sábado, 23 de marzo de 2013

PcP Podcast #2: Anuncios Odiosos

Para qué negarlo: nos hemos visto sencillamente sobrepasados por el éxito de nuestro primer podcast. Nuestras familias han vuelto a llamarnos por teléfono (creemos que para pedirnos dinero), las llamadas de revistas de actualidad se suceden (¿el Círculo de Lectores es una revista de actualidad, verdad?), y no paran de llegarnos currículums de modelos con fotos sugerentes deseando ser nuestras becarias (o eso o tenemos un grave problema de spam relacionado con algunas webs que visitamos).

Hace unos días os cascamos una bella e interactiva encuesta a través de la que los lectores de este blog, en su mayoría porreros, universitarios, y frikis, decidisteis que el tema que debíamos tratar era el de los "anuncios odiosos". Por cierto, si el resto de los temas os parecieron una puta mierda, esperad a ver los que os propondremos para el siguiente, porque son sencillamente lamentables.

En cualquier caso debemos decir que el mundo de la publicidad se presta al odio. Quitando los anuncios de Axe, los trailers de pelis molonas, algún que otro comercial japonés, y aquél anuncio de Pizza Hut en el que salía Pamela Anderson, casi cualquier creación publicitaria es susceptible de ser odiada. Duro trabajo el nuestro. Preparaos para poco más de dos horas de exabruptos, soflamas incendiarias y amenazas de muerte. Preparaos para poco más de dos horas de...


Advertencia: durante la grabación de este podcast se han proferido, una vez más, comentarios de contenido sexual, machista, misógino y racista, se han dado nombres y apellidos de personas condenadas por pedofilia, se ha relacionado a famosos deportistas con el consumo de sustancias dopantes, y además se les ha deseado la muerte a varias personas. Si queréis ahorraros horas de psicoterapia o teméis padecer de un clásico "frenazo" en vuestros calzoncillos al oír tamañas barbaridades, no lo descarguéis, somorgujos.


Este sería el link para su descarga directa.

Estos días sacaremos una nueva encuesta, hasta entonces, con estos ciento veinticuatro minutos para la gloria debería llegaros.

Además, para los más despistadillos, y para aquéllos otros que no pueden prestar toda la atención al audio, por estar jugando a la videoconsola o metiéndose la mano en la bragueta, hemos decidido incluir en este post las...

FAQs de este podcast

- ¿Qué es una cortina veneciana?


- ¿Qué hacía Frank Miller con las cortinas venecianas?


- ¿Quién es Ruiz Mateos?


- ¿En qué momento de El Hobbit sale Rizzo el Erizo?


- ¿Cuál es nuestro e-mail de aludidos?

El de siempre: paranoiaconpatatas@gmail.com

Hasta otra, frikis.

sábado, 16 de marzo de 2013

Se acerca Kick Ass 2

Hola, cabroncetes sin corazón. Estamos aquí, un fin de semana más, con el único fin de hacernos eco del trailer de la nueva entrega de esa gran película de 2010 que fue Kick Ass (auténtica merecedora de ser la gran peli de 2010, al contrario que ese bordollo con final mierder que fue Origen).


Lo dicho: que sólo estamos aquí para eso. Por lo demás, podéis iros yendo a zurcir mierdas con un látigo.



Hasta otra, frikis.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Pelis que molan: Sky High

Buenos días, cabroncetes. Hoy, en Paranoia con Patatas, vamos a tratar una de esas pelis que molan, y molan porque combina dos géneros que a todo lector de este blog le ponen palote: los institutos y los superhéroes, y lo hacen de la mano de dos auténticos actores fetiche de esos que lo petan poderosamente. Hoy hablaremos de Sky High. Sí, es una película de Disney, pero hoy en día todas las de Star Wars y todas las de la Marvel son también películas de Disney. Ahí queda eso.


La peli cuenta la historia de Will Stronghold, el hijo de Steve y Josie Stronghold, los dos agentes inmobiliarios más exitosos de la ciudad. Pero Steve y Josie son también dos de los superhéroes más poderosos del planeta, "El Comandante" y "Supersónica". Para más joder, Steve es Kurt Russell. Todo apunta a que Will será un chico molamucho, poderoso como pocos y, sobre todo, que follará lo que quiera y con quien quiera. Nada más lejos de la realidad. A sus catorce años, Will aún no ha descubierto si tiene o no algún poder.


