jueves, 23 de febrero de 2012

Videojuegos chanantes: Red Dead Redemption

Hola, abonados a Paranoia con Patatas. Hoy, os vamos a tratar a todos como si fueseis titulares de una de nuestras cotizadísimas "cuentas premium" y os vamos a obsequiar con el segundo análisis de nuestra sección sobre videojuegos chanantes que hacemos esta temporada.

Tras ese pedazo post que nos curramos hace algún tiempo sobre el Batman Arkham City os vamos a obsequiar con una breve reseña de otro de los juegos a los que hemos estado viciándonos como monas recientemente.

El juego que analizaremos hoy tiene dos cosas que nos encanta encontrar en cualquier videojuego que cuente una historia:

1. Que sea de ese género en el que tan especializado está Rockstar, el "sandbox", en el que tienes que hacer mogollón de misiones e interactuar con un gritón de personajes para seguir una historia principal no necesariamente lineal.

2. Que nos sitúe en un lugar o época que molen.

Hoy hablaremos, como sabréis todos los que sepáis leer y hayáis pasado vuestra vista sobre el título de este post, del Red Dead Redemption.



El género del oeste nunca ha sido tratado como debería en el mundo de los videojuegos. Y no nos vengáis con que el "Gun" era la hostia, o que el "Cal of Juarez" molaba mogollón, o que el multijugador del "Outlaws" era una alternativa al Quake (cuando seamos serios, lo único que molaba del Outlaws era lo de dispararles a las gallinas). No. Tuvimos que esperar hasta mayo de 2010, momento en que los chicos de Rockstar se sacaron de la manga este título y fueron capaces de sumergir al jugador de lleno en una película de Clint Eastwood.

En Red Dead Redemption asistiremos a una redención, como su propio nombre indica, la del protagonista, John Marston, un antiguo forajido que se dedicará a cazar a su viejo compañero de fechorías. En su viaje conocerá a todo tipo de personajes y recorrerá el sur de yankilandia y el norte de Mexico (estados ficticios de New Austin, Nuevo Paraíso, y West Elizabeth), siempre pisándole los talones a Bill Williamson.



Obviamente, la trama principal tiene bastante más chicha que tampoco os queremos destriparos, pero dejémoslo en que hay también una mujer y un hijo amenazados y unos agentes federales interesados en que Marston haga algo por ellos. Cojonudo.

- Argumento historia principal. Cinco sobre cinco.

El juego nos sitúa en los últimos años del lejano oeste estadounidense, en 1911, y en él encarnaremos al antiguo bandido, John Marston, que es acompañado en las primeras escenas del videojuego por dos tipos trajeados con bombín (a la razón, federales) a tomar un tren con dirección a uno de los múltiples poblachos con aroma a mierda de caballo del sur de los yuesei. Una vez allí se dirige rápidamente en la procura de su antiguo compañero, el bandido Bill Williamson, quien lo recibe con un balazo en las tripas. Marston es rescatado por la señorita MacFarlane quien le aloja en su rancho a cambio de que la acompañe a los recados, y desde ahí arranca Red Dead Redemption; con un protagonista que debe buscar aliados para acabar con Williamson.

Y un final apoteósico.

- Historias secundarias. Cuatro y medio sobre cinco.



No es que tenga misiones secundarias. Si recordáis el sistema de todos los GTAs tenemos un montón de misiones "secundarias" que se van desbloqueando a medida que vas haciendo unas y otras, pero que también sirven como llave para continuar con la historia principal. Las misiones secundarias nos sirven, entre otras cosas, para ir aprendiendo a utilizar las diferentes habilidades y armas del señor Marston, y para vivir todas y cada una de las situaciones que hicieron famosos a los westerns, desde robar el caballo del ayudante del Sheriff, hasta acompañar al típico vendedor de pócimas milagrosas, pasando por los duelos al amanecer y la doma de caballos.

Además hay otras especies de misiones activas disponibles en las diferentes ciudades, básicamente consisten en meterte en partidas de poker, del juego de la herradura o el del cuchillo, que es eso que siempre habéis hecho con los compases en clase de dibujo.

- Sistema de combate. Cuatro sobre cinco.



El sistema de combate no está nada mal. Repasemos: tenemos fijación de objetivos automática y la posibilidad de apuntar; un modo de combate llamado "Dead Eye", similar al mítico tiempo bala que permite a Marston pegarle seis tiros a un sombrero en pleno vuelo poniendo la pantalla con un tono sepia muy pero que muy molón (otro detalle cojonudo de este modo es que va evolucionando según avanza el juego, haciéndose MENOS sencillo de utilizar a cada rato); animaciones de cuando en vez cuando te cargas a según qué enemigo; tiroteos a caballo; la posibilidad de capturar a foragidos con un lazo; y peleas a cuchillo. Recrea todas las situaciones y lo hace de modo aceptable, posiblemente falle un poco el cuerpo a cuerpo pero en general está bien.

- Duración. Cuatro sobre cinco.

Estamos hablando de un juego de entre quince y veinte horas de duración que se puede alargar, y mucho, con las diferentes actividades que puedes ir realizando (sobre todo si te da por jugar al póker compulsivamente).

- Puesta en escena. Cuatro y medio sobre cinco.



Estamos en el far west, chavales. Tenemos caballos, partidas de póker, mexicanos, fauna local de toda clase, diligencias, carteles de "se busca", locomotoras, caballos salvajes a los que domesticar, y la seguridad de que nuestro personaje no se va a limitar a desplazarse por las amarillentas calles de estos pueblos, sino que lo hará esquivando a perros, sacudiéndose moscas, rascándose los alerones, siempre con algo de actividad. Otro detalle cojonudo es el movimiento del personaje a través de arbustos y hierbajos.

- Factor buyate.

Vaya... El juego no tiene nada que se acerque a un factor buyate ni medio decente, con lo que no lo entraremos a valorar con una puntuación sobre cinco, pasando directamente a penalizarlo en la puntuación final. Y vosotros diréis, ¿pero qué importa que no salgan jacas ligeras de ropa (más allá de las de los posters) si el juego mola? Pues importa. Claro que importa. Mendrugos.

Antes de irnos os vamos a dejar con el trailer, porque somos dioses de amor.



Y por supuesto, con la ficha:



Y qué cojones, por qué no, con una sugerencia para la segunda parte.

"Adorad a la musa"


Hasta mañana, frikis.

2 comentarios:

fan videojuegos dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, sin duda es uno de los mejores juegos de todos los que he jugado últimamente... RockStar por lo menos se curran los juegos y nos presentan una trama más compleja que todas las basuras que hay por ahí...
Un saludo!

Jon Arson dijo...

Hace dos semanas me compré una Xbox (ya sé que es un poco tarde). Las dos principales razones para tal gasto han sido RDR y MK9. No voy a poder tocarla hasta verano, pero cuando pueda... voy a quemarla en 3 meses.

Me alegra saber que PcP refrenda mi elección. Y como me fío de vuestro criterio, voy a ir buscando el Arkham City en eBay. Seguid diciéndome en qué gastarme las perras, O Almighty Staff.