jueves, 2 de febrero de 2012

Mitos de la farándula: Cathy Christian

Hola, parásitos intersticiales.

Muchos de nuestros lectores no recordarán a Cathy Christian, pero los que hacemos posible este blog tenemos claro que si no fuera por ella, el mundo, tal y como lo conocemos, no existiría. Exactamente. Cathy Christian, una modelo no demasiado célebre de la década de los noventa cambió el mundo del comic como nunca nadie habría imaginado, ¿cómo? Pues en PcP hoy lo recordamos y le dedicamos un post de nuestra serie "Mitos de la farándula".



Exactamente, chavales. Cathy Christian. Si cuando eras niño te ponían palote Miriam Diaz Aroca, Ana la de Barrio Sésamo, y Jamie Lee Curtis; si en tu adolescencia la musa era Erika Eleniak, recordarás que esta chica a la que le dedicamos el post de hoy no le andaba a la zaga.



Cathy Christian se internó en el mundo del frikismo cuando se pusieron de modas esos templos de lo friki que son las Comic Cons y similares acontecimientos yankis. Fue entonces cuando fue contratada para interpretar en estas convenciones a la primera Vampirella de carne y hueso, lo que le valió para recorrer los iunaitesteits viendo como nerds e inadaptados sociales luchaban por hacerse fotos con su vampira llegada del espacio favorita.

"Lo único que te permite saber que la foto
no fue tomada ayer es la calidad de la cámara"


Debemos darnos cuenta de lo que supuso esto. Ya por aquel entonces, el comic de Vampirella era de un tinte erótico que le obligaba a mantenerse al margen del comic americano convencional. En Europa era otro cuento, porque aquí estábamos hasta arriba de pelis de Esteso y Pajares, y a nadie le escandalizaba ver una teta en dos dimensiones y formato dibujo. Aquí "El Vívora" era leído por los gafapastas de la época, que eran como los de ahora, con la diferencia de que entonces no sólo les llamaban culturetas, sino que también les calificaban de pajilleros e inadaptados, una prueba más de que en aquella época el gafapasta estaba más perseguido que en la actualidad (hoy en día les dan hasta programas de televisión, sin miedo a que les lapiden en el camino de vuelta a casa).



En 1995 salieron a la venta una serie de cartas coleccionables de Vampirella, entre las cuales se encontraban algunas en las que era encarnada por Cathy, y un par de años después, en una entrega del comic consiguieron colar, como poster central, una splash page de Cathy Christian que adornó las paredes de miles de frikis yankis.

"Mosaico formado por 9 cartas de Vampirella.
Directo a plastificar y a colgar, por supuesto."


Pero Vampirella, a su manera, fue pionera en algo que Image supo aprovechar. A mediados de la década de los noventa, el friki medio estaba harto de una cosa: llevaba toda su puñetera vida suspirando para ver si en algún comic la Gata Negra enseñaba algo de cacho, para ver si un día le sorprendían con un cambio de vestuario de Sue Storm, o por una media nalga furtiva que Frank Miller le permitía mostrar a su ya demasiado transgresora Elektra. Image respondió a esto con un género aparentemente nuevo en el que las jacas eran las protagonistas y no les importaba serlo ligeras de ropa.

Así, en 1995, Rob Liefeld se sacó de la manga Maximum Press, un sello algo apartado de Image en el que podría desarrollar nuevas historias; y para este sello decidió contar con una colaboradora que convertiría su proyecto en un título seguro: Cathy Christian. Juntos (y nunca sabremos si revueltos, que Rob era sabio y a la Cathy esta le iba cualquiera con lo del pis) crearon el comic "Avengelyne", con su protagonista basada el cien por cien en la musa, incluyendo con cada una de sus entregas una portada o un poster desplegable en el que Cathy Christian, vestida con el traje de faena, hacía las delicias de los timoratos lectores de la época.



¿Y tenía argumento? Así asá, nada del otro jueves, como todo lo de Image de la época. Teníamos un ángel al que desterraban a la Tierra quitándole sus poderes en el trayecto por cuestionar el amor que Dios seníta por los humanos. Bueno, tampoco le quitaban sus poderes del todo, porque la tía seguía teniendo fuerza como para partir camiones por la mitad. Aquí, la jaca a lo que se dedicaba era, básicamente a zurrarse con demonios y a pasearse sin miedo al frío. Todo muy en la línea del comic para adolescentes de la época, que adornaba las tetas y los culos con el rollo religioso para que los lectores se creyesen que estaban leyendo una historia un poco más adulta. Resultado: un éxito sensacional.



En aquellos años, Image deslumbraba los veranos de nuestra adolescencia con sus míticos Swimsuit Special, en los que se nos mostraban a las neumáticas protagonistas de sus comics preparándose para el verano. En esos especiales también había sitio para Cathy, hecho este último que maravilló a propios y extraños.



¿Y por qué se fue todo esto a la mierda? Porque no dudéis que se fue a la mierda. Pues porque la chica se enamoró locamente de su jefe, el presidente de Image y requete colega de Liefeld. ¿Y qué pasó? Que al mandamás no le molaba lo del exhibicionismo de su esposa. ¡Ñeeeeeeh! Error. Eso le ponía muy burro. Lo que pasó fue que el caballero este hizo los deberes y no tardó en hacerle un bombo a Cathy... y las portadas comenzaron a ser aptas sólo para auténticos pervertidos.

"Aún así siguió acudiendo a las Comic Cons;
sus fans seguían siendo legión"


Así fue como Rob Liefeld dejó de lado al personaje, lo que llevó a que Cathy Christian también lo dejase de lado, pero no implicó la muerte de Avengelyne, que siguió en su línea de destape pero esta vez sin una modelo carismática en la portada, sino con curvas imposibles y geniales crossovers entre féminas ligeras de ropa, pero ya sin una modelo real.







Pues eso, amiguetes, que si la concíais, ya la habéis recordado, y si no, habéis aprendido algo. En cualquier caso quitaos la mano de la bragueta.

Hasta mañana, frikis.

1 comentario:

Roger dijo...

Enhorabuena, chicos del Staff.
Este post es sencillamente grandioso.
Me parece increíble que no tenga un porrón de comentarios. Eso sólo puede significar que la gente sólo le da a los videos en este blog.
Enhorabuena y seguid así.