"Si sale Kurt Russell la peli mola por cojones"

Resulta que los hijos de las personas con superpoderes, en vez de pudrirse en los institutos normales, van a un instituto llamado Sky-High (como veis, el título de la película es lo que diríamos una palabra inventada, lo que nos asegura una cierta vocación friki), donde les enseñan a utilizar sus poderes y, en función de la entidad de éstos, les clasifican como "HÉROES", destinados a la grandeza, o como lamentables "CURRITOS", destinados a una vida bastante mierder, subordiandos siempre a los deseos del héroe al que fuesen asignados. La realidad es que lo de los curritos es un triste error de traducción, ya que en la versión original la palabra utilizada era "sidekick".

Lo más importante, lo que realmente convierte a esta película en una maravilla de culto apta sólo para tipos molamucho como nosotros, es que la persona encargada de determinar si un nuevo alumno será un héroe o un cutre currito no es otro que el inigualable Bruce Campbell, quien nos deleita en otro gran papel, el del entrenador Boomer.


"Hay que ver como llena la pantalla este tío"

Efectivamente: si un mito de Paranoia con Patatas como Kurt Russell te parecía poco, ahora mismo debes de tener el culete hecho agüilla.

Y más allá de todo esto, ¿de qué va la peli? Vamos a ver, con Kurt Russell y Bruce Campbell de por medio podría ser una autobiografía de una ladilla y aún así merecería ser visionada una y otra vez, por lo que el argumento, más allá de lo expuesto, no debería ni siquiera preocuparos. Pero como sabemos que sois mentes inquietas y que teméis desperdiciar vuestro valioso tiempo viendo una película que no os chiste demasiado (como si fueseis a emplear ese tiempo en algo que no fuese reventaros los granos de la frente), os diremos que todo gira en torno al joven Will y a como él y sus compañeros tienen que salir adelante en una clásica High-School-movie... pero con muchachada con poderes. Vamos, que está bien. No es como ver a Zack Morris y a Screech con poderes, pero tiene un airecillo.

Efectos especiales sencillamente lamentables, profesores fracasados, melodías sensibleras, una MILF, historias con moralejas que ni siquiera se cumplen, terribles villanos, interpretaciones memorables de actores míticos, abusones estereotípicos, unas gemelas malvadas, competiciones de instituto diseñadas para superhéroes (con Bruce de árbitro), una venganza, un baile al que hay que ir con pareja y un chaval que en una película no-Disney estaría tantas veces a punto de follar que todas juntas hacen un polvo.

Y por último, pero no por ello menos importante, debemos dejar claro que, pese a ser una película Disney, con todos sus elementos distintivos, el factor buyate se cumple. Mary Elizabeth Winstead, también conocida por haber sido la hija de John McClane en La Jungla 4.0 (la última película que ha protagonizado John McClane, y que nadie nos lleve la contraria, copón) se deja ver por la película, y hay un par de jambas más que están de buen ver. Eso sí, no esperéis verlas ligeras de ropa, para eso tendréis que buscarlas en las imágenes de google.


Ah, y sale una chica múltiple que sólo nos hace pensar en las múltiples, múltiples posibilidades que nos brindaría... Aunque estamos casi seguros que vosotros os quedaríais con la que se puede convertir en cobaya, picaruelos.

Os vamos a poner el trailer y luego nos vamos, hasta otra, frikis.

martes, 12 de marzo de 2013

Pero al final la amistad siempre triunfa

Sí, malparidos bastardos. Si algo tienen en común las películas de adolescentes, la Biblia, la World Wrestling Federation y los Simpsons, es que por muy mal que se porten unos con otros al final la amistad siempre prevalece, y los intentos de asesinato y el escarnio público terminan por dar paso al buen rollo.

No hace mucho, dos señores nos dieron una lección sobre amistad y hoy, en Paranoia con Patatas, vamos a contar su historia, y la vamos a contar como si esto fuese un documental cutre de Divinity o incluso de las horas más bajas de la MTV.

"Érase una vez dos niños de Kentucky que eran muy amigos y que, según fueron creciendo, se fueron revelando como auténticos freaks e inadaptados sociales. En su adolescencia eran los tipos raros del instituto, aquéllos a quienes los abusones les ganaban a la galleta y aquéllos que arrastraban su dignidad a través de esos pasillos tan socorridos en todo instituto norteamericano. Rob y Tony, que así se llamaban, no eran populares, no habían perdido la virginidad, no jugaban al fútbol americano... pero se tenían el uno al otro.

Y así, en su soledad, y probablemente compartiendo algo más que charlas sobre pornografía (aportación homoerótica introducida para captar lectores) decidieron dar rienda suelta a su vocación: la de hacer cómics. Rob los guionizaba, y a Tony se le daba bien lo de dibujar, así que juntos se montaron algunos fanzines y algún que otro personaje graciosete. Ellos no lo sabían, pero esa vocación que acababan de liberar y que tantas tardes vacías rellenaría terminaría por acabar con ellos.


