sábado, 4 de agosto de 2012

Comics que lo petan: Jennifer Blood

Hola, monstruosos freaks.

Hoy retomamos nuestra sección sobre joyas contemporáneas del noveno arte para hablaros de la nueva serie guionizada por el enfant terrible y gurú espiritual de quienes hacemos posible este blog, el sin par Garth Ennis. Se trata de un nuevo personaje traído de la mano de Dynamite (la misma editorial yanki de The Boys) y editado en nuestro país por PaniniComics en mayo de este año, cuyo primer volumen (que recoge los número 1 a 6 de la serie americana).

Se trata de Jennifer Blood.



Jennifer Blood cuenta una de esas historias que le gusta contar a Garth Ennis. Nos presenta a la protagonista, Jennifer. De día, Jen vive atrapada en un matrimonio aburrido, ama de casa, madre de dos hijos a los que ayuda diariamente con sus deberes; pero por la noche abandona a su familia bajo los efectos de los somníferos y se dedica a hacerle la guerra al crimen organizado. Y lo hace muy bien.



El comic en sí podría ser definido como una mezcla entre las series de Mujeres Desesperadas (la mayoría de las situaciones domésticas en las que se encuentra la protagonista podrían salir en la serie perfectamente) y Dexter (el acoso de los vecinos y el riesgo de ser descubierta en sus salidas nocturnas son muy similares a los que vive el protagonista de la serie de Showtime), pero barnizado todo con las salvajes ideas que Garth Ennis ya había puesto en práctica en The Punisher.



Otro claro motivo por el que el comic mola cantidubi es porque, como os imagináis, cuenta la historia de una venganza. Aunque el lector lo descubrirá según vaya pasando las páginas, resulta bastante obvio y no es ningún spoiler el decir que Jennifer Blood no sale de casa por las noches a cargarse a medio mundo simplemente porque se aburra. No, es por venganza, y en PcP sabemos que el ingrediente básico para que una historia enganche y termine por molar mil es una venganza. Es cierto que, al margen de esto, muchos de los personajes son estereotípicos, pero Ennis, como siempre, nos regala algunos secundarios para el recuerdo, como las neumáticas mercenarias ninjas conocidas como Ninjettes, a las que la mafia, totalmente desbordada por la potencia de fuego de la protagonista, decide recurrir dada su intachable reputación.



No vamos a aburriros hablando de Garth Ennis, porque todos lo conocéis de sobra, y si no no sabemos qué mierda hacéis con vuestro tiempo libre además de malgastarlo en esta página. En cuanto al dibujo, el primer volumen corre a cargo de tres artistas brasileños, Adriano Batista, Marcos Marz y Kewber Baal, que lo hacen bastante bien y que (y esto nos encanta decirlo) no han salido del estudio de negros que Ed Benes tiene allí montado para tener que currar menos durante el año.

"Hasta ahora, todos los números han tenido cuatro
portadas alternativas."


En definitiva, mandriles de pelados traseros, hasta aquí ha llegado el post de hoy. Ahora, con la satisfacción de haberos descubierto un comic trepidante y que se lee sólo, nos vamos. Hasta mañana, frikis.

No hay comentarios: