martes, 31 de julio de 2012

Superhéroes 2012, vol. 2; Punisher

¡Un momento! ¡Paren las rotativas! ¿Han sacado una peli de Punisher en 2012 y no me he enterado?, pensará alguno de nuestros lectores al ver este título. Pues la respuesta es NO.

¿Entonces? Todo a su debido tiempo, triste infraser, todo a su debido tiempo.

No es ningún secreto el que todas las adaptaciones a cine que se han hecho hasta la fecha del personaje de Frank Castle, alias Punisher (o El Castigador, si lo preferís en lengua cervantina) han dejado mucho que desear.

1989 - El Castigador




Afuá afuá. Finales de los ochenta. Pleno auge de películas de acción y alguna que otra adaptación al cine de películas de superhéroes ya con más presupuesto que las boñigas a las que estábamos acostumbrados. Un personaje de la Marvel (más allá del Capitán América y el Spiderman de los 70), un tipo duro en solitario, partiéndose la jeta con malos de la peor ralea. El Castigador, interpretado por Dolph Lungdren pormetía ser una peli de la hostia.

Pero ya lo decía Ágorer: "cuando deseas algo con mucha fuerza siempre te acabas comiendo una mierda". Y así fue. Una auténtica birria de filme, pese a contar con un mito de la farándula como Dolph para subir un poco el nivel.

Se nos presentaba a Frank Castle como un antiguo policía dado por muerto después de que la mafia se cepillase a su familia y que lleva cinco años viviendo en las alcantarillas y dándoles pal pelo a los criminales. Durante este tiempo se ha convertido en un grano en el culo de la mafia local, que decide hacer piña para cargárselo, pero llamando tanto la atención en el proceso que la yakuza decide actuar y joderlos a todos a un tiempo secuestrando a sus churumbeles. Así, en un momento Disney ochentero que tira para atrás, Castle debe rescatar a los hijos de los mafiosos de las manos de la mafia japonesa y, fundamentalmente, debe ahostiarse con todo el que se le ponga por delante.

2004 - The Punisher




La segunda adaptación de Punisher, una más moderna y ambiciosa, llegó en 2004, poco después de que se publicase la primera historia de Garth Ennis y pasa a rescatar algunos elementos de ésta.

En esta ocasión, Thomas Jane da vida a Frank Castle, un agente del FBI y ex Delta Force con una brillante carrera que, harto de detener a los malos y llevarse medallas decide plantar e irse a vivir a Miami (Miami es que no pega ni con cola, macho) con su familia. El problema es que una vez allí, el malo malísimo, John Travolta (que lleva siendo un grasientazo unos diez años), decide vengarse y cruspirse a su familia en una escena que quedará para la posteridad como una de las mayores mierdas que se han hecho en nombre de la Marvel en los últimos años.

A partir de ahí empieza la carrera por la venganza de Castle, con él volviendo a Florida para vivir en un edificio de apartamentos desvencijado en compañía de los mismos vecinos que nos mostraría Garth Ennis en su momento, y a la espera de la visita de otro clásico de esa etapa en el comic, "El Ruso". Una mierda. Todo una mierda. Si os decimos que casi no hay sangre en toda la peli ya os decimos todo.

2008 - Punisher: War Zone




En 2008, rescatando el título de una de las pocas grandes historias de El Castigador de los ochenta y noventa, vuelve Punisher, esta vez interpretado por Ray Stevenson, al que recordaréis por ser Tito Pullo en Roma (vamos, un tío de esos que parten la pana, que chanan mazo, que son la polla con cebolla), y vuelve para profanar nuevamente los comics de Ennis, pero esta vez los de la línea MAX Comics.

Decimos profanar porque el guionista, aparentemente muy borracho, decidió tomar los nombres, aspectos y parte de los trasfondos de todos los personajes principales y secundarios que pudo, mezclarlos sin puto sentido, e intentar contarnos una historia. Obviamente la cagó.

La trama en sí es tan absurda que ni siquiera nos vamos a molestar en explicárosla. Sufrid como hicimos nosotros.

En el apartado económico fue un fiasco monumental: costó treinta y cinco millones de dólares (ya nos contarán por qué) y recaudó un total, en todo el mundo, de diez millones.

2012 - Dirty Laundry


Y este es el motivo por el que nos hemos decidido a hacer este post. Durante la Comic Con de San Diego de hace unos día se proyectó un corto titulado Dirty Laundry que recupera al personaje del que hablamos hoy, volviendo a ser interpretado por Thomas Jane, pero en una versión más violenta y acorde de lo que se espera de un vigilante fascista, sociópata y ultraviolento.
Además, entre el reparto nos encontramos con Ron Perlman, lo que implica que ya hay más actores en este corto de diez minutos que en las tres películas anteriores.

Ahora nos callamos y os dejamos que lo que mola:



Es realmente curioso que en un corto de diez minutos se superen las tres películas completas. Por lo de pronto en PcP os abandonamos, soñando con una película que tenga como protagonista a Frank Castle y que realmente mole, pero conformándonos con este corto por estar convencidos de que, de haber sido una película, habría sido un mojón como la copa de un pino.

Hasta mañana, frikis.

lunes, 30 de julio de 2012

The Man of the Iron Fists, avance

Una semana más, y contra todo pronóstico, los chicos de Paranoia con Patatas vuelven a presentarse ante su público preparados para informarles y convertir su bizarra estancia en este planeta en algo un poco menos doloroso.

Hoy, gracias a la aportación por vía twitter (que sí, que no debería existir, pero existe) de @JonArson, podemos hablaros de una película que, sin duda, será candiata a obtener varios Oscars de Paranoia con Patatas, que son iguales que los otros pero con el pito fuera y, por qué no reconocerlo, sin la repercusión mediática de los de Hollywood (el sistema, que es una mierda).

La cinta en cuestión es "The Man of the Iron Fists".



Vamos a ver vamos a ver: el poster tiene una de esas cosas que auguran un peliculón. Nos explicamos: salen todos los personajes de la película, salen dos puños chocando en una pose molona y sale un gancho-engañifa como es lo de "Quentin Tarantino presenta". Habría sido la hostia que además pusiese una cita de una crítica de George R. R. Martin en la que dijese algo del estilo de "una epopeya indispensable" o "la mejor historia de espada y brujería del año".

Se trata del debut en la dirección de Robert Fitgerald Diggs, que pese a tener nombre de archiduque lo que es es un rapero al que en los yuesei conocen como RZA. No sólo es el director, sino que es el guionista junto con Eli Roth, que algo colaboró, y no sólo es el director y el guionista, sino que es también el protagonista. Como gran aficionado a las películas de kung fu llevaba años soñando con protagonizar una. Joder. Que nos llenen de crema y nos arrojen a "La Ostra Azul" si este dato no es suficiente como para hacer explotar el molómetro (patente en trámite).



Pero es que si atendemos al reparto vemos que el coeficiente friki de la película puede alcanzar cotas sencillamente inéditas. Otros protagonistas son Russell Crowe, que el tío está acabadísimo, lo que hace que mole más; Lucy Liu, que ya está algo aseñorada, pero con el rollo de que es asiática no se le nota y por lo tanto sigue siendo un buen buyate; Jamie Chung, que compensa el aseñoramiento de Lucy Liu estando jamelguérrima (por si no os situáis os animamos a googlear un rato, no os molestéis en volver después); un montor de actores Chinos y de Hong Kong a los que mentiríamos si dijésemos conocer; y el gran David Batista, el animal, el varias veces campeón de los pesos pesados de la WWE... Un actor mítico del que sólo nos acordamos cuando vemos Gladiator (al menos una vez al año), una tía buena asiática, un luchador profesional... Afuá afuá.



Además, el factor buyate se cumple con creces, porque a Lucy Liu y a Jamie Chung debemos sumarle un ejército de jóvenes colegialas-prostitutas (nos cuesta distinguirlas, pero de siempre, vamos: nuestro psiquiatra le llama a esto "daltonismo profesional", nuestro abogado le llama simplemente "problema") ninjas que están de muy buen ver.



Ya, muy bien, ¿pero de qué va? Buena pregunta, freaks. China, siglo XIX. Un herrero anónimo interpretado por RZA se dedica a forjar armas para un pequeño pueblo. Cuando este pueblo se ve amenazado por una guerra entre clanes, debe intervenir para repartir estopa. Lo vais a entender mejor cuando veáis el trailer:



They put the "F-U" in "KUNG-FU". Enorme.

¿Su estreno? En yankilandia el 2 de noviembre. ¿Aquí? Bueno, aquí creemos que será mejor que nos vayamos preparando para alquilarla... lo cual sólo puede implicar que se trate de un peliculón estratosférico, alejado de los clichés del cine de acción de nuestros días.

Hasta mañana, frikis.

domingo, 29 de julio de 2012

Comics que lo petan: Thunderbolts, La Ascensión de Norman Osborn

Hola, grupúsculo de mastuerzos.

Tras mucho estrujarnos la cabeza para conseguir el título de una sección sobre comics acorde con las geniales diatribas con las que acostumbra a alegraros la vida este blog, ha surgido "comics que lo petan", en la que analizaremos grandes clásicos contemporáneos del noveno arte.

En el día de hoy vamos a hablaros de un volumen recopliatorio editado por PANINIComics hace un par de meses. Para los que estéis muy perdidos (muy pero que muy perdidos), PANINI, la de los cromos de toda la vida, es la que edita los comics ahora (si realmente necesitábais una aclaración como esta ya podéis ir cerrando el blog y poneros a descargar un par de capítulos de Friends mientras consultáis las últimas actualizaciones de facebook). Pues eso, que hoy hablaremos del volumen recopilatorio titulado "Thunderbolts: La Ascensión de Norman Osborn".



Nos situamos: poco después de la Civil War, resulta que... ¿cómo? ¿que os habéis perdido la Civil War? Ains... Vamos a empezar entonces un poquito más atrás, pero sin llegar a lo de Adán y Eva. Resulta que hace unos años, en el Universo Marvel, ese paradigma de continuidad, se produjo un evento de estos chanantes que afectó globalmente a todos sus personajes: el gobierno yanki obligó a los tipos con superpoderes a registrarse como tales, y los que se negaron, fueron perseguidos y llevados ante la ley. En el comic del que hablaremos hoy nos encontramos en un momento post-Civil War, con muchos superhumanos que se han adherido al acta de registro y otros muchos que le han dicho al gobierno que se coma un cagao, que les mola el rollito misterioso, y que impresionan mucho más a las churris si no se esperan que puedan partir coches con las manos o disparar mocos radioactivos.

"Portada que, a estas alturas, ya es un icono de la Marvel"


Por otra parte nos encontramos con un grupo de supertipos, los Thunderbolts. Los Thunderbolts surgieron a mediados de los noventa y, pese a partir de una idea bastante original, se comieron una mierda. Se trataba de un grupo de villanos que iban de héroes y que, realmente, lo que querían era lo mismo que querían Pinky y Cerebro: dominar el mundo. Estos Thunderbolts no son exactamente eso. Estos nuevos Thunderbolts siguen siendo un grupo de villanos a los que financia Tony Stark y que se encuentran a las órdenes del gobierno americoan y que se dedican a localizar superhumanos no registrados, a darles una manita de hostias y a llevárselos a rastras a un guantánamo para gente con poderes.



Este grupo está a cargo de Norman Osborn, ya sabéis, el Duende Verde (que aparece caracterizado siempre con la cara de Tomy Lee Jones) quien tiene bajo sus órdenes a Pájaro Cantor (buyate), Piedra Lunar (que podría haber sido sacada de las páginas de The Boys), el Espadachín (tarado sacado de las juventudes hitlerianas), El Hombre Radiactivo (no confundir con "Radiactivo-Man"), Veneno (que ya no es el mismo de toda la vida, sino que es el perdedor que antes se ponía el traje del Escorpión para que Spiderman le partiese la jeta), Bullseye (el mismo hijo de perra de siempre) y Penitencia (antes Speedball).



Y ahora a la pomada, ¿quién escribe esto? Pues Warren Elllis, ya sabéis, el de The Authority y Transmetropolitan, ese tío al que adoráis porque reconoció que se tomaba tripis para escribir (claro, de puta madre, lo hace Warren Ellis y es el puto amo, lo hacemos nosotros y somos unos yonkos), y que en esta ocasión se ha sacado de la manga unos Thunderbolts geniales: son todos unos hijos de puta sin escrúpulos, principalmente Norman Osborn y Piedra Lunar, y se les nota de cojones. Además, introduce unas cuantas páginas en las que se ven anuncios publicitarios de muñequitos de los integrantes del grupo, tertulias televisivas y otros elementos que te hacen ver como el gobierno estadounidense manipula a sus ciudadanos para vender una imagen genial de esta panda de psicópatas.



Al dibujo está Mike Deodato Jr., un dibujante brasileño que lleva a bastante tiempo currando para la Marvel y que hace una construcción de viñetas cojonuda que pega perfectamente con la idea del comic.



El volumen, que recopila 12 cómics de la colección americana, nos muestra tres hisotiras bastante bien diferneciadas: la primera y la segunda, en la que los Thunderbolts acuden a Cleveland y a Phoenix respectivamente a reducir a sendos superhumanos que se han dejado ver por estas ciudades (en estas historias los Thunderbolts se topan con héroes de tercera división a los que Ellis dota de mucha personalidad), y la tercera, en la que se produce un boicot en la base del grupo y se lía bastante parda.



En definitiva, muchachada, que este tomo mola, que es uno de esos comics que, cuando terminas, te apetece volver a empezar, por eso ha merecido un post de la serie... ¡comics que lo petan! Hasta mañana, frikis.

sábado, 28 de julio de 2012

Los Cazasubastas

Hola, mamonazos, ¿cómo os va? No, no contestéis, que no podemos escucharos (y si pudiéramos no lo haríamos porque nos dais un asco bastante importante). Hoy estamos aquí para hablar de televisión.

Discovery Max, canal que casi todos podéis disfrutar de forma gratuita en vuestro TDT, reúne una serie de programas sencillamente geniales: Control de Aduanas (donde podemos ver cómo pasajeros inocentes son sometidos a profundas y concienzudas exploraciones de orificios dejadas al simple arbitrio de funcionarios de aduanas australianos), Los Hermanos del Pantano (donde vemos cómo dos rednecks de la hostia se dedican a luchar, cazar y posteriormente liberar o no reptiles gigantescos); Los Cazadores de Mitos (especialistas que ponen a prueba leyendas urbanas y escenas de películas recreándo los fenómenos físicos que en teoría las hicieron nacer); y así podríamos estar hasta mañana.

Por encima de todo estos programas existe uno que quienes hacemos posible este blog no podemos perdernos. Los Cazasubastas, los domingos de diez y media a doce y algo. Es la hostia.



¿Pero de qué va? Muy sencillo. ¿Sabéis los guardamuebles esos americanos, los que ponen siempre en las películas en hilera? Quizás os refresquemos la memoria si os decimos que el director Seigmour Skinner se iba a vivir a uno cuando lo echaban del colegio. Exacto, esos. Pues resulta que no se mantienen sólos, sino que hay que pagarlos.

En América, anualmente se declaran abandonados por falta de pago unos diez mil trasteros de este tipo, y esto puede pasar por el fallecimiento del arrendatario o bien porque simplemente dejan de pagar el alquiler. Como todo el mundo quiere hacer negocio, cuando los propietarios de los talleres observan que dejan de pagarles, se ven obligados a vaciarlos para volver a alquilarlos, y en el proceso se sacan unas perras subastando sus contenidos. Y aquí es donde entran a jugar los protagonistas de Los Cazasubastas.

Allen Haff y Clinton Jones son dos cazasubastas profesionales. ¿Qué quiere decir eso? Que se ganan la vida viajando por yankilandia en un camión de mudanzas para asistir a todas las subastas de trasteros que pueden (por lo general recorren el sur de los yuesei, desde California hasta Florida) con el único fin de comprar a un precio los trasteros y venderlos a un precio mucho mayor. En 2010, las cámaras de SpikeTV comenzaron a seguirles y se convirtieron en un fenómeno dentro de este mundillo en Estados Unidos.

El trabajo de estos tíos, tal y como lo muestra la serie, se divide en cuatro partes bastante bien diferenciadas:

1º. Los protagonistas llegan al lugar de la subasta, conocen al subastador y se les permite mirar desde fuera el trastero por el que van a pujar durante unos treinta segundos. Durante este tiempo, Allen y Clinton deben hacerse una idea de lo que vale sólo por lo que ven desde fuera, para poder ajustar una puja que les permita recuperar la inversión y, al menos, doblarla. Si las cosas están embaladas cuidadosamente, precintadas, guardadas en bolsas militares, si se ven trozos de rueda o muebles antiguos, todos estos detalles van a motivar el nivel de la puja de los cazasubastas.



2º. Los protagonistas pujan por el trastero junto con los demás lugareños. Podemos ver todo tipo de artimañas cutres de profesionales de subastas de la América profunda en esta fase.



3º. Allen y Clinton inspeccionan los trasteros que han conseguido comprar y van comprobando si han sido o no buenas inversiones. Aquí es donde se puede ver de verdad la de maravillas que se pueden encontrar en un trastero abandonado. Es importante destacar que no todas las subastas que SpikeTV grabó en compañía de estos dos tipos fueron después montados y emitidos. Ellos mismos reconocen que la mayoría de las veces (el 80%) no consiguen más que recuperar lo invertido con algunos dólares de diferencia, y otras ni eso. Por lo general, en los programas que emite Discovery Max casi siempre encuentran alguna que otra cosa molona que les permite recuperar lo invertido con creces, con ganancias de entre 600 y 8000 dólares.



Durante esta fase desechan lo que no vale un cagao y cargan en el camión lo que mole.

4º. La cuarta fase es en la que los cazasubastas se dedican a recorrer los negocios de la zona con el fin de colocar lo que han ido comprando. Tiendas de guitarras clásicas, anticuarios, fábricas de recreativas, armerías y, en el último caso, anuncios por internet son utilizados por los protagonistas para convertir en dinero los bienes cuanto antes. Por lo general en esta fase se dirigen a gente honrada (¡ja!) que les dice claramente cuánto vale lo que han encontrado y cuánto les pagarían por ellos (una cantidad siempre ostensiblemente inferior a su valor real, pero que ellos aceptan porque no tienen los contactos ni el tiempo como para colocar el objeto en un mercado especializado).



Los programas terminan con una cortinilla en la que te dicen cuánto han invertido y cuánto han sacado en limpio.

Veredicto: mola, mola mogollón. Además de ver gran cantidad de cosas chulas, y de hacerte una idea de cuánto valen en el mercado americano, los frikis que leen Paranoia con Patatas pasarán a tener, por primera vez en su vida, una cosa clara respecto a lo que querrían que pasase después de su muerte: que sus colecciones de comics, cartas de magic, deuvedés, videojuegos, consolas y demás fuesen guardadas en un trastero americano y que Los Cazasubastas dedicasen un programa entero a colocarlas en el mercado forrándose en el proceso. Nosotros ya hemos visitado nuestra notaría amiga para dejar constancia de nuestra última voluntad.



Así que ya sabéis, si mañana por la noche no tenéis ninguna serie que ver y ya os habéis hecho un esguince de frenillo de tanto darle al manubrio, sentaos a ver Los Cazasubastas: un programa que entretiene y educa a partes iguales.

Hasta mañana, frikis.

viernes, 27 de julio de 2012

Deportes weirdos: Chess Boxing

Deporte. Una palabra que hiere el corazón de nuestros lectores con monótona languidez. Deporte. Recuerdos de niñez. Justificantes falsificados que te eximían de la clase de educación física. Deporte. Eso que hacían todos los chavales medio triunfadores que te cosían a collejas. Deporte. Eso que activa tus glándulas sudoríparas con sólo pensarlo.

Pues sí. Pese a tratarse de un sustantivo de pesadilla para el friki medio (tan de pesadilla como "verano", "discoteca" o "desnudez") tiene sus vertientes molonas. Recordando eso, en Paranoia con Patatas hemos decidido retomar esta añeja sección dedicándole un post a un deporte minoritario que demuestra que los púgiles no son sólo tiparracos del Hombres Mujeres y Viceversa en gayumbos dándose de golpes, sino que dentro de sus seseras también puede haber sitio para la sapiencia.

Hoy hablaremos del "chess boxing".



El Chess Boxing nació en Londres, en 1978, de la mano del boxeador James Robinson, que debía ser más bajito que el resto de los boxeadores de su época, porque el tío llegó un día al ring con un tablero de ajedrez y propuso mezclar las dos cosas, que a ver quien le ganaba así, decía el tío. Y así se hizo.

Ese día nació este deporte mixto que conserva lo mejor de los dos mundos. Se trata de un combate de once asaltos en los que el poder de la mente y el de los puños se van alternando. Así, comienza el combate con una ronda de ajedrez de cuatro minutos, a la que le sigue un asalto de boxeo de tres minutos, y así sucesivamente hasta completar los once asaltos, seis de ajedrez y cinco de boxeo (aquí es donde vemos que el James Robinson este era un espabilao, que parece que si llegan a empezar por el boxeo igual no le da tiempo ni a mover ficha al tío). Se deja un descanso de un minuto entre rondas y se juega al ajedrez con las reglas de tiempo, es decir, con el reloj ese al lado. Los jugadores llevan puestos auriculares mientras juegan para que el cultivado público que acude a la velada de chess-boxing no les chive las jugadas.

"Y al salir de aquí nos vamos a cantar los temas para judicaturas"


Los luchadores ganan o por KO, por jaque mate, por decisión de los jueces o porque a uno de los dos se le acabe el tiempo y se despedido entre insultos y pitidos por parte del público. Si por casualidad la partida de ajedrez quedase en tablas, nos olvidaríamos del tablero de las fichas y de todo eso y pasaríamos a ver como los contrincantes se dan de palos hasta que uno gane. Si por un casual, los árbitros dictaminasen que el combate también es un empate, ganaría el que jugaba con negras.



Para poder presentarte al campeonato del mundo de chess boxing, un título que existe desde 2008, reconocido por la World Chess Boxing Federation, no sólo debes de tener un aspecto físico que insinúe que te has tragado un perchero, sino que debes encontrarte dentro de un ranking determinado dentro del mundillo de los campeonatos de ajedrez y en otro también dentro del mundillo del boxeo, de forma que destaques en ambos.

Nikolay "The Siberian Express" Sazhin, uno de los últimos campeones del mundo


Pero como siempre es mejor ver cosas que leer cosas (además leer cosas suele ser de pobres), os vamos a cascar un bonito tutubo en el que quedan plasmados los momentos estelares de la final del campeonato del mundo de 2008, celebrado en Berlín.



Este, denostados lectores, es el chess boxing, un deporte cargado de agresividad física y mental, un deporte en el que no sólo los fuertes sobreviven, sino que pueden verse derrotados por el fino intelecto y la brillante estrategia de aquellos menos dotados anaeróbicamente, un deporte con una marcada vocación friki (no jodáis, parece que se le ocurrió a un tirillas al que apuntaron a boxeo a ver si así espabilaba), y un deporte que ahora, gracias a PcP, conocéis.

Una vez más podemos decir que hemos cumplido con nuestra labor didáctica de hoy y que lo hemos hecho casi tan bien como el día en que dimos una clase de masturbación en el catecismo. Hasta mañana, frikis.

jueves, 26 de julio de 2012

Masacre, el videojuego

Bienvenidos, un día más, a Paranoia con Patatas, el único blog que os trata como lo que sois: basura.

Pese a que ya han pasado un par de semanas desde la Comic Con de San Diego, ese evento para el que anualmente recibimos pases VIP pero al que nunca nos dignamos a asistir para poder quedarnos en la redacción a ver reposiciones de Los Simpsons, las genialidades que vieron la luz allí siguen dando de qué hablar.

Hoy le toca el turno al trailer del videojuego de Masacre, alias Deadpool, alias Muerto-Piscinas, ese personaje de la Marvel que la mayoría conoceréis y que ya cuenta con referencias mierder en el mundo del cine gracias a la peli de "X-Men Origins: Lobezno".



Profanaciones aparte, este no es el primer videojuego en el que el jugador puede experimentar esa sensación única que debe ser la de manejar a Masacre: allá por 2009, ya hubo frikis redomados que se compraron el Marvel Ultimate Alliance 2 con el único fin de meterse en la peil del mercenario. Aún así este juego no se comió un colín entre el público menos incondicional y más objetivo.



Otros, deseosos de manejar al mercenario bocazas en su ordenador, no queriendo gastarse un clavo en el proceso, se han currado skins para otros videojuegos como es el caso de los célebres parches del GTA: San Andreas y del GTA4.



Ahora estos fan-made-apaños se han acabado. Próximamente Masacre tendrá su propio videojuego. Os dejamos con el trailer de anuncio oficial que se proyectó en la Comic Con, para que se os haga el culillo agua.



Esperamos ansiosos vivir tus aventuras, Wade. Y vosotros, hasta mañana, frikis.

miércoles, 25 de julio de 2012

Casos para anormales: The Naked Man

No, pese a la sección en la que hemos encuadrado este post, no vamos a dedicar el post de hoy a la versión porno gay de "la chica de la curva" ni a tratar ningún caso de abducción acaecido en la España profunda. No. Hoy, en Paranoia con Patatas, vamos a abordar un tema que es ya un clásico del intenné, pero que quizás, y sólo quizás, algunos de los lechones que nos leen no hayan tenido la suerte de conocer (y que quizás, sólo quizás, algunos de los lechones que nos leen hayan llegado a experimentar en sus propias carnes).

Hablaremos de "The Naked Man", una de las múltiples estrategias que pueden abriros las puertas para decir aquello de "mission accomplished" y que, como casi todas estas estrategias, también puede cerraros las puertas de la vida en sociedad en vuesto Juzgado de lo Penal más cercano. Se trata de una técnica que hemos conocido a través de esa serie moñas que es "Cómo conocí a vuestra madre", en la que aprovechamos para cagarnos de paso que escribimos este blog. Es acojonante que de una serie de seis (o más, ¿quién sabe?) temporadas sólo pueda salvarse un personaje y, probablemente, un episodio. Eso sí, el episodio es ese del que hablaremos hoy. The Naked Man.

Os dejamos con un sencillo vídeo explicativo en la lengua de shakespeare y sin subtítulos, para que os riáis ahora de vuestro amigo el que se dejó los cuartos en "El Inglés Con Mil Palabras" mientras vosotros os los pulíais en supermanes, pikachus y smileys.



Vamos a ver si lo habéis entendido: la jugada "The Naked Man" debe desarrollarse en la primera cita, cuando por el devenir de los acontecimientos preveáis que no va a haber una segunda (en vuestro caso, debe desarrollarse SIEMPRE en la primera cita, lo jodido va a ser tener esa primera cita, pero hoy no estamos aquí para eso). Cuando acompañéis a la chica a casa debéis ingeniároslas para subir y quedaros a solas en una habitación. Una vez allí, os quedáis en bolingas y esperáis a que ella llegue. Según Mitch, dos de cada tres veces terminan en el sobre. El relato de este truco insulta a la inteligencia de Barney Stinson, experto en todo tipo de bizarras triquiñuelas orientadas a bailar el mambo del colchón.

¿Verdad o ficción? Pues como en Paranoia con Patatas no nos llega con traeros datos, sino que nos gusta entrar en materia, como si de una tesis doctoral en psicopedagogía se tratase (¡JÁ!), nos hemos dedicado a recorrenos el ciberespacio en busca de testimonios de personas que hayan probado esta argucia. Os sorprendería la cantidad de gañanes en este enfermo planeta que, acosados por las circunstancias en inspirados por Mitch, han puesto en práctica "The Naked Man", y os sorprenderá aún más que, arropados por el anonimato (ese estado que te permite reconocer haber sufrido las más tristes de las humillaciones) afirmen haberla metido en adobo gracias a este ardid.

Para saberlo os llega con buscar en Google (¿desde cuando os damos todo hecho?), recordando que lo único más triste que pelárosla con porno es pelárosla leyendo las anécdotas semiguarras de terceras personas.

Web americana de argucias varias: "The Pick Up Artists"

Alguien en los comentarios de TodoSeries.com

Foro americano de moteros Two Wheel Fix


Escalofriante, desde luego... pero... ¿qué tiene de verdad? ¿Es posible que el Naked Man funcione dos de cada tres veces? ¿Es posible que el semi-fanegas que lo inventó haya conseguido un truco que realmente estimule el cerebro femenino... Eso nunca lo sabremos (y vosotros tampoco, que con lo jodido que lo teneéis para acercaros a una mujer, imagináos si además tenéis que conseguir subir a su casa).

Es el momento de despedirnos, chavales. Os dejamos con una instantánea para el recuerdo, la de Mitch, el "Naked Man" original, volviendo a su casa después de una misión.



Hasta mañana, frikis.

martes, 24 de julio de 2012

Superhéroes 2012, vol. 1: Los Vengadores

Y como no podía ser de otra manera, en un año plagado de estrenos superheroicos, vamos a retomar Paranoia con Patatas con un breve repaso a una de las películas que todos esperáisteis como monas en celo hasta que, a finales de abril, pudisteis acudir disfrazados como los inadaptados sociales que sois a vuestra sala amiga para disfrutar de más de dos horas de posturitas, chascarrillos fáciles y destrucción a cascoporro. Como sabréis si habéis leído el título de este post, vamos a empezar nuestro repaso al cine de superhéroes de 2012 por el principio: por Los Vengadores.



No fueron pocos los lectores que nos escribiron suplicándonos lastimeramente un post sobre la peli de Los Vengadores. Tras meses de espera, un par de cartas amenazadoras (seguidas de un par de zapatos de cemento y un vale por una excursión a Marina D'Or) hoy estais de enhorabuena. A medias.

Y es que no esperéis que el Staff de PcP, compuesto por dioses hechos carne vaya a dejarse caer por este blog para ensalzar salvajemente este filme, no. Si estamos aquí es para dejar claro lo que mola y lo que no mola de la peli, y como buenos frikis indignados, exigentes y exconvictos, vamos a arrancar por lo que no mola:

1. No mola el malo. Loki es una mierda. Así lo decimos. Una drag-queen salida de la peor peli de las que la Marvel nos ha dado los últimos años.



2. Como no mola el malo, tampoco mola Thor ni todo lo que rezuma a Thor en esta película, y mola aún menos cuando sabemos que ese armario empotrado con las puertas abiertas que interpreta al dios nórdico ha profanado a la gran Elsa Pataky, quien pese a nunca haber sido Miss PcP siempre ha tenido un hueco en nuestro estante de revistas pseudo-cochinas añejas.

3. Tampoco mola Ojo de Halcón. No mola nada, pero este no es un problema de la peli, sino del personaje en sí, un personaje que tuvo que esperar a diñarla para que alguien pudiese decir que molaba algo.



4. Y tampoco mola que la plasta de la tía Robin de Cómo conocí a vuestra madre trabaje en Shield. Da que pensar, como cuando la que hace de Willow en Buffy sale en American Pie diciendo que se mete una flauta por el potorro. Que no cuela.



5. La trama general de los chitauri nos suda el pito también, y no sólo la trama, sino la ejecución en sí, en la que podemos ver un derroche de efectos especiales a través del que asistimos a la demolición total de Nueva York sin que se produzca una sola muerte entre los civiles.

Y ahora, preparad el rollo de papel higiénico, mierdecillas, porque vamos a hablar de lo que mola:

1. Mola Nick Furia. En este blog creemos que hay tres tipos de películas: las malas, las buenas y esas en las que sale Samuel L. Jackson. Los Vengadores debemos encuadrarla en este tercer grupo.

Que quede claro: una película basada en el viaje a la infancia de un calcetín sudado en busca de sus antiguos amiguitos sería la puta hostia si fuese la mano de Samuel L. Jackson la que estuviese dentro del calcetín.

Aunque el anterior Nick Furia, interpretado por ese actor fetiche que es David Hasselhoff, había dejado el listón muy alto, esta versión, que ya se dejó ver en los Ultimates y en las anteriores pelis de la Marvel mola mogollón y hace que la cinta gane enteros.

2. Mola Scarlett Johansson. Pues eso, que Scarlett Johansson, que mantiene una guerra en las redes sociales con este blog desde que quedó segunda clasificada por detrás de Jessica Alba en nuestro celebérrimo certámen de Miss PcP hace un papel sencillamente ridículo. Eso sí, o hace de puta madre.

Os dejamos con una captura que muestra el mejor de los registros de esta actriz.

"¡Onanistas reuníos!"


3. Mola Hulk. Hulk siempre moló. Mola el detalle particularmente feiki de que sea Lou Ferrigno quien le dobla en la versión original, mola la manita de hostias que le brinda al malo de turno, incluso consiguen que mole el meapilismo de Bruce Banner.

4. Mola el que se aplique la mecácia marveliana de toda la vida, la que dice que cuando dos o más superhéroes confluyen deben partirse la cara hasta que del dolor nazca la amistad. Además, lo que más mola es que estas luchas se dejan guiar por el viejo patrón de piedra-papel- tijera, y ese este mismo patrón el que hace que estas luchas resulten coherentes.

5. Y lo que más mola, sin duda: pasar de ir al cine, bajártela del eMule y comprobar que, una vez más, te la han vuelto a dar con queso, y que te has bajado algo mucho mejor que la película que pretendías ver...



Esta, señores, es una adaptación colosal de la historia de Los Vengadores al celuloide. ¿Robert Downey Jr, Chris Hemworz (o comos e llame) y la petarda esa que sale en "Como conocí a vuestra madre"? Una mieeeeeerda al lado del reparto de este filme:







¡Totalmente cierto! - exclamaron entonces los alborozados lectores de PcP. Pero el Staff, no contento con esto, decidió dejarles el trailer.



Y ahora que os hemos dao bocata os decimos hasta mañana, frikis, no sin antes recordaros que si os la tocáis podéis acabar quedándoos ciegos.

lunes, 23 de julio de 2012

Recargando

Cuando están a punto de cumplirse ocho meses desde nuestra última reaparición, habiendo pasado ya cuatro desde nuestra última desaparición, Paranoia con Patatas reabre sus puertas dispuesta a lo de siempre: sobrevivir en la blogosfera sin pena ni gloria, en un mundo plagado de blogs políticos, futbolísticos y pornográficos, al tiempo que damos un nuevo sentido a las vidas de nuestros escasos lectores y aportamos un poco de luz en vuestra singradura a través del océano de la incomprensión, la desocupación, la soledad y el onanismo.

Decimos sobrevivir porque, como sabréis, a diferencia de los blogs temáticos mencionados anteriormente (que nos aburren, nos cansan y a los que respetamos, respectivamente), Paranoia con Patatas no es más que un compendio sin orden ni concierto de rebuznos propiciados por freaks que probablemente no hayan superado la fase anal. Probablemente. Y decimos que iluminaremos vuestro navegar porque esas aguas por las que discurren vuestras tortuosas vidas son traicioneras y pueden significar el que, quienes las cruzais, acabeis cayendo en las redes de alguno de los enemigos del friki común: véase el empleo estable, el gimnasio, el contacto humano, los clubs de alterne y por encima de todos ellos, el temido gafapastismo.

Y es que el gafapastismo, pese a aún no haber sido reconocido como pandemia por la OMS (y ni siquiera como palabra por la RAE), es un mal que está ahí, un mal oculto que acecha entre las sombras y que se encuentra en auge. Salones del comic dedicados a boñigas como "Javivi" (muy arábiga-costumbrista pero con nombre de pijo madrileño), la aparición impresa de la revista "JotNoSeQué" (ideal para equilibrar pianos), publicaciones deportivas como "Líbero" (efectivamente, deportiva, pero lo que es peor, con pretensiones de redención), y películas dirigidas por George Clooney (en las que no muere nadie). Todos estos signos muestran la llegada de un mundo que, no nos engañemos, dista mucho del que nos gustaría.

Porque el mundo que nos gustaría, aquél por el que abogamos desde Paranoia con Patatas, es bien distinto. Un mundo en el que vivir con y de tus padres no esté mal visto, en el que no seas juzgado por tu forma de vestir, donde nadie critique que te gastes cienes de euros que no tienes en muñequitos con los que librar épicas batallas, en el que reirse moviendo los hombros arriba y abajo no provoque tu marginación, un mundo en el que seas quien emite los insultos, y no el que los absorve, un mundo en el que las mujeres con las curvas más aerodinámicas sean las que menos resistencia ofrezcan; en definitiva, un mundo como Bruce manda.



Ese es el mundo que merecemos.

El mundo por el que lucharemos.

Por eso estamos aquí.

Hijos de puta.

Hasta mañaana, frikis.