"Somos más feos que el copón,
y no teneeemos noooovia,
y no teneeemos noooovia,
somos más feos que el copón"

Rob no podía parar de crear historietas, y Tony mejoró mucho con sus lápices. Con el paso del tiempo y obstinada dedicación consiguieron publicar algún que otro comic. Rob era bastante espabilado y tenía algunos ahorrillos guardados en su hucha, así que decidió que podrían llegar incluso a publicar alguno de sus trabajos a gran escala. Rob montó una pequeña editorial, Funk-O-Tron y, a través de ésta, publicó una historia sobre un papa que no sólo repartía hostias durante la eucaristía.


Los chicos del otro Rob, es decir, Liefeld, es decir, los chicos de Image, se fijaron en estos dos gañanes y, entre otros trabajos, les permitieron dar rienda suelta a uno de sus sueños de la infancia: el de hacer un comic sobre zombis. ¡Zombis! Así vio la luz The Walking Dead, y así se escribieron las primeras páginas de la enciclopedia de la degradación...


La colección se programó con un ritmo de salida mensual y, cuando trabajas para una despiadada editorial norteamericana tienes que respetar ese ritmo de salida si no quieres que te cosan a collejas los ejecutivos de los tebeos, que son como los ejecutivos normales, pero que están más resentidos con la vida. Esto motivó que Tony tuviese que ser reemplazado llegado al número seis de la colección, por Charlie, un tipo con un estilo de dibujo completamente diferente que él pero que daría un gran resultado a la serie. Y Rob. Rob no se plantó. A Rob le pusieron la pasta encima de la mesa y dijo aquello de "yo sí que soy capaz de escribir un número al mes". Cada uno por su lado.


"Charlie Adlard, te tocó el premio gordo, cabroncete"

Pero el problema no acabó ahí. Resultó que además de todo esto, el amigo Tony, que nunca había sido muy amigo de leer la letra pequeña de nada, pasó por alto el hecho de que por no firmar donde debía, todos los comics que dibujó sobre la base de los guiones de Rob eran... de Rob. De Rob y de Image, pero nunca de Tony. Eso no era excesivamente preocupante, de hecho, Tony no se enteró de nada hasta unos años después...


Y es que años después, los jerifantes de otra despiadada empresa, en esta ocasión, la cadena de televisión Fox, atraída por el éxito de la serie de cómics decidió invertir en una serie de televisión. Llamaron a Kirkman para que les echase un cable y consiguieron estrenar el episodio piloto, ¡que gustó! Y así montaron una serie completa. Todos los implicados se forraron salvajemente. Todos menos el bueno de Tony.


"Me estoy forrando, me estoy forrando, me estoy forrando."

Así que este mismo agosto, después de muchos momentos de bajón, Tony, que en la actualidad se dedica casi al cien por cien a dejarse ver por Comic Cons y hacer dibujitos molones por encargo, por lo general con zombies de por medio, decidió contratar a un despachete de abogados y demandar a Rob por haberse aprovechado de su éxito. Esta noticia saltó en agosto y lo petó bastante en el intenné y casi todo el mundo empatizó con el bueno de Tony, que ponía a caer de un burro al señor Kirkman en su demanda.


"¡Kirkman, cabrón!"

Hace unos meses los chicos de la Fox, hartos de que todo el mundo supiese qué iba a pasar en la serie, decidieron mandar a Rob al peo. Eso sólo significó que el guionista dejaría de percibir su salario como colaborador, pero seguiría cobrando como un animal por los derechos de autor de los que era propietario casi al cien por cien.


"Pues me voy, que tengo muchos billetes que contar"

Como las historias de degradación son las que más venden, de lo que nadie se hizo eco fue de que , pocos meses después, Robert Kirkman y Tony Moore se amigaron nuevamente, llegaron a un acuerdo del que no quisieron que trascendiese absolutamente nada, y cada uno se fue por su lado."

¿Y a qué vino todo esto? A nada. Simplemente que este pasado fin de semana salió en nuestro país el tomo 17 de la colección, que incluye, entre otros, el número 100 americano. Huelga decir que lo peta bastante: nos cuenta, entre otras calamidades, la brutal muerte de uno de los personajes principales, y eso siempre mola.

Hasta otra, frikis.

lunes, 11 de marzo de 2013

Primer podcast de PcP

A los buenos días, bienhallados lectores.

