lunes, 2 de enero de 2012

Atrás queda 2011

Así es. Aunque no recuerdes nada de lo que sucedió en las últimas cuarenta y ocho horas y lleves desde la tarde de ayer dándote duchas de forma compulsiva, preguntándonte por qué te duele tanto el recto y comprobando a cada rato el Facebook para ver si alguno de tus sucios amigos ha decidido publicar lo que sea que te haya pasado, así es. Hemos dejado atrás el año 2011.

Por lo que a nosotros respecta podría haber sido un año cojonudo, de hecho en algunos de los campos de nuestras vidas lo fue (en el resto sigue siendo igual de triste y solitario que siempre). Sin embargo, no estuvimos ahí para contároslo, es por eso por lo que hoy, cuando aún seguís algunos de vosotros borrachos como nutrias (a esto siempre le ayuda el tema de que pertenezcáis en vuestra mayoría a la llamada "generación ni-ni", que ni da golpe ni quiere darlo), vamos a hacer un breve repaso de lo que ha dado de sí el año 2011 en relación con el mundo del cine, las series y los videojuegos; y decimos breve porque muchos de los temas que trataremos serán tratados en profundidad (o no) cuando alguno de nuestros redactores decida ponerse las pilas y escribir algo en vez de zurrársela cual simio en celo.

En el cine:

Lo sabemos, unir lo de "zurrársela cual simio en celo" y "en el cine" no es lo más acertado que podríamos hacer. Pero no estamos aquí para hablar de onanismo, o al menos aún no, así que aparquemos el tema de las manos peludas y encallecidas para recordar lo que pasó en el mundo del cine en 2011 (lo que pasó y lo que nos importa, que no estamos aquí para hablar de boñigas gafapásticas).

La primera película que queremos recordar en este año fue una de las que esperamos con mayor expectació: Sucker Punch. A todas luces la peli parecía un derroche de efectos especiales, tiroteos, falditas cortas y macizas luchando con monstruos a cámara super lenta. No decepcionó. Era exactamente eso. ¿Argumento? ¿Para qué puñetas puedes querer un argumento cuando tienes batallas tan curradas como las que salen? ¿Grandes personajes? ¿Para qué las quieres si te dan adolescentes ligeras de ropa? ¿Un final apoteósico? Vamos vamos vamos... ¿qué más dará como termine...?, si lo importante es lo que ves, no lo que pasa...



Después llegó "Thor", al que en su momento ya le dedicamos un post relativamente extenso. Aprovechamos este momento para recordar al becario que lo redactó, que en la actualidad yace en las profundidades estigias del aparato digestivo de un octópodo con gigantismo. Thor fue, lo que decimos, un auténtico torpedo de película, que sólo se salva porque sale Tito Pullo y porque la otra asgardiana que sale está macizorra, y que es todavía peor porque sale la pesada de Natalie Portman, que lleva sin hacer una peli medio decente desde los trece años.

En julio se nos echó encima la última de los X-Men, que era la famosa precuela que tanto se había anunciado. Que conste que nosotros la fuimos a ver porque salía Emma Frost, que si no, íbamos a hacer como con la tres y la de Lobezno (esta última una película tan abominable que merece un post... sobre todo ahora que se confirmó la segunda parte...); es decir, íbamos a verlas en un día de enfermedad.

La siguiente película digna de mención fue la de "El Capitán América", enmarcada en ese ambiciosísimo proyecto que teóricamente verá la luz este años que será "Los Vengadores". Pues a diferencia de lo que sucedió con Thor, El Capitán América mola, mola hasta el punto de que cuando hagamos el reglamentario post en el que se eligirá a la peli de 2011 debemos decir que esta sale como muy firme candidata. Además, sale Hugo Weaving haciendo de Hugo Weaving haciendo de Cráneo Rojo, y también tiene un papel interesante Tommy Lee Jones; dos claros actores míticos que no logran recibir todo el crédito que merecen.



La útima peli que nos gustaría recordar de este año ha sido "In Time", que sin ser ninguna maravilla, por lo menos planteaba algo nuevo. Ya sabéis, la peli esta del mundo en el que los ricos son inmortales y los demás badanas pringan antes de la treintena para que la superpoblación no mande a la mierder al planeta; un mundo en el que el dinero deja de tener valor para pasar a comprar cosas con años de vida. Curiosa. Y es importante calificarla de "curiosa", porque la línea que separa lo "curioso" de lo "gafapasta" está muy poco definida...

Claro que ha habido más pelis, y claro que hablaremos de ellas, pero todo a su tiempo, crápulas. Por cierto, si cuando digo esto se te viene a la cabeza "Chico y Rita", es el momento de que apagues el ordenador y, si valorases la opción siquiera de hacer algo por tus semejantes, te tirases por la ventana.

