sea un poco mierder cuando estás acostumbrado a las orgías de destrucción a las que esta redacción está acostumbrada).

El post de hoy tiene por objetivo refrescaros la memoria con algunos títulos de PS3 que merece la pena jugar aunque carezcan de modo online.

1. Heavy Rain.



Si bien a nosotros nos moló más el Farenheit, en el Heavy Rain la tía está más buena y enseña más cacho.



Además de enseñarte a hacer una bonita pajarita de papel, te cuenta la historia de un asesino en serie que ha sido apodado por la prensa como "el asesino del Origami". Dedica su tiempo libre a cargarse a críos y a dejar una figurita de papel al lado del cadáver.



El juego cuenta con cuatro protagonistas que van dibujando una historia bastante acojonante sobre hasta qué punto puede un padre arriesgar su vida e integridad física por su hijo. Inciso: nuestros padres no harían la décima parte por nosotros que el protagonista por su retoño, pero es que nosotros somos unos auténticos cabrones y el crío del juego se hace querer.

2. Fallout 3 + Fallout: New Vegas

Dos juegos sin modo online pero con más horas de juego y posibilidades de entretenimiento que la mayoría. En un mundo que se diferencia del nuestro tan sólo en que, durante los años cincuenta, se desencadenó una guerra nuclear entre Estados Unidos y China que llevó a America la desertización y el yermo más absolutos, debemos realizar misiones y misiones a cascoporro e ir subiendo de nivel.



En Fallout 3 recorreremos un Washington ruinoso en busca de nuestro padre. Lucharemos contra bandas de saqueadores, necrófagos, supermutantes y soldados con servoarmaduras. Por su parte, Fallout New Vegas nos sitúa en el desierto de Mojave y nos dará un paseo por New Vegas, un antro de perversión como pocos de los que quedan en el yermo.



3. Dragon Age Origins + Dragon Age II

Otros dos pepinos más largos que un día sin pan y que os entretendrán considerablemente mientras los chicos de Sony arreglan el desaguisado (nota: cuando dicen "estamos trabajando" quieren decir "sabemos que terminaremos por arreglarlo pero no nos damos demasiada pris") son los dos Dragon Age, el Origins y el II.



EA y BioWare crearon Dragon Age Origins como una especie de preludio a su propio WoW para consolas. Es un juego de rol al estilo del Baldurs Gate y que no aporta demasiadas cosas nuevas, ni en su versión Origins ni en la posterior segunda parte. Pero como juego de rol sigue molando crearte tu personaje y ahostiarte con seres de toda clase para subir de experiencia y puntos, vamos, lo que todo friki busca en un videojuego de este estilo.



4. God Of War

Por último, que tenemos cosas que hacer, os vamos a recomendar que rejuguéis las dos primeras partes de la historia de Kratos, que y alas lanzaron hace tiempo para PS3 en su formato remasterizado y HD God of War Collection (inciso: en breve preparan relanzar lo que llamarán el "ICO + Shadow of the Collossus" que va a ser la polla con cebolla).



Y a continuación, que le déis al raja y baja definitivo en el God of War 3. Esta tercera entrega arranca justo donde dejamos a Kratos en la segunda: escalando el Monte Olimpo para darle cera a Zeus acompañado de una banda bastante hija de puta de titanes. Y a partir de ahí un no parar. Os esperan horas de botoneos compulsivos y mandos sudorosos.


Y a nosostros nos toca irnos, y lo hacemos sin haberos hablado nada del Metal Gear Solid 4. Eso es sólo porque lo damos por jugado al menos dos veces. Hasta mañana, frikis.

------------------


Mientras tanto, en un sucio pueblo de la Texas más profunda, un joven deficiente, antiguo admirador de Kurt Cobain, jura ante los dioses...

"¡Me convertiré en Caraculo!"

jueves, 5 de mayo de 2011

Otro post para lectoras de PcP...

Top 10: Padres televisivos que querríais para vuestros hijos

Hola, muertos de hambre.

Hoy es uno de esos días (esos días mierder) en los que Paranoia con Patatas compite con la revista Bravo y dedica su post a sus lectoras. Sabemos que muy pocas mujeres osan visitar PcP. La mayoría de ellas lo hacen, simplemente, para buscar signos que les puedan alertar a la hora de elegir pareja, vamos, que si se topan con hombres que razonen de una forma siquiera similar a la nuestra sepan que lo mejor que pueden hacer antes de condenar sus vidas es mandarlos a la mierda.

No nos sentimos particularmente orgullosos de esta siguación y estamos hartos de meter barriga cada vez que entra una lectora a curiosear, pero qué cojones, últimamente tanto nuestro feisbuk como nuestro twitter gozan de bastante público femenino y por eso hemos decidido aparcar por un día nuestros habituales comentarios jocosos sobre buyates, jamelgas, mogambos, mameyas, culámenes, potorros, peras, jacas y similares para dedicarles un post a ellas.

En este caso vamos a tirar del tópico del instinto maternal, el cual lleva a las mujeres a dos cosas: tener gatos (sí, plural, gatos) y buscar el compañero perfecto para procrear.

Nosotros no tenemos gatos (nuestros escarceos con la justicia no son de vuestra incumbencia) y a la compañera perfecta para procrear acostumbramos a verla por la tele y siempre con diferentes formas; así que pensamos, "en la tele tiene que estar el compañero perfecto para una mujer". Y así fue como nos decidimos a dedicaros este post sobre padres televisivos que querríais para vuestros hijos, que es una forma sibilina y ciertamente disimulada de decir que os los llevaríais al sobre.

10. Seth Bullock



Bullock, el vocacional sheriff de la villa de Deadwood, es bastante sosainas pero chicas, cuando se enamora es mucho más sosainas y eso siempre os gusta.

9. Mitch Buchannan



¿Estáis viendo lo mismo que nosotros? Menudo género. Mitch Buchannan ha adornado vuestras carpetas desde que teníais doce años.

8. Tony Soprano



Seguimos sin entender por qué Tony Soprano fue considerado como uno de los hombres más sexys de America, si en el fondo no deja de ser un fanegas medio calvo y con problemas psiquiátricos (vemos la luz al final del túnel). Además el tío es un marido regulero pero qué cojones, no parece un mal padre, además de que no os faltaría de nada... Se merece el octavo lugar.

7. Jack Bauer



Ayer ya le dedicamos suficiente tiempo a Jack como para aburriros con él. La pega que tiene este tío es que está casado con su trabajo y que toda la gente que le rodea acaba muerta. Por lo demás parece un tío bastante salao y nos consta que os abrazaría mucho por las noches.

6. Dexter Morgan



Pros: Siempre va a esforzarse por hacer lo correcto con respecto a ti y a vuestra familia.
Contras: "Hacer lo correcto" incluye salidas nocturnas para matar a otras personas.

5. Bill Adama



Queremos que quede clara una cosa: nos cambiaríamos de sexo si con eso pudiésemos aspirar a compartir lecho con Bill Adama en una Estrella de Combate como el Galáctica.

4. Tito Pullo



Sabemos que Tito Pullo fue padre de milagro, su mujer no llegó muy lejos, y no tenemos muy claro a dónde llegó su hijo, pero Pullo es un tipo bonachón y fuerte como un toro con el que nos encantaría emborracharnos. Suponemos que merece un cuarto lugar.

3. Kaito Nakamura



Joder. ¿Hace falta explicaros algo? Es el puto George Takei. Uno de los personajes más queridos del mundo. Todos queremos un poquito a Takei por lo que, en este caso debemos decir que todos queremos un poquito a Kaito Nakamura (además, con Kaito Nakamura tenéis más posibilidades que con George Takei, que en la vida real está casado y no diremos más).

Kaito Nakamura es el padre de Hiro Nakamura en la serie Heroes (explicación para abducidos). Además de estar forrado y ser un jerifante, es poco menos que un samurai, factores que podrían llevar a cualquier mujer a tener una vida estupenda aguantándolo bastante poco. También cocina.

2. Ned Flanders



Ned Flanders es un hombre piadoso. Un empresario exitoso que regenta un negocio para zurdos en el centro comercial de Springfield, padre de dos hijos, y viudo. Además tiene un cuerpo esculpido en el gimnasio de su garaje. ¿Qué más podríais pedir?

1. Al Bundy



Mujeriego, pendenciero, machista, misógino, adicto a la pornografía y a las barras americanas, Al Bundy sabe como trataros para que os sintáis como en la edad media. El padre de la familia Bundy accedió a casarse con su señora (a la que previamente había dejado embarazada) tras ser encañonado por su suegro. Todos estos datos nos llevan a pensar que se trata del marido que toda lectora de PcP anhelaría. Al fin y al cabo, estáis aquí.

Pues aquí es donde, perdedores sin remedio y bellas damas, termina nuestro post de hoy. No desesperéis: el jueves que viene volveremos con un top ten de los que os molan, MQMFs de televisión. Jajojajota.

Hasta mañana, frikis.

------------------


Mientras, Ash J. Williams es arrastrado por un túnel temporal para aterrizar en un iPhone en forma de aplicación videojueguil.

"This is my Boomstick"

miércoles, 4 de mayo de 2011

24 - Valoración global

Hola, cachofrikis. ¿Cómo os van esas oposiciones para catetos? ¿Han salido ya las convocatorias?

¿Dónde está nuestra cámara?

Ah, ahí.

Hola, cachofrikis. La semana pasada terminamos de ver la última temporada de la serie "24", ya sabéis, la que vendían allá atrás en Antena 3 como "en tiempo real", "una experiencia que cambiará la televisión tal y como la conocemos" y todo eso (si allá por 2001 querían una experiencia que cambiase la televisión tal y como la conocíamos bastaba con que nos hiciesen un biopic a los que confromamos esta redacción y ya habría llegado). El tema es que tras 194 horas de Jack Bauer, UAT e intrigas conspiranoicas ya nos encontramos en condiciones de dar una sucinta opinión de la serie.