Hoy, en Paranoia con Patatas, vamos a impresionar al mundo. Hoy sustituiremos nuestras habituales faltas de ortografía por horrendos errores gramaticales y absurdos tartamudeos más propios de politoxicómanos que de personas socialmente integradas. Porque cuesta menos trabajo hablar que escribir, y en esta redacción tenemos más tiempo libre que el copón, hemos decidido incorporarnos desde la sucia pila de cartones en la que acostumbramos a reposar para, al calor de una grabadora, dar rienda suelta a dos señoras horas de subnormalidades sin precedentes.


Para nuestro primer pocast hemos decidido tocar un tema peliagudo: el de las películas malunas, o consideradas malunas por la crítica y el friki medio, que en el fondo, muy en el fondo, hacen que nos despertemos cada mañana con una sonrisa en la cara y una canción en el alma. Algo así como un "películas malas que hay que ver para ser lector de PcP".

Teníamos preparadas muchas más, pero sólo ha dado tiempo a hablar de doce.

Advertencia: durante la grabación de este podcast se han proferido comentarios de contenido explícitamente sexual, homófobo, racista, poco escrupuloso respecto a las personas con discapacidad, e incluso algunos comentarios que podrían ser interpretados como poco respetuosos respecto de ese grave problema que es la violencia de género. Si consideráis que estos contenidos no son aptos para vuestros sensibles oídos, no lo descarguéis, meapilas, que sois unos meapilas, copón.


Os dejamos también el link para su descarga directa.

Y si no os mola el rollo de los podcasts, no desesperéis, malnacidos, que seguiremos viéndonos por aquí.

Hasta otra, frikis.

Ah, y como lo prometido es deuda, os dejamos con una foto de la amiguita de Punky Brewster, Cherie Johnson.

lunes, 4 de marzo de 2013

Tres razones para ver Oz

Vaya. Pues sí que nos estamos tomando en serio lo de escribir cuando nos salga de los cojones. Llevamos dos semanas comiendo sobras de hace años (es curioso como los corn-flakes verdes siguen sabiendo igual que hace un año), viendo recopilatorios de Jersey Shore, jugando en modo bucle al Modern Warfare 2 y durmiendo para matar el tiempo... ¡qué gran vida nos pegamos!

Además de pasarlo pirata hemos tenido un momento para echarle un ojo a los próximos estrenos que nos traerá nuestro cine amigo. ¡Que ya está bien de tanto Argo y de tanto Lincoln y de tanta polla vinagrera! Hablamos de pelis que probablemente sean el no-go-more. De entre los próximos estrenos hay uno que sobresale, aunque a priori podría parecer un mojón de mona. Hablamos de lo último de Disney, "Oz, Un Mundo de Fantasía".


Sí y no. Es decir: sí hemos fumado, pero el efecto de las drogas no está nublando nuestro juicio. Nos atrevemos a decir que, probablemente, la película con mayor tirón de cuantas se estrenarán en 2013 será la mencionada... y lo decimos por TRES MOTIVOS:

1. El VISIONARIO.


Sam Raimi, director de directores, maestro de maestro, friki de frikis, el gran genio detrás de las cámaras es el encargado de mostrarnos la historia... y eso nos llevará, necesariamente, al punto...

2. El PUTO AMO.


Bruce Lorne Campbell, el Mito de la Farándula definitivo, capaz de convertir una película pseudo autobiográfica en una joya del séptimo arte, tiene un papel en la película. Sí, seguramente será un simple cameo, pero mientras dure al menos un par de fotogramas, su efigie contagiará a la película de un aura de molonismo sólo superada por algunas de sus anteriores intervenciones.

3. La MUSA.


Y es que hay veces en que lo que parece una mera casualidad puede llegar a hacer que, el lector medio, se dé cuenta rápidamente de que quizás, y sólo quizás, la mano de Paranoia con Patatas sea la que maneja los hilos que mueven el mundo, o por lo menos a grandes compañías como Disney (eso explicaría por qué en vez de gastarse los dineros en construir nuevos parques de atracciones se los gastan en comprarse directamente la Marvel y Star Wars...). Pues sí: Mila Kunis, Miss Paranoia con Patatas 2011, la última musa elegida por nuestra magna audiencia, también tiene algo que aportar a la película.

En definitiva, que molamos mucho, y que Oz tiene todas las papeletas para tener un sitio, dentro de unos cuantos meses, en la estantería de los Blu-Rays de esta redacción... Ah, y que por clamor popular, próximamente viviremos un nuevo certamen de Miss Paranoia con Patatas para elegir a la diosa de 2012. Las candidatas pueden ir enviándonos sus currícula (como en su momento apuntó "Comedido", también podríamos decir "currículums").

Hasta otra, frikis.