jueves, 9 de febrero de 2012

Pelis que molan: Con Air

Propicios días, acnerosos y desfigurados nerds. ¿Cómo os va? Suponemos que no os debe de ir muy mal cuado seguís frente a vuestro ordenador con la mano en la bragueta y la mirada perdida en la pantalla. Por si no te habías dado cuenta, acabas de entrar en Paranoia con Patatas. Ahora nosotros tenemos el control absoluto de tus lecturas. Controlamos la vertical y la horizontal. Pero no vamos a aprovecharnos ni a hacer proselitismo con vosotros, jóvenes imberbes. No. Nuestra dignidad nos lo impide. Vamos a limitarnos a ilustraros con nuestra infinita sabiduría y a traeros un nuevo post de nuestra aclamada serie sobre "Pelis que molan".

Hace algún tiempo, uno de los miembros más nostálgicos de este Staff nos ilustró con un post sobre el nunca bien querido Nicolas Cage. Al elaborar ese post nos habló sobre la llamada "santísima trinidad de Nicolas Cage", conformada por La Roca, Cara a Cara, y la película que vamos a analizar: Con Air.



La película, una auténtica pasada que encumbró a Nicolas Cage dentro del cine de acción de alto presupuesto (recordemos que venía de "La Roca"), nos presenta al ex-ranger Cameron Poe, que se encuentra de permiso y pasa a ver a sus mujer... el problema es que, como dirían en Impacto TV, lo que empezó como una noche de esparcimiento acabó en tragedia, cuando el protagonista se ve obligado a enfrentarse a tres cabroncetes que estaban importunando a su señora. Resultado: mata a uno y a los otros dos los pone finos filipinos. Un juez muy leído le declara culpable de asesinato y lo manda derecho para el caldero.



Ocho años después, y con su condena recién cumplida, Poe es trasladado de vuelta a Alabama en un avión de transporte de presos, sabiendo que en cuanto tome tierra será libre. Pero el escenario que conforma la película en sí es bastante más interesante que la lacrimógena historia de un cartonianio Nicolas Cage que quiere ver por primera vez a su hija. Y eso que en cuanto te dicen que al protagonista lo acompaña su majísimo compañero de celda diabético, el tono de película moñas crece por segundos. Todo vuelve a su cauce cuando los presos toman el control del avión.



Y es que el resto de los presos a los que trasladan en el avión son todos unas malas bestias. Para empezar teníamos a Cyrus "El Virus" Grissom (John Malkovich), un hijo de perra que pasó veinticinco de sus treinta y nueve años entre rejas, aprovechando para sacarse una carrera y un doctorado; pese a que ha encadenado condenas por robo, homicidio, secuestro y extorsión, asegura que ha matado a más gente que el cáncer. Despúes teníamos a Nathan Jones (el genial Ving Rhames), un activista radical en la lucha por los derechos de los afroamericanos que asesinó a varios miembros de la Asociación Nacional del Rifle. Luego estaba Johnny 23 (siempre a tope, Danny Trejo), un violador en serie que tenía un corazón tatuado en el brazo por cada mujer a la que había forzado, y que estaba deseando ser Johnny 24. A estos se le suman otros menos relevantes para la historia, como el travestido, el pirómano o el piloto, que tienen sus momentos y no dejan de encajar correctamente.



Mención aparte merece el último preso en embarcar en la aeronave, Garland Greene (interpretando por ese feísimo Mito de la Farándula de PcP que es Steve Buscemi de cuya serie, Boardwalk Empire, no vamos a hablar porque no hay absolutamente nada que decir), un psicópata que asesinó a treinta y siete personas y es introducido en el avión con las más peliculeras medidas de seguridad (máscara al estilo Lecter incluida). Por lo demás se pasa el resto de la película sentado en su asiento, jugando con una niña a la que auguramos una muy corta esperanza de vida, y cantando la canción de "en sus manos tiene el todo el mundo... en sus manos tiene el mundo entero...". Mitiquitiquísima.



Por otra parte está el Marshall que tiene que evitar todo esto, Vince Larkin, interpretado por John Cusack, que es más listo que el resto de sus compañeros y siempre intenta anticiparse a las jugadas de los presos. Un personaje 100% prescindible.

"Aquí iba una foto de John Cusack,
pero al final optamos por presentaros a la cuarta candidata a Miss PcP 2012
¡Sasha Grey!"


En definitiva, chavales, que la peli, a falta de un protagonista realmente super-molón, nos ofrece de todo: unos personajes que están bien, un reparto que incluye a Steve Buscemi y a Danny Trejo, una jaca con poco protagonismo pero que alegra la vista (el importantísimo factor buyate), varias peleas molonas, un buen ritmo, y una escena de persecución que parece que sobra un poco pero que le da color a los últimos minutos de la cinta. Vamos, que muy recomendable.

Ahora nos vamos, pero os dejamos con el trailer.



Hasta mañana, frikis.

3 comentarios:

Maeglin dijo...

pues lo únic que mola de esa peli son Steve Buscemi y John Malckovich, porque Nicholas Caes parece retrasado mental (igual es cosa del doblaje...)

LOSTPROPETH dijo...

que edad tenia sasha grey cuando salió la pelicula??

Roger dijo...

Pues tío, si la peli es del 1997 y Sasha Grey de la cosecha del 88, tenía 9 años la tía.

Mucho mejor esa foto que la de John Cusak.

Peliculón.