sábado, 29 de junio de 2013

PcP Podcast #7: Gordos a los que adoramos

Y llegó el verano.

Muchos estaban esperando su llegada. El buen tiempo, la desnudez, el contacto humano.

Sin embargo, el lector medio de Paranoia con Patatas no lo echaba de menos. El lector medio de Paranoia con Patatas no necesita calor, ni buen tiempo, ni contacto humano, y en el momento en el que quiere desnudez echa mano de su conexión de banda ancha.

Sí. El verano es uno de los grandes enemigos del lector de este blog. Aunque, como ya hemos dicho en otras ocasiones, los frikis han sido representados a lo largo de la historia de muy diversas maneras (altos, delgados, pálidos, gordos, acnerosos, riéndose moviendo los hombros arriba y abajo...), está claro que el friki auténtico, el friki-mola-mucho, es ese que está trofollo como una nutria y a esos, el verano les da bastante por el culo. Sudores, pliegues, estrías, olor corporal... una puta mierda, vamos.

En cualquier caso, y a la vista de que la situación es bastante jodida, hemos optado esta semana por hablar de esos gordacos a los que adoramos. Y decimos "topamos" porque, pese a haber hecho una encuesta, se produjo un empate técnico entre la opción "maestros de las artes marciales" y "gordos a los que adoramos".


El podcast de hoy lo dedicamos a todos aquéllos fanegas cuya mera presencia ensancha nuestros corazones. Son gente con la que jamás compartiríamos mesa y mantel pero a los que no dudaríamos en aplicar un desfibrilador si estuviesen sufriendo un infarto. No están todos los que son pero si son todos los que están.


Y ahora nos vamos, que tanto hablar de obesos mórbidos nos ha dado hambre.

Hasta otra, frikis.