domingo, 1 de enero de 2012

... más allá de la barrera del sueño

Hey, aquí estamos otra vez, hey, aquí estamos otra vez.

La Navidad. El friki medio adora la navidad... y la odia. Al fin y al cabo tiene motivos para albergar ambos sentimientos. Por un lado, la ancestral costumbre navideña de recolectar pasta hace que el friki común pueda permitirse llevar a cabo ciertas adquisiciones que se le fueron resistiendo durante todo el año (salvo que el friki en cuestión sea un Paquirrín de la vida o se dedique a probar videjuegos profesionalmente, los dos colectivos a los que nada se les resiste y en los que nada cambia el hecho de que sea Navidad, verano, halloween o estemos en pleno ramadán), y por otro lado, la navidad es odiosa, porque obliga al friki común a pasar por el aro de tener que quedar con sus familiares (que llevan años obviando su existencia y refiriéndose a él como "el niño"), sus amigos (que no lo olvidemos, son todos unos cabrones) o su perro (al que no le hace puta gracia salir a la calle respondiendo a nombres como "Krypto" o "Patán" y da muestras de ello cada vez que puede).

Una fecha como esta propicia las reuniones del tipo de la que tuvo lugar el otro día entre los antiguos miembros del Staff de este sacrosanto blog. Otroras dioses hechos carne, conocedores de los misterios del universos, capaces de controlar el ciclo de las mareas y el movimiento de los planetas a lo largo de sus elípticas, deseados por macizas colegialas, envidiados por concursantes de Gran Hermano y seguidos diariamente por universitarios, porreros y frikis, habían cambiado por completo tras varios meses (algunos) e incluso años (en el caso de la mayoría de los hijos de perra que aquí se reúnen) de abstinencia bloguera. Si antes el redactor medio de Paranoia con Patatas no podía entrar en una camiseta de talla media... bueno... digamos que la inactividad no nos ha tratado bien. A ninguno. Más peso. Menos pelo. Me atrevo decir que casi ninguno de nosotros conserva nada del dinero que nos repartimos cuando mandamos todo a la mierda. Dicen las malas lenguas que algunos rebuscamos entre contenedores y que otros nos fuimos manteniendo vivos gracias a el poco dinero en efectivo que pudimos ir obteniendo en bancos de esperma e incluso (y esto es lo más doloroso que se puede decir de un friki molamucho, hasta el punto en que nos sonrojamos cuando lo decimos...) acudiendo a Cash Converters a empeñar nuestros antiguos y amados tebeos.

En definitiva: aquellos que en su momento constituíamos el modelo a seguir, el lei motif de cuanto monguer que leía Paranoia con Patatas, nos habíamos ido convirtiendo en unos auténticos despojos sociales, pudiendo ser víctimas del ostracismo incluso dentro del mundo en el que nos movíamos habitualmente, que ya de base era una buena mierda. Fue vernos unos a otros. Mirarnos. Contemplar las entradas. Los ropajes desgastados. Los cinturones cedidos. Esa caspa. Esos entrecejos mugrientos. Y pensar: joder, con lo que fuimos. Acto seguido, agarramos entre todos al más enfermizo y debilucho de los miembros de este Staff y lo pusimos boca abajo, como solíamos hacer cuando queríamos comprar un Kinder Bueno en la máquina de la redacción... pero esta vez no cayeron monedas. Viejos. Fanegas. Arruinados. Igual que un grupo de música acabadísimo que se reencuentra y termina por cagarse en su propia estampa. "Nosotros antes molábamos". Una mierda.

Pero el problema de que existiese al establecer un paralelismo con un grupo de música de esos acabadísimos es que sólo a grupos como estos se les ocurre volver a saltar a los escenarios, conscientes de que se encuentran en el ocaso de sus carreras, y siembre bajo la bandera de la vergüenza ajena. Entonces lo decidimos. Nos miramos y nos encaminamos juntos, que no revueltos, hacia las antiguas instalaciones de la Redacción, donde tan sólo nos podrían aguardar un ordenador central obsoleto, varios kilos de pornografía, un par de fosas sospechosas en el patio de atrás, algunas cadenas pertenecientes a antiguos becarios y, como no, el gigantesco acuario, todavía lleno de agua salada, en el que reposa, dormido en su sueño, Albert, el calamar gigante que manejaba los hilos de esta redacción.

Hace unos días que llegamos a este antiguo edificio. Las luces de emergencia seguían conectadas y los halógenos parpadeaban a nuestro paso por la entrada principal, como si del decorado de una película apocalíptica cutre se tratase. Un olor a queso Camembert inundaba el ambiente. Parecía que quienes habíamos habitado allí hace tan sólo unos meses habíamos huido presas del pánico. Eso podría haber hecho que echásemos la vista atrás, que pensásemos en por qué habíamos abandonado el edificio. Nada más lejos, lector, nada más lejos.

