viernes, 13 de enero de 2012

Tú y yo, señor, tú y yo

Hola, perdedores.

En Paranoia con Patatas partimos siempre de la base de que todos, absolutamente todos, conocéis a Garth Ennis. Partimos también de que habéis leído, al menos un par de veces, Predicador, Punisher y al menos una vez su etapa en Hellblazer (John Constantine tiene su punto pero el resto molan de verdad). Al partir de esa base deducimos que lo adoráis. Pues hoy estamos aquí para hablar de una de sus obras: Sólo un peregrino, con dibujo a cargo de Carlos Ezquerra (que mola, pero no es Steve Dillon).

Hace no mucho tiempo que Norma recopiló las dos series en un chulísimo tebeyo de tapa dura que mola un copón, que además de traerte los dos volúmenes os incluye las portadas originales y alternativas de la edición yanki, unos pin-ups, un mapa del universo de "Sólo un Peregrino"... y que, bueno, como nada puede ser perfecto, un prólogo del guionista Mark Waid. Inciso: a los frikis no nos molan los prórrogos, habitualmente nos los pasamos por el arco del triunfo, por muy salao que sea el Mark Waid este, lo de empezar los cómics con una parrafada de un autor loando las virtudes de otros autores es, a falta de un término mejor, algo bastante gafapasta.

"El tomo en cuestión"


Volumen 1

En la primera miniserie, de 2001, se nos presenta el mundo de "Sólo un Peregrino", que es un erial futurista y postapocalíptico al estilo de Mad Max o Fallout. Arranca ocho años después de que tuviese lugar un fenómeno que fue conocido como "la quemadura". El sol entró en su fase de supernova desencadenando un calentamiento global que ha convertido la superficie de nuestro planeta en un gran desierto, convirtiendo los océanos en cordilleras montañosas, y donde los pocos supervivientes luchan por sobrevivir. ¿Las amenazas? Bandidos, saqueadores salvajes y ultraviolentos, y nuevas especies mutantes que surgieron de la radiación.



En este panorama entra en escena un grupo de supervivientes bastante nutrido que lleva recorriendo el desierto algún tiempo. Hasta ahora han conseguido ir escapando de los peligros del yermo, pero son constantemente acosados por los saqueadores y comienzan a perder la fe. Dentro de este grupo nos presentan a los típicos personajes que todo el mundo espera encontrar en un colectivo de supervivientes, pero con los toques que Garth Ennis gusta introducir en los colectivos humanos (el mejor, el del "hombre de acción" que resulta ser un inepto). Lo dicho, que esta gente comenzaba a encontrarse perdida en la inmensidad del desierto hasta que se cruza en su camino una misteriosa figura vestida con un guardapolvos y un gorro y que luce una gran quemadura en su cara con la forma de una cruz. Este hombre, armado con un rifle, resulta ser un experto en supervivencia, conocedor de todos los entresijos de este nuevo mundo, experto en guerra de guerrillas y sin ningún escrúpulo. Probablemente el cómic en el que cuentan la historia del Peregrino es el mejor de todos, y no os lo vamos a destripar porque respetamos mucho vuestra ignorancia.



Como el Peregrino es un colgado de tres pares de cojones que sería capaz de comerse a su propia madre sólo puede caerte bien por dos motivos: el primero es que es un personaje de Garth Ennis, y esos siempre molan; y el segundo es que su némesis es todavía más asquerosa que él. Si el Peregrino debe liderar en su travesía por el desierto a los supervivientes, el enemigo es el líder de los saqueadores: Castenado, que se da un aire con los piratas el tío... hasta el punto de que no tiene manos (sino garfios), ni piernas (sino patas de palo), ni ojos (sino que simplemente utiliza su sentido del oído para orientarse).



Volumen 2: El Jardín del Edén

Además de la historia principal el volumen este os trae la segunda serie, "El Jardín del Edén", en la que el Peregrino se topa, mientras combate contra un grupo de humanoides mutantes, con unos científicos que no dudan en abrirles las puertas a sus instalaciones (una idea cojonuda, cuando hablamos de un fanático religioso). Han conseguido recrear la vida natural tal y como era antes de "la quemadura" pero que se ven amenazados con una especie de "ultracuerpos" que van parasitando a los miembros de la expedición.



Pues eso, grupúsculo de acabados cerebrales, que Garth Ennis es el puto amo, que le hace pipí por encima a todos esos ídolos vuestros con tendencias gafapásticas (Neil Gaiman, digáis lo que digáis, es un moñas), y que Sólo un Peregrino es uno de esos cómics que debéis tener todos vosotros en vuestra estantería. Y nada de descargarlo, que luego os castiga Dios.

Hasta mañana, frikis.

4 comentarios:

Jon Arson dijo...

Ale, otra cosa que tengo que comprar cuando vaya para Granada. Me va a acabar saliendo por un pico...

ToniBoy dijo...

Aunque el rollo del colgao con un rifle que recita versículos de la biblia mientras imparte su propia justicia está bastante trillado y la ambientación que se usa tampoco es muy original, debo reconocer que este comic me ha encantado. Me lo pillé este fin de semana y eso si,se me ha hecho corto.

El Staff dijo...

Así nos gusta, un lector que nos sigue como deberíais hacer todos, como si fuésemos un grupúsculo de mesías frikis que os muestran el único camino a seguir.

ToniBoy dijo...

No se tengan en tan alta estima caballeros, me suelen gustar las historias del Sr Ennis y esta la tenía en la lista de: "mmmm no se..." Vuestro artículo fue el empujoncito que necesitaba para comprarla.
Descubrí este blog hace relativamente poco, por pura casualidad,(Cuando aun estaba pseudo-abandonado)y me parece de lo mejorcito que hay ahora mismo sobre sub-cultura y chorradas varias.
Mis felicitaciones,señores.