En las series:

En lo que a series se refiere este ha sido el año de "Juego de Tronos", y el que diga que no es, o alguien que le ha cogido manía a la obra de George R. R. Martin (algo que no es difícil, teniendo en cuenta lo plasta que puede llegar a ser el fanegas este), o alguien que no la ha visto. Juego de Tronos mola de principio a fin, los personajes, las situaciones, la ambientación y la canción del principio te ponen los pelos como escarpias con sólo recordarlas. Habrá que esperar a abril para ver qué opina Stannis Baratheon de todo esto.



La otra serie que ha creado una enorme expectación este año ha sido "American Horror Story". Nosotros no la hemos visto porque somos unos caguicas, y porque en cuanto alguno la pone el resto le obliga a apagar las luces y pasa a hacerle putadas como sobarle la cabeza con la mano muerta o sobresaltarle con ataques furtivos. A juzgar por lo bien que la ponen en El País empezamos a pensar que debe ser un nuevo truco de los gafapastas para dominar el mundo. Indagaremos sobre este tema y os tendremos informados.

Mención aparte, por mala, marrana y fea, a la segunda temporada de "The Walking Dead", una temporada de siete capítulos (en realidad son doce, pero la parten en dos bloques de siete y cinco respectivamente), en la que te da la sensación de que estás viendo todo el rato el mismo capítulo. Qué decir tiene que la serie palidece en presencia de esa obra maestra que es el cómic.

No nos gustaría abandonar este tema sin antes hacer una mención especial a "Spartacus", serie que este año ha sacado su segunda temporada, cargada de hostias como pianos, buyates tremendos y escenas de folleque totalmente gratuitas a la par que imprescindibles; y queremos recordarla por la triste noticia del fallecimiento del que fuera Espartaco en la primera temporada, Andy Whitfield. Que sepas que, desde entonces, hemos marcado en nuestro calendario el día 12 de septiembre como el día de "Capua" y que pretendemos convertir en una bella tradición anual, el salir a la calle en hora punta a gritar "¡CAPUAAAAAAAAAA!" en tu honor.

"¡CAPUAAAAAAAA!"


En los videojuegos:

En lo que a videojuegos se refiere, en Paranoia con Patatas nos gusta hablar de tres bombazos y dos decepciones miserables, aunque haya habido más de ambas. Como somos de los que piensan que es mejor una mala comida con un buen postre, os vamos a dar por culo, y vamos a hablar primero de los bombazos.

"Skyrim" es, sin duda, y hasta que se diga lo contrario (esta temporada teníamos pensado hacer nuevas encuestas para entregar los premios a "Juego del año" desde el año 2000 en adelante, cosa que quizás hagamos si tiene aceptación), el juego del año y, posiblemente, el mejor juego que se haya parido para esta generación de consolas y, por ende, para cualquier consola. A estas alturas ya debéis de estar todos enganchados, por lo que poco nos quedará que decir. Libertad casi absoluta, rol en primera persona o en tercera, en función de como estés más cómodo; un desarrollo de personajes casi perfecto y un entorno, la provincia de Skyrim, que es la polla con cebolla.



El que sería el número dos del año, o el uno de no existir Skyrim, es el "Batman: Arckham City". Un sandbox en tercera persona con el genial sistema de combate de Arkham Assylum y que reúne a los más mejores personajes de Batman, tanto compañeros como villanos en una historia bastante decente y con una serie de posibilidades también cojonudas (entre ellas la de manejar a Catwoman que está jamelguisísima). Inabarcable en lo que a misiones secundarias se refiere.

El tercer juego es el que nos ha hecho olvidar al Modern Warfare 2. "Battlefield 3". Battlefield 3 no es un shooter en primera persona con modo online. Es un simulador de guerra con modo online cooperativo y muy táctico.



Por su parte, dos han sido las decepciones del año: "Dead Island" y "Modern Warfare 3". Dead Island, pese ha haber deslumbrado al mundo con aquél trailer sencillamente brutal se quedó en un juego muy simple, con unos gráficos bastante cutres, con un autolevel sencillamente vergonzoso y que, en lo que pretendía ser novedoso resultaba ser una copia descarada, un plagio infame del Dead Rising 2. Por su parte Modern Warfare 3 es imjugable hasta la náusea. En su interés de convertirlo en un juego al que podría jugar hasta alguien con un intelecto similar al de un perro pequeño han parido un producto en el que todo el mundo se ve obligado a correr y disparar al mismo tiempo y durante los seis minutos que suele durar cada partida (obviamente ninguna partida termina al transcurrir los diez minutos estipulados, ninguna).

Pero si algo ha marcado el 2011 eso ha sido el fallo de seguridad de PS3 que llevó a que todo el mundo se cagase encima (bueno, nosotros no, que por aquél entonces no teníamos ni un clavo). Y más triste fue aún el regalo que nos hicieron los de Sony cuando por fin la reactivaron. Mierder sequer.

En definitiva, chavales, que esto fue 2011, para 2012 esperamos que por lo menos mole esto:







Los huevos colganderos, sí señor. Hasta mañana, frikis.

1 comentario:

Maeglin dijo...

Vaya...que ganas de que llegue abril y el verano para los nuevos estrenos.

Eso si..discrepo con Lobezno...Hugh Jackman mola :P