Así fue como, cada uno de nosotros ocupó su sitio, como si de la tripulación de una Estrella de Combate nos tratásemos. Vale que hablamos una Estrella de Combate mugrienta, con ácaros del tamaño de nécoras y bolas de polvo grandes como pelochos, pero qué diablos, es la nuestra, la queremos aunque el moho se haya adueñado de sus paredes y los pósters de las pornstars a las que adorábamos cuelguen del gotelé por la única esquina cuyo celo se mantiene firme.

Os invitamos, como hicimos siempre, hatajo de malnacidos y purulentos freaks, a que seáis pasajeros de excepción en la nueva aventura etílico-onanista de Paranoia con Patatas, con más pelis que molan, con novedosos y evolucionados videojuegos chanantes, nuevos redactores, flamantes top tens, antológicos mitos de la farándula, adornándolo todo, siempre que sea posible, con jamelgas buenorras y todo esto, contando, como no podría ser de otra manera, con la bendición del genial Bruce Campbell.

"Pónganse cómodos, esto está a punto de empezar"


Gracias, Bruce. Y en cuanto a vosotros, hasta mañana, frikis.

12 comentarios:

Nolfy dijo...

Feliz 2012!! un placer comenzar el año con nueva temporada de unos patanes somormujos como vosotros. Estaré atento a vuestras retransmisiones.

marcus dijo...

Feliz año nuevooooo!!! Me alegra vuestro regreso, amigos! Abrazo grande, los quiero.

Jon Arson dijo...

Una noticia inesperada a estas alturas. Os daba ya por perdidos! Pero no. Bicho Malo Nunca Muere.

La mejor noticia que el año nuevo podría traernos. Deseando leer más! Larga vida a Albert y a su cúltico Staff!

Anónimo dijo...

Oleeee por el Staff!!!!! Feliz 2012!!!!

No había perdido la esperanza de volver a disfrutar con sus enseñanzas que iluminan el camino del friki, sea cual sea su nivel, en este mundo de desgarramantas :-D.

Sugiero al Staff de PCP que no se atosigue con publicaciones regulares. Como digo lo mejor son sus píldoras de sabiduría que en algunos casos hay que dar algún tiempo para que los lectores las metabolicen y que se encuentran diseminadas en jamelgas buenorras, las pelis que molan, top tens, videojuegos chanantes, en definitiva todos esos retazos de genialidad impagables con los que nuestros dioses nos obsequian.

Gracias por vuestro regreso y espero con ansia vuestras publicaciones.
(creo que voy a llorar de la emoción, snif...)

Larga vida a PCP!!!!

Maeglin dijo...

jeje...esto si es que es un buen comienzo de año ^_^ Me alegra el retorno del staff.

Nos leemos.

Cronista dijo...

¡¡Alabado sea Albert, Bruce Campbell y el Staff!!

¡Lo celebraré con maratón de Evil Dead!

Shilmulo dijo...

¡¡¡Feliz año!!!! tuve la mala suerte de conocer el blog cuando ya estabais retirados pero aun asi me parecio buenisimo, asi que estoy encantado con vuestra reaparición.

Roger dijo...

Al fin asomáis la cabeza, bastardos.
Han sido meses de incertidumbre, meses de miseria e ignominia en lo que a internet se refiere. Meses de tuits, feisbuks, réplicas a réplicas a réplicas a fans de Justin Bieber, y alguna que otro nuevo talento en la industria del porno.
Me alegro de que volváis, pero decidme, ¿dónde habéis estado todo este tiempo, hijos de puta?

Anónimo dijo...

Me alegro de que os hayáis recargado ya mangurrianes!!

Yaco_ dijo...

Por Crom!!!!!

Esto si que es un buen comienzo de Año!!! Se echaba de menos vuestra sabiduría para guiar al friki medio.

Fláshez dijo...

2012, el Fin del Mundo. El redespertar del blog en estas fechas es señal inequívoca del Advenimiento de Cthulu. Nya! Nya!

Denis dijo...

"Queridos Reyes Magos, gracias por traerme de nuevo a PcP. Viendo que habéis cumplido con vuestra parte del acuerdo, pasamos a indicaros donde están enterrados los restos de vuestros camellos para que podáis disponer de sus restos tal y como acordamos. Así mismo comenzaremos a dar los pasos necesarios para la inmediata liberación de Melchor y su séquito, excepto el grupo de pajes que tuvimos que desmembrar durante el principio de nuestras negociaciones ante vuestra falta de cooperación."

El Enjambre de Monos alados.