viernes, 3 de agosto de 2012

Juegos molamucho: Los Illuminati

Hola, infraseres fugados de centros de internamiento. Aquí estamos otra vez.

Hoy vamos a hablar de otro simpático juego editado en nuestro país por Edge Entertinement: Los Illuminati, el juego de las conspiraciones.



Los Illuminati es EL juego que os permitirá dar rienda suelta a vuestra frustración y a vuestros complejos, al tiempo que os sitúa a la cabeza de una organización secreta dotada de un poder casi ilimitado que pretende dominar el mundo. En este juego, que hará las delicias del megalómano medio (y por lo tanto, del lector medio de PcP), tomarás las riendas de un colectivo mítico capaz de someter a otros colectivos (utilizando para ello el bien más preciado del mundo: ¿el amor? no, el dinero) para finalmente dominar el mundo y hacer lo que te salga del pijo el resto de los días ("llegó la hora de su mamada de las cinco", por ejemplo).

Así, al principio de cada partida, se reparten las "cartas de Illuminati", de forma que cada jugador encarnará a una de estas organizaciones con tendencias megalomaníacas. Estas organizaciones son "Los Gnomos de Zurich", banqueros suizos que son los amos del dinero a escala mundial; "Los Illuminati de Baviera", decana de las organizaciones secretas y obsesionada con la obtención de poder; "Los ovnis", de los que casi nada se sabe y todo se sospecha; "La Red", una conspiración de los programadores informáticos de todo el mundo; "Los Servidores de Cthulhu", que estudian cosas que la humanidad no debería conocer; "La Sociedad de los Asesinos", orden secreta de la secta ismailí del Islam; "El Triángulo de las Bermudas", capaz de ocultar su existencia echándole la culpa de lo que sucede en el mundo a terceros; y por último, "La Sociedad de la Discordia", cuya única motivación es captar para su causa a los parias de la sociedad (asiduos al FIB, artistas callejeros, gafapastas, directores de cine independiete, mierdas secas...).



Cada una de estas organizaciones aspira a conquistar el mundo, pero todas cuentan con formas diferentes para lograrlo. Así, "Los Gnomos de Zurich" ganarán cuando controlen un montón de pasta; "Los Servidores de Cthulhu" cuando se cruspan a un montón de gente; "Los Illuminati de Baviera" cuando controlen a los suficientes grupos...

¿Grupos? Pues claro, porque aunque cada jugador encarnará a una macro-organización, éstas precisarán de grupos más pequeños para obtener más poder y así poder acabar dominando el mundo. Cada turno, cada jugador podrá intentar controlar a grupos más pequeños, hacer que otros dejen de controlarlos e incluso destruirlos si les tiene especial rabia...

"El podium de los mas odiados por el común
de los mortales"


Para ello deberán lanzar ataques desde su organización o desde alguno de sus grupos, que recibirán a su vez apoyo de la organización, y deberán invertir una serie de dineros en doblegar la voluntad de su objetivo. Entra en juego entonces un sistema de alineaciones de los subgrupos que determinarán las posibilidades de que un grupo termine por controlar a otro. Tendremos a grupos gubernamentales frente a otros comunistas; a grupos progresistas frente a otros conservadores; a grupos pacifistas frente a grupos violentos; a convencionales frente a raritos (como vosotros); a criminales, que no tienen enemigos claros; y por último, a fanáticos, que se llevan a matar con otros fanáticos. Así, será casi imposible que los "Republicanos" controlen las "Guerrillas Ecologistas"; pero la "Conspiración Comunista Internacional" lo tendrá casi hecho para controlar a los "Fluoradores Malignos".

"La pasta y la suerte serán fundamentales
a la hora de dominar a otros grupos"


Como quizás os deis cuenta (y si no os daréis si os hacéis con el juego), "Los Illuminati" está basado completamente en mitos urbanos actuales, hasta el punto de que en la versión americana se llegó a publicar un volumen aclaratorio sobre algunos de los grupos en los que se explica perfectamente el origen de los grupos menos conocidos. También llama la atención la cantidad de bibliografía que se cita en el manual de instrucciones, algo poco habitual en este tipo de juegos.

Pero no desesperéis. No aprenderéis nada jugando, podéis estar tranquilos.

Aquí acaba nuestra labor social de hoy. Hasta mañana, frikis.



No hay comentarios: