lunes, 16 de enero de 2012

¿Por qué hay que ver Luther?

Buenas, prosélitos que acudís a PcP en la procura de la sabiduría que sólo nosostros podemos brindaros.

Las series. Hace algunos años, los dioses hechos carne que redactamos Paranoia con Patatas seguíamos poco las series. No les teníamos demasiado respeto. Éramos más de películas y de personajes míticos de la gran pantalla. Sin embargo, con el paso del tiempo, las series fueron molando un poco más, y un poco más, hasta que nos pusimos en el momento en que estamos ahora, en el que muchas veces superan al cine.

Durante los últimos años, los frikis se han ido pegando a la pantalla de sus ordenadores para ver, semanal y gratuitamente, capítulo tras capítulo de sus series favoritas. Han visto islas que se movían, humanos que resultaban ser robots, psicópatas muy majos, familias mafiosas de Nueva Jersey, concursantes de Gran Hermano convertidos en zombies, y enanos que siempre pagan sus deudas. Con todo ese mogollón no sería de extrañar que hubiesen pasado por alto una auténtica maravilla de serie inglesa que cuenta sólo con dos temporadas de seis y cuatro episodios respectivamente. Hablamos de Luther.



John Luther

John Luther, interpretado por Idris Elba (que trabajó en Thor, aunque no es que sea una buena carta de presentación, precisamente y al que hoy mismo ha ganado el Globo de Oro al mejor actor de drama por este papel), es un detective superdotado, brillante, enorme, que siempre trabaja desarmado y al que no hay crimen que se le resista. Nos es presentado mientras persigue a un secuestrador de niños y ese episodio le marcará para toda la serie. Es tan espabilado el tío que el planteamiento de la serie no resulta chocante. Hablamos de una serie inglesa, sin los tópicos de las americanas, que mantiene una trama principal en torno a la persona de Luther pero que nos presenta en cada capítulo un caso al que deben enfrentarse en el departamento de homicidios de la policía de Londres, un caso que suele concluir en el propio capítulo.

Luther mola, porque pese a ser un polizonte de dos metros tiene una forma muy particular de vivir y de relacionarse con su entorno que no le lleva a hacer lo que de él se esperaría: que devorase a sus compañeros más débiles.



Alice Morgan

Otro motor de la serie es su antagonista principal: Alice Morgan, a quien recordaréis de nuestro reciente top ten sobre grandes villanos televisivos. Alice es una psicópata carente de emociones, que no puede sentir amor, ni pena por nadie. Es astrofísica y un auténtico cerebrito y no tarda en convertirse en la peor pesadilla de Luther y puede que también en su mayor aliada.



Los monstruos

Desde luego, la serie no sería la misma sin los asesinos a los que se enfrenta el protagonista. Por el esquema de la serie, el de historias autoconclusivas y trama general, los villanos de Luther suelen durar sólo lo que dura un capítulo, pero durante ese tiempo te dan la seguridad de estar tan bien construidos como para que pudiese girar en torno a alguno de ellos la totalidad de la trama de una buena serie.



Memorable por lo escalofriante el psicópata bebedor de sangre, por lo despiadado el ex-marine y por lo genial el rolero; los villanos de Luther son los que hacen grande la serie, y son los responsables de los mejores momentos de ambas temporadas.

La banda sonora

A riesgo de que algún gafapasta extraviado se deje caer por aquí debemos decir que la banda sonora de Luther mola un cojón y parte del testículo adyacente. Cualquiera que haya visto la serie verá como su carne se pone de gallina al recordar la canción con la que termina la primera temporada.

Pues eso, que ya sabéis, que paréis un poco de tocaros con Hiro Nakamura y con Eddard Stark y que le echéis un ojo a esto.

Hata mañana, frikis.

No hay comentarios: