sábado, 6 de abril de 2013

Casos para anormales: Richy Bastante

Para deleite de todos los mancebos que siguen este blog, para aquellos infraseres cuyo placer es el todo y la nada al mismo tiempo, y especialmente para los que ríen las vulgares sentencias de nuestro celebrado, vitoreado y cacareado podcast, he aquí esta nueva entrada (al puro estilo Sergio Ramos por lo desagradable y tosca) que supone un spin-off del último podcast y pronto entenderéis por qué.

Si ya habéis descargado, escuchado y asimilado esa psicofonía de bolsillo, seguro que de todos los vástagos nombrados uno se os ha quedado grabado en el celebro, ese sujeto al que denominaremos "El Ente" pero que responde a los nombres de Richy Bastante y Nova. Sí, amiguitos de la red sideral, este pimpollo que esnifa rayas sobre el agua se merece esta loa, un panegírico a una carrera bien llevada (a falta de cobre para dedicarle una estatua ecuestre buenas son las palabras).

Richi Bastante, también conocido en su barrio como Ricardín, creció en la España postapocalíptica de ZP, en un bello entorno paradisíaco industrial como es Vallecas (por ejemplo). Este infeliz bobalicón, de fuerte complexión y disminuida psique pasaba los buenos ratos de las tardes yendo a parques públicos con sus amiguitos, a quienes amenizaba las veladas sujetando el pelo de sus amigas que mamaban pollas a otros chicos (práctica de moda en este santo territorio). Viendo que el mamporrerismo y el achaque típico de esta trama le llevaban al anonimato más febril de las gasolineras poligoneras, enllegando al albor de sus 14 años decidió abandonar esta vida y metamorfosearse a cristiano y homosexual, y seguir el sendero glorioso de la marcha militar iniciada por una de las grandes folclóricas patrias: Tamara Seisdedos (a.k.a Yurena, a.k.a Ámbar). Así, en 2004 aparece en Crónicas Marcianas (ojos pintados mediante) como gran fan de ese one hit wonder hispano “No cambié” (algunos consideran éste EP el último superventas español y causa de la caída del imperio discográfico). Con su actitud de fans loca, su lisonjero porte y su avarienta garganta se hizo gran amiga de su ídola, con la que compartió platós y exclusivas e incluso un presunto fichaje por el Real Madrid C.F.


"El ingenioso ser en todo su esplendor"

Pero estas bestias televisivas ya sabemos cómo son en cuanto a egos y pelos en los güevos. Así que no tardaron en, artista y espolique, odiarse a muerte y retarse a hostias en directo. Este distanciamiento provocó un fuerte trauma uterino en él, y fue gracias a ese dolor, que redescubrió (aún más) su verdadero sexo. El gordinflón simpaticote se tornó en venenosa víbora. ¡Cuánta mezquindad! La evolución física que siguió a esta ruptura es un goce para los sentidos del que se adentre en esta historia, ya que sus células comenzaron una transformación que comenzó con el intento de ocupar el lugar del ídolo caído. Así, Richy Bastante se convirtió en el clon, el Zelig perfecto de Tamara Seisdedos.


"Próxima estación: esperanza"

El daño ya estaba hecho. El dolor, irreparable. Y el cambio, una excelente aventura. Poco a poco, y con los ahorros que fue guardando de su pasado en tv, empezó a hinchar el pectoral y con ello a utilizar sus manos para blandir sables, con tanto atrevimiento y poca vergüenza que soltó las riendas de los caballos locos desbocados de tantos y tantos platós. Estos servicios ofrecidos le reportaban más ingresos que la cuenta nómina de ING, por lo que decidió adentrarse en ese mundo oscuro. Y con su tranca entre las patas, pero con sus tetas nuevas del chatarrero, cambió su nombre artístico ¡Ah, horror! ¡Oh, señor, qué secretos habrá visto ese mozo convertido en NOVA!


De Richy Bastante a Nova

Pero las goteras en su casa dejaron de salpicarle como antes. Y la falta de manjares que llevarse a la boca, unido a las facturas y deudas derivadas de su entrada en Gescartera y el negocio de la Filatelia, provocaron un nuevo torrente de brillante idea y metamorfosis ovídica en esta reformulada heroína, por lo que se refundó en SUPERNOVA: prostituta transexual brasileña (!). ¿Hay acaso mejor cacacacaaaambio (como diría Bowie) que la de un español refundado a brasileño? Nunca un único cambio fue suficiente.


Convertida en Supernova, dedica febril reverencia los miembros que, sin dejar de sentir ni gozar, tiene siempre abrazados. Páginas web, videochats, coprofagia, bestialismo, sado, tartas del Ikea y demás depravaciones cobardes y supersticiosas son el día a día de esta muchacha de la que, a día de hoy, nadie sabe dónde está llenando el agujero. Pero la moraleja de esta historia, queridos lectores, es que no consumáis estramonio durante vuestro embarazo o proceso de lactancia. Este es el resultado.


Cagaos todos.

Hasta otra, frikis.

1 comentario:

Jota de Juan dijo...

Vaya jaca!!!! oh wait!