miércoles, 11 de enero de 2012

Mitos de la farándula: Lucy Lawless

Hola otra vez, bastardos.

Sin querer parecer machistas ni desmerecer al género femenino en su conjunto debemos recordar que muy pocas mujeres han sido elevadas a la categoría de "Mitos de la farándula" en esta magna sección de PcP. No es que seamos unos misóginos y unos mariconazos, al menos no todos; lo que pasa es que si nos arrancamos a sacar a pasear jacas por esta sección, probablemente, un día de estos que estemos un poco entonados, se nos vaya la olla y acabemos con Alexis Texas, anal intruders y guarradas similares... En cualquier caso hoy hemos decidido hacer una excepción.

Hoy, quien nos ocupa es una de esas musas frikis a las que tan grandes momentos le debemos. Una mujer que ha trabajado en varias series que nos han arrebatado horas de nuestras vidas y que ha trabajado con los más grandes. Incluso se rumorea que puede volar. Hoy vamos a hablar de Lucy Lawless.

"Huh-hah"


Podemos decir que a Lucy Lawless la fama mundial le llegó tarde. Como la mayoría de las rutilantes estrellas que conforman el firmamento que, noche tras noche, observamos en PcP, nuestra protagonista de hoy tuvo unos inicios bastante jodidos. Con deciros que a los 20 años trabajaba en una mina de Nueva Zelanda, y no precisamente como auxiliar administrativa, sino con pico y pala, ya os decimos bastante.

Unos años después le dio por aparcar el casco con la luz y presentarse a Miss Nueva Zelanda. Y ganó. No queremos hacerle ascos a Lucy Lawless, que no se la salta un gitano, pero se rumorea que el nivel en Nueva Zelanda no es precisamente la hostia. ¡Y de ahí de presentadora a la tele! El momento más importante de su vida (por lo que a nosotros respecta) estaba a punto de llegar.

Foto nostálgica y molona que os regala PcP


En 1993, nuestra chica abandonó "Air New Zealand Holiday" y se presentó al casting para el papel de "Lysia" en la película "Hercules and the Amazon Women", un papel que, por supuesto, obtuvo, gestando así lo que sería su enorme pelotazo.

"Una Xena primigenia"


La productora de "Hercules y sus viajes legendarios" (serie que todos recordaréis, aunque de aquella negábais verla ante vuestras amistades) estaba buscando a una mujer para interpretar a una nueva némesis del protagonista, Xena, una mujer fatal que lo iba a poner fino filipino durante algunos capítulos y atraer a algo de público femenino a la serie (público femenino y pajilleros). La chica que tratamos hoy, había dedicado los últimos meses a practicar atletismo y artes marciales, a lo que, si unimos el que de joven había practicado equitación y que había practicado técnicas de lucha con palos y espadas. Sin embargo, nadie la recordó a la hora de contratar a Xena. Para la serie se recurrió a Vanessa Angel y fue el destino el que hizo que enfermase unos días antes de empezar el rodaje.

Fue entonces cuando los productores hicieron memoria y recordaron a aquella mujer esbelta de anchas espaldas que había encarnado a una amazona unos meses antes. Así nació la Xena que todos conocemos.



Como antagonista, Xena molaba porque la tía era más dura que un clavo en un ataúd, pero durante la propia serie de Hércules éste le convencía de que el egoísmo y la codicia de una señora de la guerra, que lo único que quería era ir por ahí saqueando y pasando por la espada a todos los que le hinchaban las pelotas, no la hacían precisamente una tía de puta madre, así que se cambió al bando de los buenos y decidió empezar a pegarse con los malos en vez de con los buenos.

Así surgió una nueva serie que triunfó rotundamente. El spin-off. "Xena: La princesa guerrera" llegó mucho más alto que la serie original. El argumento de la serie era bastante básico: Ares, el Señor de la Guerra, persigue cual borracho discotequero a las seis de la mañana a Xena, que a su vez recorre la Grecia antigua desfaciendo entuertos y pegándose contra todos los grupos de vagos y maleantes que se cruza, siempre sin derramar una gota de sangre. Los otros personajes de la serie era Gabrielle, una chica que la seguía a todas partes y con la que se dice, comenta, y rumorea, hacía cosas cochinas; Callisto, que era la mala, que obviamente estaba más buena que ella y era mucho más mala; y sobre todo el sin par Autolycus, el Rey de los Ladrones, interpretado por Bruce Campbell, el hombre.



La serie se mantuvo en antena desde 1995 hasta 2001, dando lugar a películas, ediciones en DVD de la serie, videojuegos, muñecos, cómics... Lucy incluso hizo esa aparición en Los Simpsons que todos recordáis.



Desde entonces ha trabajado en multitud de series y en unas cuantas películas, queriendo recordar ahora mismo dos de sus papeles al margen del de la princesa guerrera (que fue su papel más molón, por supuesto).

Lucy Lawless formó parte de la Flota Colonial en Galactica, primero como periodista muy competente y después ya con su verdadera personalidad (cualquiera que vea la serie sabe que esto no es ningún spoiler), la del modelo cylon número 3, un modelo tan trasnochado que llega a ser incluso archivado y a ver parada su producción en cadena.



El otro papel de personaje principal que querríamos recordar sería el de Lucrezia, la esposa del dominus Quinto Lentulo Batiato en Spartacus. Si la serie en general es un festival de sexo y violencia gratuitos, no lo iba a ser menos para Lucy Lawless. Sin querer spoilearos nada (manda huevos, que Spartacus es una serie tan compleja como un capítulo de Barrio Sésamo) os diremos que a lo largo de las dos temporadas hace todo aquello que no hacía Xena cuando vosotros, mano en bragueta, os apoltronábais en vuestro sillón a las seis de la tarde... incluso rollos bolleriles.



Y eso, chavales, que Lucy Lawless no es sólo una cara bonita culminando un cuerpo de atleta con una voz que podría hacer que las ventanas de tu casa estallasen, no, es también todo un Mito de la farándula de Paranoia con Patatas por derecho propio.

"Menudas cuerdas vocales


Hasta mañana, frikis.

1 comentario:

Roger dijo...

Pues yo melafo mucho...