Intentaremos analizar la serie sin cascaros demasiados spoilers a aquellas personas suficientemente ocupadas como para no dedicar ocho días de sus vidas a ver qué hace Kiefer Suthrerland, no vaya a ser que un día de estos pasen a tener más tiempo libre del habitual y se vean en la necesidad de llenarlo sin saber demasiado.



La serie gira en torno, en primer lugar, a Jack Bauer. Jack se nos presenta en la primera temporada de 24 como un agente federal, concretamente como el jefe de operaciones de campo de la UAT (Unidad Anti Terrorista, en inglés CTU, Counter Terrorist Unit), que está en proceso de amigarse con su exmujer y que tiene una hija adolescente de estas coñazo que no paran de meterle en líos y de calentar la bragueta de gañanes poco recomendables.

"Hostia, Jack Bauer sonriendo..."


La UAT es una agencia gubernamental ficticia especializada en la prevención del terrorismo. Cuenta con todo tipo de gadjets y de los mejores analistas de datos. Controlan a una velocidad pasmosa cámaras de seguridad, satélites espías, conversaciones telefónicas a cascoporro (todas, en busca de palabras o datos), muchos ordenadores Mac (curioso, los malos usan Windows), varios Land Rovers (curioso, los malos unsan Lexus), teléfonos Nokia (curioso, los malos usan Motorolla) y una sala de videoconferencia equipada con Cisco Sistems (los malos no usan de eso). Como decía Alec Baldwin en Rockefeller Plaza "si algo he aprendido viendo 24 es que para ver a alguien en una foto borrosa basta con hacer clic y ampliar". Además, la UAT tiene la facilidad que otras agencias no tienen para normalizar la tortura de una forma que resulta hasta lógica.



La serie se desarrolla en la ciudad de Los Angeles casi en su totalidad. Es cierto que hay una precuela en forma de película de dos horas, previa a la séptima temporada que se desarrolla en una nación africana ficticia llamada Sangala. La séptima temporada transcurre en Nueva York y la octava en Washington.

La otra trama, tal y como se nos presenta en la primera temporada, será la del candidato a presidente David Palmer, el primer (por aquél entonces) afroamericano con opciones de llegar a presidente de los yuesei. A partir de la segunda temporada seguirá teniendo una trama paralela y entrecruzada con la de Bauer, pero en esta ocasión como presidente; y cuando su mandato termine, el siguiente presidente protagonizará a su vez esta trama paralela.



Como ya sabéis, la serie tiene la particularidad de contar un día entero a tiempo real. Es cierto que los capítulos duran cuarenta minutos. Los otros veinte se pierden en cortes publicitarios y se van estableciendo en momentos en los que los protagonistas deben esperar una noticia o desplazarse de un lugar a otro. Si bien esto se respeta a rajatabla en la primera temporada, donde cada capítulo empieza escrupulosamente donde ha acabado el anterior; a partir de la segunda y progresivamente hasta la octava, comienza a producirse un pequeño lapso de tiempo que puede ser de entre cinco y diez minutos entre capítulo y capítulo (esto es algo que cae de cajón, pero que nos intentan colar de todas formas). Este detalle del "tiempo real" lleva a otras incongruencias, como desplazamientos en avión y helicóptero que son puestos a disposición de la UAT en cinco minutos, la posibilidad de los agentes de atravesar ciudades gigantescas en lapsos de tiempo ridículos, y cagadas relacionadas con el día y la noche bastante notables.

Al margen de estos fallos el formato de la serie mola un huevo y parte del adyacente. Jack Bauer es una auténtica bestia parda capaz de disparar a la rodilla a una anciana para sacarle un poco de información a su marido. Las tramas conspiranoicas son trasnochadas como pocas, pero las más salvajes llegan a partir de la quinta temporada y ahí ya cuesta dejar de ver la serie. Persecuciones, virus devoradores de carne, cárteles de la droga mexicanos, bombas nucleares, terrorismo jihadista, traiciones, bruscos giros del guión, trabajos que alguien tiene que hacer por crueles y lamentables que sean y, sobre todo, un trasfondo de búsqueda de venganza, que son los trasfondos que hacen que las series molen de verdad. Además, por qué no decirlo: bastantes tías buenas y Kim Bauer (la hija de Jack) es un buyate en toda regla.



Además hay algún que otro personaje entrañable, como la analista de sistemas Chloe O'Brian, una informática con síndrome de Asperger que se irá ganando un hueco en el corazón de los espectadores.



Valorar la calidad de las ocho temporadas sería la hostia de jodido y la red está llena de análisis como ese. Nosotros somos frikis serios y reconocemos que la serie va cayendo en picado (si bien los cuatro últimos capítulos son una auténtica burrada) con una primera temporada muy digna.

En definitiva chavales, que la veáis si os sale de la huevada y si no, pues seguís con el porno y tan amigos.

Hasta mañana, frikis.

--------------------------


"Mientras te dejas caer por PcP para leer este bizarro post, el capitán James Tiberius Kirk grita el nombre de su archienemigo"

"KHAAAAAAN"