jueves, 19 de enero de 2012

Mitos de la farándula: Nicolas Cage

Hola, estultos e imberbes paramecios. Hemos vuelto en el día de hoy para homenajear a uno de esos actores que han hecho las delicias de todos cuantos leéis este blog (y de alguno más en algún que otro pestiño que ha protagonizado, pero debemos recordar que este hombre tiene que actuar para comer, con lo que le debemos pasar este tipo de cosas), hoy vamos a hablar de ese hombre que se comió con patatas los últimos años de la década de los noventa, reventando las taquillas con peliculones espectaculares que nunca pasarán de moda. Hoy le toca el turno a Nicolas Cage.

Uh ah"


El 7 de enero de 1964, en Long Beach, California, nació Nicolas Kim Coppola, un niño que crecería para convertirse en un hombre con una vocación friki tal que, apellidándose Coppola (porque era sobrino de Francis Ford), decidió cambiarse el apellido por el de Cage, en honor a Luke Cage, el "héroe de alquiler" de la Marvel; y que fue capaz de convencer a su mujer para llamarle a uno de sus hijos Kal-El... Se dice que su colección de comics rivaliza con la de Guillermo del Toro (que no olvidemos tiene un piso exclusivamente dedicado a la subcultura). Todos estos puntos no le convierten, pero le predisponen para ser un Mito de la Farándula.

"... y que fue capaz de dejarse hacer esta foto"


Su carrera como actor transcurrió, en honor a la verdad, sin pena ni gloria, hasta que le dieron el papel protagonista de Leaving Las Vegas, una peli que, pese a haberle valido un Oscar, no os recomendamos que os sentéis a ver a no ser que sea para darle mandanga de la buena a la hembra de turno... un tostonazo... afuá, afuá, afuá...

Sin embargo, el Oscar que recibió por el antedicho bodrio le sirvió para poder llegar a rodar lo que en PcP llamamos la santísima trinidad de Nicolas Cage. Son tres películas que protagonizó de forma consecutiva y que le encumbraron como un auténtico Mito de la Farándula. En 1996 le dieron el papel de Stanley Goodspeed, una rata de laboratorio experto en armamento químico que debe internarse en compañía de un sexagenario en Alcatraz con el fin de liberar a los rehenes que mantienen secuestrados un comando terrorista (la habéis visto, pero si no la hubiéseis visto, con esta descripción os estaríais cagando en todo). Pero es que justo después fue el convicto Cameron Poe en Con Air, una película que analizaremos la semana que viene en nuestra sección "Pelis que molan" y que fue la rehostia; y en ese mismo año protagonizó Face Off (Cara a Cara), una cinta de John Woo en la que se cambiaba la cara con John Travolta, siendo uno de ellos un terrorista y el otro un agente del FBI enamorado de su trabajo que quería infiltrarse en su organización (o era al revés).



Con estos tres pedazo de peliculones, y teniendo en cuenta que empezaba a quedarse cartoniano, no fue de extrañar que tardase unos años en hacer algo interesante. Así encadenó papeles poco interesantes como el de Snake Eyes o Asesinato en 8mm, para, en 2000, dar vida a Memphis Raines, un legendario ladrón de coches que además, porque él lo valía, se llevaba al catre a Angelina Jolie (a la Angelina Jolie del 2000, que estaba mucho más buenorra que la de ahora).



Pero las llamadas de teléfono que recibía su agente iban en proporción con respecto de la cantidad de pelo que le iba quedando. Así, para ganarse el pan, fue viéndose obligado a rodar pestiños inaceptables, de esos que no valdrían ni para llevarte al catre a una gorda. Family Man, La mandolina del capitán Corelli, Windtalkers, Los impostores, La búsqueda, El Señor de la Guerra, World Trade Center, Next, Señales del Futuro y, oh dios mío, la terrible El motorista fantasma (una película que preferimos ni siquiera recordar), dibujan la caída libre de nuestro mito de hoy. Por suerte mantuvo vivo su recuerdo en la mente de los frikis gracias a su breve pero espectacular papel en uno de los trailers falsos de Grindhouse: el de The Werewolf Women of the S.S.



En 2010 por fin recibió la que, desde aquí, creemos que sería su última oportunidad de hacer un papel cojonudo, y llegó de otra adaptación de un cómic: Kick Ass, en la que interpretaba a Big Daddy, un personaje que, desde aquí, nos parecía más interesante que el del cómic, dándonos alguna escena para el recuerdo.



En cuanto a su vida personal... pues vamos... que desde Kick Ass a ido de mal en peor... Arruinado, procesado por malos tratos y a punto de estrenar la segunda parte de El Motorista Fantasma... la cosa está mal para Nick y su cutre-peluquín.

"... más triste es de robar..."


Malos tiempos... No hay día en que este Staff no recuerde nostálgico los grandes momentos de nuestro mito de hoy aguardando el día en que vuelvan a presentarle uno de esos papeles cojonudos que le convirtieron en el puto amo en aquél bienio de 1996 y 1997.

Pero ya está bien de este mito por hoy; hasta mañana, frikis.

2 comentarios:

Maeglin dijo...

¿¿¿7 de enero de 1984??? Que ese Señor nació en ¿¿1984?? O muy bien me conservo yo, o muy mal se conserva él, o el becario del staff se ha equivocado al teclear...

Mellington dijo...

Correcto, nació en 1964... y podía haberse estao quietecito en el limbo.